home

Ministerio Misiones Internacionales

Jehová shalom

 

TEOLOGIA PASTORAL

 

 

INDICE

I.- Introducción.

A.- El Ministro Evangélico.

B.- La Teología Pastoral.

C.- El Titulo Pastor.

D.- Las Epístolas Pastorales.

II.- El Pastor y Su Puesto.

A.- La Importancia de su Puesto.

B.- La Preparación Para su Puesto.

C.- La Responsabilidad de su Puesto.

III.- El Pastor y Su Éxito.

A.- Razones de Fallas en Algunos Pastores.

B.- Razones del Éxito en Algunos Pastores.

C.- Amor a Dios y a Las Almas.

D.- Cualidades Encomiables.

IV.- El Pastor y Sus Ideales.

A- Tocante a su Vocación.

B- Trocante a Su Tarea Principal.

C.- Tocante a Su Propio Testimonio.

D.- Tocante a Su Sermón.

E.- Tocante a Su Salud Física.

V.- El Pastor y El Culto Público.

A.- La Lectura Desde el Púlpito.

B.- La Lectura Antifonal.

C.- La Oración Pública.

D.- Cantos y Alabanzas.

E.- Los Anuncios.

F.- Las Ofrendas

G.- El Sermón.

VI.- El Pastor y El Culto De Oración.

A.- Su Importancia.

B.- Su Concepto.

C.- Su Dirección.

D.- Sugerencias.

VII.- El Pastor y Las Visitas Pastorales.

A.- La Importancia de las Visitas Pastorales.

B.- Las Ventajas de las Visitas Pastorales

C.- El Tiempo y Frecuencia de Las Visitas Pastorales.

D.- Las Ocasiones Especiales que Exigen las Visitas del Pastor

E.- El Blanco y el Espíritu de las Vistas Pastorales.

F.- Sugerencias en Cuanto a las Visitas Pastorales.

G.- El Pastor en la Casa de los Enfermos.

TEOLOGIA PASTORAL

I.- INTRODUCCIÓN.

A.- El Ministro Evangélico.

El ministro del evangelio de Cristo lleva una responsabilidad doble: predicar y pastorear. La una no es menos importante que la otra. No se puede dedicar a la una y descuidar la otra sin una perdida visible en el poder y en los resultados de tal ministerio. Las dos deben andar a la par.

Como predicador, es su deber impartir instrucción bíblica y espiritual delante de su auditorio; como pastor, es su responsabilidad dar consejos personales y privados, de hacer sentir su influencia espiritual en la vida social y domestica de su congregación.

El ministro del evangelio es portavoz del mensaje divino, un orador; por lo tanto necesita la instrucción homilética que corresponde a su tarea. Pero también es pastor y por lo tanto requiere la disciplina especial que lo capacite para velar sobre los intereses espirituales de cada miembro de su grey.

La predicación es su obra pública, de plataforma, el pastoreo es su obra más de carácter privado y practico. En su predicación el pastor públicamente aconseja a otro en los caminos divinos; en el pastoreo el mismo es ejemplo al poner por obra sus propios consejos.

B.- La Teología Pastoral.

Se define así en la Enciclopedia Columbus: La teología pastoral que trata de las obligaciones de la cura de almas.

En otras palabras, es aquella parte de la obra ministerial que tiene que ver con el cuidado de las almas individualmente. El apóstol Pablo de velar por las almas" Hebreos 13:17; Hechos 20:28,31; (Ezequiel 3:17-21; 33:79 pone énfasis en la misma verdad). El pastor verdadero es un "velador de almas-.

La Teología Pastoral, juntamente con la Homilética, pertenecen a una rama principal de la teología que se denomina "La Teología Práctica" que es la teología en su presentación más eficaz a los hombres y la aplicación de la misma a sus necesidades.

C.- El Titulo "Pastor."

1.- Su origen.

Este nombre tuvo su origen en un país pastoril como era Palestina. Todos los patriarcas. el mas grande de los patriarcas, el mas grande de los legisladores, el mas dulce de los poetas, y algunos de los más poderosos profetas, fueron pastores en su juventud. En sentido figurado, este término se aplicó temprano en la historia de Israel a los reyes, líderes y profetas (Génesis 9:24; Salmo 23:1; 80:1; Isaías 40:11; Ezequiel 34:5, 8, 23; 37:24; Zacarías 10:2; 11:16; 13:7) que debían velar por el bienestar del pueblo. Del Antiguo Testamento este concepto pasó al Nuevo Testamento, y los responsables por las congregaciones fueron llamados "pastores" (Efesios 4:11; Hebreos 13:17; 1 Pedro 5:4.). No hay palabra más expresiva para denotar el puesto y los deberes del ministro cristiano.

2.- Su dignidad.

El hecho de que Jesucristo llevo este titulo, le ha dado una dignidad especial (Juan 10:11; Hebreos 13:20; 1 Pedro 5:4; Salmo 23).- El pastor verdadero sigue el ejemplo de Cristo en su deseo y cuidado por el bienestar de las almas de los redimidos y de los perdidos.

3.- Sus responsabilidades.

El concepto del pastor de ovejas en el Oriente marca claramente las responsabilidades de un pastor de almas. Son los deberes principales:

a).- Guiar (Juan 10:4). El pastor oriental no arrea sus ovejas; él anda delante de ellas Necesitan ser guiadas, pues no Tienen el instinto de hallar el camino, como la tienen otros animales. Se descarrían fácilmente y luego se ven en peligro. El pastor las lleva a los lugares de pastos, agua y descanso. En sentido espiritual, así debe hacer el pastor de almas. El anda delante de las ovejas; poniéndoles un buen ejemplo, animándoles a seguir adelante marcándoles claramente el camino de la voluntad divina, y estimulándolos a la obra.

b).- Apacentar (Juan 21:15-17; Hechos 20:28; 1 Pedro 5:2).- El pastor conoce bien los lugares de delicados pastos, distingue bien los lugares de hierbas ponzoñosas, y es conocer de todos los arroyos, valles y collados de la región. El pastor de almas debe conocer todos los pastos y regiones de la palabra de Dios, y así predicar y enseñar todo el consejo de Dios". Sabe bien que las ovejas llegan a ser fuertes cuando se les alimenta bien con la Palabra. Desgraciadamente muchos pastores no hacen esto, sino regañan en vez de alimentar. Otros predican mensajes con tanta oratoria que resultan viento en vez de comida espiritual. Los mensajes deben saturarse de la Palabra de Dios, pero al mismo Tiempo el pastor verdadero prepara la comida según la necesidad de cada uno. Las ovejas y los enfermos necesitan una comida más suave que las ovejas, y la comida debe ponerse al alcance de ellas, usando conceptos y lenguaje que todos puedan comprender.

c).- Proteger (Juan 10:11-13; Salmo 23:4). Para esto sirve la vara del ovejero. Además, tenía una atalaya o torre para vigilar lo que ocurría a su alrededor. Había seis clases de enemigos de las ovejas en Palestina: Fieras, aves rapaces, ladrones, enemigos invasores, torrentes repentinos en las vegas, accidentes o enfermedades. El pastor verdadero hace frente a todos los peligros por amor a las ovejas (Juan 10:11-14). Es además, el medico y enfermero de su grey, Lleva el aceite (Salmo 23:5) y no sólo la vara, las dos cosas son necesarias para la completa protección de las indefensas ovejas. El pastor corrobora a las débiles, cura a las enfermas, venda a las perniquebradas, hace tomar al redil a las dispersas y busca a las perdidas (Ezequiel 34:4; Mateo 18:12; Lucas 15:4,5). En el tiempo de Pablo y en el nuestro hay lobos rapaces- vestidos de pieles de ovejas para despojar a la grey (Hechos 20:29). Hay aquellos que por descuido se dejan llevar por las comentes de este mundo (2 Timoteo 4:10). Y centenares hay todavía que, en vez de oír la voz del Pastor verdadero, prestan oídos a otros extraños (Juan 10:4,5; Gálatas 1:6-9). Contra todos los enemigos de su grey, la Palabra de Dios es el arma y recurso del pastor; es su "vara de defensa- y su "Aceite" de curación. Aprendamos del Buen Pastor, el amor, la fidelidad, el valor, la sabiduría, la ternura y paciencia necesarios para nuestra obra pastoral. El Pastor debe sentir más solicitud por sus ovejas que por sus sermones.

d).- Gobernar (Juan 10:4; Ezequiel 34:4b; Salmo 23:4). El "Cayado" del pastor habla de autoridad, gobierno. Es un instrumento necesario para coger a los errabundas y ponerlas nuevamente en el camino. La disciplina en la iglesia se hace necesaria a veces, cuando un miembro no sabe honrar al Señor con su vida. Pero la disciplina bíblica se inspira por el amor de Cristo hacia el alma descarriada, y busca sólo su bienestar espiritual y su restauración a la comunión. La disciplina debe aplicarse con una fidelidad paternal y una ternura maternal (Gálatas 6:1).- La fidelidad y amor a los intereses del verdadero dueño de la grey serán recompensados (1 Pedro 5:4). No somos señores de la grey, como pensaba Diótrefes (3 Juan 9-11) sino mayordomos (1 Pedro 5:3).

4.-·"Epístolas Pastorales".

a).- 1 y 2 Timoteo y Tito. Son cartas escritas a dos jóvenes pastores para darles instrucciones sabias en su trabajo pastoral. Aquí tenemos una inspirada "Teología Pastoral" para nuestros tiempos modernos. Pone sobre el pastor la responsabilidad ineludible de enseñar la sana doctrina" que obra para la salud espiritual y la actividad vigorosa de los creyentes (1 Timoteo 1:10; 6:3; 2 Timoteo 1:13; 4:3; Tito 1:9, 13; 2:1-2, 8). Hace ver lo indispensable que es una vida ejemplar en el pastor (1 Timoteo 1:19; 3:15; 4:12; 5:22; 6:11-12, 14; 2 Timoteo 2:3; 3:14; Tito 2:7-8), dan instrucciones sobre muchos aspectos de los deberes espirituales

1).- 1 Timoteo abarca instrucciones al pastor de la iglesia en Efeso, con respecto a la defensa de la verdad, la conducta del pastor y de los miembros, la oficialidad de la iglesia, los peligros del pastor y los miembros (doctrinas falsas, descuido espiritual, vanas pláticas, amor al dinero).

2).- Tito contiene instrucciones al pastor de las iglesias en la isla de Creta, respecto de poner ancianos capacitados en cada iglesia, y de guardar un orden santo en todas las iglesias. Los problemas de Timoteo en Efeso y de Tito en Creta, fueron algo semejantes.

3).- 2 Timoteo fue escrita para inspirar valor en un pastor tremebundo y vacilante (1:7-8, 12, 16) en vista de la creciente apostasía y oposición a la verdad. A la vez nos presenta el cuadro de un pastor fiel (Pablo) sufriendo a causa del evangelio, pero triunfante.

b).- Filemón.

Aunque no pertenece estrictamente a las Epístolas Pastorales, es un ejemplo precioso de una carta pastoral dirigida a un miembro de la iglesia y colaborador, Filemón es una carta de cortesía, tino, delicadeza y generosidad mostrados por un pastor al tocar un problema difícil. Ciertamente el amor de Cristo derramado en el corazón del pastor Pablo dicto la forma y la expresión de la cara. A la voz de Pablo estaba contando con el poder de la gracia divina para resolver el problema en el corazón de Filemón, el agraviado. Aquí pues, tenemos la Teología Pastoral en acción. Ilustra la obra del pastor con un individuo.

c).- 1 y 2 Corintios.

Aunque no pertenece a las Epístolas Pastorales, contienen mucha instrucción para el pastor en cuanto a cómo tratar ciertos problemas pastorales. Son cartas pastorales de Pablo, no individuos (como Filemón), sino a una iglesia que había dado lugar a muchas irregularidades y desordenes. Por ejemplo. trata de facciones, divisiones, inmoralidad, mundanalidad, litigios, carne ofrecida a los ídolos, la libertad cristiana, abusos en la Santa Cena, falsos apóstoles, problemas tocante al matrimonio, el desorden en los falsos apóstoles, los dones espirituales, el lugar de la mujer en la iglesia, herejías, respecto a la resurrección, las ofrendas, el sostén pastoral, etc. Pablo trata cada uno de estos problemas con la sabiduría de lo alto. Además de esta clase de problemas, los Corintios echaban sobre Pablo ciertas acusaciones y oprobios, que en realidad eran calumnias. 2 Corintios especialmente, es una defensa de esas acusaciones, infundadas. Pablo pudo deshacerlas en vista de su vida intachable entre ellos, su probado interés en lo espiritual (1 Corintios 9), sus credenciales apostólicas y el sello devino sobre su ministerio. En verdad, la teología pastoral en 1 y 2 Corintios merece un estudio especial.

II.- EL PASTOR Y SU PUESTO.

A.- La Importancia De Su Puesto.

El trabajo del pastor incluye mucho más que solo la obra de la predicación de mensajes.

Es un hecho que muchos que predican bien no son buenos pastores, pues no poseen aquellas cualidades que se requieren en un buen pastor. Algunos ministros no pueden calificarse como buenos predicadores, sin embargo, son buenos pastores, porque edifican la iglesia, apacientan la grey de Dios, y estimula a muchos en la vida cristiana. El ministerio de un pastor no se limita al púlpito solo el día de domingo, es una tarea de toda la semana.

El ministerio que vale la eternidad incluye el ejemplo santo del pastor, su manera de entrar y salir delante de la grey, su influencia santa como varón de Dios, sus visitas pastorales, su interés por el bienestar de los niños, los ancianos, los débiles y los atribulados, su consuelo a los apesarados y sus consejos espirituales en público y en privado a aquellos que lo necesiten.

B.- La Preparación Para Su Puesto.

1.- Es mas especial que un pastor esté preparado espiritualmente y que tenga una preparación concienzuda y profunda en la Teología Pastoral, que para un hombre de negocios ser entrenado para su rama especial en el comercio. Un medico se prepara por años para poder salvar la vida física de sus pacientes. y a equivocación o la ignorancia del medico, en solo un punto, puede resultar en la muerte del enfermo. El destino eterno de los hombres depende en gran manera de la predicación, de la vida santa y del ejemplo, la influencia, la conducta, y el contacto de los ministros de Dios.

2.- Hay tres cosas que el pastor debe conocer a fondo, si quiere ser útil en el ministerio.

a).- El conocimiento de si mismo.

El conocerse a si mismo, según Sócrates, es el secreto de todos los demás conocimientos. Ciertamente cuando conocemos a fondo la verdad bíblica de que en nosotros mismos no mora el bien (Romanos 7:18) estamos en una actitud de confiar enteramente en el Señor. Todos los siervos del Señor que han sido usados grandemente durante la historia han reconocido el peligro de confiar en si mismos pues, es como una arma de Satanás para invalidar su utilidad para el Señor.

El pastor debe reconocer sus flaquezas, tendencias y prejuicios naturales, y contar diariamente con la ayuda del Señor para vencerlos. Tenemos todos tendencias de ser perezosos, de desperdiciar nuestros ratos desocupados, de juzgar según las apariencias, de llegar a conclusiones incorrectas por juzgar ligeramente las cosas, de creer los chismes, de tener una opinión exagerada de nosotros mismos y de nuestras capacidades, de pensar primero en nuestra propia comodidad, etc.

En vista de estos peligros, el pastor debe juzgarse a si mismo diariamente, a la vez pidiendo que el Señor haga un examen de sus motivos para ser si esta buscando su propia gloria o la del Señor. Nuestro propio corazón nos puede engañar fácilmente, y nuestro refugio consiste en andar muy cerca del Señor. (Jeremías 17:7.9),

b).- Conocimiento de nuestros semejantes.

Con esto no nos referimos al entremetimiento nuestro en asuntos ajenos, sino al conocimiento de la naturaleza humana: los pensamientos, los sentimientos, las esperanzas, los anhelos, las dudas, los temores, las tristezas, los prejuicios, los odios, los hábitos, etc. que tanto Tienen que ver con nuestra vida humana. Hay muchos tipos de carácter, e incumbe en el pastor ver la manera de tratar con cada vida para el Señor. Aquí ayuda la psicología. El pastor debe mezclarse con los hombres a fin de descubrir sus prejuicios, sus pensamientos, sus necesidades. Estos conocimientos pueden valerle mucho en la preparación de sus mensajes y en sus consejos a individuos. Una virtud que debe poseer el pastor es la de la simpatía con los que sufren y con los que Tienen luchas. Pruebas y dudas. Al manifestar una viva simpatía con ellos, tendrá entrada a sus corazones con el mensaje de Cristo.

c).- Conocimiento de la Biblia.

Es la fuente inagotable de sus mensajes, y guía infalible en todos los problemas de la vida. Cuan necesario es conocer a fondo tanto para predicar como para aconsejar y consolar. El predicador y pastor debe estar tan familiarizado con su Biblia que pueda manejarla hábilmente en el púlpito y fuera de él. La debe leer y estudiar primeramente para alimentar su propia alma y no simplemente para buscar textos de sermones. Mientras más bien nutrida esté su alma con las verdades espirituales de la Biblia, mejor podrá alimentar a los demás.

3.- La teología pastoral debe ser un estudio vitalicio del pastor. Debe andar siempre con los ojos abiertos para aprender las lecciones que la experiencia misma tiene para enseñarle.

C.- La Responsabilidad de su Puesto.

El ser pastor es una tarea que debe ocupar el todo del hombre. Si quiere cumplirla concienzudamente, ocupará todo su Tiempo.

1.- Es solemne pensar que muchas almas inmortales se pierden debido al descuido y la infidelidad de los pastores. Es deber del pastor mantener contacto con cada nuevo convertido. Por falta de esto, muchos que en un tiempo dieron testimonio, después han vuelto atrás, pensando "no hay quien cuide de mi alma" (Salmo 142:4).

2.- Las ovejas de Cristo necesitan de un pastor (Mateo 9:36). Una iglesia sin pastor es como una manada de ovejas sin ovejero. Se esparcen en poco tiempo las ovejas. Así resulta con una iglesia sin pastor. más puede perder una iglesia en un mes sin pastor, que lo que puede edificar un buen pastor en seis o doce meses.

3.- El pastor para cumplir fielmente su cometido, debe conocer personalmente y aún con intimidad a todos los miembros de su iglesia y campo (Hechos 20:28, 31; Juan 10:4). Sólo así puede sentir sobre su corazón el bienestar espiritual de ellos, como quien tiene que responder por sus almas.

4.- El pastor debe mostrarse digno del aprecio y confianza de su congregación, por su actividad, su vivo interés y su fidelidad al Señor (1 Tesalonicenses 2:10; 3:7-9). Cuando se ve en el la pereza, el descuido en su vida personal o en el desempeño de sus responsabilidades, pronto se le pierde la confianza como varón de Dios.

5.- El pastor debe tener mucho cuidado de evitar partidos en la iglesia. La cosa más sabia es tratar a todos con el mismo amor y la misma consideración. Las preferencias son malas, pues dan lugar a la critica y a los celos que al fin resultan en las divisiones. Donde existen tales cosas, son evidencia de poca sabiduría de parte del pastor, y de poca espiritualidad en su iglesia.

Al pensar en todo lo que pesa sobre los hombros del pastor, pudiéramos exclamar, "¿Quién es suficiente para estas cosas?"

Sin la ayuda divina, estas responsabilidades serán por cierto demasiado grandes para un hombre. Pero debemos cumplir nuestra parte fielmente, confiando en la gracia toda suficiente de Dios. Los siervos fieles de Cristo recibirán gran galardón. "Los que enseñan a justicia la multitud, resplandecerán como las estrellas a perpetua eternidad (Daniel 12:3).

III.- EL PASTOR Y SU ÉXITO.

Es el deseo divino que cada pastor tenga un ministerio de bendición y de fruto abundante (Juan 15:16). Es maravilloso, en realidad, lo que puede hacer el Señor con un vaso humilde e incapacitado, humanamente hablando, pero que esta completamente en las manos del Señor.

Tenemos todo derecho de esperar un ministerio de éxito, pues, el Señor ha hecho abundantes provisiones para el servicio de Dios; sabiduría de lo alto, gracia divina, poder del Espíritu, comida espiritual por la Palabra, etc. Todo depende pues, de nuestro aprovechamiento de estos recursos divinos.

Es natural que el joven estudiante tenga sus ensueños de gran utilidad en la obra mas tarde. Pero algunas veces resultan ilusorias. En el campo de la practica su ministerio resulta nulo, infructuoso, ¿Por qué?.

A.- Razones del por que Algunos Pastores Fallan en el Ministerio.

1.- Falta de esmero en su trabajo.

Esto pudiera ser el resultado de no orar, o de no buscar sabiduría de lo alto, o de no preocupa se lo suficiente por ser siervos expertos en la Palabra de Dios. El pastor que no sigue estudiando diariamente, llegara a ser estático, y sus mensajes serán estériles. La suficiencia en si mismo es un obstáculo al recibimiento espiritual del pastor.

2.- Falta de visión espiritual. esto incluye.

a).- No ver sus posibilidades y oportunidades.

b).- No ver y no reconocer sus propias faltas y deficiencias.

c).- No notar las faltas en su iglesia, ni averiguar las causas de ellas.

d).- No descubrir las buenas cualidades de otros.

e).- No ver la grandeza de la gracia y poder de Dios.

f).- No comprender el carácter terrible del pecado y del infierno.

g).- No apreciar debidamente las glorias de la vida eterna y del porvenir que Dios ha preparado para sus hijos.

3.- Falta de sabiduría.

a).- No saber tratar con sabiduría de la alto con los distintos caracteres.

b).- Regañar demasiado en sus mensajes.

4.- Falta de oración.

a).- La oración en privado es el secreto del éxito en el ministerio público.

b).- La falta de comunión con Dios, la descubrirá el pastor mismo en la falta de fruto para Dios en su ministerio. Si persiste en esta práctica descuidada, otros descubrirán que su pastor no es un hombre de oración. Los pastores que han crecido más en su propia vida espiritual y en cuyas vidas se ha visto a Cristo, y que han dejado una influencia permanente sobre todos para Dios han sido hombres de oración.

5.- Faltas en su vida ética. Aquí mencionamos dos cosas:

a).- Deudas. Romanos 13:8: Expresa un mandamiento del Señor "Paga lo que compras; si no puedes pagar no compres" Las deudas han arruinado la influencia y la carrera pastoral de muchos pastores, haciendo necesario despedirlos de la obra. El Señor ha prometido suplir lo que nos falta (Filipenses 4:19). Cuando le servimos fielmente, el cumple esta promesa. La oración todo lo puede. Es preferible mil veces sacrificar algo más bien que metemos en deudas. Es una trampa del diablo. Si el Señor permite que nos venga una prueba inesperada y costosa, el hará por nosotros cuando confiamos complejamente en el. Pero hagamos de las deudas. Hay un refrán que dice con verdad: "vívese al fiado, pagaras doblado". Necesitamos la dirección del Señor para emplear de la mejor manera los fondos que pone en nuestras manos. Aun en el asunto de libros, es bueno pensar dos veces antes de comprar. El pastor debe vivir dentro de su sueldo, apartando la porción que es el Señor, y guardando además unos centavos para alguna necesidad inesperada. Dios honra al Pastor que es buen administrador de los bienes materiales.

b).- Violación de la ley del secreto sagrado, o sea la chismografía. El pastor es buscado por el creyente, y a veces por el incrédulo, en sus problemas difíciles. Confían en él como varón de Dios para darles consejos. Y para esto es generalmente necesario que el pastor sepa algunos detalles a fondo del problema. El pastor no tiene derecho de divulgar los secretos que se le hayan confiado, que seria traicionar la confianza de otros. El ministro, lo mismo que el médico, debe considerar cada caso privado como confidencial. Cuando el ministro o su esposa no pueden refrenar su lengua, cierran la puerta de la confianza de los feligreses.

6.- Falta en su vida moral.

a).- Todo siervo de Dios debe ser limpio y sin reproche en su vida moral (2 Timoteo 2:21-22; 1 Timoteo 6:11). Dios mismo, la Biblia, la iglesia y aun los del mundo, exigen del ministro una alta moral.

b).- Cualquier pasito falso, cualquier conducta impropia, cualquier hecho imprudente, cualquier manifestación de un Espíritu duro, hiriente o vengativo, de parte del pastor, puede cortar para siempre su utilidad. El pastor que cae en algún pecado grosero, llega a ser el blanco señalado de todo el mundo. El pecado de David dio ocasión a los enemigos para blasfemar contra Dios (2 Samuel 12:14) y así también fue el efecto del pecado de los judíos (Nehemías 5:9; Isaías 52:5; Ezequiel 36:20-23; Romanos 2:24). El pastor es una persona señalada, y su pecado tiene alcances mucho mayores que el mismo pecado, cometido por otro.

c).- El ministro debe mostrar cortesía y respeto a las mujeres, pero a la vez su conducta debe ser irreprochable, indicando una pureza interior del alma. Esto ha sido el lado flaco de algunos pastores. ¡Cuidado con las mujeres! Lo negativo en una esposa celosa, y en mujeres que idealizan.

7.- Falta en su vida social.

a).- Debe ser sociable, pero no demasiado atrevido o deslenguado.

b).- Debe tener una actitud y presentación agradable a fin de poder hacer contactos para el Señor y ganar a los niños, los jóvenes y las adultos.

c).- Al pastor no deseado le falta algo. Tal pastor debe poner su dedo en ese algo, y vencerlo con la ayuda del Señor.

8.- Faltas en el Púlpito. Pueden ser varias.

a).- El no sentir la pasión consumidora de predicar mas que otra cosa (1 Corintios 9:16).

b).- El estar satisfecho muy fácilmente.

c).- Sentir indiferencia hacia las almas perdidas.

d).- Manifestar demasiado de lo humano y poco de lo divino.

e).- Presentar mucho el yo en nuestros mensajes y servicio, ocultando así a Cristo.

f).- Hablar gramaticalmente mal.

g).- Negar nuestra profesión con nuestra vida.

h).- Gastar mucho tiempo en inconsecuencias y no atender a la tarea principal.

i). No buscar sabiduría, poder e inspiración de lo alto.

9.- Descuido durante la semana.

a).- Falta en el púlpito en día domingo porque no ha preparado su corazón debidamente durante la semana.

b).- Falta en el púlpito porque ha descuidado su vida privada. Uno no puede prevalecer con los hombres sin antes haber prevalecido con Dios. El nivel espiritual que hemos conservado durante la semana determinará nuestro nivel espiritual en día de domingo.

10.- Falta de dominio Propio.

El pastor que no se examina a si mismo, y por lo tanto, no reconoce sus faltas y sus tendencias, está en peligro. El pastor tiene que disciplinarse (1 Corintios 9:27), para poder ser ejemplo a la grey de Dios y gobernaría bien.

11.- Falta de administración sabia en la iglesia.

a).- En los servicios de la iglesia por falta de sabiduría, cortesía o reverencia.

b).- En el programa de actividades de la iglesia, por no planear bien.

c).- En el trato de los problemas de la iglesia.

d).- En el anuncio debido de los servicios.

12.- Falta de vigilancia sobre la grey.

a).- La mundanalidad.

b).- El modernismo.

c).- Las sectas.

13.- Falta de respaldo de parte de los miembros.

a).- Espiritualmente, cuando las miembros no oran por el pastor ni cooperan con él en la obra.

b).- Moralmente, cuando no le respetan como es debido, ni prestan su apoyo y asistencia a las servicios.

c).- Económicamente, al no corresponder con lo que el pastor necesita para vivir (1 Corintios 9:1, 9, 11, 13-14).

B.- Razones del Buen Exito en Algunos Pastores.

Como hay razones para el fracaso o el poco éxito de algunos pastores, también las hay para el buen éxito de otros.

1.- Visión espiritual.

a).- Discernir por que falla a veces y Tiene buen éxito en otras, analizando las razones.

b).- Discernir las faltas de la iglesia que pastorea. y saber aplicar el remedio para ellas.

c).- Percibir las buenas cualidades en sus miembros, y emplearlas para el Señor.

d).- Estudiar y analizar todas las situaciones, orando y buscando la voluntad de Dios en todo, y entonces

Logrando el respaldo de la congregación en sus planes.

2.- Hábitos provechosos.

a).- El hábito del estudio.

1).- La necesidad del estudio.

El cometido de Jesús al pastor es "Apacentar mis ovejas" No se puede proveer esta comida espiritual sin previo estudio profundo y meditación. Lo que no nos cuesta nada, será de poco provecho para nuestra Congregación. El estudio requiere fuerte trabajo.

El pastor no ha aprendido todo la necesario por haber estado en un Instituto Bíblico o Seminario. Allí se le pueden dar los principios solamente. El diploma no significa que uno sea completamente apto para la obra del pastorado. Toda la vida el pastor debe estudiar y observar para mejor cumplimiento de su contenido. La misma experiencia debe enseñarle mucho.

2).- Las cosas que se deben estudiar.

Debe buscar un conocimiento mas profundo de las Sagradas Escrituras, para poder mirar sus riquezas para su propia alma y para su congregación. Debe buscar pericia en la predicación y exposición de las Escrituras, y en su aplicación a las necesidades de su iglesia. Debe estudiar para ganar más pericia en el arte de pescar almas para Cristo. Debe perfeccionar sus conocimientos de todo lo que pudiera contribuir a su utilidad como siervo del Señor.

3).- Algunas sugerencias.

Dedicar las mañanas al estudio de la Biblia primero para su propio enriquecimiento espiritual, y, en segundo para la comida de su grey. Las tardes pueden dedicarse a las visitas pastorales, a escribir cartas o a otros ejercicios. Las noches se emplean en los servicios, o cuando hay noches libres, uno puede leer libros provechosos.

Es bueno reservar a lo menos un día en la semana para día de descanso, mayormente si uno tiene varios servidos en la semana y el día domingo. Algunos apartan para esto el día sábado, otros el lunes.

Todo estudio de la Palabra debe ser con oración y dependencia de Dios, a fin de que él ilumine nuestros corazones y mentes, para que nuestras deducciones y análisis sean conectas, sanas y provechosas.

b).- El hábito de emplear bien su tiempo y oportunidades.

"Redimiendo el tiempo, porque los días son malos" (Efesios 5:16).

El pastor que tendrá éxito es el que invierte sus horas y momentos en realidades eternas. Los momentos de ocio pueden convertirse en momentos de provecho mental y espiritual. Si se pierde cada día una media hora en la ociosidad, será en el espacio de 10 años el equivalente de 5 horas diarias por un año. Quitadas del estudio provechosos. En otras palabras, un año de estudio se pierde en cada diez años debido al desperdicio de una media hora diariamente.

Es bueno levantarse temprano y acostarse temprano toda vez que sea posible. Hay repetidas referencias en la Biblia a este hábito de los grandes caracteres bíblicos (Génesis 22:3; 1 Samuel 9:26; 2 Reyes 6:15; Salmo 57:8; 63:1; 108:2; Isaías 26:9; Marcos 1:35). Cada pastor debe hacer su propio horario, y seguirlo fielmente hasta donde sea posible. El debe ser un estricto disciplinario de si mismo.

c).- El hábito de analizar todas sus empresas.

No inicia una cosa nueva repentinamente, sino que antes piensa, ora, y busca la mente del Señor en el asunto. Al tener seguridad de lo último, él busca el respaldo moral y espiritual de su iglesia. De esta manera, apoyado por un respaldo divino y a la vez por su iglesia, sus planes tendrán buen éxito.

d).- El hábito del fiel cumplimiento.

Dios es fiel a sí mismo, a su Palabra, y a su pueblo. La fidelidad es uno de sus atributos por los cuales el es conocido. El pastor que es fiel al Señor, fiel a su vocación santa, fiel en su vida de oración, fiel en su estudio de la Palabra, fiel en el cumplimiento de sus deberes y promesas, fiel a su congregación, tendrá buen éxito en su ministerio. Será galardonado por el Príncipe de los pastores (1 Pedro 5:4).

C.- Amor a Dios y a las Almas.

El pastor verdadero siente fuertemente la carga de los perdidos. y ora por ellos. Se regocija por la prosperidad y crecimiento espiritual de los salvos. Sus mensajes estimulan, alimentan, animan y alumbran a los hijos de Dios, porque han nacido en un ambiente de oración y de amor por las almas.

D.- Cualidades Encomiables.

1.- Cualidades personales.

a).- Sabiduría y prudencia para tratar con los diferentes caracteres.

b).- Cortesía.

c).- Imparcialidad.

d).- Valor.

e).- Animo.

f).- Energía.

g).- Propósito de corazón.

h).- Humildad.

i).- Respeto para todas las categorías y edades.

j).- Disposición de recibir consejos.

k).- Interés en su trabajo.

l).- Contactos amigables.

m).- Personalidad atractiva.

n).- Perseverancia, nunca cansado de hacer bien.

ñ).- Paciencia.

2.- Cualidades espirituales.

a).- Unción del Espíritu.

b).- Una ambición santa.

c).- Abundancia de amor divino.

d).- Un ejemplo santo.

e).- Simpatía.

f). Dependencia de la oración.

g).- Sermones estimulantes.

IV.- EL PASTOR Y SUS IDEALES.

Aquí estamos considerando los ideales del pastor más bien que los del predicador, aunque generalmente no se deben separar estas dos funciones.

El ideal de una persona es una gran fuerza que obra constantemente para la conformidad del carácter y la determinación de cumplir con la carrera. El ideal del hombre esta siempre en el proceso de ser más y más alto. No continuamos siendo lo mismo de día en día. Si nuestro ideal es el correcto y elevado, somos cambiados de gloria en gloria, asemejándonos mas a dicho ideal.

El pastor ideal es Cristo, en su vida se entregó a si mismo por las ovejas. Como buen pastor, en su resurrección, Cristo es el gran pastor que guía, protege y apacienta a su grey, la iglesia. Vendrá como príncipe de los pastores, para recompensar a los pastores fieles y arreglar cuentas con ellos.

La biografía más corta de su vida y ministerio la tenemos en Hechos 20:38; Anduvo haciendo bienes". Es una descripción a la vez de la obra del pastor. Hay necesidad de "andar, de moverse entre los miembros de su Congregación, para hacerles el mayor provecho espiritual. Su responsabilidad especial es hacia sus propias ovejas, pero debe "andar haciendo bienes" a todos los que le necesiten. El pastor ideal dijo a su padre: "He acabado la obra que me diste que hiciese" (Juan 17:4). Su vida la había entregado completamente para servir a otros, y al hacerlo había tenido cuidado de cumplir en todo detalle el cometido que su padre de había entregado. Imitémosle en el Espíritu en que cumplió su ministerio; un espíritu de amor, de sacrificio, de paciencia, de humildad y de fidelidad.

A.- Tocante a su vocación.

1.- Conceptos falsos.

a).- Como un medio de ganarse la vida, simplemente.

b).- Como un medio de cultivar su gusto por el estudio.

c).- Como un medio de mejorar su posición social.

d).- Como un medio de cultivar la oratoria.

e).- Como un medio de ser líder de una empresa.

f).- Como un paso algún puesto mejor.

g).- Como una manera de servir a la humanidad en el sentido de mejorar su vida material, simplemente.

h).- Como una oportunidad de conocer otros países.

2.- Ideales verdaderos.

a).- Es una vocación celestial, tanto como lo es el llamamiento a la salvación. Hebreos 3:1; 2 Timoteo 1:9; Filipenses 3:14.

b).- Es una manifestación de amor a Cristo, Juan 21:17.

c).- Es un servicio de sacrificio 2 Timoteo 2:3; Filipenses 2:17.- Para servir a Cristo es necesario llevar su cruz (Mateo 16:24). El "yo" debe ser sacrificado en el pastor, para que sólo Cristo sea presentado.

d).- Es una función diplomática. 2 Corintios 5:20.

e).- Es una mayordomía. 1 Corintios 4:1,2.- Somos dispensadores de los bienes espirituales en Cristo.

f).- Es un ejemplo. 1 Pedro 5:3.- Debe ser para su rebaño un ejemplo de fe, amor, paciencia, fidelidad, celo santo.

g).- Es una obligación solemne, una vez recibido el llamamiento divino. 1 Corintios 9:15; Romanos 1:14.

B.- Tocante a su Tarea Principal.

El siervo del Señor que siente el peso de sus responsabilidades encontrara mucho que hacer, pero entre sus muchos quehaceres en bien de los hermanos, debe tener presente cual es su tarea principal.

1.- Negativamente.

a).- No ganarse los aplausos de los hombres. 1 Tesalonicenses 2:2; Gálatas 1:10.

b).- No buscar renombre. Jeremías 45:5; Hebreos 13:5.

c).- No ignorar su propio fin por medio de maquinaciones secretas. 2 Corintios 4:2; 2:17.

d).- No reformar las condiciones sociales como un fin principal. 2 Timoteo 4:2; 1 Corintios 2:2.

2.- Positivamente.

a).- En cuanto a Cristo.

1).- Agradar a Cristo. 2 Timoteo 2:4; 2 Corintios 5:9.

2).- Ser fiel a Cristo. 1 Corintios 4:2; Mateo 25:21,23.- No somos llamados a hacer grandes cosas, sino para ser fieles.

3).- Representar dignamente a Cristo, Colosenses 1:10; 2 Corintios 5:20.

4). Seguir a Cristo hasta el fin. Juan 21:19,22; Gálatas 5:7; Apocalipsis 2:10.

5). Predicar a Cristo crucificado. 1 Corintios 2:2.

b).- En cuanto a si mismo.

1).- Tener el espíritu de servido a otros. 1 Corintios 10:32,33.

2).- Atesorar los valores espirituales. 2 Corintios 4:18; Mateo 6:19, 20,33; Colosenses 3:2.

c).- En cuanto a los hermanos.

1).- Apacentar el rebaño. 1 Pedro 5:2; Juan 21:15-17.

2).- Defender el rebaño. Hebreos 13:17; 2 Pedro 3:17.

3).- Buscar el crecimiento del rebaño. 2 Pedro 3:18; 1 Pedro 2:2; Juan 21:15.

d).- En cuanto a los perdidos.

1).- Buscar la salvación de los perdidos. Lucas 15:4,8; Judas 23.

2).- Dar la verdad divina a los que están confundidos en el error, 2 Timoteo 2:15; 2 Corintios 4:4; 2 Timoteo 4:2,3.- En una palabra, la tarea principal del pastor puede expresarse en las palabras de Pablo: "Para mí el vivir es Cristo" (Filipenses 1:21).

C.- Tocante a su Propio Testimonio.

1.- El mundo mira a los pastores fuera del púlpito para entender lo que ellos quieren decir cuando están en el púlpito.

2.- Vela sobre el hombre que anda en tus zapatos.

3.- Guardar las viñas de la Congregación, y descuidar de nuestra propia viña, es un pecado contra el Señor (Cantares 1:6).

4.- El Nuevo Testamento insiste en el carácter cristiano como el primer requisito en un testigo de Cristo. (1 Timoteo 4:12).

5.- El pastor será vigilado, criticado y escudriñado; esto no se puede evitar si uno quiere ser fiel a Cristo.

6.- Son las cosas pequeñas las que edifican o nulifican la influencia de un pastor; aquel que no es fiel en lo pequeño nunca puede compensarlo por esfuerzos especiales en ocasiones grandes, Son las zorras que asuelan las viñas de nuestra influencia.

7.- Recuerde que hay muchas cosas que no son pecado en si mismas, pero que no convienen al pastor, por su influencia (1 Corintios 8:12; 8:9; 9:12; 10:23).

8.- Nadie puede hacer daño con tanta facilidad como el ministro evangélico.

9.- Un ministro frívolo y vacilante produce risa entre los malvados y lágrimas entre los buenos.

10.- Las malas costumbres empiezan como telarañas y acaban por hacerse cadenas.

D.- Tocante a su Sermón.

1.- El sermón no debe ser un fin en si mismo, sino el medio para un fin.

2.- No se debe hablar por Dios sin antes haber hablado con Dios. El sermón debe ser el fruto de lo último.

3.- El carácter de toda nuestra predicación debe ser "Cristo y este crucificado". Toda predicación eficaz principia, se concentra y termina con ensalzar al Cordero de Dios.

4.- No vale hablar a los pecadores en nombre de Dios, si no hemos hablado antes a Dios en favor de los pecadores.

5.- El blanco del sermón debe ser la regeneración del corazón mas bien que la información de la mente.

6.- Busque siempre en los corazones de los hombres el punto fuerte de resistencia a Cristo, y conquístelo para él.

7.- Todo aquello que pudiera despertar a un alma, guiar a un alma, o consolar a un alma, no esta fuera de lugar en el sermón.

8.- Permita que su sermón brote del texto tan naturalmente como las ramas de la encina brotan del tronco.

9.- Todo sermón debe caracterizarse por tres cualidades: verdad, claridad y pasión.

10.- Después de estudiar la Biblia. Estudie la naturaleza humana, de esta fuente puede enriquecer sus mensajes en el sentido práctico por el uso de casos de los tratos divinos con las almas y de incidentes personales de los que conocen a Dios. Esta cualidad trae las verdades divinas más cerca de la experiencia de los oyentes.

11.- Los sermones que emanan del corazón, alcanzan los corazones.

12.- Los grandes sermones no se hacen, nacen.

13.- El sermón verdadero se vincula a la Biblia y a la experiencia. El sermón que esta separado de la una o de la otra, carecerá de poder.

14.- La parte más poderosa del sermón es el final, mas depende de los dos minutos últimos que de los diez primeros.

15.- El evangelista Moody dijo: "Si quieres ver fuego en las bancas (los creyentes) haz primero una hoguera en el púlpito.

16.- El sermón que no mueve al predicador no influirá mucho en el auditorio.

17.- El predicador que no lleva un blanco en su mensaje, no dará en nada en su predicación.

18.- Cada sermón debe ser el resultado o fruto de la comunión, la meditación y la (observación).

19.- Nunca predique un sermón que le haya costado poco trabajo (poca oración y poco trabajo mental). Lo que haya costado poco, será de muy poco valor a otro.

20.- Tiene que cobijarse los pensamientos si queremos que tengan alas.

21.- Una de las cosas más deseables en un predicador es el poder de presentar la verdad de una manera tan clara y gramatical, que se pegue en la memoria de las que oyen.

22.- Oraciones o frases cortas pueden recordarse con más facilidad que frases largas.

23.- Cuidado con los razonamientos inconsecuentes y (ofensivos).

24.- El predicador debe tener preparado para cada sermón mucho más que lo necesario en cuanto a material, a veces el doble, entonces puede excluir aquello que es de menos valor.

25.- El sermón no debe ser primeramente una obra de arte, pues el predicador no apela tanto a la naturaleza estética como a la naturaleza moral. Su blanco no es agradar a los hombres, sino persuadir, inspirar a una vida noble.

26.- Las bancas dicen al púlpito: Querríamos ver a Jesús.

27.- Los sermones no deben ser demasiados largos, pues así pierden su poder, cansan a los oyentes.

28.- Los temas tienen que abarcar toda la extensión de la verdad divina (Hechos 20:27). Muchos predicadores tienen el hábito reprochable de predicar solo sobre temas favoritos.

29.- El bosquejo del sermón debe ser de tal forma que permita un trazo acumulativo del tema. Para ignorar esto. es necesario a veces sacrificar el orden lógico al orden retórico y oratorio.

30.- Las iglesias se edifican exteriormente por medio de la enérgica obra pastoral, y se edifican interiormente por una exposición completa y fiel de la verdad bíblica.

31.- Es cosa fatal cuando el sermón comienza bien y termina mal "comenzar con seda y terminar con manta.

32.- Si queremos predicar por segunda vez un sermón viejo, este debe "nacer de nuevo", primero.

33.- La multiplicación de ilustraciones sobre un punto (una es suficiente), estorba el progreso del mensaje y no le agrega nada de poder o utilidad.

34.- El predicador debe tener la facultad de leer a los hombres. Después de la Biblia, el libro de estudio del predicador debe ser el corazón humano. Debe poder analizar los móviles de los hombres, en una palabra, debemos conocer, como lo hacia Cristo, lo que está en el corazón del hombre, sin tener necesidad que alguien nos de testimonio del hombre.

35.- El predicador no gana a nadie por medio del regaño, más bien da muerte a su propia influencia en la comunidad por medio de sus palabras impacientes y enojadizas, aun cuando sus quejas tengan justa base.

36.- El joven predicador escocés McCheyne tenía mucho poder en su ministerio, pero debido a su salud frágil, no vivió más que 28 años. Mucho se ha escrito tocante a su poder en la predicación. En 2 Corintios 4:13B Tenemos el secreto. Dios, la santidad, la oración, constituyó el secreto de su poder.

E.- Tocante a su Salud Física.

1.- Cuide su salud física tan concienzudamente como de su alma. La poca salud se debe en muchos casos al poco cuidado que damos a la salud. Este cuidado lo debemos a nuestro Dios y a nuestro trabajo.

2.- El doctor "prevención" es el mejor médico. Siempre esta en nuestra casa, y nunca nos envía su cuenta.

3.- La buena salud puede mantenerse mediante la observación de unas reglas sencillas.

a).- Evítense las bebidas estimulantes y las comidas que indigestan.

b).- Tómese precauciones contra las moscas y los zancudos.

c).- El aseo personal es de gran importancia. Lávese las manos con jabón, si es posible, antes de tomar los alimentos.

d).- Procure obtener descanso suficiente en las noches. Los hombres que viven mas años y hacen su trabajo mas eficiente, son generalmente, aquellos que duermen bien y así descansan.

1).- No lleve sus problemas a la cama consigo. Disciplínese en el hábito de despreocuparse de la mente a la hora de acostarse. Pida ayuda divina en esto si es necesario.

2).- No trabaje en sus sermones hasta las 11 la 12 de la noche. Es preferible no trabajar de noche en sus mensajes, pues una hora en la mañana vale cinco horas en la noche, en cuanto a la frescura de la mente para el estudio y la meditación.

4.- Haga sabio uso de su Tiempo.

a).- Conságrense todas las mañanas (menos una) al estudio.

b).- Después de una breve siesta en la tarde, salga para hacer las visitas pastorales. Esto provee dos cosas: ejercicio físico, y contacto con los miembros.

5.- Evítense las comidas pasadas antes de predicar. O sufre el sermón o la digestión, pues la sangre tiene que hacer un trabajo doble.

6.- Refresca y descansa a uno si puede poner en orden los pensamientos de sus sermones mientras está andando en su cuarto, o hace una pausa breve.

7.- La salud física del pastor tiene una influencia potente sobre la salud espiritual de su rebaño.

a).- Si sufre de insomnio durante la semana, se sentirá débil e irritable y adormecerá a su congregación por sus sermones sin vida.

b).- Si no digiere bien su comida, atormentara a la Congregación con sus predicaciones que no se indigieren.

8.- Cuando uno estudia hasta sentirse agotado mentalmente e irritable es mejor cerrar los libros y salir por unas horas. Es el trabajo mental que hacemos cuando estamos muy cansados lo que puede dañar en los demás casos el trabajo es provechoso y fortalecido.

V.- EL PASTOR Y EL CULTO PÚBLICO.

A.- La lectura bíblica desde el púlpito.

1.- El pastor debe hacer todo lo posible para preparar el corazón de los oyentes para oír la lectura.

2.- Aunque algunos predicadores lo hacen por reverencia, exigir que se pare el auditorio para la lectura de la Palabra, esto Tiene ciertas desventajas. (Mujeres con niñitos, ancianos, ruido, etc.).

3.- La lectura debe iluminar el pensamiento del pasaje escogido en su sentido y espíritu original.

4.- Es preciso que el lector sienta el significado de las palabras que esta pronunciando.

5.- Anuncie el pasaje con cuidado.

6.- Al anunciar el pasaje bíblico, mire al auditorio.

7.- En seguida, espere hasta que hayan encontrado el pasaje antes de comenzar la lectura.

8.- No pierda la oportunidad de mirar a su auditorio de cuando en cuando al hacer la lectura.

9.- Para interpretar bien las palabras que otros han escrito, se necesita una imaginación que simpatice con los conceptos expresados.

10.- Lea distinta y lentamente si el salón es grande; se puede leer un poco mas rápido si es pequeño. Ajuste la voz según la necesidad de la ocasión.

11.- Dos factores determinan la rapidez de expresión correcta: la claridad y los requisitos del pensamiento. Un pensamiento profundo necesita más Tiempo para asimilarlo.

a).- La primera necesidad es que el oyente pueda oír cada palabra.

b).- La segunda es que tenga tiempo suficiente para pensar en su significado. Generalmente leemos las Escrituras desde el púlpito con demasiada ligereza.

12.- El lector se aprovechará de las pausas naturales en el pensamiento para respirar.

13.- Procure hacer sentir donde esta el énfasis en cada versículo, pero no lo exagere.

14.- Evítense completamente los gestos y ademanes en la lectura de las Escrituras.

15.- Si se cansa ligeramente la voz, ofrecemos las siguientes sugerencias:

a).- No hable mas fuerte de lo que demanda la situación.

b).- Usese el registro bajo de su voz cuando sea posible.

c).- Tómese el tiempo de vez en cuando para tragar.

d).- Delegue una parte del servicio a otro hermano.

e).- Es mas fácil economizar energía antes que después de cansamos.

16.- La Biblia es el libro que debe leerse desde adentro.

17.- La Biblia es el libro, entre todos los libros, que tiene vida. Dejemos que su vida se sienta por medio de la lectura.

18.- El énfasis, colocado en su propio lugar, es la esencia de la exposición.

19.- Estúdiese de antemano el pasaje escogido para la lectura bíblica, a fin de leerlo correctamente y de sentir el espíritu del mismo.

20.- El blanco de la lectura debe ser el poder contestar, por medio de los tonos y el énfasis apropiado, la pregunta ¿Qué es la mente del Espíritu en la porción leída?

21.- Evítese el tono ministerial. Este nombre se le ha dado al hábito desagradable en algunos predicadores de pronunciar las palabras según un patrón rítmico, con cadencias regulares y enteramente independientes del movimiento del sentido. Es mas desagradable todavía cuando los tonos se repiten en una llave menor. Este error no es generalmente del principiante, sino del hombre de experiencia. Por eso se le ha llamado: "tono" ministerial.

22.- Se debe evitar también lo que se llama el tono nasal-, es decir, un tono que parece salir de la nariz. En realidad no sale de la nariz, sino que se produce por una construcción de los músculos de la garganta, cerrándola y privando al lector de la resonancia de su pecho.

23.- Para la mejor lectura de las Escrituras en público, tanto la voz como el corazón deben sentir recibir ambos una atención concienzuda.

24.- Hay hasta una profunda importancia doctrinal en la correcta aplicación del tono y énfasis de la voz. Por ejemplo: Juan 1:1; Mateo 19:17.

B.- La Lectura Antifonal.

1.- Anuncie en voz clara el pasaje que se va a leer.

2.- Dé tiempo suficiente para que la congregación pueda hallar la porción antes de dar principio a su lectura.

3.- Si se puede hacer sin ofender, procure que todos lean al unísono, al mismo compás, y dando el debido valor a las pausas del pasaje.

4.- El pastor debe dejar de meter la elocución en su parte de dar lectura Antifonal. La congregación, a la fuerza, Tiene que leer en un tono unánime de voz, y cuando el pastor mete la elocución en su parte, es incongruente y hasta ridículo.

C.- La Oración Pública.

Aquí nos referimos a la oración principal del pastor en el culto público.

1.- No es fácil orar en público, y quizás la oración pública es la parte más esencial de un culto. Nos referimos a la verdadera oración y no a la mera forma.

2.- La verdadera oración es mucho más que la lectura de una liturgia, la repetición de un rezo preparado de antemano y aprendido de memoria, o la improvisación de una invocación o súplica. Es entrar en y tener conciencia de la presencia de Dios, es tener comunión con Dios al hacerlo; procede del corazón y es el derramamiento del alma ante Dios.

3.- En los cultos, la oración debe preparar el ambiente para la predicación, y tal vez ejerce mayor influencia espiritual que el sermón mismo. En la oración se habla con Dios y en la predicación con la gente, y el que ora en el culto debe llevar la congregación a la presencia de Dios y ponerla en contacto con Cristo.

4.- La verdadera oración pública prende la llama de la pasión por las almas en el predicador, y luego da a luz de discernimiento de su necesidad espiritual a los participantes. La·unción de lo alto- es generada en un ambiente de oración.

5.- El que ora con eficacia en el púlpito, predicara con penetración, potencia espiritual y pasión despertadora desde el púlpito.

6.- En vista de que la oración pública es en gran parte oración intercesora, el Espíritu del pastor debe estar en comunión con Dios y en contacto con las almas que le acompañan en la oración.

7.- El uso de oraciones escritas tiende que sean mecánicas y rutinarias y que degeneren en un mero formulismo.

8.- Hay que evitar en la oración pública, las repeticiones inútiles, generalizadas y crudezas. Monotonía y largueza interminable, cosas que privan a la oración de bendición para el auditorio.

9.- De las oraciones públicas improvisadas hay dos clases: las impremeditadas y las premeditadas. Las impremeditadas son las oraciones usadas con más frecuencia en nuestros cultos. Son la expresión libre, espontánea y ferviente del alma en contacto con Dios, cuando son sinceras y verdaderas; pero corren el peligro de ser rutinarias, estereotipadas, ineficaces y desprestigiadas a los ojos de personas educadas.

10.- Cuando es el pastor mismo que guía en oración pública, debe haber premeditación para ello. Hay dos ventajas de esto:

a).- Es más fácil evitar la rutina y la repetición de frases innecesarias que cansan.

b).- En el silencio de la soledad el predicador puede pensar en las circunstancias y las necesidades de la congregación, del pueblo y del mundo, y su oración será la expresión de los deseos de los presentes.

11.- Algunas advertencias en cuanto a la oración pública:

a).- No deben ser largas y cansadas. Es mejor tener tres o cuatro oraciones de tres o cuatro minutos cada una, que una sola de quince minutos o más.

b).- No hay que orar con voz tan monótona que sirva de anestesia al alma y calmante a la conciencia de la congregación que participa.

c).- No hay que repetir las mismas frases con frecuencia en una oración o cada vez que ore.

d).- El repetir "Padre eterno" o expresiones semejantes 15 o 20 veces en una oración de 5 minutos, irrita a muchos e interrumpe su verdadera participación de la oración.

e).- La variedad en la oración es tan esencial como la predicación.

f).- No hay que pensar demasiado en el lenguaje ni en la opinión de la congregación al respecto. Su oración nunca debe ser una mera producción literaria o una declamación de oratoria, para agradar a la gente, sino la sencilla y humilde expresión del alma delante de Dios, con lenguaje adecuado, ordenado, expresivo y reverente.

g).- Nadie debe fingir el fervor o la emoción. El fervor debe ser espiritual y genuino, y la emoción, sea de gozo o de tristeza, debe ser sincera. Los "Aleluya" y· "gloria a Dios" que son meras interpolaciones y exclamaciones innecesarias, están completamente fuera de lugar, y las lágrimas que caen a pedido son una injuria a Dios.

h).- Es reprensible el orar con tono piadoso de santurrón. La afectación de devoción, la simulación de piedad en la oración es una transgresión que es indigna de un predicador cristiano.

i).- El tono de familiaridad debe excluirse. Es cierto que hay que acercarse al trono de gracia con confianza, pero no con demasiada familiaridad. Sinceridad, respecto, reverencia, dignidad, humildad y confianza deben caracterizarse en la oración pública.

j).- Oraciones vagas que son como viajes de turismo alrededor del mundo, deben ser eliminadas por completo. Hay quienes vagan de México a la China, introducen asuntos fuera de lugar, citan textos bíblicos de Génesis al Apocalipsis, que poco o nada Tienen que ver con la adoración o la oración.

k).- Nadie debe utilizar la oración pública para dar palizas a personas presentes. Reprensiones no caben en la oración ni insinuaciones que siembran las semillas de sospecha.

l).- La oración pública no debe eclipsar el sermón mismo despertando esperanzas en los oyentes que no puedan realizarse.

m).- La oración pública no debe convertirse en un sermón a la Congregación.

n).- El uso de gestos y ademanes en la oración pública esta completamente fuera de su lugar. No agrega nada, al contrario, hasta cierto punto hace ridícula la oración.

12.- Un gran predicador y homilético escocés, el Dr. Patricio Fairbaim aconsejaba a sus alumnos a que incorporaran en sus oraciones públicas frases y pensamientos de la lectura pública de las Escrituras desde el púlpito antes de la oración. La porción leída puede dar una base sólida para la oración, o, a lo menos, sugerir lo que se debe pedir.

13.- La oración pública, que se hace en nombre de todos y con objeto particular en ella toda la Congregación, debe tener cierto orden, o resulta una repetición de términos vulgares y una acumulación de frases sin sentido, o a lo menos sugerir la que se debe pedir.

14.- La oración pública que se hace en nombre de todos requiere de concentración a fin de evitar que se acumulen muchas frases sin sentido y desordenadas.

15.- Generalmente es mejor que el que predica haga la oración pública, pues este acto le ayudará en su predicación. El Señor Spurgeon dice que él no daba este privilegio a nadie, que cedería mejor el sermón que la oración.

D.- Los Himnos. Cantos y Alabanzas.

1.- Estos deben escogerse de antemano. Es muy impropio que el predicador esté en el púlpito hojeando de prisa el himnario para hallar los himnos que la congregación va a cantar. También lo es apelar a la congregación para que elija los himnos. Esto último puede hacerse en un culto de oración, peno no en uno de predicación.

2.- El servicio debe comenzarse con un himno de alabanza y terminarse con un apropiado al mensaje que se ha predicado, si es posible.

3.- Escójanse los himnos de acuerdo con el mensaje si es posible, para que el efecto del tema sea acumulativo sobre los oyentes. El servicio debe ser una unidad, con todas sus partes contribuyendo para un solo fin.

4.- La música es una parte esencial del servicio religioso. Se sabe que la música Tiene una influencia elevadora sobre los oyentes. y por lo tanto debemos emplearla para elevar el espíritu hacia Dios.

5.- El propósito de la música en los cultos es preparar el corazón para adorar a Dios y estar atentos a la voz de Dios en el mensaje. Debe ser, pues, un medio de la adoración.

6.- No se debe limitar a unos pocos himnos del himnario para los servidos religiosos. Apréndase un himno nuevo cada mes si es posible.

7.- Se deben elegir los himnos según el carácter de la reunión y según las personas presentes. En la Escuela Dominical predominan los niños, y claro esta, en ella no han de cantarse solamente los himnos que sirvan mas bien para la reunión de oración.

8.- No debemos limitarnos a ciertas clases de himnos, como por ejemplo los himnos o coros animados, excluyendo las otras clases.

9.- A veces es de interés y de bendición relatar la historia de un himno.

10.- Tocante a las ventajas del órgano o del piano en conexión con la música del culto público, algunos creen que el órgano tiende más al Espíritu de devoción que el piano.

11.- No es sabio dar cumplidos o elogios en público al coro. Si es merecido, es mejor hacerlo en privado, tanto al coro como a su director.

12.- Se debe tener por blanco, hasta donde sea posible. que la congregación se fije mas en el Espíritu y las palabras del himno que en la melodía.

E.- Los Anuncios.

1.- No debe darse demasiado tiempo a los anuncio. Algunos pastores dan tanto Tiempo explicando una larga lista de anuncios que los oyentes olvidan a veces el por qué de la oración.

2.- No deben hacerse después del mensaje, pues muchas veces destruyen el efecto del mismo. Es mejor hacerlos antes de la predicación.

3.- No deben hacerse estando la congregación de pie.

4.- Deben ser claros y lacónicos. Si hay anuncios largos, deben fijarse escritos en el tablero de anuncios o repartirlos impresos. Cuando hay boletín de los servicios semanales, el pastor desde el púlpito puede recordar al auditorio que los anuncios se encuentran allí.

F.- Las Ofrendas.

1.- El recoger la ofrenda es también parte del culto al Señor, y debe ser un acto solemne.

2.- No debe hacerse mientras la Congregación esté cantando o el pastor esta haciendo los anuncios. Mejor es levantar la ofrenda guardando silencio, o cuando más, puede tocarse al órgano un trozo escogido o apropiado muchas iglesia lo hacen cantando coro o algún himno, este punto queda a digresión del ministro.

G.- El Sermón.

Como ya se ha discutido el sermón bajo otras fases de nuestro estudio, hacemos aquí las siguientes observaciones breves:

1.- El sermón por regla general, no debe pasar de 30-45 minutos de largo. Son pocos los predicadores que pueden dominar la atención de un auditorio por más que 30 minutos consecutivos. Los oyentes se cansan, se olvidan de las cosas más importantes del mensaje, y a veces se pierde el buen efecto del mismo.

2.- El sermón debe ser elevador. El mensaje que deprime el Espíritu no lleva bendición, generalmente los que vienen a oír sienten la necesidad de ser alentados y levantados en Espíritu, después de las luchas, tareas y tentaciones del día o de la semana, y así esperan recibir fuerza del mensaje para enfrentarse con la vida. Deben poder salir sintiendo que les ha hecho bien estar en el culto. El evangelio es "Buenas Nuevas", y debemos predicarlo como tal.

3.- Adhiérase fielmente a su tema. desde el principio hasta el fin.

4.- El sermón debe nacer en la oración, debe nutrirse y edificarse por la meditación, y debe predicarse en el poder del Espíritu Santo.

5.- Fenelón dijo que cada predicación debiera hablar a su auditorio con el celo de un amigo, la energía generosa de un padre, y el afecto exuberante de una madre.

6.- Los oyentes deben poder salir del servicio preparados tanto para hacer como para creer.

7.- Cuando el auditorio muestra señas de impaciencia o de inquietud, es indicación de que el sermón debe terminarse pronto.

VI.- EL PASTOR Y EL CULTO DE ORACIÓN.

A.- Su Importancia.

1.- Es el servicio más importante de todos.

2.- Es el pulso que indica el estado de la vida espiritual de una iglesia. Es un buen termómetro para medir el calor espiritual y de su pastor.

3.- En vista de la importancia del culto de oración, el pastor debe prepararse bien para este servicio su propio corazón como su mensaje.

B.- Su concepto.

1.- El culto de oración es una reunión de los miembros de una iglesia. El uno para el otro, pero especialmente es una reunión de los miembros de la iglesia con Cristo, en donde la presencia especial de Cristo se siente (Mateo 18:19,20). Según esta palabra de Cristo.

a).- Debe haber concordia en la oración.

b).- Las personas que están de acuerdo deben estar juntas.

2.- El culto de oración es primeramente un acto de obediencia común al mandato de Cristo de parte de los suyos para reunirse a fin de tener comunión especial con él.

3.- Al dirigir el culto de oración, el pastor debe ser consciente de ser nada más que el instrumento voluntario y obediente, visible y audible, del presente y soberano Señor Jesucristo mismo.

4.- Además el pastor debe creer en el valor del culto de oración con todo su corazón. Algunos pastores desgraciadamente lo han considerado:

a).- Como una tradición inútil, que bien podría suspenderse.

b).- Como una mera forma de culto que debiera preservarse.

c).- Como un expediente que sirve para que el pastor tenga influencia sobre la Congregación, útil para ella pero no necesario para el pastor mismo. El pastor debe creer que el culto de oración es cosa mas importante para la continuación en existencia de la iglesia y para sus intereses espirituales.

C.- Su Dirección.

1.- Debe principiarse a tiempo aunque no haya mas que cinco o seis presentes. Si comienza tarde, esperando que venga un número suficiente, los miembros caerán en el hábito de venir tarde.

2.- El culto de oración no debe ser demasiado largo una hora o una hora y quince minutos es generalmente suficiente para el culto entero. Muchos vienen cansados de sus trabajos, y si el culto es largo pueden cansarse más bien que refrescarse, y por eso sentirán la inclinación de no venir otra vez.

3.- El mensaje no debe pasar de 10 ó 15 minutos, pues debe ser un culto de oración. Es una reunión de los miembros, en donde ellos deben tomar parte, y por eso el pastor no debe ocupar demasiado Tiempo. Un versículo o un pensamiento de la Biblia explicado sencilla y claramente, debe ser suficiente para llamar la atención y despertar los ánimos para tener comunión con el Señor en oración.

4.- El mensaje en el culto de oración debe estar libre de regaño. Esto mata el espíritu del culto y corta la influencia del pastor en la congregación.

5.- En el mensaje no debe darse lugar a lamentos porque no hay más asistencia al culto de oración. Pudiera ser que algo de la culpa es del pastor: que no ha sabido hacer el culto interesante y práctico, o que no se ha preparado, o que no ha orado como debiera.

6.- A veces conviene que el pastor no agote el tema que esta exponiendo, sino que debe dejar lugar a que congregación considere y piense en otros aspectos del mismo tema. Algunos asistentes se sentirán impulsados a exponer brevemente esos aspectos o a orar por su aplicación.

7.- Debe tenerse cuidado de que los que tomen alguna parte, lo hagan brevemente, pues de otro modo sólo unos dos o tres ocuparan todo el tiempo.

8.- No es siempre necesario dar un mensaje formal en el culto de oración, a lo menos cuando no sabe que los asistentes vienen en el espíritu de oración. Una o varias promesas, comentadas breve y sabiamente, dando lugar entonces para que los asistentes mencionen las bendiciones que han recibido del Señor recientemente, y en seguida, que mencionen las peticiones que deben elevarse al trono de la grada, es una provechosa orientación.

9.- La practica es escoger a ciertas personas para orar por ciertas peticiones que se han expuesto, no debe ser frecuente y general, en nuestros cultos de oración. Esto por dos razones:

a).- A veces sucede que la persona señalada no se siente en el espíritu de oración para pedir la cosa que se le ha designado.

b).- Otro que sí siente la carga de dicha petición, esta privado del privilegio. No se debe despreciar a los hermanos humildes.

10.- Cada congregación tiene un hermano o mas que ora largamente, y que parece no poder aprender a ser mas breve para que otros tomen parte. Como controlar esto, es a veces un problema que necesita sabiduría y gracia de lo alto. En algunos casos una Palabra de recomendación antes de orar es suficiente, otras veces, al hacer una pausa en la oración larga, otro hermano puede comenzar a orar, y en otros casos, es mejor dejar en manos del Señor el enseñar al hermano a ser mas considerado y más breve.

11.- El pastor debe tener cuidado de no dominar todo el culto de tal manera que los miembros no sientan ninguna libertad de tomar parte.

12.- Los himnos para el culto de oración deben seleccionarse de antemano, por lo general, pero a veces se puede dar lugar para que uno de ellos sea sugerido por la congregación.

13.- No es sabio el acto de pasar lista en el culto de oración. La asistencia debe ser espontánea y no forzada.

D.- Sugerencias.

1.- Esmérese para que el culto de oración sea atractivo y provechoso a los asistentes.

2.- Hágase apuntes de textos y pensamientos que pueden desarrollarse en mensajes para el culto de oración.

3.- El pastor alerta recibirá sugerencias para temas por medio de los testimonios y las oraciones de los miembros de la congregación.

4.- En todas las congregaciones hay hermanos que no pueden ir fácilmente a los cultos porque tiene niños pequeños. En algunos casos, es posible alternar, yendo el esposo a un culto y la esposa a otro. Pero en ningún caso deben dejarse solos a los niños en casa. El Señor nos ha dado un sentido común para que los usemos.

5.- El culto de oración debe principiarse a tiempo.

6.- Puede haber ocasiones en que deberíamos dar una invitación para que alguna alma acepte a Cristo.

VII.- EL PASTOR Y LAS VISITAS PASTORALES.

La iglesia es una familia, y como tal, es necesario mantener vivas las relaciones espirituales, sociales y paternas entre el pastor y su pueblo. La iglesia es un hospital, y los casos especiales necesitan tratamiento especial. La iglesia es una manada, y cada oveja debe ser conocida por nombre. (Juan 10:3)

A.- La Importancia de las Visitas Pastorales.

Las visitas pastorales constituyen una parte muy importante de la obra del pastor.

1.- Tienen autorización bíblica del Señor Jesucristo y los apóstoles, y Tienen el respaldo de sus ejemplos (Lucas 10:5; Marcos 2:1;14:3; Hechos 2:46; 5:42; 20:20).

2.- Contribuyen mucho al éxito del pastor, pues los siervos de Dios que han gozado de mayor éxito en la obra, han sido fieles en la tarea de visitar los hogares de sus miembros.

3.- Proveen una buena oportunidad para la propaganda evangélica y para el evangelismo individual.

4.- Estimulan a los creyentes desanimados y a los que se sienten desatendidos.

5.- Proporcionan una oportunidad para que el pastor conozca los pensamientos, los problemas y las necesidades de los miembros de la iglesia, para servir a estos como una bendición. Es difícil obtener estos conocimientos sin visitar a los hermanos en sus casas.

6.- Llevan consigo una bendición especial.

B.- Las Ventajas de las Visitas Pastorales.

1.- Las visitas pastorales establecen una relación personal entre el pastor y el pueblo; los miembros de la iglesia tendrán un interés mayor en los mensajes del pastor. Alguien dijo: "El sermón siempre Tiene para mi un sonido mejor el día domingo cuando he podido estrechar la mano del pastor entre semana."

2.- Las visitas pastorales indican que el pastor ama a las ovejas y que busca su bienestar, y ese amor será correspondido por ellos.

a).- Cuando vienen de uno que amamos, las invitaciones e instrucciones de la Palabra de Dios Tienen diez veces mas poder que cuando vienen de uno que muestra poco interés y poco amor por nosotros.

b).- El afecto del corazón puede mucho mas que los dones mas grandes, Una Congregación puede sentir cierto orgullo cuando tiene su pastor que brilla en el púlpito, pero la atención personal y la simpatía genuina del pastor con cada miembro, son las calidades que enlazan la congregación al pastor con cadenas de acero".

c).- Hay ocasiones cuando el pastor se siente guiado para hablar sobre temas aparentemente duros, temas que el no puede evitar si es que quiere mantener una limpia conciencia (Hechos 20:27). Es una cosa feliz, en tales casos, cuando el pastor ya ha ganado la confianza el afecto de sus miembros, por medio de sus visitas pastorales. Ellos recibirán el mensaje con gracia.

3.- En las visitas pastorales es posible para el pastor llegar más cerca del corazón de sus miembros que en su sermón, el cual es mas general en su aplicación.

a).- Al visitar a un miembro en su casa, el pastor Tiene la oportunidad de ser mas explícito y de dar una ayuda especial en los problemas, las cargas y las aflicciones. El puede, por así decirlo, colocarse en el mismo terreno con los miembros y darles instrucción, consejos y consuelo, y a la vez él puede orar más inteligentemente con ellos.

b).- Por medio de las visitas pastorales el pastor puede hacer más con algunos individuos en una sola práctica que en cien sermones. En realidad, con ciertas personas, una hora de trabajo pastoral puede efectuar más que los esfuerzos de toda la vida en el púlpito.

4.- Muchos son los casos de familias que han pendido la costumbre de asistir a las reuniones, y que por fin han vuelto a reunirse con los hermanos debido a las fieles visitas del pastor.

5.- Los sermones mas eficaces se han sugerido, a veces, por alguna necesidad personal de un miembro o de alguna emergencia individual, circunstancias que han sido traídas a luz por medio de una visita pastoral.

6.- Las visitas pastorales proveen un medio de enriquecimiento espiritual para el pastor mismo.

a).- Cuando visita fielmente encuentra materiales, texto e ilustraciones para sus mensajes.

b).- Fomenta su crecimiento espiritual. porque aprende a llevar cargas de otros. (Gálatas 6:2), a simpatizar con los que sufren (Romanos 12:15), y a tener paciencia con todos.

7.- Si un pastor quiere interesar a la gente incrédula en el Evangelio y en la salvación del alma, él tiene que interesarse en ellos y visitarles. La visita pastoral, bajo la dirección de Dios, puede ganar primero la confianza del inconverso, y en seguida su alma para Cristo.

C.- El Tiempo y Frecuencia De Las Visitas Pastorales.

1.- Por lo general, 3 o 4 tardes de cada semana deben dedicarse a las visitas pastorales, si la congregación es grande, dos noches pueden ser reservadas para visitar los hogares donde el padre trabaja todo el día, para que él también pueda aprovechar la visita de su pastor.

2.- Al hacer las visitas pastorales, a lo menos en las ciudades, es mejor no hacerlo los días lunes y sábados. Esto por vanas razones:

a).- En cuanto al pastor. El sábado debe entregarse mucho a la meditación, la oración y la preparación final para el día domingo con sus varios servicios. El día lunes le conviene orar por los trabajos hechos durante el domingo, y descansar.

b).- En cuanto a los miembros. El día sábado muchos están ocupados limpiando la casa y preparándose para el domingo. Y el lunes la casa esta desarreglada, a veces, después del domingo y el pastor no seria bienvenido.

3.- No haga su visita pastoral demasiado temprano en el día, ni demasiado tarde ni cerca de la hora de la comida. El mejor tiempo es a mediados de la mañana y de la tarde, y en la noche antes de la cena.

4.- Cada familia debe ser visitada a lo menos dos veces al año, pero cuando hay emergencias especiales, hay que visitarlas con más frecuencia. Algunos pastores que Tienen iglesias grandes y llevan responsabilidades fuertes, y que materialmente no pueden visitar a todos los miembros, pueden visitar sólo a los enfermos, y esto, a lo menos una vez a la semana. En algunas iglesias muy grandes, los ayudantes del pastor visitan a los miembros.

5.- Es sabio planear las visitas de cada día conforme a su propia conveniencia. Según los quehaceres del día. Quizá es preferible no avisar de antemano a las familias que se piensa visitar, pues si algo inesperado obstaculiza el cumplimiento de la promesa puede resultar en una molestia para ellos.

D.- Las Ocasiones Especiales que Exigen las Visitas del Pastor.

1.- En tiempo de enfermedad en una familia de la iglesia.

2.- En tiempo de una gran prueba de un hermano.

3.- En tiempo de una urgente necesidad material.

4.- En tiempos cuando la muerte ha llevado a un miembro de la familia.

5.- Después de haber hecho una impresión espiritual en algún corazón, es sabio, es bueno profundizar por medio de una visita pastoral.

6.- Al haber tomado posesión de un nuevo pastorado, el pastor debe comenzar luego sus visitas pastorales para conocer a los miembros y para ganar su confianza. Pida a cada miembro la dirección de su casa.

E.- El Blanco y el Espíritu de las Visitas Pastorales.

1.- El blanco de la visita debe ser la conversación y ayuda espiritual. No debe confundirse la visita social con la visita pastoral. La visita social puede tener su lugar, pero no puede sustituir a la visita pastoral.

2.- Al lograr empezar una conversación amistosa, procure sacar a luz sus sentimientos religiosos, respecto de los servicios, las verdades predicadas, etc., con el fin de aprender a servir mejor a la congregación. Pero no debe ir buscando elogios para si mismo; eso es reprochable.

3.- La entrada a la casa debe ser hecha con un saludo sincero y animado, y con una palabra aliciente, dejando a un lado las reservas enfriadoras. Una vez adentro, dígales que usted quiere sentarse con ellos así como se encuentran, sin necesidad de que ellos se preocupen por cambiase de ropa, o llevarle a la sala, etc. Pronto ellos se sentirán con completa libertad en su presencia.

4.- Nunca se debe visitar la casa de un hermano en un espíritu de superioridad. La humildad y el amor son los mejores adornos del corazón.

5.- Nunca debe manifestarse un Espíritu impaciente al visitar los hogares de los creyentes. Esto puede alejar para siempre a un hermano.

6.- Aunque no es fácil visitar o conversar con cierta clase de individuos, no debemos por eso evitarles. El Señor nos puede dar la gracia y las palabras necesarias para series una bendición.

7.- Evítese siempre los chismes; tape sus oídos contra todo escándalo malicioso. Si una persona Tiene alguna acusación contra algún hermano, y usted nota que el origen de la acusación es la envidia, usted puede ganar la bienaventuranza de los pacificadores por medio de sus servicios, y así dar muerte a un escándalo injusto en sus meros principios.

8.- Nunca debe visitar un hogar para curiosear o en calidad de espía en los asuntos personales. Cuando un miembro ha caído en pecado, es otra cosa, y es el deber del pastor procurar que se levante de su estado.

9.- Sea sincero, a la vez mostrando siempre un interés genuino en el bienestar, el negocio, la salud, los miembros de la familia, y sobre todo el bienestar espiritual de los miembros que visita.

F.- Sugerencias En Cuanto A Las Visitas Pastorales.

1.- Prepárese para sus visitas por medio de la oración, buscando la dirección divina en todo, y mayormente para que la visita sea de bendición.

2.- Por regla general, la visita debe ser breve, pues los de la casa están ocupados. En circunstancias extraordinarias podría ser necesario prolongar algo la visita.

3.- Sea breve, o sea larga la visita, siempre debe hacerse una oración antes de partir, dejando a la vez algunas palabras de animación.

4.- Si alguno de la casa desea una entrevista a solas con usted, respecto de la salvación o el bienestar de su alma, procure de todos modos que la conversación sea en privado. Los tímidos no abren sus corazones en presencia de otros.

5.- Dé atención especial a los niños. Hay varias razones para esto:

a).- A ellos les gusta la atención de su pastor, y no lo olvidan cuando les es dada.

b).- Al hacerlo, el pastor gana la entrada al corazón de tos padres, muchas veces y si estos son creyentes, puede ser el principio de un proceso que al fin resultará con su conversión.

c).- Muchos niños han sido influidos para bien, o para la salvación por medio de unas pocas palabras alentadoras del pastor.

6.- El pastor debe dar también una atención especial a los ancianos.

a).- Ellos la necesitan.

b).- Los ancianos, mayormente aquellos que ya se sienten cargados de años, débiles y hasta desamparados, Tienen pruebas propias de la ancianidad y les alienta mucho cuando el pastor les hace sentir que son todavía una parte de la iglesia, y una parte necesaria en ella.

c).- Cuando los ancianos ya no pueden ir a los cultos con frecuencia, por su edad, tómese el tiempo necesario de darles algo de comida de la Palabra de Dios.

G.- El Pastor en la Casa de los Enfermos.

1.- Es un deber especial del pastor visitar a los enfermos. Juntamente con el deber va también un privilegio, pues resultará al fin en provecho para el pastor.

a).- Cuando los enfermos se hayan restablecido, se acordaran de que su pastor les visitó (Mateo 25:36).

b).- Si es la voluntad del Señor que el enfermo deje este mundo, su partida será más fácil y más pacifica por medio de la ayuda espiritual de su pastor.

c).- Los deudos recordaran con gratitud su visita.

e).- El pastor siempre encontrara al enfermo en casa, espera con ansia su visita.

2.- El pastor necesita un tino especial para visitar a un enfermo.

a).- Debe saber entrar al cuarto, como y dónde sentarse y lo que debe decir.

b).- Procure siempre tener calma y mostrar una actitud que inspire confianza al enfermo.