Home

DOCTRINA BASICA III

TERCERA PARTE

 

 

LA DOCTRINA DEL HOMBRE

(ANTROPOLOGIA)

INTRODUCCION.

El estudiar bíblicamente al hombre (su creación, caída, etc.) es un tanto complicado, porque al hombre en general (aunque sea cristiano), no nos gusta como nos trata la Biblia, pues nos dice como es el hombre y porque está así. Un estudio sistemático sobre el hombre estudia desde su creación la caída, y la provisión de Dios para salvación del hombre.

En esta parte de la doctrina estudiaremos la creación del hombre, su caída, el pacto de Dios con el hombre; y como está muy ligada a la salvación, estudiaremos la salvación (soteriología) y a Cristo como autor de esa salvación.

Veremos lo que es la responsabilidad del hombre ante el llamamiento, que es la justificación, la adopción, la santificación. La fe que salva (y que es la salvación), que es el arrepentimiento, las buenas obras en el creyente, el perseverar, la seguridad y la gracia de la salvación.

LA CREACION DEL HOMBRE

Después de que Dios hubo creado todas las cosas y las criaturas, creó al hombre, varón y hembra (Génesis 1:27), con  alma racional e inmortal (Génesis 2:7; Eclesiastés 12:7; Mateo 10:28; Lucas 23:43), siendo el hombre dotado del conocimiento de justicia y santidad verdadera a la imagen del Dios (Génesis 1:26), teniendo la ley de Dios escrita en su corazón (Romanos 2:14-15) y dotados del poder de cumplirla (Eclesiastés 7:29); sin embargo había la posibilidad de que la quebrantará dejado a su libre albedrío que era mudable (Génesis 3:6; Eclesiastés 7:29). Además de esta ley escrita en su corazón, recibieron el mandato de no comer del árbol de la ciencia del bien y del mal, y mientras guardaron este mandamiento, fueron felices, gozando de comunión con Dios (Génesis 2:27 ver también Génesis 3:8-11, 23) y teniendo dominio sobre las criaturas.

De lo anterior podemos sacar varias conclusiones:

Que Dios después de haber creado a todos los habitantes de la tierra, creó al hombre sin intermedio alguno.

Que Dios creo a una pareja humana de quien desciende por generación toda la raza humana.

Que Dios creó al hombre a su propia imagen:

Poseyendo un alma racional e inmortal.

Fue dotado de inteligencia, justicia y santidad, teniendo dominio sobre la creación inferior.

Que Dios enriqueció a Adán con el conocimiento necesario para que pudiera guiarse, dándole además una ley escrita en su corazón y una revelación externa y especial de su voluntad.

Que aún cuando creó a Adán y capaz de obedecer, este era susceptible de caer como sucedió cuando fue sometido a una prueba especial de obediencia, prohibiéndole comer del árbol de la ciencia del bien y del mal.

EL HOMBRE COMO CREACION DE DIOS.

Después de que Dios creó todas las cosas y animales, creó al hombre sin intermediación de nadie. Muchos han querido negar la creación del hombre por Dios y dicen que los organismos “superiores” fueron desembolviendose (no quieren decir que “evolucionaron”) en grado sucesivos de los más bajos y simples, hasta los más complejos, siendo el hombre -a su debido tiempo- el último de todos los eslabones de una cadena de seres inferiores a él.

Hay suficientes evidencias aún en la ciencia de que el hombre no es la culminación de una cadena “evolutiva”. La Biblia nos dice que Dios formó al hombre de la tierra (creada con anterioridad), y sopló aliento de vida, así vemos que podemos refutar la idea de la “evolución” de tres formas:

I.- La evolución (o como la llaman ahora: desenvolvimiento) es un sueño de la razón no santificada, y los hechos científicos no la apoyan ni remotamente, no hay ni una sola especie de seres orgánicos que haya “pasado” de una especie inferior a otra superior. Esto no se ha encontrado entre los millares de seres existentes, ni entre los fósiles que se han encontrado entre las rocas. También esta hipótesis es rechazada por grandes autoridades científicas.

II.- La Biblia afirma terminantemente -y ya hemos visto que la Biblia dice la verdad y es palabra de Dios-, la creación inmediata del hombre, no por la evolución Génesis 1:26-27; 2:7.

III.- Esta verdad se hace más clara si se considera la inmensa distancia que separa al hombre de la especie inmediata inferior. La superioridad del hombre -tanto por su naturaleza como por sus dotes- es incomparablemente superior.

DIOS CREO AL HOMBRE, VARON Y HEMBRA.

Dios creó un par humano, del cual desciende por generación toda la raza humana en todas sus variedades. Esto también es una verdad fundamental enseñada por la revelación divina (la Biblia).

Los geólogos y arqueólogos dicen que han hallado restos humanos que prueban que el hombre ha existido en la tierra miles de años antes de Adán, a quien consideran -por lo mucho- sólo un antecesor de una variedad particular de la raza humana. Todas estas deducciones nada valen contra la enseñanza de las Escrituras (más aun siendo que no han sido demostrados y provocados como realidad o verdad). Es más hay otras hipótesis sobre la “aparición” del hombre que contradice la anterior. Podemos afirmar sobre bases bíblicas que el hombre es creado por Dios porque:

EL HOMBRE FORMA UNA SOLA ESPECIE.

La Familia humana forma una sola especie y no varias.

I.- Por que las diferentes clases de hombres pueden mezclarse libremente y producirán siempre hijos que pueden producirse (son fértiles), es decir tienen potencia reproductora (lo que no pasa con otras especies por ejemplo el asno y la yegua que producen al mulo que no puede reproducirse).

II.- Por las naturalezas mentales, morales y espirituales de las diferentes razas, son idénticas.

NO HAY DIFERENCIA ENTRE LA RAZA HUMANA.

No hay diferencias entre las diferentes razas humanas, y las que se notan no son más grandes que las que se notan no son más grandes que las que se han efectuado por la diferencia de condiciones de crianza de los individuos de “especies inferiores”.

LAS NACIONES TIENEN UN ORIGEN COMUN.

La Biblia, las investigaciones arqueológicas, históricas y filológicas indican el origen común de todas las naciones.

EL PECADO DEL HOMBRE DEMANDA UN ORIGEN COMUN.

Aunque esto lo veremos más adelante, solo diremos que las escrituras aseguran que el hombre tiene un origen y que fue un hombre el que pecó y fue en Adán (Hechos 17:26; Romanos 5:12-21; Génesis 10). La doctrina del pecado y la redención hablan de un origen común de la raza humana (Romanos 5:12-19; 1 Corintios 15:21-22).

LA CREACION DEL HOMBRE A IMAGEN DE DIOS.

Esta doctrina bíblica se basa en lo siguiente:

LA SEMEJANZA DEL HOMBRE CON DIOS ES EN CUANTO A SU NATURALEZA.

El hombre fue creado semejante a Dios en cuanto a la constitución de su naturaleza un espíritu moral, libre, personal y dotado de razón. Este hecho es la condición sobre la que se basa la capacidad de conocer a Dios y que podamos estar sujetos al gobierno moral y seamos dependientes de Dios. En cuanto a esto, nuestra semejanza con Dios es indestructible.

LA SEMEJANZA DEL HOMBRE EN CUANTO A LA PERFECCION E INTEGRIDAD.

El hombre fue creado semejante a Dios en cuanto a la perfección e integridad de su naturaleza. Esto incluye:

I.- CONOCIMIENTO (COLOSENSES 3:10).

Es el conocimiento o capacidad para la recta apreciación de las cosas espirituales. El pecador vuelve a este estado cuando se regenera por la gracia de la iluminación espiritual.

II.- JUSTICIA Y SANTIDAD VERDADERA (EFESIOS 4:24).

La condición moral del alma perfecta es la justicia y santidad. Esta es la condición del alma redimida, que busca el carácter y la voluntad de Cristo.

LA SEMEJANZA DEL HOMBRE CON DIOS EN CUANTO A LA AUTORIDAD.

Dios le dio al hombre autoridad sobre esta parte de la creación (Génesis 1:26-30).

IDEAS ERRONEAS SOBRE LA IMAGEN DEL HOMBRE CON DIOS.

I.- ARGUMENTACION.

Esta enseñanza viene de Pelagio (Monje irlandes de 360-420¿?) y se le llama: Pelagianismo. Los pelagianos enseñaban que el hombre no podía tener la santidad de Dios en su estado original. Decían que la “santidad” se adquiría por la disciplina del individuo. Para ellos Dios creó a Adán “neutral” y podía elegir, por lo tanto el pecado de Adán no afecto a toda la raza humana, solo la “enfermo”, por lo tanto el hombre se puede salvar por si mismo (“si quiero, entonces puedo”, decía él), la imagen de Dios en el hombre por lo tanto no es necesaria, pues el hombre es moral y puede si él quiere elegir lo que el quiera.

II.- REFUTACION.

A.- La Biblia nos enseña que Adán fue “en justicia y santidad verdadera. Dios mismo declaró que todas sus obras eran muy buenas. Es evidente que envuelve esencialmente un carácter santo.

En Eclesiastés 7:9: dice “Dios hizo al hombre recto; pero ellos buscaron muchas invenciones.”

En Génesis declara que el hombre fue creado “a la imagen de Dios”, En Efesios 4:24 y Colosenses 3:10, nos dice que el hombre por medio de la regeneración ha sido creado otra vez “a la imagen de Dios.” La regeneración es el acto que restaura la naturaleza humana a su primera condición, pero no es una transmutación pues la semejanza de Dios en el hombre se perdió en la caída y solo puede ser restaurada por el nuevo nacimiento, ya que nuestra semejanza ante Dios es de Justicia y santidad.

B.- Es falso (como dicen los pelagianos) que el hombre fue creado en un estado de indiferencia moral, pues tal indiferencia es en si misma un pecado.

C.- Si el hombre no hubiera creado al hombre en santidad, el hombre por si mismo nunca podría haber conseguido uno bueno. Si Adán no hubiera sido creado con un carácter de santidad, su primer acto hubiera sido pecaminoso o indiferente.

D.- Cristo es el modelo del hombre (1 Corintios 15:45-47), Cristo no solo es sin pecado, sino predeterminado positivamente para la santidad. Aún en el vientre de su madre se dijo que era santo (Lucas 1:35).

DIOS CREO A ADAN (PRIMER HOMBRE) PERFECTO.

Al dar Dios a Adán el conocimiento necesario para que se guiase, implica necesariamente que Adán era perfecto en moralidad y santidad; siendo Dios un gobernador moral justo.

Aún de los descendientes de Adán ya corrompidos por el pecado, se declara que tienen la ley de Dios escrita en sus corazones que los hace inexcusables (Romanos 1:20; 2:14-15), Adán tuvo una revelación especial y directa de Dios. Una declaración directa de la voluntad divina con respecto al uso del árbol de la ciencia del bien y del mal, y de la que hablaremos más adelante.

ADAN FUE CREADO PARA QUE PUDIERA ELEGIR LIBREMENTE.

Adán fue creado perfecto y santo capaz de prestar obediencia, y al mismo tiempo con la posibilidad de caer. Los cristianos que no están completamente santificados viven sujetos a dos tendencias opuestas en si mismas, la ley de los miembros y la ley del Espíritu, y su única seguridad consiste en que sean guardados por el poder de Dios, por la fe para salvación esto lo veremos más adelante.

LA CAIDA DEL HOMBRE

(El pecado y su Castigo)

Nuestros primeros padres, fueron seducidos por la sutileza y tentación de satanás, pecaron comiendo del fruto prohibido (Génesis 3:13; 2 Corintios 11:3). Dios permitió conforme a su sabio y santo propósito, permitir este pecado proponiéndose ordenarlo para su propia gloria (Romanos 11:32).

Ya hemos visto que Dios por creación inmediata dio el ser a las almas de Adán y Eva, a quienes hizo santos, y a los que dio un conocimiento suficiente de su voluntad; siendo estos capaces para obedecer, pero con la posibilidad de caer. Ahora veremos que:

Qué nuestros primeros padres pecaron. Que el pecado especial que cometieron fue el de comer del fruto prohibido.

Que fueron inducidos a ello, por la astucia y tentación de satanás.

Que la permisión del pecado estaba convenida en el propósito soberano de Dios.

Que al permitirlo Dios, tuvo por objeto alcanzar su propia gloria.

EL PECADO DE NUESTROS PRIMEROS PADRES.

No podemos más que especular sobre él porque de la creación del hombre, solo podemos decir que parece ser que Dios al crear nuevos seres racionales gustó el sujetarlos a su gobierno moral, y Dios los dejó en un estado de prueba por algún tiempo. De su conducta durante ese periodo dependían su carácter y destino futuro. Tengamos siempre en mente que Dios creó al hombre perfecto y santo, pero con la posibilidad de caer. Bajo tales circunstancias Dios los sujeta por un periodo de  tiempo a una prueba moral. Si no caen y resisten la prueba, la recompensa será la de que su carácter moral ser robustecerá y será reafirmada su santidad, siendo además introducidos al goce de bendiciones para siempre. Más si por el contrario ellos caen, serán excluidos judicialmente del favor y la comunión de Dios, muriendo moral y eternamente (es seguro que este es el método seguido por Dios con los ángeles y hombres después de que los creó. En el caso de la humanidad, la prueba especial a que fueron sujetos nuestros primeros padres fue la de que debían abstenerse de comer del fruto de un solo árbol. esta prohibición se adaptaba de un modo admirable para una prueba de lealtad y fe absoluta en Dios.

Lo horrible que ellos cometieron, se deja ver en las indicaciones que nos proporciona la relación del Génesis estas son:

LA INCREDULIDAD: Fueron inducidos a dudar de la sabiduría de la prohibición divina, así como de la certeza (verdad) del cumplimiento de amenaza de Dios.

LA DESOBEDIENCIA: Hicieron su voluntad oponiéndose a la de Dios.

Respecto al origen del pecado en el mundo, ha habido muchas preguntas y muchas respuestas, pero ninguna nos puede dar una respuesta que sea del todo satisfactoria, pues nosotros ya como raza caída tenemos limitaciones que Adán no tenía para comprender la santidad en su plenitud. Lo único que podemos decir es que Adán fue creado completamente perfecto y santo. Toda nuestra experiencia lejos de ayudarnos a resolver esto, la hace más difícil. Las almas de los hombres pecadores nunca podrán tener intenciones santas, sino hasta que sean regenerados por la gracia divina.

Es cierto que no podemos explicar con precisión el origen del pecado en el alma de Adán, pero es claro que la dificultad descansa más que en ninguna otra cosa, en nuestra ignorancia, y podemos sacar esto en conclusión:

I.- No conocemos por experiencia propia las condiciones de la formación que dieron carácter al caso de Adán.

II.- Nosotros estamos oprimidos por las cadenas de la corrupción, excepto en el momento en que estamos ayudados contra esta naturaleza perversa por la gracia sobrenatural.

III.- Adán cuando estuvo bajo la prueba era santo pero falible, Adán tuvo que ser tentado porque lo positivo de la santidad se funde solo con el auxilio del amor divino. Es claro que el pecado se origina cuando falta el amor divino.

IV.- Parecería que los motivos que impulsaron a nuestros primeros padres pecaran, no eran precisamente pecaminosos, pero lo fueron cuando esto ocupo totalmente su pensamiento, determinando por voluntad tomar el fruto, despreciando el mandato de Dios. Dichos motivos fueron:

A.- Un apetito “natural” por una fruta incitante.

B.- Un deseo “natural” de alcanzar ciencia.

C.- El poder persuasivo de una inteligencia y voluntad superior (satanás).

Como vemos en si los deseos que movieron a nuestros primeros padres a pecar, no son malos en si, incluso podríamos pensar que fueron persuadidos por satanás y que él tiene verdaderamente la culpa. pero el fondo de todo esto es no querer obedecer a Dios, y despreciar su gobierno, desde ese entonces podemos ver que el hombre hace lo mismo, es incrédulo y desobediente.

LA ASTUCIA Y TENTACION DE SATANAS EN LA CAIDA DEL HOMBRE.

La Biblia nos señala a satanás como el que indujo a nuestros primeros padres a pecar contra Dios, este misterio esta en la caída de satanás y sus ángeles allá en el remoto pasado, y este estudio tal vez tendría que iniciar sobre ese pasado pues desconocemos las condiciones en que estos fueron probados.

Nuestro estudio empieza en la caída de nuestros padres, y que fueron inducidos por satanás el enemigo de nuestras almas, él odia al hombre y no desea que éste tenga comunión con Dios. El es homicida, mentiroso y padre de mentira. En la tentación de nuestros padres, el mintió, y buscó que ellos murieran.

EL PECADO, SU PERMICION Y EL PROPOSITO SOBERANO DE DIOS.

Muchos creen que satanás le ganó a Dios y tentó al hombre sin que Dios se diera cuenta. Esto no es verdad. La Biblia nos enseña que nada escapa a los ojos de Dios. La Biblia nos enseña que el pecado solo es permisivo y que en ninguna manera es la voluntad de Dios, y como nada escapa de Dios, éste tenía un plan para redimir al pecador.

DIOS PREVIO A LA CAIDA DE ADAN.

Aunque Adán era un ser perfecto, Dios previó que un ser como Adán puesto en las condiciones en que fue puesto, pecaría (como así sucedió) pero Dios se propuso gobernar el pecado hacia el bien y resolvió soberanamente no intervenir para impedirlo, de esta manera el bien para el hombre lo hizo para el futuro.

DIOS NO FUE CAUSA DEL PECADO DE ADAN.

Dios no fue causa del pecado de Adán ni lo aprobó. por el contrario, lo prohibió y presentó a nuestros primeros padres motivos muy poderosos para que no pecasen. Los creó santos, pero con la posibilidad de caer, y les dio un conocimiento suficiente de su deber dejándolos luego en la prueba. Por lo tanto Adán y Eva fueron culpables delante de Dios como todos nosotros, y necesitaron de un redentor como nosotros.

DIOS USO EL PECADO DE ADAN PARA SU PROPIA GLORIA.

Dios estaba al tanto de la prueba de Adán y Eva, permitió desde el principio el pecado de Adán para su propia gloria (esto ya lo vimos en las secciones que tratan de la creación y providencia, a saber:

I.- Que Dios gobierna los pecados de sus criaturas hacia el bien.

II.- Que el fin principal de Dios en todos sus propósitos y obras es la manifestación de su propia gloria.

CONSECUENCIAS DEL PECADO.

Por este pecado cayeron Adán y Eva de su justicia original y perdieron la comunión con Dios (Génesis 3:7,8; Eclesiastés 7:29; Romanos 3:23) quedando así muertos en el pecado (Romanos 5:12; Efesios 2:1) y totalmente corrompidos en todas las facultades y partes del alma y del cuerpo (Génesis 6:15).

Por lo anteriormente podemos sacar varias conclusiones. Que por este pecado nuestros primeros padres perdieron la comunión con Dios. Que por lo tanto perdieron su justicia original. Que al mismo tiempo quedaron muertos en el pecado quedando totalmente viciados. que esta corrupción moral se extendió a todas las partes y facultades del cuerpo y alma.

Como ser natural el hombre depende del mismo poder de Dios, que providencialmente sustenta en su existencia a todas las cosas. como ser moral y religioso, su vida depende de la comunión intima y amorosa con el espíritu santo de Dios, y naturalmente necesita de este auxilio para mantener bueno su estado y actividad moral, y es por eso que por el pecado de Adán y Eva:

QUEDARON SEPARADOS DE LA COMUNION CON DIOS.

Por este pecado el hombre quedó instantáneamente separado de la comunicación. Además que bajo la relación del pacto de Dios con el hombre es que estaba prohibido, el comer y que el acto sería seguido desde luego con la muerte. Esto es, la exclusión de la fuente de toda vida moral y espiritual (Génesis 2:17).

PERDIERON SU JUSTICIA ORIGINAL.

El hombre habiendo pecado perdió instantáneamente su justicia original. Pues violaron la ley y faltaron a su lealtad, el amor ya no podía estar más tiempo en su corazón.

QUEDARON MUERTOS EN SUS PECADOS.

Desde el pecado el hombre quedó muerto en sus pecados (Efesios 2:5), totalmente corruptos y depravados (Romanos 1:18-2:16).

ESTA CORRUPCION SE EXTENDIO A TODAS SUS FACULTADES.

Esto no quiere decir que Adán al perder la comunión con Dios se volvió “malo” como son algunos hombres. Lo que debemos entender es que la muerte del corazón produce la “muerte” en todos los miembros, así ellos al perder la comunión con Dios, perdieron.

I.- Perdieron también los principios necesarios para la obediencia, pues perdieron su justicia original.

II.- La apostacía de Adán fue completa. Dios nos exige una obediencia perfecta, y adán se reveló.

III.- El pecado entró en su alma. La conciencia dejó de oír la voz condenatoria. Pero trajo temor, la desconfianza, la prevaricación y una serie interminable de pecados.

IV.- De esta manera toda su naturaleza vino a ser depravada. La voluntad entro en conflicto con la conciencia, la inteligencia se oscureció, las pasiones se levantaron, los efectos se hicieron desordenados, la conciencia se engañó o enmudeció, los apetitos del cuerpo se hicieron instrumentos del pecado y la injusticia.

EFECTOS DEL PECADO.

Siendo Adán y Eva la raíz humana, la culpa de este pecado fue heredada a sus descendientes (Génesis 2:16-17; Hechos 17:26; comparece con Romanos 5:12-19; 1 Corintios 15:21-22, 15-49). La muerte por el pecado y la naturaleza corrompida se transmitieron a aquellos que descienden de ellos según la generación ordinaria (Génesis 5:3; Job 14:4; 15:4; Salmo 51:5).

Es de ésta corrupción, por la que carecemos de capacidad para hacer el bien (Romanos 5:6; 7:18; 8:7; Juan 3:6), y estamos inclinados a todo mal (Génesis 8:21; Romanos 3:10-12), y de esta corrupción surgen todas transgresiones pecados actuales (Mateo 15:19; Santiago 1:14-15).

Para entender esto, tenemos que tener en cuenta (y estudiar) que: Adán era el representante de la humanidad. Que en consecuencia, la culpa y responsabilidad de los resultados finales del pecado son transmitidos a su descendencia y esto acontece desde que nacen. que como resultado de la corrupción, el Espíritu Santo se retiró, transmitiéndose esto a sus descendientes. esta depravación hereditaria e innata es total, ya que estamos enteramente incapacitados y en oposición abierta a todo lo bueno de Dios, y estamos inclinados completamente al mal; y que de ésta depravación proceden todas las transgresiones actuales que son las consecuencias lógicas del pecado.

ADAN COMO REPRESENTANTE NATURAL DE LOS HOMBRES (EXCEPTO CRISTO).

La naturaleza y estipulaciones del pacto de Dios con adán, serán considerados en el siguiente capítulo. el punto que por ahora demanda nuestra atención, es que, haciendo Dios tal pacto con Adán, le constituyo representante de todos sus descendientes tratando con él como tal. podemos decir que: “El primer pacto hecho con el hombre fue un pacto de obras, en el que se prometía la vida a Adán y en este, a su descendencia, bajo la condición de una obediencia perfecta y personal.” Habiéndose hecho el pacto con Adán: “Como una persona pública, no para él solo sino para sus descendientes (o sea todo el género humano que desciende de él), peco y con el cayó todo el género humano que desciende de él.”

Dios quiere hacer a sus criaturas santos, pero es prerrogativa de Dios hacerlos susceptibles (el llamado “libre albedrío”) de caer. Dios pone a su nueva creación bajo una prueba especial por algún tiempo, haciendo que la confirmación de su carácter y su destino dependan de su propia conducta. (Es muy posible que los ángeles que fueron creados separadamente como individuos también tuvieron que tener una especie de prueba que nosotros no sabemos, algunos cayeron, otros permanecieron fieles y se les confirmo en su santidad).

En el caso de la humanidad, se trata de una raza que se propaga por generación, cada individuo principia su existencia como niño falto de inteligencia, y va desembolviendose gradualmente en su moralidad. Por todo esto, cuando Adán probado pudo haber pasado que:

I.- LA POSICION DE ADAN ANTE LA PRUEBA.

Se han hecho muchas preguntas sobre que hubiera pasado si Adán pasa la prueba, por lo pronto podemos decir que:

A.- Toda la raza pudo haber sido confirmada en la santidad, sin ser probada más.

B.- O tal vez todo hombre sería probado individualmente.

II.- ADAN Y DIOS ANTE LA PRUEBA.

Dios hizo depender nuestro carácter y destino de la prueba de Adán. Esto debe parecernos justo a los creyentes en Cristo porque:

A.- Dios Es Soberano.

Dios como soberano creador, es infinitamente justo, sabio y misericordioso, tal cosa pareció a sus ojos.

B.- Por Las Ventajas Para Nosotros.

De todos los planes imaginables, la prueba de adán era mejor para Dios es su sabiduría. Porque Adán estaba en mejores condiciones que nosotros para resistir victorioso tal prueba. Beneficios y peligros incalculables dependía de la conducta de adán. Si él se hubiera sostenido en su integridad por un periodo de tiempo limitado, toda su descendencia habría nacido derecho a la herencia de gloria.

C.- Adán Era Representante Nuestro En Un Pacto.

Debe tenerse presente que el pacto del cual adán era representante, es parte del plan glorioso cuyo punto culminante es el pacto cuyo representante es Cristo.

III.- ADAN COMO REPRESENTANTE DE LA RAZA HUMANA.

En cierta manera Adán era una figura pública, Dios hizo él un pacto (que veremos en el próximo capítulo), y el pacto fue hecho no solo para él sino también para toda su posteridad, esto se prueba por lo siguiente.

A.- Se Le Dio Un Nombre Genérico.

Al hombre que Dios creó del polvo de la tierra le dio un nombre genérico, pues Adán significa: HOMBRE.

B.- Todo Tenia Que Ver Con Adán y Su Descendencia.

Cada una de las cosas que Dios le mandó y prometió a Adán, las amenazas que le hizo tenían relación tanto con él como con sus descendientes. Así que: obediencia, una tierra maldita, el viento de la muerte, dolores de parto y las promesas que se siguieron, como la de que serían redimidos por la simiente dela mujer, todas fueron dichas con referencia tanto para nuestros padres como para nosotros.

C.- La Pena Dada a Adán Se Aplica También a Su Descendencia.

La pena por el pecado aplicada y denunciada y cumplida en Adán, se aplica también a sus descendientes desde su infancia. Todos los descendientes de Adán nacen muertos espiritualmente, siendo por naturaleza “hijos de ira”.

LA CULPA POR EL PECADO SE CARGA A SU DESCENDENCIA DESDE LA INFANCIA.

La culpa por el pecado de adán se imputa a todos sus descendientes y la pena se les aplica desde la infancia.

Con la palabra “culpa” no se habla del efecto personal que produce el acto, ni la corrupción moral que resulta de dicho acto, sino simplemente la responsabilidad justa del castigo que el pecado merece.

Por el término “imputar” se refiere en la doctrina a: Cargarlo o ponerlo a cuenta de alguna persona como base de justificación o castigo judicial. este es el sentido en que se usa en la Biblia la frase: imputar pecado o justicia (Romanos 4:3-9), recordemos que Dios estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo mismo, no imputándoles sus pecados (2 Corintios 5:19).

I.- EL PORQUE ES CARGADA LA CULPA A LA DESCENDENCIA DE ADAN.

Lo más importante es que la responsabilidad del pecado cayo también sobre la descendencia de Adán porque como ya dijimos antes él era el representante “legal” de la raza humana y el estado pecaminoso cayó en la humanidad, y esto incluye los elementos siguientes:

A.- Adán.

Adán fue culpable de pecar contra Dios desobedeciendo. Por tal razón la imputación por el pecado es transmitida a su descendencia.

B.- La Falta De Justicia.

Al pecar Adán en desobediencia a Dios, quedó totalmente depravado, muerto espiritualmente, e incapaz de hacer lo bueno, en otras palabras quedó fuera de la justicia divina, pues perdió su justicia original.

C.- La Corrupción En Adán Fue Total.

Cuando Adán peco toda su naturaleza fue afectada, corrompiéndose en su totalidad, con todas las transgresiones que proceden de este pecado.

Así la Biblia nos muestra que la humanidad peco porque adán era su representante, es por eso que la herencia del pecado se transmitió a sus generaciones. Así nuestra conducta dependió de la conducta de Adán. Si él hubiera sido fiel todos participaríamos de la recompensa, pero habiendo sido infiel, todos sus descendientes tienen que participar con toda justicia del castigo.

II.- LA DEPRAVACION LA HEREDAN TODOS LOS DESCENDIENTES DE ADAN DESDE SU NACIMIENTO POR EL JUSTO JUICIO DE DIOS.

La Biblia nos enseña claramente que la depravación moral la heredan todos los descendientes de Adán desde su nacimiento por el justo juicio de Dios (Romanos 5:12). Así aprendemos que:

A.- Que la ley de muerte tanto física como espiritual bajo la que nacemos es una consecuencia del acto desobediente de Adán.

B.- Que el castigo de Dios es un juicio, una condenación, esto es; una consecuencia penal del pecado de Adán Romanos 5:12-21.

C.- Que el castigo por el pecado de Adán vino sobre todos bajo el mismo principio sobre el cual la justicia de Cristo se encarga a cuenta de los creyentes. Así como la ofensa vino el juicio sobre todos los hombres para condenación, de la misma manera por la justicia de uno que vino sobre hombres la justicia para vida. La justicia de Cristo es imputada sin obras Romanos 4:6-8.

La culpabilidad del primer pecado de Adán se imputa sin obras personales, y como consecuencia se pierde la justicia original y se adquiere el pecado. así todos pecamos en adán, siendo este pecado que el que aparto a adán de Dios apostató. así el primer pecado trae la pena judicial, instantáneamente se cerró el periodo de prueba tanto para Adán como el nuestro llegando a ser una persona depravada.

III.- LA CONSECUENCIA DEL PECADO ES LA MUERTE FISICA Y MORAL.

La pena contra Adán y contra los que él representaba en su prueba, era el retirar la influencia vivificadora del Espíritu santo, y la consecuencia inevitable de tal cosa es la muerte moral y física. De aquí que cada persona que nace viene excluida judicialmente de las influencias vivificantes del Espíritu Santo de Dios, y por tal razón muerta moralmente y espiritualmente. Los demás pecados y miserias de esta vida actual, son la consecuencia natural del castigo bajo el cual nacemos. La Biblia y nuestra conciencia afirman que nuestras transgresiones actuales son pecados propios de nosotros, y que los castigos temporales y eternos los sufrimientos por cuenta de ellos.

EL RETIRO DEL ESPIRITU SANTO COMO EFECTO DEL PECADO.

Otra de las consecuencias del pecado de Adán aparte de aplicarse a todos sus herederos, es que el espíritu santo les fue retirado judicialmente a estos, por consecuencia del pecado de nuestros primeros padres ahora sus descendientes nacen en corrupción moral, recordemos que esto se aplica a sus descendientes desde que nacen.

Por causa de que la fe fue quitada la comunión del Espíritu Santo a sus descendientes, podemos ver varias cosas.

I.- POR LA FALTA DEL ESPIRITU SANTO EL HOMBRE ES.

Por el pecado y la falta del espíritu santo, el hombre está completamente incapacitado y opuesto, no tan solo a lo bueno e inclinado al mal, sino que tampoco puede hacer la voluntad de Dios.

II.- NUESTRA CORRUPCION ACTUAL VIENE DE LA FALTA DEL ESPIRITU SANTO.

De la corrupción original (cuando nuestros padres pecaron) vienen todas nuestras actuales corrupciones y la falta del Espíritu Santo, por todo esto podemos sacar estas conclusiones.

A.- Qué todos los hombres pecan desde que nacen.

B.- Que antes de que participen a obrar, su naturaleza es corrupta, indispuesta hacia todo lo bueno e inclinada a todo lo malo.

C.- Que esta corrupción moral es tan radical que los hombres por naturaleza están “incapacitados” y no pueden tener actividad moral y santa, por falta de la guianza del Espíritu Santo.

D.- Esta Corrupción es Innata Desde el nacimiento y por Naturaleza.

1.- Por la experiencia universal. Todos los hijos de los hombres en todas las circunstancias, épocas y naciones, y que a pesar de la educación, por muy buena que esta sea, el hombre peca invariablemente cuando son capaces de acciones morales. Este hecho universal, tiene una causa universal. El pecado de nuestros primeros padres y nosotros con (en) ellos.

2.- Concuerda con la Biblia.

a).- La Biblia dice claramente que todos los hombres son pecadores. Romanos 1-3:19.

b).- La Biblia nos dice que las acciones pecaminosas provienen de un corazón malo y de disposiciones pecaminosas. Mateo 15:19; Lucas 6:43-45.

c).- Que esta disposición que produce un acto impuro es “Pecado”, y corrupción moral. Romanos 6:12-17; 7:5-17; Gálatas 5:17-24; Efesios 4:18-19.

d).- Esta corrupción es la ceguera espiritual, moral y de la mente, así como la dureza de corazón y los efectos viles. 1 Corintios 2:14,15; Efesios 4:18.

e).- La Biblia nos dice que esta corrupción moral y la tendencia dominante hacia el pecado, residen en nuestro corazón desde el nacimiento. Salmo 51:5; Juan 3:6; Efesios 2:3.

f).- Los hombres en su estado natural, están “muertos en sus delitos y pecados”. Efesios 2:1; Juan 3:14.

g).- Los hombres no pueden ser restaurados a la santidad primitiva por “un cambio de propósito”, ni por “reformarse moralmente” por si mismos, sino solo por un acto de poder omnipotente que se llama “NUEVO NACIMIENTO” Juan 3:3; Efesios 2:5-10; 4:24; 1 Juan 5:18.

LA CORRUPCION DURA TODA LA VIDA AUN EN AQUELLOS QUE SON REGENERADOS.

La corrupción en el hombre dura toda esta vida, aun en aquellos que son regenerados (Proverbios 20:9; Eclesiastés 7:20; Romanos 7:14-18, 23), y aún cuando sea es perdonada y amortiguada por medio de la fe en Cristo, sin embargo, todos los efectos de la corrupción del pecado son verdaderos (Romanos 7:5, 8, 25).

Todo pecado ya sea original o actual, siendo una transgresión de la justa ley de Dios y contrario a ella (1 Juan 3:4) por su propia naturaleza, trae culpabilidad sobre el pecador (Romanos 3:19) por lo que éste queda bajo la ira de Dios (Efesios 2:3), de la maldición de la ley (Gálatas 3:10), y por lo tanto sujeto a la muerte (Romanos 6:23), con todas las miserias espirituales (Efesios 4:18), temporales (Lamentaciones 3:39) y eternas (Mateo 25:41).

En esta sección hablaremos de la corrupción que queda en los regenerados, de la culpa o responsabilidad que corresponde a todo pecado y del castigo que Dios aplica por causa de él.

LA CORRUPCION EN AQUELLOS QUE HAN ACEPTADO A CRISTO.

En esto debemos tener muy en cuenta lo que nos dice la Biblia, y por los textos que ya hemos mencionado, podemos decir que.

I.- El pecado y la corrupción moral innata permanecen en los regenerados por el tiempo en que viven.

II.- Que toda corrupción es perdonada solamente por los méritos de Cristo.

III.- Que poco a poco va debilitándose y entrando en sujeción por la obra del Espíritu Santo en progreso de santificación.

IV.- A pesar de ésta obra del Espíritu Santo, todo lo que de los regenerados permanece -todos los sentimientos y acciones que producen-, son de la naturaleza pecaminosa.

Estos puntos los trataremos a fondo en la sección que habla de la justificación y santificación, pero ahora lo tenemos que hacer notar por la importancia del pecado.

QUE ES EL PECADO “ORIGINAL.

I.- DEFINICION.

Se ha definido como “pecado original” efectos, tendencias innatas y corruptas del alma, diciendo que es una violación a la ley de Dios.

II.- LAS CLASES DE PECADO.

Se ha dicho que hay dos clases de pecado, el “pecado original” y el actual (pecado cometido todos los días), pero las dos clases de pecado son propias de nuestra naturaleza y merecen el castigo de Dios.

III.- EL PECADO NOS SUJETA A LA MUERTE.

Por ésta razón el pecador (la persona culpable de pecado) está sujeto a menos que la gracia intervenga a la “muerte”, incluyendo las miserias espirituales, temporales y eternas.

EL PECADO COMO “LA FALTA DE CONFORMIDAD CON LA LEY DE DIOS Y LA TRANSGRESION DE ELLA.”

Muchos hermanos definen al pecado “original” como “la falta de conformidad con la ley de Dios y la transgresión de ella”. Esto está de acuerdo con 1 Juan 3:4, que nos dice que el pecado “infringe” la ley, para la palabra “infringir” usa la palabra griega anomia (Anomia) que significa: “Desprecio a las leyes, injusticia, maldad.” En otras palabras; alguien sin ley, o alguien que desprecia las leyes. Una discrepancia entre la criatura (y sus actos) con la ley de Dios, Esto es evidente porque:

I.- La ley moral por su propia escénica demanda la perfección absoluta en el carácter, actos o disposiciones. Lo que es recto, es esencialmente obligatorio, lo que es malo es por su propia escénica digno de castigo. Dios exige que seamos santos, y que hagamos lo recto. Dios mismo dice que: “Escudriña la mente y el corazón” (Apocalipsis 2:23).

II.- En la Biblia se llama pecado a las tendencias innatas y corruptas que constituyen el pecado original. Se dice que el pecado y sus deseos no deben reinar en nuestros cuerpos mortales; también se dice que el pecado tiene dominio, por ejemplo a los no regenerados se les llama siervos del pecado (Romanos 6:12-17; 7:15-17; Gálatas 5:17-24; Efesios 4:18-19).

III.- Dios condena a los hombres por sus disposiciones corruptas, por la dureza de corazón y por la ceguedad espiritual de sus mentes Marcos 16:14; Efesios 2:3.

IV.- En toda convicción genuina de pecado, se siente que el gran peso de la corrupción y de la culpa consiste no en lo que hemos hecho, sino en lo que somos; es decir, nuestra condición moral permanente más que nuestras transgresiones actuales. El giro del hombre convencido de culpa, es el de perdón y el de verse libre del “corazón malvado y de la incredulidad.” Se ve como muerto para las cosas divinas, alejado de Dios como un hábito permanente del alma (Salmo 51:5-6; Romanos 7:24).

EL PECADO MERECE EL CASTIGO DE LA LEY.

El pecado llamado “original” como las transgresiones actuales, merecen el castigo de la ley. Cada una de las cosas que condena la ley están bajo maldición, esto es evidente porque:

I.- Lo que hemos aprendido de la justicia de Dios está en la ley (Romanos 7:7-12).

II.- El juicio universal nos dice que el pecado merece intrínsecamente el castigo, todo lo que no debe ser, es digno de condenación.

III.- Cuando el Espíritu santo convence al hombre de pecado, también le convence juicio Juan 16:18.

IV.- Los hombres “Son por naturaleza hijos de ira” (Efesios 2:3).

V.- Los Niños Serán Redimidos Por Cristo.

En el caso de los niños lo mismo que el de los adultos, Cristo los redime de la maldición de la ley porque fue hecho maldición por ellos (Gálatas 3:13).

Las miserias infligidas por el pecado a los hombres es el pago justo por los pecados de éstos, y todos los justos juicios de Dios se aplican a los pecadores no justificados que permanecen en la incredulidad. Todas las tribulaciones que los creyentes justificados sufren en esta vida, son disciplinas que tienen por objeto el bien de ellos, siendo estos la expresión del amor de su Padre Celestial en la tierra.

Las miserias espirituales que el pecado trae en esta vida sobre los que no están perdonados son: Ceguedad de la mente, un juicio erróneo, grandes engaños, dureza de corazón, temor en la conciencia y pasiones viles (Romanos 1:28; 2:6; 2 Tesalonicenses 2:11).

Las miserias eternas que vienen sobre aquellos cuyos pecados no han recibido el perdón, según su comportamiento, será la separación de Dios y los más graves tormentos del cuerpo y del alma, sin intermisión en el fuego del infierno para siempre.

LOS PACTOS DE DIOS CON EL HOMBRE

En esta parte de la doctrina veremos varias cosas. La distancia entre Dios y su criatura es tan grande que Dios necesitaba acercarse a su creación. Dios hizo un pacto con Adán, este pacto fue esencialmente de obras, el hombre al pecar se hizo indigno de vivir en ese pacto, por lo que Dios le plació hacer otro pacto de modo diferente bajo la ley. ofreciendo a los pecadores vida y salvación por Cristo, exigiéndoles la fe en éste para poder ser salvos, prometiéndoles darles su Espíritu Santo a Todos aquellos que creen en Cristo.

En el Antiguo Testamento hay muchos tipos (señales) que señalan a Cristo. En el Nuevo pacto (Nuevo Testamento) las condiciones para obtener el provecho de éste son la predicación de la Palabra, y la administración de las ordenanzas (El Bautismo y la Santa Cena).

REGLAS DE LOS PACTOS DE DIOS CON EL HOMBRE.

LA OBEDIENCIA DE LA CRIATURA A SU CREADOR ES INDISPENSABLE.

La obediencia debida por la criatura a su creador es inseparable de la criatura, naciendo necesariamente de la obligación absoluta e imperativa que pertenece a la escénica de todo lo que es recto moralmente (La que debe ejercer señorío sobre la voluntad, pero no recibe autoridad de ella) y de la circunstancia de la obligación y dependencia que se involucra en el hecho de ser creado.

Ser una agente moral, creado inteligentemente, es estar bajo la obligación de obediencia a la voluntad de su dueño y Rey absoluto, de vivir para la gloria de éste.

LA PLENITUD DEL AMOR DEPENDE DE LA VOLUNTAD SOBERANA DEL CREADOR.

El goce de la plenitud y amor del Creador por la criatura, depende sólo de la voluntad y la gracia soberana del Hacedor, es por sí mismo evidente. El acto de la creación pone a la criatura bajo la obligación de obedecer a su creador, pero de ninguna manera pone al Creador bajo la obligación alguna para con su criatura. La creación es un acto de gracia y no le concede ningún derecho a la criatura para demandar mayor cantidad de ella.

EL PACTO DE DIOS CON ADAN (EL PACTO ADAMICO).

La distancia entre Dios y su criatura es tan grande, que aún cuando las criaturas racionales le deben obediencia como su creador, sin embargo, ellas no podrán nunca tener gozo de la comunión con su creador como su bienaventuranza o galardón, a menos que sea por alguna condescencia voluntaria de parte de Dios, habiéndole placido a éste expresarla por medio de un pacto (Job 9:32,33; Salmo 113:5,6; Hechos 17:24-25).

El primer pacto hecho con el hombre fue un pacto de otras (Génesis 2:16-17; Oseas 6:7; Gálatas 3:12), en él prometía la vida a Adán, y en él a su posteridad (Romanos 10:5) bajo la condición de una obediencia personal perfecta (Génesis 2:17; Gálatas 3:10).

Aquí aprenderemos que: La obediencia que la criatura debe a su creador es esencial e inseparable de él mismo. Que el goce de la ternura y amor del creador por la criatura, se debe a la gracia libre y soberana, y depende sólo de la voluntad de su hacedor.

En el caso de los hombres y los ángeles, le ha placido a Dios prometer sus beneficios trascendentales bajo ciertas condiciones a cuyas promesas condicionales se les llama pacto. En el primer pacto con la humanidad, Dios trató con Adán como el representante de sus descendientes, siendo la promesa de este pacto la vida; la condición, una obediencia personal y perfecta.

A LAS PROMESAS CONDICIONALES DE DIOS SE LES LLAMA PACTO.

En el caso de los ángeles y los hombres, le ha placido a Dios prometer sus beneficios trascedentales bajo ciertas condiciones, y a estas promesas condicionales se les llama pacto. Algunos alegan que el pacto de Dios con el hombre no se le llama explicitamente “pacto,” a esta objeción se puede decir que.

I.- LA VOLUNTAD DEL HOMBRE.

Aun cuando no se consultó la voluntad de Adán, es indudable que la voluntad de éste consintió a ésta disposición y a todos los términos de ella, y en este consentimiento comprende todos los elementos de un pacto.

II.- A TRANSACCIONES SEMEJANTES, SE LES LLAMA PACTOS EN LA BIBLIA.

Si las “transacciones” semejantes se les llama “pacto” en la Biblia. Si las transacciones de Dios con Noé (Génesis 9:11-12), y con Abraham (Génesis 17:1-21), fueron pactos, entonces la transacción con Adán en el jardín de Edén también lo fue.

El análisis de un pacto de los elementos siguientes:

A.- Las Partes.

B.- La Promesa.

C.- Las Condiciones.

D.- La Pena.

DIOS TRATO CON ADAN COMO REPRESENTANTE DE LA HUMANIDAD.

En el primer pacto con la humanidad, Dios trató con Adán como el representante de todos sus descendientes. Las partes son entonces Dios y Adán, representando éste último a la raza humana. El que Adán obrara como representante de la humanidad de tal manera que ésta estaba unida a Adán en el mérito o desmérito, en la recompensa o penalidad inherente a su conducta, ya hemos comprobado que es una doctrina bíblica, por lo que ya no ahondaremos en ella.

EL CUMPLIMIENTO DEL PACTO ERA LA VIDA.

La promesa era la vida. La condición era la obediencia perfecta, y la pena: la muerte. A éste pacto de Dios con Adán se le llama de varias maneras, pero la mayoría le llama o dice que era un “pacto de obras.” Ya que esa era la condición (se le distingue del pacto de gracia en el que descansa nuestra salvación). A este pacto también se le llama “Pacto de Vida,” porque la vida era prometida bajo la condición de la obediencia. Otros le llaman “Pacto Legal,” porque exigía el cumplimiento literal de las demandas de la ley moral como la condición para alcanzar este favor de Dios. Es pacto en su esencia también era un pacto de gracia, porque en él se prometía la vida en la comunión de Dios.

I.- EL CUMPLIMIENTO DE LA PROMESA ERA LA VIDA.

El que la promesa del pacto era la vida puede probarse por:

A.- Su Naturaleza.

La naturaleza de este pacto estaba en estos términos:

1.- La obediencia estaba ligada a la vida.

2.- La desobediencia estaba ligada a la muerte.

B.- Es Un Pacto Enseñado En La Biblia.

Esta doctrina del pacto Adámico es enseñada claramente en muchos pasajes de la Biblia. Pablo nos dice en Romanos 10:5Porque de la justicia que es por la ley, Moisés escribe así: El hombre que haga estas cosas, vivirá por ellas.” Pero también hay mas textos, léase también: Levítico 18:5; Nehemías 9:29; Mateo 19:16; Gálatas 3:2.

II.- LA VIDA QUE SE PROMETIA, NO ERA LA MERA CONTINUACION DE LA EXISTENCIA.

Por el contexto sabemos que la vida que se prometía no era la mera continuación de la existencia; tenía que ser algo más que la mera existencia, esto es claro porque:

A.- La Muerte No Era La Mera Extinción De La Existencia.

La muerte con la que el hombre fue amenazado, no era la mera extinción de la existencia. La muerte como castigo en este pacto era la pérdida de la comunión con Dios. La vida que se ofrecía debía ser entonces, la comunión divina como en el mejoramiento y felicidad resultante de ella.

B.- No Solo Estaba En Riesgo la Mera Existencia.

La mera existencia no era lo único que estaba en riesgo. Era el carácter y no la existencia continuada lo que Dios hizo depender de la obediencia.

C.- La Vida y La Muerte Se Usan En La Biblia Como Estados Espirituales.

Las palabras vida y muerte, se usan en la Biblia constantemente para distinguir estados espirituales, opuestos y definidos, que dependen de la relación que sostiene el alma con Dios (Juan 5:24; 6:47; Romanos 6:13; 11:15; Efesios 2:1-3; 5:14; Apocalipsis 3:1).

III.- LA BENDICION DEL PACTO ERA LA OBEDIENCIA ABSOLUTA.

Vemos que la condición para el cumplimiento del pacto era la obediencia perfecta. Podemos verlo en el hecho de que:

A.- La Ley Divina No Puede Exigir Menos.

Todo lo recto por su misma esencia es obligatorio, por lo tanto la ley divina no puede exigir menos que la obediencia perfecta. Santiago nos dice que: “Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos.” Santiago 2:10. Vease también Gálatas 3:10 y Deuteronomio 27:26.

B.- En La Prohibición Fue Puesta a Prueba La Obediencia.

Aquí podemos ver también el hecho de que la prohibición de comer del árbol de la ciencia del bien y del mal, cosa en si misma indiferente, fue puesta como prueba de obediencia tan sencilla como absoluta y sin límites.

IV.- LA PENA ESTIPULADA EN ESTE PACTO ERA LA MUERTE ESPIRITUAL.

En la Biblia se nos dice claramente que la pena estipulada en este pacto era la muerte: “porque el día que de él comieres, ciertamente morirás,” (Génesis 2:17). Esta palabra “morirás” no se emplea para denotar un estado de existencia o la separación entre el cuerpo y el alma, esto lo sabemos porque:

A.- Hasta despues de algunos siglos, despues que murieron espiritualmente nuestros primeros padres, se verificó en ellos la terminación de la existencia terrena de estos.

B.- La Biblia habla de un estado de “muerte”, al describir la condición moral y espiritual en que nacen los decendientes de Andán y de la que son librados los creyentes en Cristo (Juan 5:24; Efesios 2:1-5; 5:14; Apocalipsis 3:1).

Esta muerte es la causa del desarrollo del pecado y la miseria, siendo esto el resultado de haberse el hombre apartado de la única fuente de vida. La muerte espiritual invade a toda persona en su cuerpo y alma, y esto durará por todo el tiempo que la causa (el pecado) exista.

EL PACTO DE LA GRACIA (EL SEGUNDO PACTO).

El hombre (por su caida) se hizo indigno de la vida, por lo que complació a Dios hacer un nuevo pacto (Génesis 3:15; Isaías 42:6; Romanos 8:3; Gálatas 3:21), llamado de gracia, por medio del cual Dios ofrece libremente a los pecadores vida y salvación por Cristo, pidiendo (exigiendoles) la fe en él (cristo) para que puedan ser salvos (Marcos 16:15-16; Juan 3:16), prometiendo dar su Espíritu Santo a todos aquellos que han creido (Ezequiel 36:26-27; Juan 6:37-44).

Este pacto de gracia se menciona con frecuencia en las escrituras (mencionado por los cristianos como Nuevo Testamento), hablando de la muerte de Jesucristo como el testador, y a la herencia con todas las bendiciones a que estan ligadas (Lucas 22:20; 1 Corintios 11:25; Hebreos 7:22; 9:15-17).

Habiendo perdido Adán y toda su desendencia el derecho al cumplimiento de la promesa original, cuya condición era la obediencia perfecta y habiendo caido bajo el castigo por la desobediencia, el hombre qudaría perdido para siempre a menos que el antiguo pacto no fuera modificado o se le agregara alguna cláusula suplementaria. La humanidad no podía salvarse sino por una intervención nueva y misericordiosa de Dios. Dios mismo tenía que intervenir en la salvación del hombre, pero tenía que ser sobre un plan definido y sobre condiciones proclamadas y cumplidas claramente. Esto es debía haber un nuevo pacto que trajera la vida a los que había de ser salvos por él. Estas condiciones debía ser diferentes de las del Antiguo Pacto. La Biblia nos revela este nuevo pacto (testamento), quqien hace la promesa, a quienes se las hace y las condiciones de este nuevo pacto.

El método de salvación ofrecido por el evangelio no cede el principio de la obediencia perfecta, ni tampoco rebaja los térmonos de la ley. Cristo cumplió el Antiguo Pacto de una manera absoluta, y por lo que él hizo, ponemos nuestra fe y confianza en este pacto, y de este modo somo hechos participantes de su justicia y los beneficios de la gracia. La fe no es obra que Cristo quiere aceptar, la fe es para nosotros, la fe es la mano con la cual asimos a Cristo nuestro redentor, él es el fundamento verdadero de la salvación.

En la administración misericordiosa de éste pacto, Cristo “El Mediador”, ofrece las bendiciones alcanzadas por él a todos los hombres por medio de la fe, y él promete a los que así hagan, gozarán de esta salvación, y él queda como fiador y mediador de su pueblo asegurando la salvación de ellos.

Hay personas que dicen que este nuevo pacto es en realidad dos: La redención y la gracia. Pero la Biblia nos deja bien claro que son dos cosas de un solo pacto. Cristo administra este pacto en las ofertas y ordenanzas de su evangelio, y por medio de Su Espíritu Santo, podemos decir que el pacto de la gracia es adminstrado por Cristo a favor de su pueblo.

LA SALVACION ES UN ACUERDO ENTRE LA TRINIDAD (PADRE, HIJO Y ESPIRITU SANTO)

La base de la redención humana es un acuerdo personal entre el Padre, representando a la divinidad y el Hijo, que representa a todos los redimidos como mediador y responderá por ellos reuniéndolos en un futuro a todos en su persona (mas adelante veremos la participación del Espíritu Santo).

I.- LA BIBLIA ENSEÑA CLARAMENTE QUE EL PADRE Y EL HIJO ESTAN DE ACUERDO EN LA SALVACION.

La Biblia nos muestra que el Padre y el Hijo están de acuerdo en la salvación, veamos lo que tiene que ver este acuerdo

A.- Están de Acuerdo quienes han de ser salvos (los que crean).

B.- Están de Acuerdo en qué debe hacer Cristo para que lo sean.

C.- Están de Acuerdo como debe hacerse la salvación personal.

D.- Están de Acuerdo en las bendiciones y ventajas que traerá la salvación.

E.- Están de Acuerdo en cuanto a las recompennsas que serán alcanzadas por el mediador como resultado de su obediencia.

II.- LA BIBLIA NOS ENSEÑA QUE DIOS PROMETIO GRAN BENDICION AL MEDIADOR.

Las escrituras dicen que el Padre prometió al mediador la salvación de su simiente como recompenza de los trabajos de su alma. En otras palabras, Dios le prometió al mesías que bendeciría a todos los que creyeran en él (Salmo 89:3-4; Isaías 53:6-11).

III.- HAY RECOMPENSA PARA EL MEDIADOR POR SU OBEDIENCIA.

Cristo se refiere con frecuencia a la comisión anterior que había recibido de su Padre (Lucas 22:29; Juan 10:18), y pide la recompensa estipulada sobre el cumplimiento de dicha comisión (Juan 17:4-5).

IV.- LA RECOMPENSA DEL MEDIADOR.

Cristo como mediador asegura constantemente -y la gloria esperada por este pueblo-, le serán dadas por el Padre.

LAS PROMESAS DEL NUEVO PACTO PARA EL MEDIADOR.

Las promesas de este pacto para el mediador (Cristo), eran.

I.- TODA LA PREPARACION QUE CRISTO NECESITABA PARA LLEVAR A CABO SU OBRA.

Isaías 43:1-7; Hebreos 10:5.

II.- TODA LA AYUDA NECESARIA PARA SU OBRA.

Lucas 4:18 y 22:43.

III.- UNA RECONPENSA GLORIOSA.

A.- En su propia persona como mediador (Salmo 110:1; Juan 5:22)

B.- En Dios puno bajo su mano la administración universal de las gracias y bendiciones del pacto (Mateo 13:18; Juan 1:12; 7:39; 17:2; Hechos 2:33).

C.- En que es el administrador de la salvación de los pecadores arrepentidos, incluyendo todas la preparaciones de la gracia, tanto generales como especiales: la regeneración, justificación, santificación, perseverancia y la gloria venidera (Isaías 35:10; 53:10-11; Jeremías 31:33; 32:40; Tito 3:5-6).

LAS CONDICIONES DEL PACTO PARA EL MEDIADOR.

I.- Que El Cristo debería nacer de una mujer sujeto a la ley (Gálatas 4:4-5).

II.- Que asumiría para si mismo y en descargo para los elegidos que representa, todas las condiciones del primer pacto y las responsabilidades anexas a ese primer pacto (Mateo 5:17-18).

A.- Prestando la obediencia perfecta, que era la condición del antiguo pacto (Salmo 40:8; Isaías 42:21; Mateo 19:17; Juan 8:29; 9:4-5).

B.- Sufrir la pena de muerte que había traido el infringir el pacto de obras (Isaías 53; 2 Corintios 5:21; Gálatas 3:13; Efesios 5:2).

EL MEDIADOR (CRISTO) ES ADMINISTRADOR DE LOS BENEFICIOS DEL NUEVO PACTO.

Cristo como Rey mediador, administra a su pueblo los beneficios de su pacto, y por su providencia y Espíritu hace que ellos reciban las bendiciones conforme a su voluntad. Estos beneficios él los ofrece a todos los hombres en el evangelio El los concede sin otra condición que el recibimiento de ellos, y como fiador de ellos, está empeñado en hacer todo lo que depende de su gracia o medios a su alcance a favor de ellos.

En toda la esfera de nuestra experiencia vemos que cada deber cristiano es una gracia, pues sólo podremos llenar las condiciones de la fe y el arrepentimiento. Todas las gracias cristianas traen consigo deberes análogos. Digámoslo así: Cristo alcanzó la salvación para nosotros, y nos la aplica; nos ofrece gracia y vida eterna bajo ciertas condiciones, y nos da tanto las condiciones como la gracia y la vida eterna. El nos da lo que espera que tengamos. Nos pide lo que al mismo tiempo nos da. Desde el punto de vista humano, la fe y el arrepentimiento son deberes y experiencias de la gracia -siendo estos los síntomas de la salvación-, siendo estos los instrumentos por los que la salvación puede alcanzarse.

Vistos en con el pacto de gracia, son elementos de la promesa del Padre al Hijo, conforme a la obra mediadora de Cristo. Vistos con referencia a la salvación, son el índice del principio de ella y su conclusión.

Según el modo como administra Cristo su pacto en la actualidad, este, bajo cierto aspecto es análogo a un testamento que se ejecutará cuando muera el testador. Así es que la palabra “Testamento” (Hebreos 9:16-17), representa bien el significado de la voz griega diaJhkh (Diatheke). Sin embargo Cristo es un mediador que siempre vive y siempre obra; es el mismo ayer, hoy y por siempre y por esta razón la palabra diaJhkh (Diatheke) cuando se refiere a la administración del pacto, ha sido traducida “pacto” en lugar de “Testamento” (2 Corintios 3:6-14; Gálatas 3:15; Hebreos 7:22; 12:24; 13:20).

ADMINISTRACION DEL PACTO DE DIOS CON EL HOMBRE.

El pacto de Dios con el hombre ha sido administrado de un modo diferente bajo la ley [Antiguo Testamento], y en el tiempo del evangelio [Nuevo Testamento] (2 Corintios 3:6-9). Bajo la ley se administraba por promesas, profecías, sacrificios, la circuncisión, el cordero pascual y otros tipos y ordenanzas entregados al pueblo judío y que señalaban a Cristo que había de venir (Romanos 4:11; 1 Corintios 5:7; Colosenses 2:11-12 y 17; Hebreos caps 8 y 9), siendo estos suficientes y eficaces para los de aquel tiempo por la operación del Espíritu Santo, instruyendo y edificando a los creyentes por la fe en el Mesías prometido (Juan 8:56; 1 Corintios 10:1-4; Hebreos 11:13), por quien tenemos plena remisión de pecados y salvación eterna (Gálatas 3:7-9, 14).

Bajo el evangelio, donde se presenta Jesucristo como La Palabra y la sustancia (Colosenses 2:17), las ordenanzas por las que se dispensa ahora el pacto son: la predicación de la palabra, la administración de los sacramentos del Bautismo y de la Santa Cena (Mateo 28:19-20; 1 Corintios 11:23-25; 2 Corintios 3:7-11) y aun cuando solamente son dos (pocas en número) y se administran con mayor sencillez y menos gloria exterior -si las comparamos con los rituales del Antiguo Testamento-, sin embargo, en ellas se presenta con más plenitud, evidencia y eficacia espiritual (Hebreos 12:22-28, véase o comparece con Jeremías 31:33-34) a todas las naciones, así a los judíos como a los gentiles (Mateo 28:19; Gálatas 3:7-9, 14-16 Efesios 2:15-19). Con todo, como ya hemos visto no son “dos pactos” de gracia diferentes, sino uno solo bajo diferentes dispensaciones (Hechos 15:11: Romanos 3:30: Gálatas 3:14-16).

En esta sección aprenderemos que el pacto de la gracia desde el principio ha sido en su esencia el mismo, no obstante los cambios externos que ha sufrido en su administración. Que bajo la antigua dispensación. Este pacto fue administrado por tipos y ordenanzas simbólicas que tipificaban al Cristo que había de venir, y que tal arreglo se estableció casi exclusivamente para la nación judaica.

EL PACTO BAJO LAS DOS DISPENSACIONES.

Aquí para empezar trataremos la palabra “Dispensación”, esta significa, quitar una obligación. Así el pacto administrado en las dos dispensaciones es bajo todos aspectos el mismo en esencia y vemos que.

I.- CRISTO FUE SALVADOR DE LOS HOM3RES ANTES DE SU VENIDA.

Cristo era el Salvador de los hombres antes de su venida, y el salvó entonces bajo los mismos principios que lo hace ahora. “El cual fue muerto desde el principio del mundo” (Apocalipsis 13:8). “Una propiciación por los pecados pasados” (Romanos 3:25; Hebreos 9:15). El fue prometido tanto a Adán como a Abraham como salvador del mundo (Génesis 3:15; 17:7; 22:18).

Fue presentado simbólicamente y profetizado por medio de tipos, por las diversas ceremonias y especialmente por el sistema de sacrificios en el templo (Colosenses 2:17; Hebreos 10:1-10). Todos los profetas profetizaron de él como de un Salvador (Hechos 10:43).

II.- LA FE SIEMPRE FUE LA CONDICION PARA SER SALVO.

La fe era la condición para ser salvos bajo el antiguo pacto lo mismo que lo es ahora (Salmo 2:12; Hebreos 2:4). A aquellos que tuvieron fe en el Antiguo Testamento en el Mesías prometido, se les presenta en el Nuevo Testamento como modelos de creyentes en el Antiguo Testamento (Romanos 4; Hebreos 11).

III.- LAS PROMESAS SON LAS MISMAS EN LOS DOS TESTAMENTOS.

Las mismas promesas de misericordia y gracia espiritual y las bendiciones eternas concedidas en el antiguo son concedidas ahora (Comparece Génesis 17:7 con Mateo 22:32; y Génesis 22:18 con Gálatas 3:16; véase también Job 19:25-27, Salmo 16:51; 73:24-26; Isaías 43:25; Ezequiel 36:27; Daniel 12:2-3).

LA ADMINISTRACION DEL PACTO SE HA IDO ACLARANDO.

Bajo la antigua dispensación el pacto de gracia fue administrado con crecimiento progresivo de claridad y plenitud. Este pacto se aclara desde la caída de Adán , y recorre todo el Antiguo Testamento, pasando por todos los tipos, hasta llegar a la iglesia, poniendo promesas nuevas, siendo sellada y apartada como novia de su redentor, veamos como lo describe la Biblia a través de sus paginas:

I.- DESDE ADAM HASTA ABRAHAM EN LA PROMESA HECHA A LA MUJER.

Génesis 3:15. Aquí vemos la institución del sacrificio sangriento y sobre todo las apariciones visibles y constantes de Jehová a su Pueblo.

II.- DE ABRAHAM HASTA MOISES.

De Abraham hasta Moisés, las promesas hechas a Abraham son más definidas (Génesis 17:7 22:18), los creyentes (y la iglesia Romanos 4:16) son separados del mundo por un acto especial (la fe) cuyo sello por el momento es la circuncisión.

III.- DE MOISES A CRISTO.

De Moisés a Cristo, el rito simple y primitivo del sacrificio se desenvuelve hasta llegar a ser el laborioso y significativo simbolismo del servicio del Templo El pacto se enriqueció con promesas nuevas, y los creyentes fueron separados con nuevas barreras siendo el sello distintivo de esta etapa, La Pascua.

LA DISPENSACION ACTUAL ES SUPERIOR A LA ANTIGUA.

Veamos el por que decimos que la actual dispensación es superior a la antigua:

I.- DIFERENCIAS.

La antigua dispensación fue administrada por Moisés -que era un siervo- la presente es administrada visible y directamente por Cristo, quien es como hijo en su propia casa (Hebreos 3:5-6).

II.- LO OCULTO Y LO REVELADO.

La verdad estaba oculta en parte, y en parte revelada en los tipos y símbolos, Ahora se revela bajo la forma de historia clara y de enseñanzas didácticas.

III.- LOS LIMITES DE LA ANTIGUA DISPENSACION.

La Antigua dispensación tuvo que ser aumentada grandemente, tanto cuando podía [por eso hay una nueva] por la encarnación de Cristo como por la misión de Espíritu Santo,

IV.- LAS DIFERENTES SEREMONIAS.

La Antigua dispensación estaba sobrecargada con ceremonias carnales (sacrificios cruentos con derramamiento de sangre) La dispensación presente es espiritual.

V.- LOS LIMITES DE LA PRESENTE DISPENSACION.

La anterior dispensación estaba circunscrita a un pueblo (el pueblo judío), la presente, quitando las barreras de las organizaciones nacionales, abarca toda la tierra.

VI.- LA DURACION DE CADA DISPENSACION.

El anterior método de administración era preparatorio. El Presente es final por lo menos en lo que concierne al orden actual del mundo. Sólo cederá el lugar a la administración eterna que hará el Cordero en los cielos nuevos y en la tierra nueva cuando sean reunidas todas las cosas, tanto las que están en los cielos como las que están en la tierra (Efesios 1:10), pero de esto sabemos poco por ahora.

LA SALVACION DEL HOMBRE

CRISTO EL MEDIADOR

(SOTEROLOGIA)

Esta parte de la doctrina se basa en la palabra griega swthr (SOTER),que quiere decir Salvador, y de eso trata esta sección de la doctrina, de la salvación del hombre, Pero no solo veremos lo correspondiente a la “salvación” del hombre sino también a lo que se ha llamado: EL LIBRE ALBEDRIO,EL LLAMAMIENTO EFICAZ, LA JUSTIFICACION, LA FE SALVADORA, EL ARREPENTIMIENTO PARA VIDA, y LA ADOPCION, Incluimos en esta parte de la doctrina también la doctrina de la salvación, la Santificación, las buenas obras, la perseverancia de los santos y la seguridad de la salvación. Estas cuatro ultimas doctrinas nos pueden parecer que pertenecen al capitulo anterior, pero lo hemos incluido aquí porque pensamos que están muy relacionadas con el resultado de el ser salvo.

CRISTO COMO MEDIADOR.

Esto ya lo hemos visto en al capítulo de las obras de Cristo, solo lo mencionaremos de paso por la importancia que tiene Cristo en la salvación del hombre.

Ya hemos visto que Dios quiso en su propósito eterno, escoger y ordenar al Señor Jesucristo. su unigénito Hijo para que fuese mediador entre Dios y el hombre (Isaías 42:1: l Timoteo 2:15 l Pedro 1:19-20) y como tal, él es Profeta (Deuteronomio 18:15 Hechos 3:22), Sacerdote (Hebreos 5:5-6), Rey (Salmo 2:6), Salvador y Cabeza de la iglesia (Efesios 5:23), Heredero de todas las cosas (Hebreos 1:2) y Juez de todo el mundo (Hechos 17:31)Desde la eternidad le dio Dios un pueblo para que fuese su simiente (Salmo22:30: Isaías 53:10: Juan 17:6), para que a su debido tiempo redimiera al hombre, lo llamara, justificara, santificara y glorificara (Isaías 55:4; 1 Corintios 1:30; 1 Timoteo 2:6).

Ahora recordaremos que:

I.- Que el Jefe de la Iglesia redimida con quien se hizo el pacto es el Dios-Hombre, El Señor Jesucristo: el Verbo hecho carne. Este fue señalado divinamente para que fuera el mediador entre Dios y el hombre.

II.- Que el oficio de mediador, en cuyo oficio Cristo lleva a cabo nuestra redención, comprende tres funciones distintas: la de Profeta, la de Sacerdote y la de Rey.

III.- Que Cristo como mediador, es Jefe y Salvador de la iglesia, Heredero de todas las cosas y Juez de todo el mundo

Como una aclaración diremos que MEDIADOR es aquel que interviene entre las partes litigantes con el objeto de reconciliarlas. La palabra se aplica algunas veces a alguna parte independiente y desinteresada a quien se llama para arbitrar en una dificultad; otras veces se aplica a un mensajero o agente que depende de alguna de las partes contendientes y se ocupa en llevar proposiciones a la otra En este sentido, Moisés fue mediador entre Dios y el pueblo de Israel (Deuteronomio 5:5: Gálatas 3:19).Algunas veces se aplica la palabra al intercesor que la parte débil emplea para influenciar a la mas fuerte. La Biblia aplica dicha palabra a Cristo en un sentido más elevado que cualquiera de los que hemos enumerado. La Biblia nos enseña que Cristo interviene entre Dios y el hombre no sólo para solicitar la paz, sino que revestido de un poder plenipotenciario, puede hacer todo lo necesario para negociar la paz y asegurarla.

CRISTO DIOS-HOMBRE.

El Hijo de Dios, segunda persona de la Trinidad, siendo verdadero y eterno Dios, igual y de una sustancia con el Padre, habiendo llegado la plenitud del tiempo, tomó sobre si la naturaleza del hombre (Juan 1:1, 14; Galatas 4:4; Filipenses 2:6; la Juan 5:20). Con todas sus propiedades esenciales y con sus debilidades comunes, pero sin pecado (Hebreos 2:17 y 4:15). Fue concebido por el poder del Espíritu Santo en el vientre de la virgen María, de la sustancia de ésta (Lucas 1:27, 31, 35, Hechos 17:31; Galatas 4:4) Así, dos naturalezas perfectas y distintas, la divina y humana, se unieron inseparablemente en una persona, pero sin conversión, composición o confusión alguna (Lucas 1:35; Romanos 9:5: Colosenses 2:9; 1 Timoteo 3:16) Este mediador es verdadero Dios y verdadero hombre, un Cristo, el único mediador entre Dios y el Hombre (Romanos 1:3-4: 1 Timoteo 2:5).

LA NATURALEZA HUMANA DEL MEDIADOR.

Como esto ya lo hemos visto solo veremos que, El Señor Jesús, en su naturaleza humana unida así a la divina, fue ungido y santificado con el Espíritu Santo sobre toda medida (Salmo 45:7: Juan 3:24) poseyendo todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento (Colosenses 2:3), en el habita toda la plenitud (Colosenses 1:19), a fin de que siendo santo, inocente, inmaculado, lleno de gracia y de verdad (Juan 1:14 Hebreos 7:26), fuese del todo apto para desempeñar los oficios de mediador y fiador (Hechos 10:38; Hebreos 7:22; 12:24). Cristo no tomo para si mismo estos oficios, sino que fue llamado para ello por su Padre (Hebreos 5:5), quién puso en él todo juicio y poder, y le autorizó para que desempeñara tales oficios(Mateo 28:18; 5:22, 27).

El Señor Jesús, con la mejor voluntad tomó para si estos oficios (Salmo 40:7-8: Filipenses 2:8) y para desempeñarlos se puso bajo la ley (Gálatas 4:4), la cumplió perfectamente (Mateo 3:15: 5:17), padeció los más crueles tormentos y penas en su alma (Mateo 26:37-38; 27:46) y en su cuerpo (Mateo 26:27), fue crucificado y murió (Filipenses 2:8), fue sepultado y permaneció bajo el poder de la muerte, aun cuando no vio corrupción (Hechos 2:24, 27; 13:37). Al tercer día se levantó de entre los muertos (1 Corintios 15:4) con el mismo cuerpo que tenia cuando sufrió (Juan 20:25-27), con el cual también ascendió al cielo y se sentó a la diestra del Padre (Marcos 16:19). Allí intercede por su pueblo (Romanos 8:34; Hebreos 7:25), y cuando sea el fin del mundo volverá para juzgar a los hombres y a los ángeles (Mateo 13:40-42; Hechos 1:11; 10:42; Romanos 14:9; Judas 6; véase también 2 Pedro 2:4).

EL SACRIFICIO PERFECTO DEL MEDIADOR.

El Señor Jesucristo, por su perfecta obediencia y por el sacrificio de si mismo que ofreció una sola vez por el Espíritu eterno de Dios, ha satisfecho plenamente la justicia de su Padre (Romanos 3:25-26; 5:19; Efesios 5:2; Hebreos 9:14; 10:14), compró para ellos que éste le había dado, no sólo la reconciliación, sino también una herencia eterna en el reino de los cielos (Juan 17:2; Efesios 1:11-14; véase también Hebreos 9:12-15).

Aun cuando la obra de la redención no se efectuó sino hasta la encarnación, sin embargo, la virtud, la eficacia y los beneficios de ella, se comunican a los salvos en todas las épocas desde el principio, en las promesas, tipos y sacrificios, y por medio de estas cosas, por las cuales Cristo fue revelado y designado como la simiente de la mujer que quebrantaría la cabeza de la serpiente, y como el cordero inmolado desde el principio del mundo; siendo él, el mismo ayer, hoy y por siempre (Genesis3:15; Gálatas 4:4-5; Hebreos 13:8: Apocalipsis 13:8).

EL MEDIADOR Y LA SALVACION.

A todos aquellos que creen en Cristo, Cristo alcanzó redención cierta y eficazmente les aplica y comunica la misma (Juan 6:37-39; 10:16)haciendo intercesión por ellos (Romanos 8:34; 1 Juan 2:1) revelándoles en la palabra y por medio de ella los misterios de la salvación (Juan 15:15; 17:6; Efesios 1:9) persuadiéndoles por su Espíritu a creer y a obedecer, gobernándolos por su palabra y Espíritu (Juan 17:17; Romanos 8:9, 14; 15:18-19; 2 Corintios 4:13), venciendo a todos sus enemigos por su gran poder y sabiduría, de la manera y por los caminos que están más en conformidad con su maravillosa e inescrutable dispensación (Salmo 110:1; Malaquías 4:2-3: 1 Corintios 15:25-26 Colosenses 2:15).

LA LIBRE ELECCION DEL HOMBRE

(EL LIBRE ALBEDRIO)

LA LIBRE VOLUNTAD DEL HOMBRE.

Dios ha dotado la voluntad del hombre de una libertad natural, que no es forzada ni determinada hacia el bien o hacia el mal, por ninguna necesidad absoluta de la naturaleza (Deuteronomio 30:19: Santiago 1:14:vease también Juan 5:40).

Esta parte de la doctrina básica enuncia una gran verdad fundamental enseñada por la conciencia propia y la revelación, haciendo posible la existencia del gobierno moral, a saber: la de que el hombre al ser creado fue dotado con la facultad inalienable de determinarse por sí mismo, es decir, con el poder de hacer o no hacer, y de obrar conforme a lo que antela completa consideración del caso, quiera hacer. Hay tres opiniones generales acerca de este asunto y son las siguientes:

Primeramente se considera que las acciones de los hombres son determinadas directamente por las oportunidades y circunstancias externas, bajo la ley de la necesidad que gobierna los movimientos de los agentes materiales.

Segundo, los que consideran la voluntad humana, diciendo que el hombre posee la capacidad misteriosa de determinarse por si mismo, independientemente de todos los juicios de la inteligencia y de los afectos del corazón, y del estado completo del hombre al momento en que se decide.

Por último, la que dice que el alma humana, incluyendo los instintos, las ideas, juicios, afectos y tendencias de esta, tiene la facultad de decidirse por si misma, esto es: Que el alma decide en cada caso según le place y conforme a sus apreciaciones del hecho.

EL HOMBRE ES RESPONSABLE DE SUS ACTOS.

Por conciencia universal de los hombres con respecto a su propia actividad, y por lo que podemos observar en los demás. Tenemos la conciencia de que poseemos la facultad de determinar nuestras acciones independientemente de todas las influencias externas. En cada caso de elección deliberada, tenemos conciencia de que podíamos haber escogido lo contrario si lo hubiéramos deseado, a pesar de que las circunstancias externas fueran las mismas

Vemos a nuestros compañeros los hombres -a semejanza de nosotros-, poseen sin excepción alguna, la facultad de obrar de diferentes maneras bajo las mismas circunstancias, incluyendo todas las relaciones que son gobernadas por agentes personales

Por lo anterior se prueba que el hombres se siente responsable de sus acciones ante su conciencia y su Dios. Es evidente que esto no seria así, si la actividad del hombre fuera determinada por circunstancias, y no libremente por él mismo

Se ha dicho que el hombre “puede” elegir sin relación alguna a sus juicios o inclinaciones, pero esto no es verdad, porque entonces el hombre no seria culpable de lo que hace, y esto no concuerda con la Biblia.

EL HOMBRE POSEE LA FACULTAD DE ELEGIR.

Este término es el más apropiado para hablar del “Libre Albedrío” (ya que en cierta manera el hombre predio su libre albedrío al pecar). Pero esta facultad de elegir nos dice que el hombre posee la facultad inalienable (que es parte de si, que no se puede separar) de escoger lo que ante la consideración de todo el caso juzga recto o deseable por lo que podemos ver cuatro cosas.

I.- EL HOMBRE ESCOGE LIBREMENTE LO OUE OUIERE.

Por la consideración de que mientras nosotros tenemos la conciencia de que en cada acto deliberado de elección podíamos determinarnos a elegir lo contrario, no obstante que las circunstancias externas sean las mismas, siempre sentimos que nuestra elección fue determinada por la suma total de nuestras apreciaciones, tendencias y sentimientos en cada caso dado.

El hombre escoge libremente lo que quiere escoger. Si escogiera de otro modo no seria libre. El deseo en su principio es determinado por el estado intelectual y emocional afectivo del hombre en el momento dela elección.

II.- EL HOMBRE NO PUEDE LIBRARSE POR SI MISMO.

Es claro que si la voluntad humana decidiera en un caso dado en oposición a todas las apreciaciones de la razón, y todos los deseos del alma, por más libre que fuera la voluntad, no por esto dejaría el hombre de ser un esclavo despreciable del poder irracional e inmoral dela misma.

III.- EL HOMBRE EN SUS ELECCIONES SE PUEDE EQUIVOCAR.

Todo hombre cree que el carácter moral y racional de hecho resulta del propósito o deseo, y del estado interno de corazón y la mente que determinan el acto. Si un hombre quisiera en un acto dado obrar en oposición a todos los juicios de su razón y a sus inclinaciones de cualquier género que sean, es claro que tal acción no sería racional ni moral, y el hombre con relación a tal acto no sería libre ni responsable.

IV.- CRISTO LA OPCION A ELEGIR.

Aun si el hombre pudiera obrar independientemente de su pecado, su vida no sería gobernada por Dios (Dios respeta nuestra vida), ni pueden ser gobernadas por los hombres. Cristo nos dijo que el carácter del hombre se forja en si mismo , y nos dijo que el árbol bueno produce buen fruto, y que la única manera de cambiar el carácter de una acción es cambiar el carácter permanente o el hábito o tendencia moral que Cristo pone en nosotros (Mateo 7:16-20; 12:33-35).

EL LIBRE ALBEDRIO DEL HOMBRE Y COMO LO PERDIO POR EL PECADO.

El hombre en su estado de inocencia, tenía libertad y poder para querer y hacer lo que es bueno y agradable a Dios (Génesis 1:26 Eclesiastés 7:29), pero era mudable y podía caer de dicho estado (Génesis 2:16-17 y 3:6).

El hombre, por su caída a un estado de pecado, predio completamente toda capacidad para querer algún bien espiritual que acompañe a la salvación (Juan 15:5; Romanos 5:6), así como hombre natural está enteramente opuesto a ese bien (Romanos 3:10-12), y muerto en el pecado (Efesios 2:1 y 5: Colosenses 2:13), no puede por su propia fuerza convertirse a si mismo o prepararse para ello (Juan 6:44 y 65; 1 Corintios 2:14; véase también Efesios 2:2-5 Tito 3:3-5).

Cuando Dios convierte a un pecador y le pone en estado de gracia, le libra de su estado de servidumbre natural bajo el pecado (Juan 8:34-36; Colosenses 1:13), y es solamente por su gracia capacita al creyente para querer y obrar libremente en lo que es bueno y espiritual (Romanos 6:18; Filipenses 2:13). Sin embargo, por razón de la corrupción que aun queda, el converso no quiere ni perfecta, ni únicamente lo que es bueno, sino también lo que es malo (Romanos 7:15; Gálatas 5:17),

El Libre albedrío del hombre por lo tanto fue afectado, ya no puede elegir entre “Lo bueno” y “Lo malo”, El hombre solo puede elegir “lo bueno”, [no puede elegir “Lo malo” porque ya está en el mal, es decir ya está en le pecado], y solamente estando en el estado de la gracia (Efesios 4:13: Judas 24) podía escoger lo bueno.

Lo que hemos dicho aclaran principalmente las varias condiciones que caracterizan al llamado “Libre Albedrío” del hombre en los diferentes estados de éste, a saber: De inocencia, de pecado hereditario, de gracia y gloria. En todos estos estado el hombre es completamente libre y responsable, escogiendo o rehusando en cada caso lo que prefiere según sus apreciaciones del todo. Los actos de voluntad del hombre siempre son como sus deseos. Sus deseos se determinan por las tendencias, hábitos y gustos permanentes de su carácter Es responsable de sus deseos, porque estos son determinados por la naturaleza y rasgos permanentes de su alma. Es responsable de estos últimos porque ellos son las tendencias y cualidades de su naturaleza, Si estas son inmorales, él y sus acciones lo son también Si son santas él y sus acciones lo serán.

Cuando se dice que el hombre es un agente libre, significa que:

Que tiene la facultad de producir sus acciones, que se mueve a si mismo y que no es movido simplemente por lo que está fuera de él.

Que siempre se decide a hacer lo que según las apreciaciones presentadas por su inteligencia en un caso y momento dado desea.

Que el hombre está dotado con una razón para distinguir entre lo falso y lo verdadero con una conciencia moral para distinguir lo bueno de lo malo, a fin de que sus deseos y su voluntad sean razonables y justos.

Con todo, estos deseos no son necesariamente racionales o justos, sino que se forman bajo la luz de la razón y de la conciencia moral, siendo unas veces contrarios a éstas y otras de acuerdo con ellas, según sean las disposiciones habituales y permanentes, o el carácter moral del alma

I.- EL LIBRE ALBEDRIO DE ADAN.

Adán en su estado de inocencia era un agente libre, con afectos y con tendencias morales, y aun cuando su carácter no estaba confirmado todavía, era capaz de obedecer aunque también podía ser seducido por la tentación externa, y por las excitaciones desordenadas de las inclinaciones de su naturaleza animal, las que en un grado propio y bajo la subordinación debida, eran inocentes. De este estado de una naturaleza santa, pero falible, no tenemos ninguna experiencia y por lo tanto sólo podemos tener una idea muy imperfecta.

II.- EL ESTADO ACTUAL DEL HOMBRE.

En cuanto al estado actual del hombre, la Biblia nos enseña que:

A.- El hombre todavía es un agente (hombre) libre, capaz de decidirse según sus deseos predominantes.

B.- El hombre tiene en si (intrínsecamente) mismo tiene la aptitud necesaria para cumplir muchas de las obligaciones naturales que nacen de sus relaciones con los demás hombres

C.- Por la razón de la caída, el alma del hombre se corrompió en lo moral y esta muerta espiritualmente: su inteligencia, ciega en lo espiritual, y sus afectos pervertidos: estando él por lo tanto, incapacitado, indispuesto y contrario a todo lo bueno, y totalmente inclinado a todo lo malo

Por lo anterior podemos sacar en conclusión que el hombre: Ha perdido completamente toda la facultad de querer algún bien espiritual las asocia a la salvación, no es capaz por su propia fuerza para convertirse a sí mismo,

La condición del hombre después de la caída de Adán, es tal, que ni puede convertirse ni Prepararse a si mismo con su fuerza natural y buenas obras de fe, de invocación de Dios Por lo tanto, no tenemos poder para hacer buenas obras agradables y aceptas a Dios, si no es que la gracia de Dios en Cristo, nos prepare para que tengamos una voluntad buena, pueda obrar en nosotros.

La Biblia nos enseña que Todos los hombres son concebidos en pecado y nacen siendo hijos de ira, indispuestos a todo lo bueno, propensos a todo lo malo, muertos en el pecado y esclavos de éste: que sin la gracia regeneradora del Espíritu Santo, los hombres no quieren ni pueden volverse a Dios.

Ni la inteligencia, ni el corazón, ni la voluntad del hombre no regenerado, son capaces por su poder propio y natural de entender, creer, abrazar, querer, principiar, perfeccionar, cumplir, operar o cooperar de modo alguno con las cosas divinas y espirituales El hombre está muerto y corrupto con respecto al bien, que en la naturaleza del hombre, desde la caída y antes de la regeneración, no hay ni el más pequeño vislumbre de fuerza espiritual por la que pueda prepararse para recibir la gracia de Dios, o para alcanzarla cuando se le ofrece, ni para ser capaz en todo o en parte, ni aun en lo más mínimo, para aplicar o acomodarse esa gracia, ni para convenir, obrar, operar o cooperar con ella de alguna manera para su propia conversión,

III.- LA LIBERTAD DEL HOMBRE EN SU ESTADO ACTUAL.

Como hemos dicho el hombre es un ser libre. por Libertad se quiere decir: La prerrogativa inseparable del alma humana para ejercer su voluntad según le plazca. En este sentido es hoy libre como antes dela caída.

El hombre tiene capacidad (poder o aptitud), con esto se quiere decir que el hombre tiene el poder para hacer o dejar de hacer los actos y afectos del alma y escoge lo que a su modo de ver le place más, y no puede por un acto de la voluntad decidirse a complacerse con otra cosa que no le agrade. La condición moral del alma determina el carácter delas cosas que quiere, esto hace que el individuo (hombre) no pueda cambiar la condición moral de su alma

IV.- LA INCAPACIDAD DEL HOMBRE DE SALVARSE A SI MISMO.

Aunque el hombre tiene libertad y voluntad, esto no lo puede salvar, porque está muerto en sus pecado y esto lo tiene “incapacitado”(incapacidad es: falta de poder), y esta incapacidad es:

A.- Incapacidad Absoluta.

El hombre no tiene ningún poder, ya sea directo o indirecto para cumplir la ley moral, para aceptar a Cristo, para cambiar su naturaleza y así acrecentar su poder Por eso no puede ser acepto sin la gracia.

B.- Incapacidad Moral.

La incapacidad del hombre es moral, porque el hombre, después de su caída, posee todas las facultades constitutivas necesarias para ser agente moral, y por consiguiente la incapacidad consiste en el estado moral de esas mismas facultades, es decir: en la mala disposición moral del alma.

C.- Incapacidad Natural.

Esta incapacidad es natural. No ha venido por accidente, sino que es innata y relacionada al estado moral, radical y universal, que por naturaleza traen los hombres, esta naturaleza se propaga desde la caída.

No es natural en el sentido de que haya estado en el hombre cuando fue creado por Dios desde el principio, o que sea resultado de deficiencia constitucional o el desenvolvimiento de las facultades morales que Dios dio originalmente a nuestra naturaleza.

V.- PRUEBAS BIBLICAS DE ESTA DOCTRINA.

Esta doctrina de la responsabilidad, libertad, e incapacidad del hombre. es bíblica, esto lo vemos en:

A.- Declaraciones Directas De La Escritura.

(Jeremías 13:23; Juan 6:44-45; Romanos 9:16; 1 Corintios 2:14).

B.- La Biblia Describe El Estado Natural Del Hombre Actual.

Las escrituras hablan del estado natural del hombre, nos dice que el hombre está en un estado de “ceguedad”, de “tinieblas” y “muerte Espiritual” (Efesios 4:18; Colosenses 2:13). Los no regenerados son “siervos del pecado”, y “súbditos de satanás” (Mateo 23:33-35; Romanos 5:6; 6:20; 2 Timoteo 2:26)

C.- La Biblia Describe La Necesidad De La Regeneración.

Es bíblica por lo que las Escrituras dicen respecto de la naturaleza y necesidad absoluta y universal de la regeneración (Juan3:3) A esto se le llama: Una nueva Creación, Engendrar otra vez, Dar un nuevo Corazón. En esta obra, Dios es el agente y el hombre es el objeto. Es una obra tan grande, que requiere el “El Poder Omnipotente de Dios” (Efesios 1:18-20). También en la Biblia no dice que todos los deberes cristianos son los frutos del espíritu (Gálatas 5:22-23).

D.- Por La Experiencia De Todo Verdadero Cristiano.

En esta parte tenemos muchos testimonios que es inecesario escribir todos los testimonios.

E.- Por La Conciencia De Todo Pecador Convencido.

El pesar que acompaña a toda verdadera convicción de pecado, no es principalmente por los pecados cometidos, sino por la insensibilidad del corazón y la aversión a las cosas divinas, la cual es la raíz de las transgresiones actuales, que permanece firme a despecho de lo que hacemos.

F.- Por La Experiencia Universal De La Raza Humana.

Nadie, en todas las épocas de la existencia de la raza humana ha tenido o poseído la capacidad suficiente para cumplir con sus deberes para con Dios [ha habido personas que dicen que lo han tenido, pero no es verdad], y obviamente nadie la ha ejercido.

VI.- EL LIBRE ALBEDRIO EN LOS REGENERADOS.

En cuanto al “Libre Albedrío”, y el estado a que entran los regenerados, la Biblia nos enseña que:

A.- Que los cristianos regenerados permanecen como antes, siendo agentes libres, determinándose siempre conforme a sus deseos dominantes.

B.- En El Acto De La Regeneración.

En el Acto de la regeneración, el Espíritu Santo implanta una nueva tendencia en los afectos del alma, un nuevo principio o hábito espiritual, que siendo en lo sucesivo alimentado y dirigido por la presencia y poder del Espíritu Santo.

Este acto de regeneración libra al hombre de su esclavitud natural bajo el pecado, y le capacita para tener una voluntad dominante que se inclina a lo que es espiritualmente bueno.

Debido a la permanencia en el alma de ciertos hábitos corruptos, se suscita un conflicto entre dos tendencias, de tal manera, que el cristiano no quiere ni hace perfectamente lo bueno: sino que al mismo tiempo que ama lo bueno, quiere lo malo. Estos puntos serán tratados más adelante.

VII.- EL LIBRE ALBEDRIO EN LOS HOMBRES GLORIFICADOS EN EL CIELO.

En cuanto a los hombres glorificados en el cielo, La Biblia nos enseña que estos continúan, tanto como antes, siendo agentes libres, los restos de las antiguas tendencias corruptas de su naturaleza, han sido ya quitados (extirpados) del todo y para siempre. Las disposiciones implantadas por la gracia en la regeneración, ha sido perfeccionadas y todo el ser humano ha llegado a la medida de la estatura dela humanidad glorificada de Cristo, permaneciendo para siempre perfectamente libres y a la vez inmutablemente conformados a la santidad perfecta. Adán fue santo pero inestable . Los hombres no regenerados son estables pero no santos; esto es, su impureza es permanente. Los hombres regenerados, tienen dentro de si dos tendencias morales opuestas que luchan por el imperio del corazón Este está repartido entre las dos, hasta que la tendencia impulsada por la gracia gradualmente triunfa.

Los hombres glorificados son santos y estables Sin embargo los hombres de todas estas clases son libres y por tanto todos son responsables.

EL LLAMAMIENTO EFICAZ

Esta doctrina ha tenido muchos problemas para ser entendida y aceptada por los cristianos. Aunque nos resulte difícil, esta doctrina es Bíblica, y está basada en la omnisciencia y sabiduría de Dios, recordemos que el conoce el futuro, algo que nosotros no conocemos, se han puesto “Tendencias”(actualmente hay dos), sobre lo que es el “Llamamiento Eficaz.”

Hasta ahora hemos dejado que la Biblia “hable” y de allí tomamos nuestra doctrina, sacando conclusiones, seguiremos en esta ocasión el mismo principio.

El llamamiento es hecho por Dios por la palabra y el Espíritu (2 Tesalonicenses 2:13-14: 2 Corintios 3:3-6), sacando al hombre del estado de pecado y de muerte en que se hallaba por naturaleza, para darles vida y salvación por medio de Jesucristo (Romanos 8:2; Efesios 2:1-5; 2 Timoteo 1:9-l0). Esto lo hace Dios iluminando espiritualmente su entendimiento, a fin de que comprendan las cosas de Dios (Hechos 26:18; l Corintios 2:10-12) quitándoles el corazón de piedra y dándoles uno de carne (Ezequiel 36:26), llevándolos eficazmente a Jesucristo (Juan 6:44-45). Sin embargo ellos van con absoluta libertad, habiendo recibido la voluntad de hacerlo por la gracia de Dios (Salmo 110:3 Cantares 1:4; Juan 6:37).

EL LLAMAMIENTO POR MEDIO DE LA PALABRA.

El llamamiento se hace por medio de la palabra de Dios a todos los hombres a quienes se predica el evangelio. El llamamiento del que se habla aquí es el interno que hace el Espíritu de Dios y que da por resultado la regeneración.

I.- ES INTERNO Y NECESARIO PARA LA SALVACION.

II.- COMO ES ESTE LLAMAMIENTO.

A.- El Espíritu Santo es el único agente.

B.- El Espíritu Santo es instrumento de la palabra revelada (la Biblia).

III.- LA NATURALEZA DEL LLAMAMIENTO.

Se le llama llamamiento eficaz por que el Espíritu Santo obra directamente sobre el alma del individuo, atrayéndole, y es el hombre el que decide [recuerden la libre elección del hombre, el llamado : Libre Albedrío] libremente respondiendo a ese llamamiento.

IV.- EFECTOS DEL LLAMAMIENTO.

En cuanto al efecto del llamamiento, este opera un cambio radical y permanente en toda la naturaleza del individuo, iluminándole especialmente la inteligencia, santificando los afectos, renovando la voluntad y dando un camino nuevo a la actividad.

EL PAPEL O TRABAJO DEL ESPIRITU SANTO EN EL LLAMAMIENTO.

La Biblia nos enseña que en el llamamiento (eficaz), el Espíritu Santo tiene un trabajo importante (interno) que es necesario para la salvación y que es distinto del externo que se hace por medio de la Palabra (La Biblia). El trabajo del Espíritu Santo es muy necesario porque:

EL HOMBRE ESTA MUERTO.

Las escrituras nos enseñan que el estado natural del hombre es de muerte espiritual, ceguedad; representando al individuo como insensible y absolutamente incapaz para hacer cualquier acción espiritual buena.

LAS ESCRITURAS DISTINGUEN ESTE TRABAJO.

Las Escrituras distinguen entre la influencia del Espíritu Santo y la de la Palabra (1 Corintios 2:14-15; 3:6; 1 Tesalonicenses 1:5-6).

ES NECESARIO ESTE TRABAJO DEL ESPIRITU SANTO.

La Biblia declara que una influencia espiritual es necesaria para preparar y capacitar a los hombres para que reciban la verdad (Juan 6:45Hechos 16:14: Efesios 1:7).

TODO LO BUENO DEL HOMBRE VIENE DE DIOS.

Todo lo que se haya de bueno en el hombre se representa como obrado por Dios (Efesios 2:8; Filipenses 2:13; 2 Timoteo 2:25; Hebreos 13:21).

EL ESPIRITU SANTO EN LOS REGENERADOS.

La influencia del Espíritu Santo sobre los corazones de los regenerados se representa como más directa, poderosa y eficiente, que la inteligencia y los afectos naturales del hombre (Efesios 1:19 y 3:7).

EFECTOS DE LA REGENERACION.

El efecto que resulta de la regeneración es diferente del efecto propio de la simple verdad. En la Biblia se le llama: “un nuevo nacimiento,” una nueva creación etc. (Juan 3:3 y 7; Efesios 4:24).

LA BIBLIA NOS HABLA DEL TRABAJO DEL ESPIRITU SANTO EN LA SALVACION.

Hay muchos argumentos sobre el trabajo del Espíritu Santo en la salvación, pero la Biblia nos muestra que el hombre tiene que nacer del Espíritu (un nuevo nacimiento, Juan 3:3 y 5-6).

EL LLAMAMIENTO ES PARA TODOS.

Es un poco complejo de explicar, pero reconocemos que es una doctrina bíblica. La Biblia nos enseña que el llamamiento es para todos, y los elegidos son los que aceptan a Cristo, a esto se le llama: El llamamiento eficaz.

Como hombres no podemos (ni debemos, pues somos finitos y la Biblia no nos da autorización), decir quienes son salvos. Pero la Biblia nos enseña que Dios en su OMNICIENCIA conoce todo, y por lo tanto, el conoce quienes van a creer en Cristo. Esta doctrina bíblica esta basada en la omnisciencia y en la gracia, no en los “decretos” -pues esta es una de las equivocaciones mas comunes-. El que cree (acepta) en Cristo como su salvador, se dice de el que el “llamamiento” fue eficaz, y resulta en la salvación quedando el individuo liberado de la muerte y del pecado por el gran poder de Dios.

Se ha querido hacer una distinción entre “llamados” y ”elegidos”, pero para que no nos quede ninguna duda, la Biblia representa a los “llamados” como ”elegidos”, y a los ”Elegidos” como ”llamados” (véase Romanos 8:28-30).

Todo lo anteriormente dicho nos prueban que la influencia del Espíritu Santo es indispensable para la salvación. Todo aquello que es necesario para la regeneración, es necesario para la salvación, porque: “el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios”  (Juan 3:3).

EL ESPIRITU SANTO COMO AGENTE DEL LLAMAMIENTO EFICAZ.

El único agente de el llamamiento eficaz es el Espíritu Santo, quien usa como instrumento la verdad del evangelio, y todos los pecadores pueden resistir de una manera activa las influencias comunes de la gracia antes de la regeneración. Del mismo modo, los creyentes (los regenerados) pueden cooperar con la gracia santificadora después de aquella obra. Esto lo vemos en:

LA INFLUENCIAS DEL ESPIRITU SANTO EN TODOS LOS HOMBRES.

Hay ciertas influencias del Espíritu que en esta vida se extienden en mayor o menor grado a los adultos. Las que tienden a contener y persuadir al individuo, y aquellas que son ejercidas con el objeto de aumentar el natural de la verdad sobre la inteligencia, el corazón y la conciencia.

Estas influencias no traen ningún cambio permanente (no traen la conversión), sino sólo un incremento de las emociones naturales del corazón ante la vista del pecado, las acciones del deber, y de que le interesa al individuo mismo. Esta influencias pueden ser resistidas (y los que no están regenerados las resisten habitualmente), esto lo sabemos porque:

I.- LA BIBLIA NOS DICE QUE SE RESISITEN ESTAS INFLUENCIAS DEL ESPIRITU.

La Biblia nos dice que las influencias benéficas del Espíritu Santo pueden ser resistidas (Génesis 6:3; Hebreos 10:29).

II.- EL CRISTIANO ANTES DE LA CONVERSION.

Cada cristiano tiene la conciencia de que antes de su conversión, sintió influencias que le impresionaban con pensamientos serios, que tendían a convencerle del pecado y atraerle a la obediencia de Cristo, y las que algún tiempo resistió (lo mismo puede observarse en los hombres que nunca se convierten verdaderamente).

DIFERENCIA DE LA REGENERACION Y LA CONVERSION.

La diferencia entre regeneración y la conversión se ve en que la primera es efectuada por Dios y la segunda le corresponde al hombre. Se dice que en los dos el acto es “pasivo” (que Dios es quien hace todo), pero como hemos visto el hombre es quien elige.

En la conversión se le llama “llamamiento eficaz” en el cual el Espíritu Santo efectúa la regeneración por medio de nuestra confesión (al confesar nuestros pecados nos “convertimos”). Como ya hemos dicho antes a esto sele llama el “llamamiento eficaz.”

Las escrituras llaman a este llamamiento y a la naturaleza del cambio como “Nuevo Nacimiento”, “resurrección,” “una nueva creación” etc. Véase también Exodo 11:9; Salmo 51:10; Efesios 4:23; Hebreos 8:10. El Espíritu Santo después de la regeneración, principia y aun continúa cooperando con la gracia santificadora.

El hombre siempre estará sujeto a las influencias divinas, y nosotros obedecemos o resistimos según nos place.

USO DE LA VERDAD POR EL ESPIRITU SANTO.

El Espíritu Santo usa a la verdad como un instrumento para efectuar este llamamiento eficaz, esto lo vemos en:

I.- Porque el Espíritu Santo nunca obra en donde falta la verdad. Dios es un Dios de verdad.

II.- La Biblia nos dice que somos engendrados por la verdad, santificados por ella, y que crecemos por ella, etc. Juan 17:19; Santiago 1:18.

EL LLAMAMIENTO EFICAZ ESTA EN ARMONIA CON LA NATURALEZA LIBRE DEL HOMBRE.

Esta obra divina es al mismo tiempo omnipotente y eficaz, esta en armonía con la naturaleza libre y racional del hombre. Por lo tanto es un acto sabio y todopoderoso de Dios al ejecutar su el llamamiento eficaz. Como ya lo vimos antes El Espíritu Santo es el agente.

EL CAMBIO RADICAL QUE UACE EL LLAMAMIENTO EFICAZ.

Sabemos que hay un cambio radical en nuestra vida cuando somos llamados es por la implantación de un nuevo regulador de vida. Este cambio es total y permanente, lo cual veremos en la parte de la perseverancia delos santos.

RESUMEN.

Podemos decir que el llamamiento eficaz es aquel en el cual somos tocados por el Espíritu Santo y respondemos al llamado de Dios dentro dela libertad que tenemos de elegir. El llamamiento es eficaz en cuanto cambia nuestras vidas.

LA JUSTIFICACION

A los que Dios llama de una manera eficaz, también justifica gratuitamente (Romanos 3:24 y 8:30), no por infundir justicia en ellos sino por perdonarles sus pecados; aceptándolas como justas, no por algo que ellos hayan hecho, sino por amor de Cristo; no por su propia justicia, ni por alguna obediencia evangélica, sino por la obediencia de Cristo (Jeremías 23:6; Romanos 3:22-28; 4:5-8; 5:7-19; 2 Corintios 5:19, 21; Efesios 1:7; Tito 3:5-7; véase también Romanos 5:17-19; 1 Corintios 1:30-31) y estos, por su parte, por la fe, la reciben y descansan en él y en su justicia.

La fe en Cristo y descansa en el y en su justicia, siendo el único medio para alcanzar la justificación (Juan 1:12; Romanos 3:38; 5:1), Esta justificación viene acompañada de todas las demás gracias salvadoras, siendo esta fe viva que obra por amor.

SIGNIFICADO DE LA JUSTIFICACION.

Este tiene un significado relativo, así como el uso que se le da en las Escrituras y también esta constituido en dos elementos:

EN SU SENTIDO RELATIVO.

Es un cambio de la relación o actitud del hombre para con Dios. Se refiere a las relaciones que han sido desechas por el pecado y esas relaciones son personales. Es un cambio de la culpabilidad y condenación a la absolución y aceptación. La regeneración se refiere al cambio de la naturaleza del creyente, la justificación se refiere al cambio de su posición delante de Dios. La regeneración es subjetiva, la justificación es objetiva. La primera tiene que ver con el estado del hombre, la segunda con su posición.

EL USO CONFORME AL LENGUAJE EN LAS ESCRITURAS.

Según Deuteronomio 25:1, la justificación significa declarar (o hacer que uno parezca) inocente y justo. Según Romanos 4:2-8 significa ser contado por justo. Según el Salmo 32:2 significa no “imputar” la iniquidad (no cargarle a uno su pecado).

De lo anterior podemos deducir que justificar, no significa “hacer” a uno justo. Ni la palabra hebrea ni la griega llevan ese significado. Justificar, significa presentar a uno como justo -declarar a uno justo en el sentido legal-, colocar a una persona en una relación justa.

La justificación no se ocupa (por lo menos de una manera directa) del carácter o la conducta de la persona. Naturalmente, tanto el carácter como la conducta estarán regidos por esta relación. La persona es declarada justa y es tratada como tal.

La Justificación es un acto judicial de Dios por el que los que ponen su confianza en Cristo son declarados justos en su presencia, y libres de toda culpabilidad y castigo.

LA JUSTIFICACION CONSTA DE DOS ELEMENTOS.

I.- EL PERDON DEL PECADO Y LA SEPARACION DE SU CULPA Y CASTIGO.

Para nosotros es difícil comprender lo que Dios siente en cuanto al pecado. para nosotros el perdón nos parece cosa fácil, porque Mayormente somos indiferentes al pecado. Pero con un Dios santo la cosa es diferente. Aun entre los hombres es difícil a veces perdonar a quien nos ha ofendido. Sin embargo, Dios perdona de buena gana.

Miqueas 7:18-19, véase también Salmo 130:4. El perdón puede considerarse como el término de la ira moral y el resentimiento de Dios contra el pecado; o como una libertad de la culpabilidad del pecado que oprime la conciencia; o también como una remisión del castigo del pecado, que es la muerte eterna.

Por consiguiente, en la justificación se perdonan todos nuestros pecados, y son apartados de nosotros la culpa y el castigo (Hechos 13:38-39; Romanos 8:1). En Cristo, Dios ve al creyente como si nunca hubiera pecado (Números 23:21; Romanos 8:33-34).

II.- LA IMPUTACION DE LA JUSTICIA DE CRISTO Y LA VUELTA A LFAVOR DE DIOS.

La Justificación significa más que la absolución. El pecador que se arrepiente recibe de nuevo con todo el perdón todos los derechos de ciudadano. La sociedad de los amigos se llama a si mismos ”Amigos”, no porque sean amigos entre si, sino porque, después de haber sido justificados, se consideran amigos de Dios como lo fue Abraham (2 Crónicas 20:7; Santiago 2:23). Esto significa también la imputación dela justicia de Jesucristo al pecador. Su justicia es “para todos los que creen” (Romanos 3:22), véase también Romanos 5:17-21; 1 Corintios 1:30.

METODO DE LA JUSTIFICACION.

Aunque una y otra vez se nos dice que la salvación no es por obras, etc., y que tiene varias facetas; así también la justificación tiene varios puntos.

NEGATIVAMENTE: NO POR LA OBRAS DE LA LEY.

En Romanos 3:20 dice: “Ya que por las obras de la ley ningún ser humano será justificado delante de el, porque por medio de la ley es el conocimiento del pecado.” Este “PORQUE” indica que se ha realizado un proceso judicial y que se ha pronunciado la sentencia. En el tribunal de Dios ninguno puede ser tenido como justo en su presencia a causa de su obediencia a la ley. El propósito de la epístola a los Romanos es preciosamente presentarnos esta gran verdad. La ley es completamente insuficiente como medio para establecer las relaciones buenas con Dios. La salvación no puede ser por el carácter. Lo que necesita el hombre es precisamente la salvación de su carácter.

En este texto se da la razón por qué la ley no puede justificar: “porque por la ley es el conocimiento del pecado.” La ley puede abrir los ojos del pecador para que vea su pecado, pero no puede quitárselo. En realidad la intención de la ley nunca fue quitar el pecado, sino intensificarlo. La ley únicamente define el pecado y hace que sea pecaminoso, pero no libra de él. Gálatas 3:10 nos da una razón más para hacerlos ver que la justificación no puede optenerse por la obediencia a la ley. La ley exige una obediencia continua y perfecta: “maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas que están escritas en el libro de la ley, para hacerlas.” Y como nadie puede tener una obediencia continua y perfecta, deducimos que la justificación por la obediencia a la ley es imposible. La única cosa que la ley puede hacer es tapar la boca de cada hombre y declararle reo delante de Dios (Romanos 3:19-20).

Romanos 3:28; Gálatas 2:16 y 3:10, son pasajes muy explícitos en su negación de la justificación por la ley. Es cuestión de Moisés o Cristo, obras o fe, ley o promesa, hacer o creer, paga o don gratuito.

POSITIVAMENTE: POR LA LIBRE GRACIA DE DIOS, QUE ES EL ORIGEN O FUENTE DE LA JUSTIFICACION.

Romanos 3:24Siendo justificados gratuitamente por la gracia, por la redención que es en Cristo Jesús.” “Gratuitamente” quiere decir que se da sin que nosotros hagamos nada de nuestra parte para merecerla. Del contenido de la epístola hasta este lugar, debe ser claro que si los hombres, pecaminosos y pecadores, de laguna manera han de ser justificado, tiene que ser por “la libre gracia de Dios.”

POR LA SANGRE DE JESUCRISTO, QUE ES LA BASE DE LA JUSTIFICACION.

Romanos 3:24; 5:9; 2 Corintios 5:21. Aquí se une el derramamiento desangre de Cristo con la “justificación”. No se puede quitar esta idea doble del pasaje. Los sacrificios del Antiguo Testamento eran más que una carnicería sin significado (Hebreos 9:22). El sacrificio del Nuevo Testamento, la muerte de Cristo fue más que la muerte de un mártir, pues los hombres son “justificados por su sangre” (Romanos 5:9).

LA FE EN JESUCRISTO, ES LA CONDICION DE LA JUSTIFICACION.

Romanos 3:26; 4:5; Gálatas 2:16; 3:10. Esto describe al hombre que, desconfiando del valor de sus propias obras, se entrega sin reservas a la misericordia de Dios -manifestada en Jesucristo-, para su justificación. De esta manera sucede que: “de todo lo que por la ley de Moisés no pudisteis ser justificados, en éste es justificado todo aquel que creyere” (Hechos 13:39). El mejor de los hombres necesita ser salvo por la fe en Jesucristo, y el peor de todos no necesita más que eso mismo. Así como no hay diferencia en la necesidad, tampoco la hay en el método de su aplicación. Todos los pecadores salvados se encuentran unidos en esa misma base, y allí estarán para siempre. Por consiguiente, el primer paso para la justificación es la desesperación de sus propias obras; el segundo, creer en aquél que justifica a los injustos.

No es que nosotros hagamos de menos a las buenas obras, pues éstas también tienen su lugar. Pero siguen y no preceden, a la justificación. El que obra no es justificado, sino que el justificado es el que obra. Las obras no son meritorias, pero encuentran su recompensa en la vida del hombre justificado. El árbol da muestras de su vida en sus frutos, pero antes del fruto y aun antes de las hojas, tenía vida.

Resumiendo lo que hemos dicho, podemos decir que los hombres son justificados judicialmente por Dios (Romanos 8:33); meritoriamente por Cristo (Isaías 53:11); por medio de la fe (Romanos 5:1); y se evidencia por la obras (Santiago 2:14, 18-24).

LA ADOPCION

SIGNIFICADO DE LA ADOPCION.

Adopción significa colocarse como hijo. Es una metáfora (expresión figurada) lega, así como la “regeneración” es una metáfora física. Esta es una palabra de la cultura romana, porque la “Adopción” casi no fue conocida entre los judíos. Significa: que un hombre toma el hijo de otro para que sea su hijo, de modo que tiene la misma posición y las mismas ventajas que un hijo por nacimiento. El termino lo usa el apóstol Pablo, no el apóstol Juan. Nunca se usa esta palabra con relación a Cristo. Se usa con relación al creyente cuando va cerrada la cuestión de derechos, privilegios y herencia. Es un termino netamente paulino (Romanos 8:15; Gálatas 4:5; Efesios 1:5). Juan usa la palabra que significa “filiación” por naturaleza, porque siempre habla de la filiación desde el punto de vista de la naturaleza, del crecimiento y de la semejanza (v.g. 1 Juan 3:1). Exodo 2:10 y Hebreos 11:24 nos dan dos espléndidas ilustraciones acerca del sentido y uso bíblico de la adopción.

TIEMPO EN QUE SE REALIZA LA ADOPCION.

La adopción tiene tres aspectos, su duración, cuando tomamos posición de ella, y el tiempo en cuando será completa para nuestro beneficio.

EN UN SENTIDO ES ETERNA EN SU NATRALEZA.

En Efesios 1:4-5, nos muestra que fuimos “predestinados” antes de la fundación del mundo para ser “adoptados” como hijos. Hay que distinguir entre la predestinación y la adopción, y el hecho actual de adopción que tuvo lugar cuando creímos en Cristo; de la misma manera que la encarnación fue predestinada, y sin embargo tuvo lugar en el tiempo; y de la misma manera que el Cordero fue sacrificado antes de la fundación del mundo, y sin embargo el hecho tuvo lugar en el Calvario. ¿Por qué mencionamos entonces este aspecto eterno de la adopción?

Para excluir la obras y demostrar que nuestra salvación tiene su origen únicamente en la gracia de Dios (Romanos 9:11; 11:5-6). De la misma manera que si nosotros adoptamos un niño será completamente un acto de gracia de nuestra parte.

TIENE LUGAR EN EL MOMENTO EN QUE UNO CREE EN JESUCRISTO.

En 1 Juan 3:2 dice: “Amados, ahora somos hijos de Dios.” En Galatas 3:26pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús.” (véase también Juan 1:12).

El creyente posee ahora al filiación de hijo. Aunque parezca extraño e inconcebible, “es cierto.” El mundo quizás no lo piense así, pero Dios lo dice así, y el cristiano con fe exclama: “Yo soy hijo del Rey.” Antes éramos esclavos; ahora somos hijos.

NUESTRA ADOPCION SERA COMPLETA AL TIEMPO DE LA RESURRECCION Y DE LA SEGUNDA VENIDA DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.

Romanos 8:23 dice: “Esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo.” En este mundo nos encontramos de incógnito; no somos reconocidos como hijos de Dios. Pero algún día nos quitaremos este disfraz (2 Corintios 5:10). No se ha manifestado lo que hemos de ser. La revelación de los hijos de Dios está reservada para un ida futuro (véase también 1 Juan 3:1-3).

BENDICIONES DE LA ADOPCION.

Las bendiciones de la adopción son tan numerosas que no se pueden mencionar sino de un modo muy breve. Veamos algunas:

I.- Somos objetos de especial amor de Dios (Juan 17:23), y de su cuidado paternal (Lucas 12:27-33).

II.- Tenemos el nombre de familia (Efesios 3:14-15; 1 Juan 3:1); el parecido familiar (Romanos 8:29); el amor de familia (Juan 13:35; 1 Juan 3:14); un espíritu filial (Romanos 8:15; Gálatas 4:6); el servicio familiar (Juan 14:23-24; 15:8).

III.- Recibimos el castigo paternal (Hebreos 12:5-11); el consuelo paternal (Isaías 66:13; 2 Corintios 1:4); y una herencia (Romanos 8:17;1 Pedro 1:3-5).

ALGUNAS EVIDENCIAS DE LA FILIACION.

Los que son adoptados en la familia de Dios:

Son guiados por el Espíritu (Romanos 8:4; Gálatas 5:18).

Tienen una confianza de niños en Dios (Gálatas 4;5-6).

Tienen libre acceso (Efesios 3:12).

Tienen amor a sus hermanos (1 Juan 2:9-11; 5:1).

Son obedientes (1 Juan 5:1-3).

LA SANTIFICACION

Si la regeneración esta relacionada con nuestra naturaleza. La justificación con nuestro estado. La adopción con nuestra posición. La santificacion, se refiere a nuestro “carácter y conducta”. En la justificación somos declarados justos para que, en la “santificación, podamos llegar a ser justos. La justificación es lo que Dios hace por nosotros, mientras que la santificación es lo que Dios hace en nosotros. La justificación nos coloca en una relación justa con Dios, mientras que la santificación hace que se vea el fruto de esa relación: una vida separada del mundo pecador y dedicada a Dios.

SIGNIFICADO DE LA SANTIFICACION.

En esta definición sobresalen dos ideas: separación del mal y dedicación a Dios y a su servicio.

SEPARACION DEL MAL.

2 Crónicas 29:5, 15-18; 1 Tesalonicenses 4:3 (véase también Exodo 19:20-22; Levítico 11:44; Hebreos 9:3). De estos pasajes se deduce que la santificación tiene que ver con la separación de todo lo que es pecaminoso y que contamina tanto el cuerpo como el alma.

SEPRACION O DEDICACION A DIOS.

En este sentido es santificado todo lo que es apartado de los usos profanos para dedicarlo a los usos sagrados, todo lo que esta dedicado exclusivamente al servicio de Dios. De aquí se deduce que una persona puede “santificar su casa consagrándola a Jehová,” o puede también “Santificar la tierra de su posesión a Jehová” (Levítico 27:14-16). De esta manera también eran santificados los primogénitos al Señor (Números 8:17). Aun el Hijo de Dios fue santificado, en cuanto fue separado por su Padre y enviado a este mundo para hacer la voluntad de Dios (Juan 10:36). Siempre que una cosa o una persona es separada de las relaciones comunes de la vida para ser dedicada a usos sagrados, la tal cosa o persona se dice que ha sido santificada.

SE APLICA TAMBIEN A DIOS.

Siempre que los escritores sagrados desean demostrar que el Señor esta por completo apartado de todo lo que es pecaminoso o impuro, y que es absolutamente santo en si mismo, hablan de él como santificado (Ezequiel 36:23).

CUANDO TIENE LUGAR LA SANTIFICACION.

La santificación puede considerarse como pasada, presente y futura; o como instantánea, progresiva y completa.

LA SANTIFICACION INSTANTANEA.

1 Corintios 6:11; Hebreos 10:10, 14. La santificación del creyente tiene lugar inmediatamente por la muerte de Jesucristo. En el mismo instante en que uno cree en Cristo, es santificado en este sentido. Es separado del pecado y separado para Dios. Por esta razón precisamente a los creyentes se les llama santos en el Nuevo Testamento (Romanos 1:7; 1 Corintios 1:2). Si un hombre no es santo, tampoco es cristiano; si es cristiano, es un santo. En algunos círculos se canoniza a las personas después de muertas; el Nuevo Testamento canoniza a los creyentes mientras están vivos. Nótese que en 1 Corintios 6:11 se pone “santos” antes que “justificados”. El creyente crece en santificación (no a la santificación). El creyente es colocado en estado de santificación instantáneamente por un sencillo acto de fe en Cristo. Todo cristiano es un hombre santificado. El mismo acto que le coloca en estado se justificación le admite inmediatamente al estado de santificación en el cual ha de crecer hasta llegar a la plenitud de la medida de la estatura de Cristo.

LA SANTIFICACION PROGRESIVA.

La justificación difiere de la santificación en que la primera es un acto instantáneo pero no progresivo, mientras que la segunda es una crisis con miras a un proceso.

2 Corintios 3:18; 2 Pedro 3:18. Es digno de notar en este caso el tiempo, “somos” transformados de un grado de carácter o de gloria a otro grado. Es porque la santificación progresiva, o un crecimiento, que nos exhorta a multiplicar y abundar (1 Tesalonicenses 3:12), y que abundemos mas y mas (1 Tesalonicenses 4:1, 10) en la gracia de la vida cristiana. El hecho de que siempre existe el peligro de contaminarse por el contacto con el mundo pecador, y de que en la vida del verdadero creyente hay siempre un creciente sentido del deber y una conciencia del pecado cada vez mas profunda, hace necesario un crecimiento continuo y desarrollo en las virtudes y dones de la vida del creyente. Es posible ir perfeccionando la santificación (2 Corintios 7:1). El don de pastores y maestros que Dios da a su iglesia, es con el propósito de perfeccionar a los santos en la semejanza de Cristo hasta que, finalmente, lleguen a la plenitud del modelo divino que es Jesucristo (Efesios 4:11-15). La santidad no crece como los hongos; no es cosa de una hora. Crece como crecen los arrecifes de coral, poco a poco y paso a paso (véase también Filipenses 3:10-15).

LA SANTIFICACION COMPLETA Y FINAL.

1 Tesalonicenses 5:23: “Y el Dios de paz os santifique en todo; para que vuestro espíritu y alma y cuerpo sea guardado entero sin represión para la venida de nuestro Señor Jesucristo.” “Entero” significa completo en todas sus partes, perfecto en todos los aspectos, ya se refiera a la iglesia como un todo, o al creyente como individuo. Algún día el creyente será completo en todos los aspectos del carácter cristiano. No le faltara ninguna gracia cristiana. Completo en el “espíritu” que le une al cielo; en el “cuerpo” que le une a la tierra; en el “alma” que siente los impulsos del cielo y de la tierra. abra madurez en cada uno de los elementos del carácter cristiano: cuerpo, alma y espíritu.

Esta bendición de la santificación íntegra y completa tendrá lugar cuando venga Cristo (1 Tesalonicenses 3:13). Cuando le veamos, seremos como él es (1 Juan 3:2). Pablo explica esto muy explícitamente en Filipenses 3:12-14.

MEDIOS DE SANTIFICACION.

¿Como se santifican los hombres? ¿Que medios se usan y que agentes se emplean para hacer a los hombres santos y conformes a la semejanza de Cristo? Los agentes y medios son divinos y humanos. Dios y el hombre contribuyen y cooperan a este ansiado propósito.

DE LADO DIVINO: ES LA OBRA DE LA TRINIDAD.

En la Santificación del hombre está presente la Trinidad: El Padre, El Hijo y El Espíritu Santo trabajan en la Santificación del hombre, juntos y por separado. Veamos este trabajo.

I.- DIOS EL PADRE.

1 Tesalonicenses 5:23-24. En este pasaje se contrasta la obra de Dios con los esfuerzos humanos para la consecución de los propósitos antes mencionados. Aquí lo mismo que en Filipenses 1:6; Hebreos 12:2, el iniciador de la fe es también el consumador. Por consiguiente, el propósito y fin de cada exhortación es fortalecer la fe en Dios, quien puede realizar todas estas cosas por nosotros. Hay un sentido, naturalmente, en el que el creyente es responsable por su adelanto en la vida cristiana (Filipenses 3:12-13). Sin embargo, es también cierto que la gracia divina es la que obra en él (Filipenses 2:12-13). No nos podemos limpiar a nosotros mismos, pero nos podemos colocar en las manos de Dios y entonces vendrá la purificación. El “Dios de paz” que nos reconcilia, es el mismo que nos santifica. Véase Juan 17:17, en la frase “Santifícalos en tu verdad”, Cristo se dirige aquí al Padre como el único que puede santificar a sus discípulos

II.- JESUCRISTO: EL HIJO.

Hebreos 10:10. La muerte de Jesucristo separa al creyente del pecado y del mundo, y le coloca aparte como redimido y dedicado al servicio de Dios. Esta misma verdad, la santificación de la iglesia, basada en el sacrificio de la muerte de Cristo, se nos presenta también en Efesios 5:25-27Cristo amó a la Iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla.” Cristo ha sido hecho para nosotros santificación (1 Corintios 1:30, véase también Hebreos 13:12).

III.- EL ESPIRITU SANTO SANTIFICA.

2 Tesalonicenses 2:13; 1 Pedro 1:2. El Espíritu Santo sella, testifica y confirma la obra de la gracia en el alma, produciendo en ella los frutos de justicia. Es el Espíritu de vida en Cristo Jesús el que nos libra de la ley del pecado y de la muerte (Romanos 8:2).

El es llamado Espíritu Santo no solamente porque es absolutamente santo en sí mismo, sino también porque produce esa misma cualidad del carácter en el creyente. Para este propósito el Espíritu Santo es el ejecutivo de la Divinidad. La obra del Espíritu Santo es luchar contra las concupiscencias de la carne y capacitarnos para producir frutos de santidad (Gálatas 5:17-22).

Esta verdad se expone en el contraste entre los capítulos 7 y 8 de Romanos. Nótese la infructuosa lucha del primero, y la victoria del segundo. Nótese también que en el capítulo séptimo no se menciona al Espíritu Santo, mientras que en el capítulo octavo se le menciona 16 veces. Aquí se encuentra el secreto del fracaso y de la victoria, del pecado y de la santidad.

DE EL LADO HUMANO.

Por el lado humano también la santificación tiene su parte, hay que basarnos en ciertas cosas para ser santificados, veamos las mas importantes:

I.- FE EN LA OBRA REDENTORA DE JESUCRISTO.

1 Corintios 1:30Más de el sois vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios Sabiduría, y justificación, y santificación, y redención.” Cristo es en verdad todas estas cosas para nosotros, pero de hecho no llega a ser tal sino para aquellos que se le apropian. Solamente a medida que el creyente cada ida, y aun cada momento, se aprovecha por fe de la santidad de Jesús, de su fe, de su paciencia, de su amor, de su gracia, para las necesidades de cada momento, puede Cristo, quien por su muerte se hizo para el santificación en un sentido instantáneo, llegar a ser también el santificación en un sentido progresivo, produciendo en el creyente su propia vida a cada instante.

El secreto de una vida santa esta precisamente en apropiarnos cada momento a Jesucristo en todas las riquezas de su gracia en cada necesidad que surge. El grado de nuestra santificación esta en proporción a la apropiación que hacemos de Cristo. Véase también Hechos 26:18.

II.- EL ESTUDIO DE LAS ESCRITURAS Y LA OBEDIENCIA A ELLAS.

Juan 15:3; 17:17; Efesios 5:26. Nuestra santificación esta limitada únicamente por la limitación de nuestro conocimiento y obediencia a la Palabra de Dios ¿Como santifica la Palabra de Dios? Haciendo ver el pecado; despertando la conciencia; revelándonos el carácter de Cristo, mostrándonos el ejemplo de Cristo; ofreciéndonos la influencia y poder del Espíritu Santo, y proponiéndonos ideales y motivos espirituales. No hay poder semejante al de la Palabra de Dios para apartar al hombre del mundo, de la carne y del diablo.

III.- OTROS AGENTES.

Hebreos 12:14. “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie vera al Señor.” “Seguid” significa: acosar, perseguir, como Pablo siguió y acoso a los cristianos primitivos. Nadie puede llegar a ser santo mientras duerme. Tiene que seguir con ahínco la santidad. El hombre ocioso no puede llegar a ser un hombre santo.

Hebreos 12:10-11: Dios nos castiga para lo que nos es provechoso, para que recibamos su santificación. El castigo con frecuencia tiene por fin producir el “fruto apacible de justicia.”

Romanos 6:19-22; 2 Corintios 6:17; 7:1. La santificación se produce en la vida del creyente separándose deliberadamente de todo lo que es impuro y malo, y presentando continua y constantemente los miembros de su cuerpo como instrumentos santos para Dios, para que se cumplan sus santos propósitos en el. De esta manera, por estos sencillos actos de entrega voluntaria a la santidad, pronto llega la santificación a ser el habito de su vida.

LA ORACION

LA IMPORTANCIA DE LA ORACION.

No hace falta mas que hojear las Escrituras para darse cuenta del lugar grande e importante que dan a la doctrina de la oración. La vida cristiana no puede mantenerse sin ella; es el aliento de vida del cristiano. Su importancia se ve, pensando:

Que el descuidar la oración entristece al Señor (Isaías 43:21-22; 64:6-7).

Que muchos males en la vida se atribuyen a la falta de oración (Sofonías 1:4-6; Daniel 9:13-14, véase Oseas 7:13-14; 8:13-14).

Que es pecado dejar de orar (1 Samuel 12:23).

Que Dios nos manda positivamente que perseveremos en la oración (Colosenses 4:2; I Tesalonicenses -aquí se nos manda que tomemos tiempo para orar-; 1 Corintios 7:5).

Que es el método designado por Dios para conseguir lo que EL nos ha de dar (Daniel 9:3; Mateo 7:7-11; 9:24-29; Lucas 11:13).

Que la falta de bendiciones necesarias para nuestra vida procede del no orar (Santiago 4:2).

Que los apóstoles consideraron la oración como la mejor manera en que podían emplear su tiempo y atención (Hechos 6:4; Romanos l:9;Colosenses 1:9).

LA NATURALEZA DE LA ORACION.

Es muy interesante observar el desarrollo que tiene la oración en las Escrituras.

En la vida del patriarca Abraham parece que la oración tomo la forma de un dialogo: Dios y el hombre acercándose mutuamente y hablando el uno al otro (Génesis 18:19); convirtiéndose en intercesión (Génesis 17:18; 18:23, 32), y después en oración personal (Génesis 15:2; 24:12). También a las bendiciones patriarcales se les llaman oraciones (Génesis 49:1; Deuteronomio 33:11).

Durante el periodo de la ley no se dio mucha prominencia a la oración formal. El único pasaje en que relata en una forma clara parece ser Deuteronomio 26:1-15. La oración no había tomado aun un lugar definitivo en el ritual de la ley. Parece que fue un asunto personal mas que formal, y por eso mientras no nos es posible encontrar mucho material en la ley, la oración abunda en la vida del legislador, Moisés (Exodo 5:22; 32:11; Números 11:11-15).

En el tiempo de Josué (Josué 7:6-9; 10:14), y de los jueces (Jueces 6) se nos dice que los hijos de Israel “clamaron al Señor.”

En el tiempo de Samuel parece que la oración tomo la forma de intercesión (1 Samuel 7:5, 12; 8:16-18); personal (1 Samuel 15:11, 35; 16:1). En Jeremías 15:1, se nos presenta a Moisés y a Samuel ofreciendo oración intercesora por Israel.

Parece que David se consideró a si mismo como Profeta v sacerdote, y oró sin necesidad de intercesor (2 Samuel 7:18-29).

Parece que los profetas fueron intercesores; por ejemplo: Elías (1 Reyes 18). Sin embargo, entre los profetas se encuentran también oraciones personales (Jeremías 20 -tanto personales como intercesoras- 33:3; 42:4; Amos 7).

En los Salmos la oración toma la forma de una expresión de lo que hay en el corazón (42:4; 62:8; 100:2 el título). El salmista parece que no se presenta a Dios con peticiones fijas y ordenadas sino que simplemente expresa sus sentimientos y deseos, ya sean estos dulces o amargos, tormentosos o específicos. Por consiguiente las oraciones del salmista demuestran sus varios estados de ánimo: queja, suplica, confesión, abatimiento, alabanza.

La verdadera oración consta de elementos tales como la adoración, alabanza, petición, ruego, acción de gracias, intercesión, comunión, esperanza en el Señor. La cámara en la que entra el creyente para orar no es solamente un oratorio, un lugar de oración; es un observatorio, un lugar de visión. La oración no es la voz “mía”, o una empresa “mía”, sino la voz y visión divina, Isaías 63:7; 64:12. Ilustra todas las maneras esenciales de dirigirse a Dios en Oración.

POSIBILIDADES DE LA ORACION.

Estas posibilidades constan de cinco cosas.

LA REVELACION DE DIOS QUE CRISTO NOS HA HECHO.

Mateo 11:27; Juan 1:18. Cristo nos revela a Dios como un Dios personal, como un Ser que ve, siente, conoce, entiende y obra. La creencia en la personalidad de Dios es absolutamente necesaria para la verdadera oración (Hebreos 11:6).

Cristo nos revela a Dios como un Dios soberano (Mateo 19:26 -Para Dios todo es posible). Dios es soberano sobre todas las leyes. El las puede sujetar a su voluntad y usarlas para contestar las oraciones de sus hijos. El no está sujeto a ninguna de las leyes que los hombres llaman “inmutables.”

Cristo nos revela a Dios como un Padre (Lucas 11:13). En todas las circunstancias de la vida de Cristo, en las que este se dirigió a Dios, lo hizo siempre como a un Padre. El hecho de la paternidad, Dios hace posible la oración. Que un padre no se comunicara con su hijo sería una cosa no natural.

LA OBRA EXPIATORIA DE JESUCRISTO.

Hebreos 10:19-22. La muerte de Cristo quitó la barrera que había entre Dios y nosotros, y que le impedía oír y contestar continuamente nuestras oraciones, de modo que ahora puede oír y contestar las peticiones de sus hijos.

LA INSPIRACION DEL ESPIRITU SANTO.

Romanos 8:26 Judas 20. Aunque se nos asegura que hay un Dios personal para oír y aunque tenemos la seguridad que la barrera del pecado que estaba entre Dios y nosotros ha sido quitada, de modo que ahora tenemos el deseo de orar, con frecuencia encontramos obstáculos porque o no sabemos que decir o que cosa pedir. Podemos orar con mucho fervor por cosas que no convienen, o con demasiada languidez por lo que más necesitamos. De ahí que tenemos miedo de orar. La seguridad que nos da estos versículos consiste en que el Espíritu Santo orara dentro de nosotros y formulará nuestra petición, ayudándonos en nuestra vida de oración.

LAS MUCHAS PROMESAS DE LA BIBLIA.

Se nos dice que hay más de 33,000 promesas en la Biblia. Cada promesa es “si y amen en Jesucristo”; El es la garantía y el garantizador de todas ellas. No se nos dan para mofarse de nosotros, sino para darnos ánimo, véase Lucas 11:9; Juan 14:13; 15:7; 1 Juan 5:14-15.

EL TESTIMONIO CRISTIANO UNIVERSAL.

Millones de cristianos en todo el mundo pueden testificar y de hecho testifican que Dios oye y contesta la oración. La credibilidad, el carácter, y la inteligencia de tan gran numero de testigos hacen su testimonio sin discusión y sin controversia.

A QUIEN SE DEBE ORAR.

A DIOS.

Nehemías 4:9; Hechos 12:5. Dios es santo y de ahí que no debe haber impureza alguna en la vida del que ora; es justo, de ahí que no debe haber caminos torcidos; es veraz, de ahí que no debe haber mentira ni hipocresía; es poderoso de ahí que debemos tener confianza en él; es trascendente de ahí que debemos acercarnos a el con reverencia.

A CRISTO.

Hechos 7:59; 2 Corintios 12:8-9; 2 Timoteo 2:22.

AL ESPIRITU SANTO.

Romanos 8:15-16 nos presenta la relación que hay entre el Espíritu Santo y la oración, y también Zacarías 12:10; Efesios 6:18; Judas 20.

El Espíritu Santo es Dios (Mateo 28:19; Hechos 5:3-4; 2 Corintios 13:14), es por eso que se le debe orar (Mateo 4:10; Apocalipsis 22:9).

La manera normal de orar es al Padre, en el Espíritu, a base de los méritos del Hijo: al Padre, en el Espíritu, por el Hijo.

MANERA DE ORAR.

EN CUENTO A LA POSICION DEL CUERPO.

El alma puede orar, no importa cual sea la actitud que el cuerpo adopte. Las escrituras no especifican una posición especial del cuerpo. Cristo oró en pie (Juan 17:1); se arrodillo (Lucas 22:41); también oro con el rostro en tierra (Mateo 26:39).

Salmón se arrodillo (1 Reyes 8:54).

Elías oro con los codos puestos sobre sus rodillas y el rostro en las manos

David oró estando en la cama (Salmo 63:6).

Pedro oro en el agua (Mateo 14:30).

El ladrón moribundo oro en la cruz (Lucas 23:42).

EN CUANTO AL TIEMPO Y LUGAR.

I.- TIEMPO.

Tiempo fijo (Daniel 6:10;5; Salmo 55:16; Hechos 2:46; 3:1; 10:9, 20).

Después de los grandes éxitos (Juan 6:15, véase Marcos 6:46-48).

De mañana temprano (Marcos 1:35).

Toda la noche (Lucas 6:12).

En tiempo de dificultades especiales (Salmo 81:7; véase Exodo 2:23; 3:7; 14:10, 14).

En las comidas (Mateo 14:19; Hechos 27:35; 1 Timoteo 4:4-5).

II.- LUGAR DE LA ORACION.

Secretamente en la cámara (Mateo 6:6).

En medio de la naturaleza (Mateo 14:23; Marcos 1:35).

En la iglesia (Salmo 95:6; Juan 17:1).

En presencia de los inconversos (Hechos 16:25; 27:35).

En todos los lugares (1 Timoteo 2:8).

IMPEDIMENTOS Y AYUDAS PARA LA ORACION.

IMPEDIMENTOS.

El consentir en el pecado conocido (Salmo 66:18; Isaías 59:1-2).

La desobediencia voluntaria a los mandamientos conocidos (Proverbios 28:9).

El egoísmo (Santiago 4:3).

Espíritu vengativo (Mateo 5:22-23; 6:12).

Falta de Fe (Hebreos 11:6; Santiago 1:6).

Idolos en nuestro corazón (Ezequiel 8:5-18; 14:1-3).

AYUDAS ESENCIALES PARA UNA ORACION EFICAZ.

Sinceridad (Salmo 145:18; Mateo 6:5).

Sencillez (Mateo 6:7 véase 26:44).

Seriedad (Lucas 22:44; Hechos 12:5; Santiago 5:17).

Persistencia (Lucas 18:1-8; Romanos 12:12; Colosenses 4:2).

Fe (Mateo 21:22; Santiago 1:6).

Unanimidad con los demás (Mateo 18:19-20).

Precisión (Salmo 27:4; Mateo 18:19).

Esfuerzo (Exodo 14:15).

En el nombre de Jesús (Juan 14:13-14; 16:23).

Con ayuno (Hechos 13:2-3; 14:23).

DOCTRINA ACERCA DE LA IGLESIA

Hay un gran peligro de perder de vista a la iglesia tratando de poner énfasis en la idea del Reino de los Cielos o la Cristiandad. Estamos inclinados a pensar que es cosa de poca importancia el hablar de la Iglesia, porque en su comparación nos parecen grandes el Reino y la Cristiandad. Nos sentimos tentados a distinguir y poner en contraste el eclesiasticismo (como a veces se le llama), con el cristianismo, con desventaja del primero. Conviene recordar que Jesucristo se identificó a si mismo positivamente con la iglesia (Hechos 9), y no con la cristiandad. El dio su vida para poder fundar la iglesia (Efesios 5:25). El apóstol Pablo se sacrifico así mismo esforzándose para edificar la Iglesia, no la cristiandad. Dice que su mayor pecado consistió en perseguir a la iglesia de Dios (1 Corintios 15:9). El propósito supremo de Dios en esta edad es de reunir a la iglesia. Algún día ésta será completa (Efesios 4:12), y entonces nuestra edad habrá cumplido su propósito.

DEFINICIONES: DISTINCIONES.

USO DE LA PALABRA EN EL ANTIGUO TESTAMENTO.

Levítico 4:13: “Y si toda la congregación de Israel hubiera errado, y el negocio estuviere oculto a los ojos del pueblo.” La palabra hebrea para Asamblea (traducida aquí como “pueblo”) significa llamar o congregar, y se usa aplicándola no simplemente al hecho de llamar, sino también a la asamblea de los llamados. En este sentido, Israel es llamado una “iglesia,” una “asamblea”, porque fue llamado de entre las naciones para ser un pueblo santo (Hechos 7:38; La congregación en el desierto”). Siempre hay un aspecto religioso asociado con este llamamiento particular.

USO DE LA PALAURA EN EL NUEVO TESTAMENTO.

El verdadero significado e idea de la iglesia se deriva originalmente y casi exclusivamente del Nuevo Testamento. Así, la iglesia cristiana es una institución del Nuevo Testamento, que comienza en Pentecostés y termina con el arrebatamiento de la Iglesia. A este aspecto hay dos palabras que tienen importancia especial.

I.- (ekklhsia) DE DOS PALABRAS GRIEGAS QUE SIGNIFICAN ”LLAMAR FUERA.”

Esta palabra se usa en el Nuevo Testamento unas 111 veces en total. En Hechos l9:39 se usa en un sentido secular. En Hechos 7:38 se refiere a Israel en el desierto. A la asamblea de los creyentes en Cristo en Mateo 16:18; 18:17; 1 Corintios 1:2; Efesios 5:25-27 etc., y siguiendo la misma idea, se usa con los cristianos llamándolos “llamados” en Romanos 8:30; 1 Corintios l:2; 2 Corintios 6:17 etc.

II.- (kuriakon), LO QUE PERTENECE AL SEÑOR.

En este sentido tenemos “la Cena del Señor” (1 Corintios 11:20); “El Día Del Señor” (Apocalipsis 1:10); véase también Lucas 22:25; Romanos14:8-9. Donde se pone en claro que es sobre lo que el Señor tiene dominio y autoridad.

Resumiendo: La Iglesia se compone de creyentes que han sido llamados fuera del mundo, y que están bajo el dominio y autoridad de Jesucristo.

III.- DESARROLLO DE LA IDEA DE IGLESIA EN EL NUEVO TESTAMENTO.

Al principio no había mas que una iglesia en Jerusalén. Tal vez se tuvieron reuniones en diferentes casas, pero no había más que una Iglesia con un registro. Por eso es que leemos que el total de los mismo será, en cierta ocasión de 120 (Hechos 1:15), luego de 3000 (Hechos 2:41), y mas tarde de 5000 (Hechos 4:4), a los cuales se añadían cada día mas personas (Hechos 2:47). Al frente de la iglesia se encontraban los apóstoles (Hechos 2:41-47). Para mayores detalles de la iglesia primitiva véase Hechos capítulos 1 y 2.

La segunda etapa en el desarrollo de la Iglesia fue su extensión por Judea y Samaria, según se relata en Hechos 8.

La cabeza de la iglesia gentil llego a ser entonces Antioquía, en Siria (Hechos 13:1), así como Jerusalén era la cabeza de la iglesia judaica (Hechos 15). Pablo representaba la iglesia de Antioquía y Pedro con Santiago, a la iglesia de Jerusalén. La asamblea de Antioquía se llamaba “La Iglesia” exactamente igual que la asamblea de Jerusalén (Hechos 11:22; 13:1).

Debido a las actividades misioneras de los apóstoles, principalmente de Pablo, surgieron iglesias en diferentes ciudades, especialmente en Asia menor; por ejemplo: Corinto, Galacia, Efeso y Filipos.

Por todo lo anterior, la palabra “Iglesia” llego a aplicarse a la iglesia “Universal”, es decir, todo el cuerpo de Cristo existente en todo lugar (Mateo 16:18; 1 Corintios 15:9; Gálatas 1:2, 13); a las iglesias Locales de cualquier lugar (1 Corintios 1:2; Filipenses4:15; Colosenses 4:16); a reuniones particulares, aunque no hubiera más que dos o tres reunidos (Mateo 18:19; Romanos 16:5; Filipenses 1:2; Colosenses 4:15).

Podemos decir con seguridad que en el termino iglesia se incluye todo lo que encierra la iglesia universal, así como las reuniones de la iglesia en una casa. Dondequiera que se reúne el pueblo de Dios en el nombre de Cristo para adorar, allí está la iglesia.

DISTINCIONES.

I.- LA IGLESIA Y EL REINO.

La Iglesia y el Reino son ahora contemporáneos. La iglesia esta dentro del Reino y probablemente los regenerados son: “Los hijos del Reino.” E1 Reino consta de buenos y malos (Mateo 13); La iglesia solamente de los santos en verdad. Los judíos rechazaron el reino en tiempo de Cristo y los apóstoles. Ese reino, ahora rechazado, será establecido nuevamente cuando venga el Mesías. Este concepto nos ayudara a entender las parábolas de Mateo 13, así como el ”Sermón del Monte”. La Iglesia puede considerarse como una parte del Reino, en la misma forma que una provincia es parte de una nación. En un sentido, el Reino esta presente de la misma manera que el Rey esta presente en el corazón de su pueblo. Hay una diferencia entre Iglesia y cristiandad, de la misma manera que hay diferencia entre los cristianos que poseen y los que profesan la fe. La Cristiandad bautizada es una cosa, y la Iglesia de Cristo es otra.

II.- IGLESIA VISIBLE E INVISIBLE: ACTUAL E IDEAL.

La iglesia visible se compone de todos aquellos cuyos nombres están en el libro de la vida; la iglesia invisible es aquellos que creerán en Cristo; la actual, es el pueblo imperfecto que aspira a la perfección, que vive aun en la tierra. La ideal, los santos que han salido de la tierra y están ahora triunfantes en el cielo (Hebreos 12:23). En cierta manera hay una iglesia en el cielo lo mismo que hay una iglesia que hay una iglesia en la tierra. En realidad, ambas son parte de una misma iglesia: La llamada militante en la tierra, y la iglesia triunfante en el cielo.

III.- IGLESIA LOCAL Y UNIVERSAL.

La primera se refiere a la Iglesia en cualquier lugar particular, como la “Iglesia en Corintio”; la segunda, a la iglesia que se encuentra en todas partes (1 Corintios 1:2).

FUNDACION DE LA IGLESIA.

La iglesia fue predicha en vida por Cristo y fundada históricamente por los apóstoles, veamos estas dos partes sobre la fundación de la iglesia de Cristo en la Tierra.

PREDICHA POR CRISTO.

Mateo 16:16-18 dice “... sobre esta piedra edificare mi iglesia.” Aquí encontramos la iglesia en profecía y en promesa. la primera mención de la iglesia en el Nuevo Testamento. Nótese la distinción que aquí se hace entre el “Reino” y la “Iglesia.”

La iglesia va a ser fundada sobre la confesión que Pedro hace de Jesucristo como el Hijo del Dios viviente. Aquí no se da supremacía alguna a Pedro, como lo demuestra fácilmente la comparación de estos versículos con Juan 20:19-23 y Mateo 18:18, en los cuales se da el mismo privilegio de atar y desatar a toda la iglesia y a todos los apóstoles.

En Mateo18:15-20 nuestro Señor reconoce el hecho de la iglesia, y también que tiene el sello y sanción divinos para ejercer el poder de las llaves.

FUNDADA HISTORICAMENTE POR LOS APOSTOLES.

En Hechos 1:1 al 2:47, encontramos cumplida la promesa y profecía de Mateo 16:16-18, Aquí se nos da el relato del principio de la primera iglesia cristiana, y de como existió de hecho en Jerusalén. Cuando una persona era regenerada por la fe en Cristo Jesús, se constituía por ese mismo hecho, miembro de la iglesia. No había disputa alguna si debía unirse a la iglesia o no; éste era un hecho que se daba por supuesto. Por eso leemos que el Señor añadía a la iglesia diariamente lo que se salvaban. La iglesia era ya una institución concreta a la que se unía todo creyente en Cristo.

La doctrina de los apóstoles” formaba la norma de fe, que era una realización de la profecía y promesa hecha por Cristo en Mateo 16:16-18: “Sobre esta piedra edificare mi iglesia,” etc.

La Iglesia tenia determinados lugares de reunión: “El aposento alto” (Hechos 1:13), “el Templo” (Hechos 5:12), “los hogares de sus miembros” (Hechos 2:46; 12:12), y “la sinagoga”. Determinados tiempos de reunión: “diariamente” (Hechos 2:46), “cada ida del Señor” (Hechos 20:7); y, “horas regulares de oración” (Hechos 3:1; 10:9).

El hecho de que el apóstol San Pablo dirigiese muchas de sus cartas a las iglesias en diferentes localidades, demuestra claramente que ya existían iglesias organizadas de una manera regular y definida. Las cartas los corintios (por ejemplo 1 Corintios 12 y 14) demuestran que las iglesias tenían ya ciertas formas reconocidas de servicio y de liturgia. Las cartas a Timoteo y a Tito suponen una congregación de creyentes organizada en forma regular. De 1 corintios 5:9-13 se deduce que hay una iglesia en el mundo. La iglesia cristiana en una entidad tanto como lo es el pueblo gentil o el pueblo judío (1 Corintios 10:32). La existencia de la iglesia en una forma organizada: Obispos y diáconos (Filipenses 1:1), ancianos (Hechos 20:17), el presbiterio (1 Timoteo 4:14). Se daban carta de traslado a los miembros (Hechos 18:27).

MIEMBROS DE LA IGLESIA: SUS CONDICIONES Y CARACTERISTICAS.

En esto es importante porque no solo es el asistir a una iglesia cristiana para ser cristiano, sino saber quienes son los miembros de la iglesia realmente. Hemos hablado de la regeneración, la salvación, justificación, etc, ahora juntaremos estas ideas en una sola la iglesia y su membrecía:

EN TODOS SUS MIEBROS SE REQUIERE EL ARREPENTIMIENTO Y EL BAUTISMO.

En Hechos 2:38-41 nos dice: “Y Pedro les dijo: Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo... Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel ida como tres mil personas.”

FE EN EL SEÑOR JESUCRISTO COMO EL REDENTOR DIVINO.

Mateo 16:16-18; Hechos 2:38-39. Todo el sermón de Pedro en Hechos 2 ilustra esta verdad.

SALVADOS: REGENERADOS.

Hechos 2:47 con Juan 3:3-5. Era requisito esencial que los miembros de la iglesia primitiva debieran ser “añadidos a Cristo” antes de ser añadidos a la Iglesia.

EL BAUTISMO EN EL NOMBRE DEL TRINO DIOS COMO CONFESION PUBLICA DE CRISTO.

Mateo 28:19; por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.” véase también Hechos 2:38-41; 10:47-48; 22:16; Romanos 10:9-10.

UNIRSE A LA DOCTRINA APOSTOLICA.

Hechos 2:42, “Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles y en la comunión...” (véase también Mateo 16:16-18; Efesios 2:20).

CARACTERISTICAS DE LOS MIEMBROS DE LA IGLESIA PRIMITIVA.

Eran conocidos como creyentes (Hechos 4:32); hermanos (Hechos 11:29; 12:17; Romanos 1:13); cristianos (Hechos 11:26; 26:28); santos (Hechos 9:13; 1 Corintios 1:2; Apocalipsis 13:7); elegidos (Marcos 13:27; Romanos 8:33; Efesios 1:4).

FIGURAS CON LAS QUE SE REPRESENTA LA IGLESIA EN LAS ESCRITURAS.

Por lo regular se usan tres figuras para representar a la iglesia, la primera como un cuerpo, la segunda como un templo, y la tercera como una esposa, veamos cada una de ellas:

EL CUERPO, DEL CUAL CRISTO ES LA CABEZA.

En este símbolo se encierran dos ideas.

I.- LA RELACION DE LA IGLESIA CON CRISTO (QUE ES SU CABEZA).

Efesios 1:22-23; Colosenses 1:18; 2:19. La iglesia es un organismo, no una organización. Existe una relación vital entre Cristo y la Iglesia, ambos participando de la misma vida, lo mismo que sucede entre la cabeza y el cuerpo físico. No podemos unirnos a la iglesia como nos unimos a un club o una mera organización humana. Tenemos que participar de la vida de Cristo por fe antes que podamos ser miembros de la iglesia de Cristo en el verdadero sentido. como cabeza de la Iglesia, Cristo es su guardián y su director (Efesios 5:23-24); el origen de su vida llenándola en su plenitud (Efesios 1:23); el centro de su unidad y la causa de su crecimiento (Efesios 4:15; Colosenses 2:29).

II.- RELACION DE LOS MIEMBROS UNOS CON OTROS.

Romanos 12:4; 1 Corintios 12:12-27; Efesios 4:1-4, 15-16.

UN TEMPLO, UN EDIFICIO, UNA HABITACION, UN LUGAR PARA MORADA DEL ESPIRITU SANTO.

1 Corintios 3:9-17; 6:19; Efesios 2:20-21; 1 Timoteo 3:15; 1 Pedro 2:4-8; Apocalipsis 21:3. Cristo es la piedra principal del ángulo de este edificio, y los profetas y apóstoles son el fundamento. En 1 Corintios 3:9-17 Cristo es el fundamento y los apóstoles son los edificadores. Cristo es el que sostiene todo el edificio en su lugar.

LA ESPOSA DE CRISTO.

2 Corintios 11:2; Efesios 5:25-27; Apocalipsis 19:7; 22:17. Cristo es el esposo (Juan 3:29). Eso es un gran misterio (Efesios 5:32). La esposa llegará a ser la esposa del Cordero (Apocalipsis 21:2).

ORDENANZAS DE LA IGLESIA.

Son dos solamente.

EL BAUTISMO.

Mateo 28:19; Marcos 16:16; Hechos 2:38, 41; 8:36-40; 10:47-48. El sentido de la palabra baptizw (BAPTIZO), del griego baptw (BAPTO), significa: sumergir, empapar, mojar una cosa sumiéndola totalmente, es por eso que el sentido correcto de la palabra y la acción de bautizar es la de sumergir totalmente, una cosa en el agua. La acción de sumergir es la mejor idea para lo que quiere decir la Biblia cuando somos muertos juntamente con Cristo y resucitados con el.

LA CENA DEL SEÑOR O SANTA CENA.

Hechos 2:42-46; 20:7; 1 Corintios 11:20-34. Esta ordenanza ha tenido mas controversia que la anterior, pero lo mas importante es que es una fiesta de Comunión, la comunión es lo mas importante al celebrar la Cena del Señor. Al hablar de comunión se habla de creyentes, y es por eso que las iglesias solo incluyen esta ordenanza solamente a los bautizados, pues ellos han dado testimonio publico de su fe en Cristo.

LLAMAMIENTO DE LA IGLESIA.

Después de lo anteriormente dicho sobre la iglesia, debemos preguntarnos cual es la función de la iglesia, para que esta en la tierra, que es lo que Dios quiere de ella, básicamente la iglesia existe para cinco cosas que tiene que hacer o hará.

ADORAR A DIOS Y GLORIFICARLE EN LA TIERRA.

Efesios 1:4-6, Este pasaje nos dice que somos para “alabanza” de su gloria. La iglesia esta (Existe) en la tierra para honrar y glorificar a Dios con sus cantos (alabanzas). Los cultos deben ser hechos para adorar a Dios, no para satisfacer o distraer al hombre.

EVANGELIZAR AL MUNDO.

Mateo 28:19-20; Hechos 2; 5:42; 6:5-8; Efesios 3:8. etc., La tarea de la iglesia es evangelizar al mundo, esto es: presentarles a Cristo como el salvador del mundo, para que sean salvos, la iglesia local que no haga esto como algo necesario está en una posición que no agrada a su Señor y Salvador.

DESARROLLAR A CADA CRISTIANO HASTA LLEGAR A LA PLENITUD DE CRISTO.

Efesios 4:11-15. De aquí que el don de pastores, maestros, etc., en esto se encuentra el valor de la asistencia a la iglesia, en que promueve el crecimiento. La falta de asistencia conduce a la apostacía (Hebreos 10:25-28), véase también 1 Corintios 12; 1 Tesalonicenses 5:11.

DAR TESTIMONIO CONSTANTE DE CRISTO Y SU PALABRA.

Hechos 1:8; 8:1-4. La iglesia está aquí para dar testimonio de su Señor y Salvador. La iglesia primitiva a pesar de ser perseguida y prohibida, dio un testimonio poderoso de su Señor. la iglesia que no da testimonio por temor y negligencia esta traicionando a su Salvador.

GLORIA FUTURA DE LA IGLESIA.

Efesios 3:10, 21; Apocalipsis 7:9-17. La iglesia tiene una promesa de su Señor y Salvador, la de estar con el.

A N G E L E O L O G I A

DOCTRINA ACERCA DE LOS ANGELES

No debemos de pensar que el hombre es la forma superior de vida entre los seres creados. Entre Dios y el hombre existen criaturas de una inteligencia y poder superiores a los del hombre, de la misma manera que entre el hombre y las formas inferiores de vida existen seres de diversa graduación.

La existencia de deidades inferiores entre las mitológicas paganas presupone la existencia de un orden superiores entre Dios y el Hombre, superiores al hombre e inferiores a Dios. La enseñanza clara y firme de la Biblia no dice que esta posibilidad es real. Los hombres por muy materialistas que sean, no pueden negar el ámbito espiritual, únicamente porque están mas allá del alcance de nuestra vista y nuestro tacto. Para no tomar ideas erradas y equivocadas, basaremos nuestra doctrina en la Biblia, y la Biblia nos enseña:

SU EXISTENCIA.

Esto fue enseñado tanto por Jesús como por los apóstoles. En el Antiguo Testamento, se les nombra varones, pero también se le nombra el ángel de Jehová, que es la manifestación de Cristo (que no es un ángel) preencarnado. Veamos pues lo que dijo 3esus y sus apóstoles.

LA ENSEÑANZA DE JESUS.

Mateo 13:41; 18:10; 26:53; Marcos 8:38; 13:32. Nos bastan estos pasajes bíblicos, aunque de ninguna manera son todos los que hay, para probar que Jesús creyó en la existencia de los ángeles. Jesús no se acomodaba aquí a una creencia popular, tampoco expresa una creencia supersticiosa no era esta su costumbre. Siempre corrigió la opinión o tradición popular cuando era falsa; por ejemplo, al reprender el falso ceremonial de los nos muestra que Jesús creía firmemente en la existencia de los ángeles.

ENSENANZA DE PABLO Y DE OTROS APOSTOLES.

2 Tesalonicenses 1:7 con Colosenses 2:18. Pablo Escribió a los Colosenses para corregir la teoría gnóstica del culto a los ángeles. Véase también Efesios 1:21; Colosenses 1:16.

El Apóstol Juan creyó firmemente en un orden de seres angélicos: Juan 1:51; Apocalipsis 12:7; 22:9.

Pedro también lo creyó: 1 Pedro 3:22; 2 Pedro 2:11.

Judas: Judas 9.

Estos y otros muchos pasajes bíblicos obligan al estudiante sincero de la palabra a creer en la existencia de los ángeles.

LA NATURALEZA DE LOS ANGELES.

Aunque hemos oído hablar de los ángeles, algunas veces somos ignorantes en cuanto a lo que son. La Biblia nos dice que son seres creados, espirituales, de gran poder y fuerza, y que también existen rangos entre ellos. Veamos mas a fondo esto:

SON SERES CREADOS.

Colosenses 1:16 Nos dice que los ángeles no son “espíritus” de los difuntos, ni tampoco son seres humanos “glorificados” (véase también Hebreos 12:22).

SON SERES ESPIRITUALES.

Hebreos 1:14 “¿No son todos espíritus ministradores...?” Salmo 104:4: “Al que hace a sus ángeles espíritus..” (versión antigua). Hay quienes piensan que Dios crea ángeles con un propósito, y una vez cumplido ese propósito, dejan de existir. Pero la Biblia nos enseña que hay muchos, muchísimos ángeles que existen todo el tiempo.

Aunque los ángeles son “espíritus,” con frecuencia se han aparecido a los hombres en forma visible y humana (Génesis 19; Jueces 2;1; 6:11-12; Mateo 1:20; Lucas 1:26; Juan 20:12).

SON SERES DE GRAN PODER Y FUERZA.

2 Pedro 2:11; Salmo 103:20. Un ángel tuvo poder para destruir Sodoma y a Gomorra, y otras ciudades pecadoras. Un ángel hirió al primogénito, y quito la piedra de la entrada del sepulcro. Un ángel tuvo suficiente poder para amarrar aquel antiguo dragón, el diablo (Apocalipsis 20:2, 10). Un ángel hirió ciento ochenta y cinco mil en el campo de los sirios (Isaías 37:36). Su poder es delegado; son ángeles de su potencia (2 Tesalonicenses 1:7), son ministros por los que se manifiesta el poder de Dios. Son poderosos, pero no todopoderosos.

EXISTEN VARIOS RANGOS Y ORDENES DE ANGELES.

Leemos de Miguel, el arcángel (Judas 9; 1 Tesalonicenses 4:16); ángeles, principados, potestades; que evidentemente significan rangos y ordenes de ángeles (Colosenses 1:16; 1 Pedro 3:22). El hecho de que la Biblia no se menciona mas que un arcángel prueba que la doctrina de los ángeles no tuvo su origen en fuentes babilonias y persas como algunos suponen, pues en estas encontramos siete arcángeles en vez de uno.

NOTA: En los libros apócrifos encontrados una jerarquía de siete arcángeles, incluyendo a Miguel, Gabriel, Rafael y Uriel, pero solo son suposiciones sin ningún valor escritural.

EL NUMERO DE LOS ANGELES.

Hebreos 12:22 véase también 2 Reyes 6:17; Job 25:3; Mateo 26:53, lo que nos dice que son millares, lo cual es un modismo para decirnos que son incontables para nosotros.

LA CAIDA DE LOS ANGELES.

En un principio los ángeles fueron creados buenos. Las escrituras nos hablan de la caída de los ángeles: 2 Pedro 2:4; Judas 6.

EL TIEMPO DE LA CAIDA DE LOS ANGELES.

Dicen algunos que tuvo lugar antes de la creación que se narra en Génesis 1:2 entre los versículos 1 y 2, y que esta caída fue lo que hizo que la creación original estuviera “desordenada y vacía” (Génesis 1:2). Esta opinión no se puede probar ni refutar, pero lo que es realidad, es el terrible hecho de la caída de los ángeles (La relación de la caída de los ángeles y satanás lo veremos en el siguiente capitulo).

LA CAUSA DE LA CAIDA.

Pedro no especifica que clase de pecado fue. Judas dice que “no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada.” Tomando esto en relación con Deuteronomio 32:8, que parece indicar que a los ángeles se les habían designado ciertos territorios y confines, y con Génesis 6:1-4 que habla de “los hijos de Dios” (lo que algunos piensan que se refiere a los ángeles, lo cual no puede sin embargo), parece deducirse que el pecado de los ángeles consistió en abandonar su propia morada.

Hay otros que dicen también que el pecado de los ángeles fue la soberbia y desobediencia. Parece bastante cierto que estos pecados fueron los que causaron la caída de Satanás (Ezequiel 28). si es verdadero este modo de ver, entonces debemos entender que las palabras “estado” o “dignidad” indican que aspiraron a mas alta dignidad, en vez de estar satisfechos con la que había sido designada de una vez para siempre bajo el Hijo de Dios.

LA OBRA DE LOS ANGELES CAIDOS.

Estos se oponen a los propósitos de Dios (Daniel 10:10-14); afligen al pueblo de Dios (Mateo 17:15-16; Lucas 13:16); ejecutan los planes de Satanás (Mateo 12:26-27; 25:41); impiden la vida espiritual del pueblo de Dios (Efesios 6:12); tratan de engañar al pueblo de Dios (1 Samuel 28:7-20).

EL JUICIO DE LOS ANGELES CAIDOS.

Mateo 25:41; 2 Pedro 2:4; Judas 6, demuestran que no hay esperanza de que sean redimidos. Su destino final es el fuego eterno. A juzgar por l Corintios 6:3 parece como si los santos hubieran de tomar parte en el juicio de los ángeles caídos.

sobre esto, hablaremos mas a fondo en la doctrina sobre Satanás.

LA OBRA DE LOS ANGELES.

La obra de los ángeles se divide entre su ministerio celestial, y su ministerio terrenal, lo que hacen en el cielo y que no sabemos mucho, pues la Biblia no nos lo revela explícitamente; en cambio su ministerio terrenal lo conocemos muy bien por lo que nos dice la Biblia y la experiencia del andar diario del creyente en Cristo Jesús.

EL MINISTERIO CELESTIAL DE LOS ANGELES.

Isaías 6; Apocalipsis 5:11-12; 8:3-4. Nos hablan de su servicio sacerdotal, es decir ministran delante de Dios, y rinden culto a Dios siempre, esto nos debe motivar a adorar Dios y no a sus criaturas: los ángeles.

SU MINISTERIO TERRESTRE.

A los ángeles se les ha encomendado la administración de los asuntos materiales: por ejemplo, mostrar una fuente a Hagar, aparecerse a Josué con una espada desenvainada; librar de las cadenas a Pedro y abrirle las puertas de la cárcel; alimentar, fortalecer y defender a los hijos de Dios. La tarea de comunicar la verdad acerca de las cosas espirituales ha sido encomendada más particularmente al Espíritu Santo.

En general, la relación de los ángeles con la tierra esta mas o menos vinculada con los vientos, el fuego, las tormentas, las pestes (Salmo 103:20; 104:4; 1 Crónicas 21:15-16, 27). La nación de Israel esta especialmente relacionada con los ángeles desde el punto de que es guardada por los ángeles (Ezequiel 9:1; Daniel 11:1; 12:1).

En particular, los ángeles tienen un ministerio especial en relación con la iglesia de Jesucristo, el conjunto de los creyentes. Ellos son los “espíritus administradores” de los santos (Hebreos 1:14); ejecutan servicios en favor del pueblo de Dios. Ejemplos: a Abraham (Génesis 19); a Gedeón (Jueces 6); a María (Lucas l); a los pastores (Lucas 2); a Pedro (Hechos 12); a Pablo (Hechos 27).

Ahora veamos lo que los ángeles hacen:

I.- GUIAN AL CREYENTE.

Conducen al obrero hacia el pecador(Hechos 8:26), y al pecador hacia el obrero (Hechos 10:3). Nótese: el ángel guía, pero el Espíritu Santo instruye (Hechos 8:29). ¿Están interesados los ángeles en las conversaciones? (Lucas 15:10). ¿Como observan nuestro trato con los inconversos?

II.- ANIMA Y FORTALECEN AL PUEBLO DE DIOS.

1 Reyes 19:5-8; Mateo 4:11; Lucas 22:43; Hechos 5:19; 12:8-11; 27:23-24.

III.- DEFIENDEN, PROTEGEN Y LIBRAN A LOS SIERVOS DE DIOS.

Génesis 19:11; 2 Reyes 6:18; Daniel 6:22; 8echos 5:19; 12:8-11; 27:23-24.

IV.- SON TESTIGOS OCULARES DE LA IGLESIA Y DEL CREYENTE.

1 Timoteo 5:21: los ángeles observan cuidadosamente los asuntos de la predicación, el servicio de la iglesia y el trabajo para ganar almas: este es un pensamiento solemne que asusta.

1 Corintios 4:9: Los ángeles buenos son espectadores en la fiera lucha en que esta empeñada la iglesia con las huestes del pecado.

V.- ACOMPAÑARAN A CRISTO EN SU SEGUNDA VENIDA.

Separan los justos de los impíos (Mateo 25:31-32; 2 Tesalonicenses 1:7-8). Dan actualidad a la ira de Dios sobre los impíos (Mateo 13:39-42). No hay pluma humana que pueda describir como esto se realiza. Con el juicio de la obra de los ángeles esta relacionada la mas tremenda profecía bíblica en Apocalipsis: Fuego, granizo, sangre, etc., algo terrible, ya se trate de hechos simbólicos o reales.

RESUMEN.

la Biblia nos enseña la existencia de los ángeles, Jesús lo enseño, Los apóstoles lo confirmaron. En cuanto a su naturaleza sabemos que los ángeles son seres creados, espirituales, con gran poder y fuerza. Que existen rangos entre ellos, son innumerables. Su ministerio esta tanto en el cielo como en la tierra.

En su ministerio en la tierra, guían al creyente, lo animan y fortalecen, defienden, protegen y lo libran del mal; son testigos oculares de lo que ocurre en la iglesia y en la vida del creyente, y que acompañaran a Cristo en su segunda venida.

También sabemos que hubo ángeles que cayeron, estos ángeles se volvieron malos y se oponen a Dios y todo lo santo, y esto lo veremos en el capitulo siguiente.

D O C T R I N A    A C E R C A    D E

S A T A N A S

A través de la Escrituras se nos presenta a Satanás como el mas grande enemigo de Dios y del hombre. Por demasiado tiempo se considerado a Satanás como objeto de ridículo en vez de temor. Las Escrituras hablan de la existencia de una personalidad del mal. De consiguiente debemos aprender todo lo que podamos acerca de ella.

El ridículo con que se trata la doctrina de Satanás se debe en gran parte se debe a que los hombres pretenden encontrar en La Biblia base para sus teorías y fantasías. Han leído “El Paraíso Perdido” de Milton, y no se han preocupado de leer el libro de Job. Han prestado atención a las experiencias de Lutero, en vez de las epístolas de Pedro y Judas. A fin de evitar el escepticismo por un lado y el ridículo por otro. Debemos recurrir a la Biblia para formar nuestras opiniones sobre esta doctrina.

EXISTENCIA Y PERSONALIDAD DE SATANAS.

SU EXISTENCIA.

La existencia de Satanás es una cuestión incierta para la ciencia; ni la niega ni la afirma. La existencia y personalidad de Satanás se niegan constantemente. Sin embargo, La Biblia es clara y terminante en su enseñanza acerca de la existencia de una personalidad del mal, llamada diablo. Hoy día se ha hecho popular en algunos círculos usar varias clases de trucos para negar la existencia del diablo.

Mateo 13:19, 39: “viene el malo... El enemigo que la sembró, es el diablo.” Juan 13:2: “como el diablo ya había puesto en el corazón de Judas Iscariote, hijo de Simón, que le entregase.” Véase también Hechos 5:3; 2 Corintios 11:3, 14; 2 Pedro 2:4; Judas 6.

No es tan fácil precisar como Satanás vino a existir. Probablemente fue en un tiempo un ángel bueno. Algunos interpretes bien preparados y dignos de confianza sostienen que su caída se halla descrita en Ezequiel 28:12-19 (véase también Isaías 14:12-14). De Juan 8:44 se deduce que en un tiempo tuvo posesión de la verdad, pero apostato. Su caída (Lucas 10:18) esta relacionada con la caída de los ángeles según se menciona en pasajes como 2 Pedro 2:4; Judas 6. Una de las causas fue la soberbia (Ezequiel 18:15-17; 1 Timoteo 3:6). Tal vez este hecho dio origen a la expresión: “Satanás y sus ángeles” (Mateo 25:41). Sin duda Pablo en 2 Corintios 11:14 se refiere a que Satanás fue en un tiempo ángel de luz. Cuando se representa a Satanás bajo la forma de una serpiente, debemos entender que tales expresiones se refieren a el después de su caída. No hay fundamento alguno para representarle con cuernos, cola y pezuñas. Con esto no se hace mas que poner en ridículo lo que es una verdad muy seria. si se consideran con detenimiento los pasajes citados, se llegara a la conclusión de que Satanás no es una ficción de la imaginación, sino un ser real que puede hacernos daño si no estamos bajo la sangre de Cristo.

SU PERSONALIDAD.

Juan 8:44, nos dice: “Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en el. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.” En 1 Juan 3:8 nos dice: “El que practica el pecado es del diablo; porque el diablo peca desde el principio.”

Satanás se nos presenta aquí como un homicida, un mentiroso, un pecador, todos estos son elementos de su personalidad. El tenia “imperio sobre la muerte” según Hebreos 2:14. “El es el príncipe de este mundo” según Juan 14:30.

El relato que se hace de Satanás en Job 1:6 al 2:7, confirma fuertemente su personalidad. El es una persona tanto como lo eran “los hijos de Dios,” 1 Crónicas 21:1; Salmo 109:6; Zacarías 3:1-2; apoyan también el hecho de la personalidad de Satanás. En todos estos pasajes bíblicos se usa el genero masculino al referirse a Satanás y se le asignan atributos y cualidades propios de la personalidad.

No se puede leer el relato de la tentación de Cristo (Mateo 4:1-11), sin darnos cuenta inmediatamente de que son dos personas las que toman parte del conflicto en el desierto.

Los oficios que se le asignan a Satanás en la Biblia requieren de un oficial que los desempeñe; la labor, un obrero que los realice; el poder, un agente; las ideas, pensador; los designios, una personalidad.

Podemos decir que nuestras tentaciones proceden de tres causas: el mundo, la carne y el diablo. Pero podemos estar seguros de que las tentaciones no pueden proceder ni del mundo, ni de la carne: por ejemplo, las que nos acometen en los momentos de mayor devoción y tranquilidad. La única forma de explicarlas es atribuyéndoselas al diablo.

No se puede poner en duda que Cristo nos dejo enseñado sobre la existencia de una personalidad del mal, esto nos debe de ayudar para no dudar de la existencia de Satanás a nosotros los cristianos.

LUGAR Y PODER DE SATANAS.

Aunque no debemos de tenerle miedo, tampoco lo debemos menospreciar, pues es un ángel poderoso, tiene poder en este mundo, y esta al frente de un reino hostil al reino de Dios y el buscara hacerles daño a los hijos de Dios.

UN ANGEL PODEROSO.

Satanás fue un ángel poderoso y probablemente lo es todavía (Judas 8-9). Daniel 10 nos muestra que Satanás tiene poder para oponerse a uno de los principales ángeles (nótese en particular los vv 12 y 13). Cristo llama a Satanás “el hombre fuerte armado” en Lucas 11:21. También es “el príncipe de este mundo” (Juan 14:30).

PRINCIPE DEL PODER DEL AIRE.

En Efesios 2:2 nos dice “conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia.” (véase también Efesios 6:11-12). El es también el príncipe de los demonios o ángeles caídos, Mateo 9:34; 12:24; 1ucas 11:14-18. Sin duda aquí se hace referencia al hecho de que el mundo de los malos espíritus se halla organizado, y que Satanás esta a la cabeza de esa organización.

DIOS DE ESTE MUNDO.

En 2 Corintios 4:4 dice: “en los cuales el Dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos.” El es el también el príncipe de este mundo Juan 12:31; 14:30; 16:11; véase también Efesios 2:1-2;1Juan 5:19. Satanás no solo es el objeto de adoración del mundo, sino también el espíritu que dirige las actividades de los impíos.

ESTA AL FRENTE DE UN REINO QUE ES HOSTIL AL REINO DE DIOS Y DE CRISTO.

Hechos 26:18; Colosenses 1:13. El reino de luz esta regido por una persona: Jesucristo; el reino de las tinieblas por Satanás. Tan persona es uno como el otro.

TIENE PODER SOBRE EL REINO DE LA MUERTE.

Hebreos 2:14 dice: ”Para destruir... al que tenía el imperio sobre de la muerte , esto es, al diablo.” Al parecer las almas de los muertos no regenerados están (o estuvieron) hasta cierto punto sujetos al dominio de Satanás.

CARACTER DE SATANAS.

Podemos juzgar el carácter de Satanás y su naturaleza por los nombres y títulos que se le dan.

EL ADVERSARIO, O SATANAS.

Véase Zacarías 3:1-5 y 1 Pedro 5:8; nos dicen que satanás es nuestro adversario. Acerca del uso de la palabra “adversario” véase Números 22:22. Adversario quiere decir: Uno que se opone a otro. Satanás es el adversario de Dios y del hombre.

EL DIABLO.

Mateo 13:39; Juan 8:44. Este nombre se le aplica a Satanás por lo menos 33 veces en el Nuevo Testamento, y significa: “un acusador” o “difamador” (Apocalipsis 12:10). El calumnia a Dios delante de los hombres (Génesis 3:1-7), y a los hombres delante de Dios (Job 1:9 al 2:4).

EL MALO O MALVADO.

Mateo 13:19Viene el malo.” Este título sugiere que no solo Satanás es malo en el mismo, sino que es la causa de toda la maldad en el mundo.

EL TENTADOR.

Mateo 4:3; Génesis 3:1-6. Satanás está continuamente tratando de inducir a los hombres a pecar, y nadie se escapa de sus intenciones. A este respecto debemos decir algo de la astucia y malignidad de Satanás (Génesis 3:1). Satanás se transforma en ángel de luz (2 Corintios 11:14). Esta fase de su trabajo se encuentra bien ilustrada en la tentación de Cristo (Mateo 4:1-11), y en la tentación de Eva (Génesis 3). Simulo que podía ayudar la fe de Cristo, que podía estimular su confianza en el poder divino y proporcionarle un incentivo para el culto. Las escrituras hablan de “las asechanzas” o métodos sutiles del diablo (Efesios 6:11-12). La serpiente antigua es mas peligrosa que “El león rugiente.”

La astucia de Satanás se ve al tentar a los hombres en sus momentos de debilidad (Mateo 4:1-11; Lucas 22:40-46). También después de los grandes éxitos (Juan 6:15 véase el contexto). Incitando a hacer uso de las cosas buenas de una manera mala, o al revés (Mateo 4:1-11). Engañando a sus seguidores con señales y maravillas (2 Tesalonicenses 2:9-10).

NUESTRA ACTITUD PARA CON SATANAS.

Algunos cristianos le tienen mas miedo a Satanás que a Dios, algunas veces “no” pecamos por miedo a Satanás y no a Dios. ¿Que debemos hacer? Todo cristiano debe saber como enfrentarle sabiendo que la victoria viene de Cristo. Satanás solo tiene un poder ilimitado para con el creyente.

SU PODER ES LIMITADO PARA CON EL CREYENTE.

En Job 1:9-12; 2:4-6 nos dice que Satanás “tuvo” que pedir permiso a Dios para probar a Job. Juan 12:31; 16:11 nos dice que Satanás ha sido juzgado ya; es decir, su poder y dominio sobre los creyentes fue desecho en la cruz, a causa de la victoria de Jesús allí. Tuvo que pedir permiso para entrar en los puercos (Mateo 8:30-32). El cristiano debe saber que Satanás es poderoso, pero no todopoderoso.

HAY QUE RESISTIRLE.

1 Pedro 5:8-9; Santiago 4:7. Estos textos nos muestran que la mejor manera de resistir al diablo es sometiéndonos a Dios; vistiéndonos con toda la armadura de Dios (Efesios 6:10-20).

Cristo venció la tentación sometiéndose a Dios, y citando las escrituras. Tomemos su ejemplo.

DESTINO DE SATANAS.

ES UN ENEMIGO CONQUISTADO.

Esto es en cuanto al creyente: Juan 12:31; 16:9-10; 1 Juan 3:8; Colosenses 2:15.

ESTA CONDENADO ETERNAMENTE.

Génesis 3:14, véase Isaías 65:25, No hay quien pueda librar a Satanás de la condenación. Véase también los últimos capítulos de Apocalipsis.

FINALMENTE HA DE SER ARROJADO AL LAGO DE FUEGO, PARA SER ALLI ATORMENTADOPARA SIEMPRE.

Mateo 25:41; Apocalipsis 20:10, vemos en estos textos una promesa gloriosa de Dios para el creyente en Cristo Jesús, de que el tentador y acusador

DEMONIOS.

Para esta sección véase “LA CAIDA DE LOS ANGELES’ (pag -------).

E S C A T O L O G I A

 (DOCTRINA ACERCA DE LAS ULTIMAS COSAS)

En esta parte de la doctrina básica trataremos asuntos sobre la segunda venida de Cristo,  la resurrección tanto de los justos como de los pecadores. Los premios finales y el destino eterno. Dentro de la “Escatología” se entra mucho al terreno de la especulación, por lo que trataremos de no salirnos de la Biblia en nuestro estudio, pero no debemos de caer en los errores de las sectas falsas al dar fechas, pues esto no esta respaldado por la Biblia.

Al final de nuestro estudio daremos un pequeño resumen de las doctrinas mas conocidas sobre la “profecía”, pues se dice que en la doctrina de las ultimas cosas hay tantas interpretaciones como autores de libros sobre profecía hay.

LA SEGUNDA VLNIDA DL CRISTO.

SU IMPORTANCIA.

I.- SU PREEMINENCIA EN LAS ESCRITURAS.

Se ha dicho que de cada treinta versículos de la Biblia uno menciona esta doctrina. Por cada vez que se menciona la primera venida se menciona la ocho veces la segunda venida. En 216 capítulos se hace referencia a ella 318. A la segunda venida de Cristo se le dedican libros enteros (1 y 2 de Tesalonicenses), y capítulos completos (Mateo 24; Marcos 13; Lucas 21, solo por mencionar algunos).

Es el tema de los profetas del Antiguo Testamento. A veces, naturalmente, mezclan las dos venidas y no se echa de ver a primera vista, pero la doctrina esta allí (1 Pedro 1:11).

Jesucristo dio testimonio continuamente de su segunda venida (Juan 14:3; Mateo 24 y 25; Marcos 13; Lucas 21; Juan 21:22).

Los ángeles, que dieron fiel testimonio de la primera venida de Cristo, dan también testimonio de la segunda (Hechos 1:11; véase también Hebreos 2:2 sobre la fidelidad de su testimonio

Los apóstoles proclamaron fielmente esta verdad (Hechos 3:19-20; 1 Tesalonisences 4:16-17; Hebreos 9:28; 1 Juan 2:29; Judas 11-15).

II.- A LA IGLESIA DE CRISTO SE LE ORDENA QUE ESPERA CON ANSIEDAD LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO.

Tito 2:13; 2 Pedro 3:12. La segunda venida de Cristo es el gran acontecimiento que ha de eclipsar todos los demás, al que la iglesia debe esperar y anhelar ardientemente.

III.- SE NOS PRESENTA COMO LA DOCTRINA QUE DEBE SER UN INCETIVO PARA LA VIDA DEL CREYENTE.

Mateo 24:44-46; Lucas 21:34-36; 1 Juan 2:28; 3:3. La regla que la iglesia debería aplicar a todas las cosas de la vida practica es: ¿Me gustaría que Cristo me encontrara haciendo esto cuando venga?

IV.- ES UNA DOCTRINA DE GRAN CONSUELO PARA EL CRISTIANO.

En 1 Tesalonicenses 4:14-18 Nos dice que nos encontraremos con nuestros seres queridos que han muerto en el Señor al tiempo de su venida, el apóstol concluye diciendo: “Consolaos los unos a los otros en estas palabras.”

¿Por qué, pues, se habla contra una doctrina tan consoladora y llena de estímulo? Se podrán alegar muchas razones: la falta de preparación de parte de la iglesia; los prejuicios (2 Pedro 3:4); las predicciones ridículas del tiempo; la falta de conocimiento de las escrituras. Tal vez nuestra culpa al rechazar la segunda venida de Cristo sea mayor que la de los judíos al rechazar la primera venida.

LO QUE SIGNIFICA LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO.

Esta doctrina es importante porque se habla de como será su venida, y la confusión que hay entre la venida por sus santos y con sus santos, así como la ideas erróneas que han derivado de esta doctrina del significado de la segunda venida de Cristo.

I.- UNA VENIDA PERSONAL Y VISIBLE.

Hechos 1:11; 1 Tesalonicenses 4:16-17; Apocalipsis 1:7. En todos estos pasajes y muchos otros se nos enseña la venida corporal, personal y visible de nuestro Señor Jesucristo a esta tierra con sus santos para reinar. Esto es una esperanza para nosotros pues estaremos donde el este.

II.- DISTINGUIR ENTRE LA VENIDA DE CRISTO POR SUS SANTOS Y CON SUS SANTOS.

Existe una diferencia entre la “presencia” y la “aparición” de Cristo. La primera se refiere a su venida “por”, y la segunda “con”, sus santos. Debemos recordar también que la segunda venida abarca un periodo de tiempo, no acontece en un solo momento. Aun la misma primera venida abarcó más de treinta años, y en ella se incluyeron el nacimiento, circuncisión, bautismo, ministerio, crucifixión, resurrección de Cristo, etc. La segunda venida incluirá también una serie de acontecimientos como el arrebatamiento, la gran tribulación, el milenio, la resurrección, los juicios, etc.

III.- IDEAS ERRONEAS ACERCA DE LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO.

A.- Que Significa La Venida De Cristo Al Tiempo De La Muerte.

Esta idea es errónea y no puede ser el significado de la segunda venida de Cristo porque:

1.- A la muerte no le acompañan los acontecimientos narrados en l Tesalonicenses 4:16-17. La verdad es que la segunda venida se presenta aquí como lo apuesto a la muerte, porque “los muertos en Cristo resucitarán” de entre los muertos cuando Cristo venga otra vez.

2.- Según Juan 14:3 no somos nosotros los que vamos a Cristo, sino que Cristo viene por nosotros: “vendré otra vez y os tomaré a mi mismo.” Véase también Juan 21:21-23.

3.- 1 Corintios 15:50-57 Nos declara que en la segunda venida de Cristo nosotros venceremos a la muerte, no sucumbiremos a ella. Véase también Mateo 16:28; Juan 8:51.

La necedad de que la muerte es la venida de Cristo se echa de ver si sustituimos la palabra “muerte” por la segunda venida de Cristo en los lugares que esta se menciona; por ejemplo: Filipenses 3:20; Mateo 16:28; etc.

B.- Que La Segunda Venida de Cristo, significa la venida del Espíritu Santo.

No cabe duda que la venida del Espíritu Santo es una venida (Juan 14:21-23), pero de ninguna manera es la segunda venida de Cristo por las siguientes razones:

1.- Muchas de las promesas y de los testimonios de la segunda venida fueron dados después del Pentecostés: Por ejemplo: Filipenses 3:21; 1 Corintios 15:51-52; 1 Tesalonicenses 4:16-17; 2 Timoteo 4:8, etc.

2.- Cristo no nos recibe a sí mismo en Pentecostés, sino que viene a nosotros. En la segunda venida nos toma, no viene a nosotros.

3.- Los acontecimientos narrados en 1 Tesalonicenses 4:16-17 no tuvieron lugar el día de Pentecostés, ni ocurren cuando el creyente recibe al Espíritu Santo.

C.- Que La Senda Venida De Cristo Se Refiere A la Destrucción De Jerusalén.

Para responder a esto diremos que los acontecimientos narrados en 1 Tesalonicenses 4:16-17 no ocurrieron entonces.

Juan 21:21-23 y Apocalipsis 22:20 fueron escritos “Después” de la destrucción de Jerusalén.

De todo lo dicho se deduce que la segunda venida de Cristo es un acontecimiento del futuro.

PROPOSITO DE LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO.

I.- EN CUANTO A LA IGLESIA.

1 Corintios 15:50-52; Filipenses 3:20-21; 1 Tesalonicenses 4:13-17; 1 Juan 3:2. Cuando Cristo venga otra vez resucitará primero a los justos muertos, y transformará a los justos vivos; y todos juntos serán arrebatados para encontrar al Señor en el aire para estar con él para siempre.

Mateo25:1-10;2Corintios11:2; Efesios5:23, 32; Apocalipsis 19:6-9. La iglesia, la esposa de Cristo, se desposará entonces con el Señor.

Mateo 25:19; 1 Corintios 3:12-15; 2 Corintios 5:10; 2 Timoteo 4:8; 1 Pedro 5:4. Los creyentes en Cristo serán recompensados por su fidelidad en el tiempo de su venida (véase la Recompensa final de los justos más adelante).

II.- EN CUANTO A LAS NACIONES E INDIVIDUOS INCONVERSOS.

Isaías 26:21; Mateo 24:30; 25:31; 2 Tesalonicenses 1:7-9; Apocalipsis 1:7; 20-11-12. Hay que distinguir entre el juicio de las naciones vivientes y el juicio del Gran Trono Blanco. No son lo mismo, porque ninguna resurrección acompaña al juicio de las naciones vivientes , como acontece en el caso del juicio del trono. Además, entre estos dos acontecimientos han de pasar mil años (Apocalipsis 20:7-11). El uno tiene lugar en el principio del milenio y el otro al fin.

III.- EN CUANTO A LOS JUDIOS.

Los judíos regresarán a su tierra (Isaías 11:11) como inconversos; reedificarán el templo, y restaurarán el culto (Ezequiel caps del 40 al 48); harán un pacto con el Anticristo por una semana (siete años), en medio de la cual romperán dicho pacto (Daniel 9:27; 2 Tesalonicenses 2); pasarán entonces por la gran tribulación (Mateo 24:21-22, 29; Apocalipsis 3:10; 7:14); se convierten (como nación) al tiempo de la venida de Cristo (Zacarías 12:10; Apocalipsis 1:7); serán grandes misioneros (Zacarías 8:13-23); nunca jamás serán arrojados de su tierra (Amos 9:15; Ezequiel 34:28).

IV.- EN CUANTO AL ANTICRISTO Y LOS ENEMIGOS DE SU PUEBLO.

2 Tesalonicenses 1:7-9; Apocalipsis 19:20; 20:10. Estos serán destruidos por el resplandor de su venida, y finalmente arrojados al pozo del abismo.

V.- ESTABLECER EL REINO MILENIAL SOBRE LA TIERRA.

A.- El Milenio.

El Milenio quiere decir: El Reinado de Cristo en la tierra por mil años (Apocalipsis 20:1-4). Algunos piensan que es la continuación de la “Edad del Reino” interrumpida por la incredulidad de los judíos en el tiempo de los apóstoles.

El milenio empieza con la venida de Cristo con sus santos; con la manifestación de Cristo después de la gran tribulación (Mateo 24:29-30); al terminar la septuagésima semana de Daniel. Como ilustración véase Zacarías 14:3-9; Daniel 7:21-22; Apocalipsis 19:11-14.

Después será destruido el Anticristo, Satanás será atado y destruidos los enemigos del pueblo de Dios (Apocalipsis l9:20; 20:1-3, 10).

B.- El Juicio De Las Naciones Vivientes (Mateo 25).

Habrá una conversión y actividad misionera de los judíos (Zacarías 8:13-23, compárese con Hechos 15:14-17). Entonces tal vez se convierta el mundo, pero no ahora, ni en esta época. Israel será el que entonces estará en juego, no la iglesia.

C.- La Naturaleza Del Milenio.

1.- ES UNA TEOCRACIA.

El mismo Jesucristo será el Rey (Jeremías 23:5; Lucas 1:30-33). Los apóstoles han de reinar, sin duda, con Jesucristo sobre los judíos (Isaías 66; Mateo 19:28); y la iglesia, sobre las naciones gentiles (Lucas 19:11-19; Hebreos 2:6-7).

2.- JERUSALEN.

Jerusalén será la ciudad capital (Isaías 2:1-4). Se harán peregrinaciones a la ciudad Santa (Zacarías 14:16). Cristo reinara con justicia y equidad (Salmo 98:9; Isaías 11:4), habiendo una tierra renovada (Isaías 65:17; Romanos 8:19-21).

3.- LOS ACONTECIMIENTOS AL FINAL DEL MILENIO.

Los acontecimientos al fin del Milenio son la apostaría y la rebelión (Apocalipsis 20:7-9), la destrucción de Satanás (Apocalipsis 20:10); el juicio del Gran Trono Blanco (Apocalipsis 20:11-15); un nuevo cielo y una nueva tierra (Apocalipsis 21 y 22).

TIEMPO DE LA SEGUNDA VENIDA DE CRISTO.

Debemos distinguir con cuidado entre la venida de Cristo por sus santos, que se llama el “arrebatamiento” o “parousia,” y su venida con sus santos, que se llama la “revelación” o “Epifanía.”

Al considerar el asunto de las “señales” de la venida de Cristo, hay que distinguir entre las señales que han sido características y peculiares a muchas generaciones, y que, por consiguiente, se han repetido, y las que son específicamente características de la de la proximidad de la venida de Cristo. Los cristianos no están a oscuras acerca de estos hechos (Lucas 21:29-33; 1 Tesalonicenses 5:1-8).

I.- NADIE CONOCE EL DIA NI LA HORA.

Mateo 24:36-42; Marcos 13:32; Hechos 1:7. Las escrituras nos dicen acerca de la venida de Cristo lo suficiente para satisfacer nuestra fe, pero no nuestra curiosidad. Estas palabras del Maestro deberían ser suficientes para hacer callar el fanatismo de los que están ansiosos de decirnos el año, mes y aun el ida exactos, en que Cristo ha de venir. Este día esta oculto en los designios de Dios. El mismo Jesús, que voluntariamente no quiso saberlo en su estado de humillación, no demostró curiosidad para penetrar en la cronología de este acontecimiento. Nosotros no deberíamos querer saber mas de lo que Cristo conoció sobre este particular. Puede ser que “aquel ida” no había sido fijado aun en los consejos del Padre, y que la fecha dependía, por lo menos hasta cierto punto, de la fidelidad de la iglesia en la evangelización del mundo. Nada sabemos con certidumbre. La Revelación que Jesús hizo a Juan parece enseñar que “aquel ida,” que por un tiempo Jesús había ignorado, es ahora conocido de el en su estado de exaltación.

II.- PODEMOS SABER CUANDO ESTA CERCANO ESE DIA.

(Mateo 24:36-42; 1 Tesalonicenses 5:1-5).

Existen ciertas señales que indican su proximidad:

A.- La apostacía General y Abandono De La Fe.

Lucas 18:8; 1 Timoteo 4:1; 2 Timoteo 3: 1-5.

B.- Acumulación De Grandes Riquezas.

Santiago 5:1-9.

C.- Un Tiempo De Gran Actividad Misionera (Mateo 24:14).

Considérese la actividad misionera del ultimo siglo. ¿No es esto maravilloso? ¿Será una “señal” de su venida?

D.- La Historia De Los Judíos.

La moderna historia de los judíos arroja mucha luz sobre el asunto de la proximidad de la venida de Cristo. A este respecto son significativos los siguientes hechos:

El Gran numero de judíos que están volviendo a Palestina.

La caída del poder del gobierno sirio que ha gobernado a Palestina y excluido a los judíos.

Los planes de las naciones para devolver la Tierra Santa a los judíos con el consentimiento de las grandes naciones.

La lluvia temprana y tardía en Palestina.

Los ferrocarriles, la luz eléctrica, etc., en una tierra que ha estado desolada por largo tiempo.

La higuera comienza a florecer, y se acerca la hora de la venida.

En relación con esto no se debe olvidar que muchas de las señales que se mencionan se refieren a la venida de Cristo con sus santos. Pero si esta etapa de su venida está cerca, seguramente está más cerca la primera etapa. Otras señales hacen referencia a la etapa del gran acontecimiento de su venida, que se conoce con el nombre de “Arrebatamiento” (rapto), o venida de Cristo por sus Santos.

III.- LA BIBLIA NOS ENSEÑA QUE NO NADA QUE IMPIDA LA VENIDA DE CRISTO POR SUS SANTOS EN CUALOUIER MOMENTO.

Queremos decir que no hay nada, según vemos en las escrituras y las señales de los tiempos, que impida la inauguración del día del Señor o la segunda venida de Cristo considerada en conjunto (una serie de acontecimientos), con la venida de Cristo a tomar a su propio pueblo a si mismo. En otras palabras, no existe nada que pueda impedir el ”arrebatamiento” o “parousia.” La “Epifanía,” “manifestación” o “revelación” tendrá lugar en otra fecha mas lejana.

Convendrá examinar y contestar -aunque no sea mas que brevemente- algunas objeciones que se presentan, a este modo de ver.

A.- Primera.

Se dice que el Evangelio no ha sido predicado en todo el mundo (Mateo 24:14), por consiguiente la venida de Cristo no es inminente.

Respuesta: Entendamos bien las significativas palabras del texto. La palabra “fin” significa el fin del siglo, mientras que el arrebatamiento, o venida de Cristo por sus santos, la que aquí decimos es inminente, no es el fin del siglo. La palabra “mundo” significa la tierra habitada. “El evangelio,” no quiere decir “conversión.” Véase Mateo 24:14; Hechos 2:5; 8:4; Romanos 10:18; Colosenses 1:6, 23.

B.- Segunda.

A Pedro, Santiago y Juan se les dijo que no gustarían la muerte hasta que hubieran visto la venida del reino de Cristo (Mateo l6:28; Marcos 9:1; Lucas 9:27).

Respuesta: Es cierto, pero esto se cumplió cuando vieron a Cristo en el monte de la transfiguración. Pedro que estuvo allí presente, dice con claridad que si se cumplió. Véase 2 Pedro 1:16-18.

C.- Tercera.

Cristo dijo a sus discípulos que no acabarían de andar todas as ciudades de Israel hasta que viera al Hijo del hombre (Mateo 10:23).

Respuesta: Marcos 6:30 y Lucas 9:10, demuestran que ellos no anduvieron todas las ciudades, ni existe evidencia alguna de que lo hicieron, porque Israel rechazo el mensaje del reino.

D.- Cuarta.

Cristo dijo: “No pasara esta generación, antes de que todas estas cosas acontezcan” (Mateo 24:34; Marcos 13:30; Lucas 21:32).

Respuesta: Para contestar esta pregunta debemos ver que quiere decir “generación”, unos dicen que son cuarenta años, y parece ser que Cristo se refería a la destrucción de Jerusalén. Pero otra aplicación se puede referir a la “raza” judía; véase el uso de esta misma palabra en Mateo 11:16; 16:4; Marcos 8:38; Lucas 7:31; 16:8; 17:25; Filipenses 2:15. Viéndolo así téngase presente la admirable preservación de la raza judía. Otras naciones han pasado, perdiendo su identidad; el judío permanece, su generación (raza) no ha pasado ni pasara “hasta que todas estas cosas acontezcan.”

LA RESURRECCION DE LOS MUERTOS.

Dentro de la Escatología, y en un capítulo aparte se estudia la resurrección, tanto de los justos como de los impíos, aunque, como se verá más tarde, ambas no ocurrirán al mismo tiempo.

LA DOCTRINA DE LA RESURRECCION ENSEÑADA EN LAS ESCRITURAS.

I.- EN EL ANTIGUO TESTAMENTO.

Esta se presenta en diferentes maneras.

A.- De Palabra.

Job 19:25-27; salmo 16:9; 17:15; Daniel 12:1-3.

B.- En Sentido Figurado.

Génesis 22:5; Hebreos 11:19.

C.- En Profecía.

Isaías 26:9, aunque se refiere a la resurrección de Israel como nación, aún así enseñan de una resurrección corporal. Véase también Oseas 13:14.

D.- En La Realidad.

1 Reyes 17 (Elías y el hijo de la viuda); 2 Reyes 4:32-35 (Eliseo y el hijo de la Sunamita); 2 Reyes 13:21; (Resurrección al contacto con los huesos muertos de Eliseo).

El Antiguo Testamento enseña, pues, la razón de Marcos 9:10, que parece indicar que los apóstoles no tenían conocimiento de una resurrección corporal, se encuentra en la renuncia de los apóstoles para creer en un Cristo crucificado.

II.- EN EL NUEVO TESTAMENTO.

A.- De Palabra.

Nótese la enseñanza de Jesús en Juan 5:28-29; y todo el capítulo 6 de Juan, especialmente los versículos 39-40, 44, 54; vea también Lucas 14:13-14; 20:35-36. La Enseñanza de los apóstoles: Pablo en Hechos 24:15; 1 Corintios 15; 1 Tesalonicenses  4:14-16; Filipenses 3:11, y Juan en Apocalipsis 29:4-6; 13.

B.- En La Realidad.

La resurrección de los santos (Mateo 27:52-53); de Lázaro (Juan 11); de Jesucristo (Mateo 28).

La resurrección de nuestro Señor les dio seguridad de lo que hasta entonces había sido una esperanza apoyada por la autoridad de la Escritura de una manera imperfecta, y puesta en duda por los saduceos. La resurrección de nuestro Señor amplió la esperanza (1 Pedro 1:3), y dio lugar prominente a la doctrina de la resurrección (1 Corintios 15).

NATURALEZA DE LA RESURRECCION.

I.- UNA RESURRECCION LITERAL DE LOS CUERPOS DE TODOS LOS HOMBRES (UNA RESURRECCION UNIVERSAL.

Juan 5:28; 1 Corintios 15:22; 2 Corintios 5:10; Apocalipsis 20:12. Estos textos hacen ver la necesidad de la resurrección del cuerpo para que pueda realizarse el juicio según las obras hechas en el cuerpo. Véase también la esperanza de Job (Job 19:25-27), y la de David (Salmo 16:9).

A veces se objeta que nosotros materializamos estas escrituras, cuyo sentido es espiritual y metafórico. Pero aunque estos pasajes no mencionan la frase “resurrección del cuerpo,” estos pasajes se refieren claramente a una resurrección física antes que una espiritual. De Hecho Juan 5:25-29 hace una distinción bien marcada entre una resurrección espiritual (v. 25) y una resurrección literal (v. 28). Véase también Filipenses 3:21; 1 Tesalonicenses 4:13-17; 2 Timoteo 2:18, lo que nos indica que la iglesia primitiva creía en la resurrección literal. No se puede creer que haga aquí una referencia a una resurrección espiritual como la de que se habla en Efesios 5:14.

Hechos 24:15 nos habla de una resurrección de los justos y de los injustos, lo que con toda seguridad no se puede referirse a una resurrección espiritual. Si se refiere a una resurrección espiritual, en la otra vida todos tendríamos dos espíritus: el que se tiene aquí, y el que se recibirá al tiempo de la resurrección.

Las palabras “cuerpo espiritual” describen, no tanto el mismo cuerpo, como su naturaleza. El “cuerpo espiritual” es cuerpo, no espíritu, por consiguiente no se ha de pensar que está definiendo un cuerpo. Las palabras “cuerpo espiritual” significan el cuerpo espiritualizado. De modo que hay un cuerpo natural, adaptado y destinado al uso del alma; y hay un cuerpo espiritual, adaptado al uso del espíritu en el día de la resurrección.

II.- NUESTRA REDENCION COMPLETA INCLUYE LA REDENCION DEL CUERPO.

Romanos 8:11-23 (véase también JOB 19:25-27; Juan 6:39; 1 Corintios 6:13-20, se nos dice que el polvo en que se disolverán nuestros cuerpos, será vivificado, lo que indica una resurrección física.

Este concepto del valor del cuerpo es lo que hace que los cristianos cuiden sus cuerpos. El presente cuerpo del creyente, que se llama en la Biblia  “el cuerpo de nuestra humillación” (Filipenses 3:21), no esta aun preparado para entrar en el reino (1 Corintios15:50).La Esperanza de Pablo no descansaba en la liberación del cuerpo, sino en la redención de ese mismo cuerpo (2 Corintios 5:4).

III.- NATURALEZA DEL CUERPO RESUCITADO.

A.- En General.

Aunque las escrituras enseñan la resurrección literal del cuerpo, no es preciso insistir en la resurrección literal del cuerpo idéntico, con el pelo, dientes uñas etc., que fue depositado en el sepulcro. La idea de que al mismo tiempo de la resurrección vamos a ver manos volando a través del océano para unirse con el cuerpo, no se halla afirmada por las escrituras. Tal idea no necesaria para ser fiel a la enseñanza de la Biblia. La simple analogía humana nos debería enseñar esto (1 Corintios 15:36-37). Lo único que insistimos es que se conserva la identidad, aunque no sepamos aun en que consiste ese lazo de la identidad. Después de todo, no es tan importante la identidad material como la individualidad glorificada. El crecimiento de la semilla demuestra que debe haber identidad personal, aunque cambien por completo las condiciones físicas.

Sobre la resurrección del cuerpo se pueden decir cuatro cosas:

1.- No necesariamente son idénticas al cuerpo que bajo al sepulcro.

2.- Tendrá una conexión orgánica con el que bajo al sepulcro.

3.- Será un cuerpo que Dios concederá según su beneplácito.

4.- Será un cuerpo mucho mejor que el anterior.

B.- El Cuerpo Del Creyente.

1 Corintios 15:49; Filipenses 3:21; 1 Juan 3:2. Nuestro cuerpo será como el cuerpo glorificado de Cristo, ¿Como era? Fue un cuerpo real (Lucas 24:39); reconocible (Lucas 24:31; Juan 20:16); poderoso (Juan 20:19). En Resumen, por estos pasajes podemos decir que el cuerpo resucitado del creyente será como el cuerpo glorificado de Cristo.

Las características del cuerpo resucitado del creyente se nos dan en 1 Corintios 15.

1.- NO ES DE CARNE Y HUESO. (vv. 50-51, comparece con Lucas 24:39; 2 Corintios 5:1-6; Hebreos 2:14), de modo que no es un puro espíritu sino un cuerpo real.

2.- ES INCORRUPTIBLE (v 42), no esta sujeto a descomposición, enfermedad o dolor.

3.- ES GLORIOSO (v 43), véase también la transfiguración (Mateo 17) y Apocalipsis 1:13-17. Se ha dicho que Adán y Eva, antes de su caída, tenían un cuerpo glorioso. El rostro de Esteban fue glorioso en su muerte (Hechos 6:15; 2 Corintios 3:18).

4.- ES FUERTE (v 43); no esta sujeto al cansancio, fatiga o debilidad; véase por ejemplo “el espíritu a la verdad esta presto, pero la carne es débil” (Marcos 14:38), esto no sucederá mas.

5.- ES UN CUERPO ESPIRITUAL (v. 44). Ahora el alma es la vida del cuerpo; entonces el espíritu será la vida del cuerpo.

6.- ES CELESTIAL (vv. 47-49).

C.- El Cuerpo Resucitado Del Incrédulo.

Las escrituras guardan un silencio extraño sobre este asunto. Es digno de notarse que en las genealogías de Génesis 5 no se agrega la edad a los hombres de aquellos que no se hallan en la línea escogida. ¿Habrá en ello intención de pasar por alto a los impíos? En la historia del rico y Lázaro, no se da el nombre del rico impío; ¿por que?

TIEMPO DE LA RESURRECCION.

Aquí tenemos también que ver las dos resurrecciones, la primera se refiere a los Justos (aquellos que creyeron el Cristo) y la de los impíos aquellos que no quisieron aceptar a Cristo.

I.- LA RESURRECCION DE LOS JUSTOS.

Juan 6:39-40, 44, aquí nos habla de “El día postrero.” Esto no quiere decir un ida de veinticuatro horas, sino un periodo definido de tiempo. Conviene limitar la palabra “día” a un periodo de veinticuatro horas solamente cuando se le agrega un número (ordinal o cardinal), por ejemplo: “El día cuarto,” etc.

Pero cuando se refiere o se menciona: “El ida de la gracia,” “El día del juicio,” etc., se refieren a periodos de tiempo mas o menos largos, según sea el caso.

En 1 Corintios 15:23; 1 Tesalonicenses 4:14-17, se nos dice que la resurrección del Creyente se relaciona con la venida de Cristo. Este hecho introduce el ultimo ida, y es tratado como una cosa separada y distinta.

II.- LA RESURRECION DE LOS IMPIOS.

Así como es diferente el resultado (Daniel 12:2; Juan 5:28-29), así serán también el tiempo de la resurrección de los justos y el de los impíos.

En Filipenses 3:11 vemos que para Pablo no tenia ningún aliciente estar seguro de que había de resucitar de entre los muertos, porque el sabía que todos los muertos habían de resucitar. Por lo que Pablo se esforzaba era por ser contado digno de la primera resurrección, es decir, la resurrección de los justos de entre los impíos. La resurrección “de entre” los muertos es la resurrección a la vida y la gloria; la resurrección “de” los muertos es la resurrección a vergüenza y desprecio eternos.

En 1 Corintios 15:21-24 notemos la palabra “Luego”, significa lo que sigue en orden, el griego indica secuencia, no simultaneidad; cada uno en su propia secuencia (véase por ejemplo Marcos 4:28). Ya han pasado cerca de dos mil años entre “Cristo Las primicias”, y no podemos estar seguros cuantos años pasaran entre la resurrección de “Los que son de Cristo” y la de los impíos; pero estamos seguros que pasará el tiempo suficiente para que Cristo “Ponga a todos sus enemigos debajo de sus pies”. En el pasaje de 1 Corintios 15:21-24 se mencionan tres grupos: “Cristo,” “Los que son de Cristo,” y “el fin” (la resurrección de los impíos). Podemos verlo así: Primero Cristo, después (mas tarde) “Los que son de Cristo,” luego (después de un intervalo, o mas tarde), “viene el fin.”

En Daniel 12:2 Nos dice que no todos despertaran al mismo tiempo, sino solamente los que están escritos en el libro (Daniel 12:1).

Apocalipsis 20:4-6, nos da a entender que entre la resurrección de los justos y de los impíos pasaran por lo menos mil años, sea cual sea el periodo de tiempo que así se designa.

Daniel 12:2; Juan 5:28-29; Apocalipsis 20:12, nos hacen ver que la resurrección de los impíos va siempre relacionada con el juicio, y que éste tiene lugar al fin y no al principio del día del Señor.

Cualquiera que sean las dificultades que se nos presenten en relación con la resurrección, cualquiera que sean los obstáculos de índole milagrosa o sobrenatural que se presenten en relación con ella, deben revelarse teniendo presente la verdad enunciada por Cristo al referirse a la misma materia, véase por ejemplo Mateo 22:23-29.

EL JUICIO.

EL HECHO DEL JUICIO.

I.- ENSEÑADO CLARAMENTE EN EL ANTIGUO TESTAMENTO.

Salmo 96:13. Aunque en el texto anterior se hace referencia particularmente a la recompensa de los justos, en este texto se halla contenida también la idea del juicio. Tanto el premio como el castigo se hallan encerrados en la idea del juicio.

II.- EL NUEVO TESTAMENTO.

Hechos 17:31; Hebreos 9:27. No hay escape ni del uno ni del otro lado. El hecho de que el mundo ha de ser juzgado forma parte del mensaje del Antiguo Testamento, y el reino de Dios se ha de extender por todo el universo, pero es necesario que haya un juicio en el que sean juzgados los malos y premiados los justos, a fin de que sea establecido sobre la tierra el reinado de la justicia eterna.

III.- LA CONCIENCIA DE LA HUMANIDAD REAFIRMA UN JUICIO VENIDERO.

Esto es cierto tanto de la conciencia individual como la conciencia universal. Los descubrimientos arqueológicos, así como la historia de todos los pueblos confirman este hecho. Se Halla confirmado por Eclesiastés 11:9; 12:14, libro que es en realidad un libro sobre la filosofía mundana, pues en el se narran las experiencias y observaciones de un hombre que juzgaba todas las cosas desde el punto de vista de “debajo del sol,” es decir, sin referencia especial a una revelación de lo alto.

IV.- LA RESURRECCION DE JESUCRISTO ES PRUEBA A LOS HOMBRES DE UN JUICIO VENIDERO.

Hechos 17:31. (ya citado antes). Aquí encontramos la “seguridad” en el sentido de prueba o fundamento de evidencia. El contexto nos dice que Dios había sufrido por mucho tiempo los pecados de los hombres, y en cierto sentido los había pasado por alto. De ah; que los hombres han pensado que Dios continuaría haciendo lo mismo. Pero no será así, sino que hay un juicio que ha de venir, cuya evidencia se halla en la resurrección de Jesucristo.

EL JUEZ, JESUCRISTO.

Juan 5:22-27; Hechos 10:42; 17:31; 2 Corintios 5:10; 2 Timoteo 4:1-2. El hombre que murrio en la cruz es el mismo que se sentara en el trono. Nótese la expresión, “En cuanto es el Hijo del hombre.” Esto indica que es apto para juzgar, pues puede compadecerse de los hombres. pero El es también igual al Padre. Esto indica su competencia para juzgar, pues es omnisciente. Los textos que hablan de Dios juzgando al mundo, se han de entender como refiriéndose a Dios Hijo. No puede haber apelación del Hijo al Padre.

NATURALEZA DEL JUICIO.

hemos de estar prevenidos contra la idea errónea de que ha de haber un gran juicio general, que tendrá lugar al fin del mundo, en el que toda la humanidad estará presente ante el gran trono blanco. Los juicios de la Biblia difieren en cuanto al tiempo, lugar, personas y resultados.

I.- UN JUICIO YA HA PASADO: EL JUICIO EN LA CRUZ.

Juan 5:24; 12:31; 2 Corintios 5:21; Gálatas 3:13; 1 Pedro 2:24. En este juicio fue juzgado satanás y deshecho su poder sobre el creyente. Aquí fueron también juzgados y borrados los pecados del creyente.

II.- HAY UN JUICIO QUE SE REALIZA TODOS LOS DIAS EN LA VIDA DEL CREYENTE.

2 Samuel 7:14-15; 12:13-14; 1 Timoteo 1:20; véase como ilustración 2 Samuel 7:14-15; 12:13-14. Este juicio en la vida del creyente debe realizarse para que no tenga lugar el juicio de Dios a causa de la falta consecuente de crecimiento en la gracia.

Tiene que haber un juicio constante y continuo del pecado a medida que éste se presente en la vida del creyente (1 Juan 1:5-6).

III.- HAY UN JUICIO VERDADERO.

A.- De Los Santos.

1 Corintios 3:8-16; 4:5; 2 Corintios 5:10. Este es el juicio de las obras del creyente, no de su salvación. Se llama “el tribunal de Cristo.” Se deduce que se refiere a los santos de 2 Corintios 5, y también de 1 Corintios 4:5, donde dice que “cada uno recibirá su alabanza de Dios.” Esto no se puede decir de los impíos. En este juicio no se resolverá el destino final, sino que se hará el ajuste del premio o perdida de el, según nuestras obras, y del puesto que cada uno ocupara en el reino, lo que será según la obra de cada cual.

B.- De Las Naciones.

Mateo 25:31-46. Este juicio tendrá lugar en el tiempo de la venida de Cristo con sus santos. En esto debe notarse tres cosas:

1.- El Banquete de las bodas del cordero (v. 1-13).

2.- El Juicio de los santos (v. 14-30).

3.- El juicio de las naciones (v. 31-46).

Este no es un juicio general de buenos y malos, pues en el hay tres clases de personas. “Mis hermanos” no puede referirse a los santos, porque en este caso sería “en cuanto lo hicisteis a vosotros mismos, a mi lo hicisteis.” La iglesia tampoco se encuentra en este juicio, porque ya ha sido trasladada y recompensada, como ya hemos visto. La iglesia no pertenece ya a las naciones, como tampoco Israel. Las naciones son las que tratan con Israel durante la gran tribulación.

Los “hermanos” son probablemente el remanente judío que se ha vuelto a Cristo durante la gran tribulación, y que ha sido cruelmente perseguido por el Anticristo, así como por muchas naciones inicuas. Este es un juicio de las naciones.

C.- Del Gran Trono Blanco.

Apocalipsis 2015. Este juicio se llama el juicio final y tiene lugar al terminar el milenio, después que han sido juzgadas las naciones (Mateo 25). Es un juicio de “los muertos”; no se hace mención alguna de los vivos en relación con el.

Notase la diferencia entre los juicios de las naciones y el del gran trono blanco: El primero tiene lugar al principio, y el segundo al fin del milenio; el uno tiene que ver con los vivos, el otro con los muertos; el uno trata de la conducta con “los hermanos”, el otro con los pecados en general que se hallan en los libros.

D.- De Israel.

Ezequiel 20:33-44; Salmo 50:16-22. Tiene lugar probablemente al fin de la gran tribulación.

E.- De Los Angeles Caídos.

2 Pedro 2:4; Judas 6. En este juicio a los creyentes se los asocia con Cristo (1 Corintios 6:3).

DESTINO FINAL DE LOS IMPIOS.

Cualquier opinión que se tenga de este mundo tiene su escatología. No se puede menos que preguntarse adónde, qué y dónde. ¿Cuál es el fin, el destino final del individuo? ¿Se acaba con la muerte, o comienza un nuevo modo de ser; y en qué condiciones de felicidad o dolor vive allí? ¿Cuál es el propósito final del gran todo, ese lejano acontecimiento divino hacia el que se mueve toda la creación? En vano se pide al hombre que no se haga estas preguntas. El continuará haciéndoselas y debe hacérselas. El escudriña los más mínimos detalles de cualquier hecho, o vestigio de alguna ley, que le pueda dar alguna indicación sobre la respuesta. Tratará de deducir cuál será el futuro de la experiencia del pasado y del conocimiento del presente. Penetrará cuanto le sea posible en lo invisible; y cuando le falte el conocimiento, hará conjeturas y pintará cuadros sacados de sus propias esperanzas y anhelos.

El Punto de vista cristiano acerca del mundo tiene también su escatología. Pero el punto de vista cristiano es positivo, al paso que el de la ciencia es negativo; el primero ético, éste material; aquél humano, el otro cosmogónico; el primero termina en la inmoralidad personal, el segundo en la extinción y la muerte. La escatología del cristianismo brota de su propio carácter como religión teológica; procura comprender la unidad del mundo a través de la idea de un fin o propósito.

Esta es probablemente la doctrina más difícil de aceptar en el cristianismo. si preguntamos por que, recibiremos varias respuestas. Unos dirán que muchos no aceptan esta doctrina, porque se sienten culpables, y la conciencia les dice que si no se arrepienten y vuelven a Dios, les espera una suerte horrible. Otros piensan que es porque la idea de un castigo futuro produce terror en el corazón del pueblo, y por consiguiente la doctrina les repugna. A otros les parece que el pensamiento de una angustia futura es inconfundible con el amor paternal de Dios. A pesar de todo, tenemos que admitir que es un hecho muy significativo que Jesús y Juan, que representan mas que ningún otro en el Nuevo Testamento el elemento del amor en sus vidas y enseñanzas, son los que mas hablan del futuro sufrimiento de los malvados.

No puede haber duda razonable de que el futuro castigo de los malos ocupa un lugar prominente en las Escrituras. El mensaje del predicador es lo que se contiene entre las dos etapas de la Biblia. Se debe tener, sin embargo, gran cuidado al enseñar o exponer esta doctrina. Después de todo, no es el hablar de cosas duras lo que penetra la conciencia de la gente; es la voz del amor divino, dejándose oír en medio de la tormenta.

Sin embargo, no se debe dejar de proclamar sin cobardía la doctrina de la retribución futura, aunque resulte terrible su presentación. Podemos apelar al temor como motivo legitimo de acción, y aunque pueda clasificarse entre los motivos bajos, es muy cierto que es el único motivo que mueve a muchos a obrar.

ALGUNOS HECHOS RECONOCIDOS.

Hay algunos hechos preliminares que deben ser reconocidos:

I.- Que a los justos les ira bien y a los impíos mal (Isaías 3:10-11). Ha de reconocerse como fuera de toda duda y de ley incontestable, que existe una retribución para el pecado y una recompensa para el justo. No se puede jugar con esta verdad sin correr un peligro muy grabe. El hombre debe sufrir por su pecado, si persiste en el con voluntad y deliberadamente. A este sufrimiento la Biblia lo llama muerte eterna.

II.- Debemos reconocer que gran parte del lenguaje usado en la Biblia al tratar de esta condición se expresa en términos figurados. Pero el estado no es menos real a causa de ello, porque, hablando en general la realidad es mas dura que el lenguaje figurado en que se presenta. pero también aquí debemos andar con mucho cuidado, y distinguir entre lo que se afirma con lenguaje claro e inconfundible y lo que se presenta con palabras simbólicas y figuradas.

III.- La Dispariedad entre el numero de los salvados y de los perdidos. Existe el peligro de que nos olvidemos de los problemas relacionados con esta doctrina, tales como el aparentemente escaso numero de los salvados, la suerte de los paganos que no han tenido la oportunidad de oír el evangelio, y la diferencia de privilegio y oportunidad entre los que viven en países llamados cristianos.

Profecía contra Historia. Es preciso admitir que es mas difícil tratar de hechos futuros que con los del pasado.  Es mas difícil ocuparse de profecía que de historia. Podemos describir el pasado con todos sus detalles; del futuro no se pueden dar mas que bosquejos generales.

Nuestro modo de tratar los asuntos que se ocupan del futuro debe, por su misma naturaleza, ser muy diferente del modo con que trataríamos asuntos del pasado. La historia y la profecía deben de ser tratadas de diferente manera. Al ocuparnos con la historia de las revelaciones hechas por Dios, nos ocupamos de lo que ya ha acontecido: La edades antes de la venida de Cristo, la vida eterna y la revelación de Jesucristo, y el subsiguiente curso de la providencia de Dios en la Iglesia. Es una realidad concreta ante nosotros, y podemos argumentar basados en ello como cosa conocida en su totalidad y en los detalles. Pero la cosa cambia por completo cuando el asunto de la revelación es lo que ha de acontecer, especialmente lo que ha de  suceder bajo formas y condiciones de las que nosotros no hemos tenido experiencia directa. Es aquí donde no podemos esperar más que bosquejos, y estos mismos habrán de estar envueltos mayormente en símbolos y figuras; el meollo espiritual buscara una envoltura material para manifestarse; las condiciones del futuro necesitaran ser presentadas en formas tomadas de las relaciones que conocemos. Los pensamientos salientes se dejaran ver con suficiente claridad; pero los pensamientos en que estos pensamientos están envueltos, tendrán que participar de la naturaleza de la metáfora y la imagen.

SE DICE QUE LOS IMPIOS “MUEREN EN SUS PECADOS.”

Juan 8:21, 24; Romanos 6:23; Apocalipsis 20:14-15; 21:8. La “muerte” de que aquí se habla no significa cesación de la existencia, como vida eterna tampoco quiere decir principio de existencia. Vida eterna no significa únicamente vivir para siempre, sino vivir para siempre en un estado de bienaventuranza. Vida eterna no se refiere tanto a la cantidad cuanto a la calidad de la existencia. Lo mismo puede decirse de muerte eterna, es una calidad de la existencia, no hay cesación de ser. Aun en esta vida la muerte puede coexistir con la vida (1 Timoteo 5:6). En Efesios 2:1, Dios llama muerte a lo que los hombres llaman vida. El creyente recibe dos cosas: en la regeneración: vida eterna; en la resurrección: inmortalidad; pero en ambos casos ya tiene la vida y existencia. así sucede con el impío: La segunda no significa para el, la cesación de la existencia, porque ya esta muerto, aun en esta vida (Juan 5:24-25; Efesios 2:1; 1 Timoteo 5:6).

Apocalipsis 21:8 describe lo que significa “muerte” en el sentido en que aquí se usa.

LOS IMPIOS NO SON ANIQUILADOS.

Si y se interpretan correctamente los textos que con mas tesón se aducen para probar la teoría de la aniquilación, se vera que se refiere mas a la separación de la tierra que a una retribución futura. Los principales pasajes son los siguientes

Salmo 37:20. Este salmo se escribió para comunicar animo a Israel contra sus enemigos y su poder en la tierra. Este poder terrestre será completamente deshecho, y no valdrá mas que el humo de un sacrificio quemado. La gran verdad que aquí se enseña es que la tierra es heredada de los santos, y que los impíos no tendrán en ella.

Abdías 16. Estas palabras están tomadas de la visión acerca de Edom, y se refieren a la destrucción de los edomitas y su tierra, pero no al porvenir de los impíos en la vida futura.

Hablando del “castigo eterno” que caerá sobre los impíos se relata en 2 Tesalonicenses 1:9, que afirma que el “castigo” mismo es eterno, y no las consecuencias.

Una exégesis sana no puede sostener la interpretación que los partidarios de la teoría de la aniquilación dan a estos pasajes. ¿Que necesidad hay de una resurrección, si los impíos son aniquilados al tiempo de su muerte, o para que han de resucitar de entre los muertos, si han de ser aniquilados inmediatamente para siempre? Además, no existe lo que llaman castigo “inconsciente.” A una cosa inconsciente no se la puede castigar. ¿Se podría castigar a una piedra o a una casa? Sólo puede haber castigo donde hay conciencia por parte del que sufre.

LOS IMPIOS SERAN CASTIGADOS.

Romanos 2:8-9. “Ira” indica la determinación de Dios para con los que persisten en la maldad (Juan 3:36). “Enojo”, la exteriorización de esa ira en el día del juicio. “Tribulación”, una aflicción severa (Mateo 13:21; 24:9; Apocalipsis 7:14). “Angustia”, un confinamiento torturador en un lugar estrecho sin alivio, como en una cárcel o en el cepo. Quiera Dios que nosotros no sepamos nunca lo que estas palabras realmente significan.

Mateo 25: 41, 46; 2 Tesalonicenses 1:7-9. Marcos 9:43-50, nos dice que los impíos serán arrojados “al infierno (Gehenna)”, donde el “fuego no puede ser apagado” etc. En estos pasajes hay ciertas palabras que requieren nuestra atención, y que debemos entender para tener un concepto correcto de la doctrina que estamos considerando.

I.- ETERNO.

Leemos de un castigo “eterno” y de un fuego “eterno,” y se objeta que la palabra “eterno” no quiere decir “para siempre.” Tal vez sea esto cierto. Pero todos estamos listos a admitir que cuando esta palabra se aplica a la condición de los justos, significa para siempre, sin fin; por ejemplo, Los justos irán “a la vida eterna.” Sin embargo la misma palabra se aplica al castigo de lo impíos; por ejemplo, “irán estos al tormento eterno.” La equidad exige que demos la misma duración al gozo de los justos que al castigo de los impíos, ya que ambos están calificados con la misma palabra griega. si el premio de los justos tiene un termino, también lo debe tener el castigo de los impíos. Tanto dura el uno como el otro. Si “destrucción” significa aniquilación, no se necesita la palabra “eterna” para calificarla. Además, la Biblia presente el castigo de los impíos no solo como ”eterno” (por las edades), sino como duradero: “para siempre jamas”, o “por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 14:3; 19:3; 20:10). Aquí se nos presenta un cuadro de Siglos amontonándose sobre siglos en una sucesión eterna.

II.- CASTIGO.

El significado de esta palabra ya le hemos visto anteriormente, en el tema “LOS IMPIOS NO SERAN ANIQUILADOS.”

III.- FUEGO.

Este es uno de los ejemplos mas frecuentes para representar el tormento y la miseria de los impíos. El fuego es un símbolo de la ira del juicio divino (Mateo 5:22).

En Mateo 3:10 se presenta a los impíos como un árbol cortado y echado al fuego; en Mateo 3:12 como la paja quemada en un fuego que nunca se apaga; en Mateo 13:42 se nos dice que los impíos son arrojados a un horno de fuego.

¿Es literal el “fuego” de que aquí se habla? Es norma aceptada como regla de lenguaje que una figura de locución no expresa las cosas con tanta viveza como la realidad misma. si “fuego” es simplemente una expresión figurada, debe representar una gran realidad; y si la realidad es más viva que la figura, el castigo representado aquí por el fuego debe ser una cosa terrible.

Se dice que el fuego debe consumir necesariamente, que en el fuego nada puede continuar existiendo. ¿No es significativo que, al hablar de este fuego, Juan el Bautista usa las palabras “que nunca se apagara” (asbhstoV: ASBESTOS, en griego)? Para aclararnos este asunto podemos referirnos al episodio de los tres muchachos hebreos en el horno de fuego (Daniel 3:27). ¿Fueron consumidos, o resistieron el fuego?.

En la parábola de la cizaña, ya en la casa les explica a sus discípulos el significado de las figuras de la parábola, dándoles a todas estas figuras un significado especifico menos en la palabra “fuego”, al final de la palabra “fuego” les dice: “allí será el lloro y el crujir de dientes.” ¿por que no explico Jesús qué significa la palabra “fuego”? El explicó todas las demás palabras ¿por qué no ésta? ¿se le olvidó? El tuvo la oportunidad de explicar el uso que hacía de las palabras, porque esto era precisamente lo que sus discípulos le habían preguntado.

IV.- TINIEBLAS.

Esta palabra se usa para describir la condición de los perdidos: “Serán echados a la tinieblas de afuera: allí será el lloro y el crujir de dientes.” Estas palabras se hallan juntas siete veces en Mateo 8:12; 13:42, 50; 22:13; 24:51; 25:30; Lucas 13:28. El cuadro es el de un banquete, que de ordinario se celebraba de noche. Los impíos son echados fuera de la luz, del gozo y de la festividad a las tinieblas y tristeza exterior, como si se tratara de la angustia y tristeza de una prisión en la que reina la agonía, la ira, la desesperación. Posiblemente esta sea la mejor descripción del infierno: ausencia de luz espiritual; separación de la compañía de los salvos; lamentos y furia impotente.

RECOMPENSA FINAL DE LOS JUSTOS.

El apóstol Pablo dice que si tenemos en esta vida una esperanza que descansa en Cristo, pero nada mas, somos los mas miserables de todos los hombres (1 Corintios 15:19). La idea es que si esta esperanza que el creyente tiene en Cristo es una esperanza ilusoria, sin una posibilidad de realización en el futuro, el cristiano se encuentra en un estado lamentable. Ha escogido una vida de sacrificio, privándose de los placeres de este mundo, y si no hay placeres en la tinieblas en que ha de entrar, se ha equivocado, pues ha escogido una vida que va a terminar en la propia destrucción. Sino tiene un hogar a donde ir, un Dios que le de la bienvenida, un rey que le diga:  “Bien hecho, cambia la mortalidad por la vida,” se encuentra en una situación verdaderamente deplorable. Pero la realidad no es as;. La esperanza del cristiano atraviesa el velo hasta la misma presencia de Dios, y perdura por toda la eternidad.

EL CRISTIANO NUNCA MUERE.

Juan 8:51; 11:25-26. Lo que Cristo da a entender aquí no es que el creyente no haya de pasar por la experiencia que llamamos muertos, sino que en realidad eso no es muerte, por lo menos en el sentido que es muerte para el no creyente. Jesús ha quitado a la muerte su aguijón. El Agudo contraste entre la muerte y la experiencia por la que pasa el creyente se nos presenta en 1 Tesalonicenses 4:13-14, en este pasaje nos dice que Jesús “murrio”, gusto la amargura de la muerte; el creyente en Cristo “duerme” (véase también Juan 11:11), no hay base para la “moderna” doctrina del sueño del alma. Cristo no quiso decir que el alma esta inconsciente entre el tiempo de la muerte y de la resurrección. Porque cuando los discípulos no entendieron este lenguaje figurado, Cristo les dijo claramente: “lázaro esta muerto” (Juan 11:11-15).

La palabra “vera” en Juan 8:51, quiere decir que el creyente no contemplara la muerte de una manera detenida, fija, absoluta. la muerte no es el objeto de su mirada. La mira del creyente es a la vida, no a la muerte. La muerte del cuerpo no se ha de considerar mas muerte que la vida del cuerpo, (1 Timoteo 5:6) el creyente vuelve la espalda a la muerte, y mira y contempla la vida. La separación temporal del alma y el cuerpo ni siquiera interrumpe, mucho menos priva de la vida que nos da Jesús.

EL CREYENTE VA A ESTAR CON CRISTO.

2 Corintios 5:6; Filipenses 1:23. La experiencia (muerte-sueño) por la que pasa el creyente, lo presenta inmediatamente a la presencia de Cristo. Le lleva instantáneamente a su hogar con Cristo. En Estas palabras no puede haber la menor insinuación de no conciencia o sueño del alma. Parece deducirse de las palabras de Pablo en 2 Corintios 5:1-5 que el creyente recibe una forma de cuerpo espiritual durante el tiempo que esta esperando la resurrección del cuerpo. Lo que Pablo desea no es estar en un estado incorpóreo, sino tener otro cuerpo que no esta sujeto a la muerte. “Estar con Cristo,” eso es lo que significa “muerte” para el creyente.

EL CUERPO DEL CREYENTE RESUCITA DE ENTRE LOS MUERTOS.

Para la completa discusión del cuerpo resucitado del creyente, sus características, etc., para un estudio mas completo véase sobre la doctrina de la Resurrección citada taras.

EL CREYENTE RECIBIRA SU RECOMPENSA FINAL EN EL FUTURO.

Mateo 25:20-23; Lucas 19:12-19.

Mateo 24 Nos exhorta a esperar y velar por la venida de Cristo; y el capitulo 25 nos muestra como debemos obedecer esta exhortación. El capítulo 25 nos ilustra, en la parábola de las vírgenes (vv l-13), la necesidad de tener cuidado de nuestra vida espiritual; íntima; mientras que la parábola de los talentos (vv 14-30), pone énfasis en la necesidad de trabajar por Cristo, mientras estamos esperando su regreso.

Aunque ambas parábolas tratan del mismo asunto de la recompensa de los santos, presentan el tema desde diferente punto de vista. La parábola de las minas fue pronunciada antes de la entrada en Jerusalén; la de los talentos, tres días después; la de las minas, a las multitudes; la de los talentos, a los discípulos. La de las minas fue dicha mientras pensaba que el reino iba a aparecer inmediatamente, de ah; la idea de un largo camino. En la de las minas hay oposición a Cristo; en la de los talentos, no. En la de los talentos se dividen sumas desiguales en la misma proporción; en la de las minas, sumas iguales se dividen en proporciones diferentes. La parábola de las minas fue pronunciada para reprimir la impaciencia; la de los talentos, para estimular la actividad hasta que Cristo regrese.

Los talentos no son distribuidos al antojo, sino conforme a la habilidad de cada uno para negociarlos. El que tenía cinco talentos pudo usar los cinco, y por consiguiente se le hizo responsable del uso de los cinco. Lo mismo sucedió con el de dos y con el de uno. La cuestión no está en el cuanto: “Cuantos talentos ha recibido,” sino en “que uso he hecho de ellos.” El premio a la fidelidad es el mismo en cada caso: “Sé sobre muchas ciudades.” En la parábola de las minas es diferente. Todos comienzan son el mismo número de minas. Según difieran en el uso que hacen de ellas, en su fidelidad, celo y actividad, así será también la diferencia en las ganancias y recompensa (diez ciudades, cinco ciudades etc). La recompensa del creyente será conforme a la fidelidad de su servicio a Dios en emplear los talentos con que Dios le ha dotado. La recompensa variará, por consiguiente, según nuestra fidelidad, o falta de ella, en nuestro servicio y en nuestra vida.

La fe en Jesucristo salva al creyente, pero su lugar en la vida venidera, así como la medida de la recompensa, dependerá de su fidelidad en el uso de los dones que ha recibido de Dios. De esta manera sucede que un hombre se puede salvar “así como por fuego,” es decir, salvado por su fe en Cristo, pero sin premio. Véase 1 Corintios 3:10-15 Aunque este pasaje probablemente se refiere, en primer lugar, a los maestros y predicadores cristianos, y toca el asunto de las doctrinas que se enseñan, tiene, sin embargo, una aplicación muy apta y verdadera a la vida y obra de cada creyente.

NATURALEZA DE LA RECOMPENSA DEL CREYENTE.

I - RECIBIRA UNA CORONA.

Las Escrituras hablan de varias coronas:

A.- La corona de la vida. (Santiago 1:12; Apocalipsis 2:10, comparece con el contexto que habla de la muerte).

B.- La Corona de Gloria. (1 Pedro 5:4, véase también Juan 17:22; Hebreos 2:9).

C.- La Corona de Justicia. (2 Timoteo 4:8), la plena realización de la justicia de Cristo imputada y obrada adentro; de Gozo (1 Tesalonicenses 2:19), al ver a los convertidos que el ministerio de uno ha ganado para Cristo.

D.- La Corona de Oro. (Apocalipsis 4:4).

E.- La Corona Incorruptible. (1 Corintios 9:25), comparada con las coronas corruptibles de los juegos griegos

F.- “Tu” Corona. (Apocalipsis 3:11), que es la que se guarda para ti, y que no se debe con la infidelidad; resumen de todas las expresiones anteriores, pues todas son características de “tu” corona.

II.- LOS SIETE “EL QUE VENCIERE” DEL APOCALIPSIS.

A.- Daré a Comer Del Arbol De La Vida.

El árbol de la vida, que apenas ha sido mencionado desde el Génesis 3, donde fue perdido por el pecado, es ahora restaurado, en conformidad con la restauración de todas las cosas en Cristo. Esta figura expresa la participación en la vida eterna: el creyente no morirá jamas.

B.- No Recibirá Daño De La Muerte Segunda.

El que no ha nacido mas que una vez, muere dos veces: física y eternamente. El que nace dos veces (el creyente). No muere mas que una vez; es decir, para por la separación física del alma y del cuerpo, que es lo que se llama suerte. La “muerte segunda,” lo menos que puede significar es la separación completa de la presencia de Dios. Decir que el creyente no recibirá daño de la muerte segunda equivale a decir que contemplará eternamente el rostro del Padre, que esta en el cielo.

C.- Recibirá Una Piedrecita Con Un Nuevo Nombre Escrito.

Esta figura probablemente significa que el creyente se le da la piedra blanca de la absolución. En aquel tiempo se le daba una piedra negra a los condenados en las cortes de justicia. tal vez se haga alusión aquí a la piedra blanca (diamante¿?), que no se encontraba entre las piedras del Efod del sumo sacerdote, y que algunos piensan que eran el Urim y Thumin. La participación del mana escondida tal vez se refiera al hecho de que a los que se negaron a comer de la carne ofrecida en sacrificio a los ídolos, se les permitiría en premio deleitarse con el pan de Dios, el alimento divino. El nuevo nombre que se menciona tal vez simbolice una nueva naturaleza y nuevo carácter que poseerá el creyente en el nuevo país.

D.- Autoridad Sobre Las Naciones.

No cabe duda de que esto se refiere al reinado de los santos con el Señor Jesucristo en el reino milenial. Los que han sufrido con El, también reinaran con El.

E.- Será Vestido con Vestiduras Blancas.

Las “vestiduras blancas” se refieren, sin duda, a la justicia de los santos. En los tiempos del Antiguo Testamento el ser borrado del libro de la vida significaba perder todos los privilegios de la teocracia, estar separado para siempre del favor de Dios. Aquí se da la seguridad de la salvación eterna del creyente. Cristo se gozara con el y confesara con gozo que le reconoce como uno que le pertenece, le ha servido y confesado en la tierra.

F.- Será Columna En El Templo De Dios.

Filadelfia, el lugar donde se encontraba la iglesia a la que fueron dirigidas estas palabras, estaba expuesta a temblores de tierra, que con frecuencia sacudían las macizas columnas del templo. Esto no le acontecerá al creyente, nunca será sacudido. No entrara ni saldar ya mas, de modo que no habrá posibilidad de caer. Tendrá el nombre de Dios escrito sobre sí, y no habrá ya peligro de que nadie le pueda reclamar. ya habrá pasado el tiempo de prueba del creyente; el tendrá un lugar permanente y eterno en el reino del Padre.

G.- Yo Le Daré Que Se Siente Conmigo En Mi Trono.

Cristo nos exalta consigo mismo. Santiago y Juan quisieron sentarse al lado de Cristo en el reino venidero. Pero esto es infinitamente mejor: sentarse con EL en su trono.

EL CREYENTE ENTRARA EN UNA NUEVA HABITACION Y NUEVA VIDA.

I.- UNA NUEVA VIDA PARA LOS SANTOS.

Nuevos cielos y nueva tierra: El paraíso reconquistado; nuevo ambiente espiritual; nuevas condiciones físicas; no rodeados de las tentaciones y defectos de esta vida mortal.

II.- UN NUEVO UOGAR PARA LOS SANTOS.

Apocalipsis 21-22. Una descripción de la Ciudad Santa, la Nueva Jerusalén, que ha de ser la morada final y eterna del pueblo de Dios.

La Ciudad Santa se halla dentro de los nuevos cielos y la nueva tierra. Nótese algunas características de la Ciudad Santa: Su Nombre: Nueva Jerusalén. Sus Muros (21:17): altos, seguros, defendidos contra todos los asaltos. Sus Puertas (21:15, 21): guardadas por los ángeles, con nombres sobre ellas, por las que sólo entran los santos. Sus fundamentos (14): Los apóstoles del cordero. Sus habitantes: Los salvados de todas las naciones. Sus Dimensiones: 4,800 estadios. Su Gloria: ¡Qué Suntuosidad!

III.- NUEVAS CONDICIONES DE VIDA PARA LOS REDIMIDOS.

Allí esta el hogar de Dios, de modo que el creyente tiene comunión continua con Dios. Algunas cosas que antes eran, ya han pasado: la muerte, el dolor, la maldición, las lagrimas, la tristeza, la noche; todo paso. Aparecen ahora cosas nuevas: el Río de la Vida, el árbol de la vida, nuevo servicio, nuevas relaciones, nueva luz.

CONCLUSION.

para concluir nuestro estudio de Doctrina básica pusimos al final el estudio sobre la profecía (escatología), y ahora queremos terminar con esto:

“Después de estas cosas oí una gran voz de gran compañía en el cielo, que decía: ¡Aleluya! Salvación y honra y gloria y poder son del Señor Dios nuestro. Y los veinticuatro ancianos y los cuatro seres vivientes se postraron en tierra y adoraron a Dios, que estaba sentado en el trono, y decían: ¡Amen! ¡Aleluya! Y salió del trono una voz que decía : Alabad a nuestro Dios todos sus siervos, y los que teméis, así pequeños como grandes.

Y oí como la voz de una gran multitud como el estruendo de muchas aguas, y como la voz de grandes truenos que decía ¡Aleluya, porque el Señor nuestro Dios Todopoderoso reina!

Gocémonos y alegrémonos y démosle gloria; porque han llegado las bodas del Cordero, y su esposa se ha preparado. Y a ella se le ha concedido que se vista de lino fino, limpio y resplandeciente; porque el lino fino es las acciones justas de los santos.