Home

DOCTRINA BASICA

PRIMERA PARTE

A este estudio se le ha dado el nombre de DOCTRINA BASICA, ¿Por qué este nombre? Para empezar, la palabra Doctrina, significa: ENSEÑANZA, y la palabra que le sigue, Básica significa: BASE O CIMIENTO (Algo que sostiene). La Doctrina Básica, es el fundamento del cristianismo.

El Estudio de la DOCTRINA BASICA contesta las preguntas ¿Qué cree, o que es aquello en lo que debe creer un cristiano? ¿Qué es un cristiano? ¿Por qué se dice cristiano? etc.

Así entendemos como DOCTRINA BASICA es aquello que debe creer toda persona que se diga cristiano, tanto para su crecimiento espiritual, defenderse, o para enseñarlo a otros.

Los cristianos sabemos que es la Doctrina Básica, y pocas veces nos dejamos mover por doctrinas falsas, pero desgraciadamente, la mayoría de los cristianos no sabemos como comunicarla, expresarla o desarrollarla.

La Doctrina Básica es Bíblica, porque de la Biblia (que es la palabra de Dios), tomamos todas nuestras doctrinas. Este curso enseñará al Estudiante las preciosas verdades de Dios, Jesucristo (su obra de redención, la salvación etc.). El Espíritu Santo, el mundo de los ángeles, la naturaleza del hombre, que es la Iglesia, los eventos Futuros, etc., que trataremos con otros nombres y de manera sencilla, pero explicaremos como se les llama y que significan.

A la Doctrina Básica se le ha dado otros nombres, por ejemplo: Teología, Teología Sistemática, Teología Cristiana, Grandes temas Bíblicos, etc., pero todos estos títulos tratan de lo mismo. El fundamento y afirmación de las verdades Bíblicas y su desarrollo.

Este curso ayudará al estudiante primeramente para aclarar las ideas sobre lo que cree, después profundizar y crecer espiritualmente, también desarrollar la doctrina cristiana, y por último, compartirla en una forma clara.

LA DOCTRINA DE DIOS

Debemos tener en mente que un "Estudio" sobre Dios es un tema tan grande para la mente humana, que siempre ésta quedará corta en tratar de entender y "Estudiar" a Dios. Tenemos que reconocer que no hay mucho que podemos estudiar de Dios, si Dios mismo no nos lo quiere revelar, ya que como dijimos desde un principio en otros cursos que Dios es INFINITO y nosotros somos FINITOS (que tenemos fin, que morimos).

En este estudio tenemos que reconocer la necesidad de la iluminación y dependencia absoluta del Espíritu Santo, así como que tenemos que entrar a este estudio con humildad (Juan 16:12-15; 1 Corintios 2:11-15).

Bajo este tema estudiaremos La Persona De Dios y no sus obras (que estudiaremos mas adelante). Este estudio se divide en dos partes: EL TEISMO (cada una de las personas de la trinidad por separado: Dios Padre, Dios Hijo y Espíritu Santo) y el estudio sobre LA TRINIDAD.

Los errores sobre el teísmo y la trinidad y como minan la doctrina se irán viendo durante el curso.

EL TEISMO

(La Personalidad de Dios)

Esta palabra se emplea para designar a todo estudio que se relaciona con Dios mismo, se ha dicho que el Teísmo no nombra a Dios como persona sino como Deidad (Ser supremo), pero Teísmo es todo estudio sobre el Dios personal que conocemos los cristianos. Al creyente en Dios se le llama también teísta. Para ampliar nuestra idea sobre la palabra Teísmo, veamos lo que dicen algunos diccionarios de la palabra.

DEFINICIONES.

DICCIONARIO MANUAL "CALLEJA."

Creencia en un Dios personal y providente, y conservador del mundo.

DICCIONARIO EVERST CUPULA.

Doctrina Teológica que afirma la existencia de un Dios Personal, creador del universo y gobernador de su evolución gracias a su influencia constante y viviente.

La palabra "TEISMO" o "TEISTA", no existen en la Biblia, ni hay en ella algún término en griego o hebreo que exprese la idea de "TEISMO", pero esta palabra se usa para identificar a la persona que cree y estudia lo relacionado a Dios. Se emplea la palabra griega JeologoV (Theologos), para designar el estudio de Dios, y de allí viene la palabra Teísmo. De aquí en adelante entenderemos como Teísmo a la exposición científica y ordenada de todo lo que se sabe acerca de Dios como Ser Supremo. No hay tema más sublime que este.

EL CONOCIMIENTO DE DIOS.

La palabra "conocimiento" viene del griego epignwsei (Epignosei) de la raíz griega epignwsiV (Epignosis), que significa: conocimiento. Pues es el deseo de Dios que los hombres le conozcan y le glorifiquen solo en esto (Jeremías 9:23-24; Mateo 11:27; Juan 17:3; 2 Pedro 1:2 y 3:18).

Conocer a Dios es el privilegio más grande que hombre alguno pueda tener. Con nuestro lenguaje y conocimiento no podemos siquiera imaginarnos lo que es la grandeza de Dios, pero si podemos conocerle. Es deber del obrero cristiano, primeramente conocer plenamente a Dios, y después dar a conocer su existencia a los hombres.

Es necesario aclarar que hay una gran diferencia entre el conocimiento de las cosas que tratan acerca de las cosas de Dios (sus obras, su creación, etc.), y el conocimiento de Dios mismo; veamos por ejemplo Romanos 1:18-20, comparándolo con Mateo 11:27 y Juan 17:3. Hay quienes saben ciertas cosas (algunas veces, muchas cosas) acerca de Dios, sin conocerlo. Recordemos siempre que solo los que se allegan a él por medio de Jesucristo -obteniendo la vida eterna-, le conocen.

EL TEISMO BIBLICO.

No solo debemos hablar de Teísmo, pues como decíamos anteriormente, ya que hay quienes hablan que teísmo se refiere a la Deidad sin hablar de un Dios personal. “El TEISMO BIBLICO,” es el estudio sobre la persona de Dios tomado íntegramente de la Biblia.

En el estudio del "Teísmo Bíblico” no estamos limitados a lo que se podría deducir de la naturaleza. Toda la revelación de Dios la tenemos en la Biblia, de donde podemos aprender de Dios y la revelación de su Hijo: Jesucristo.

FILOSOFIAS Y CREENCIAS CONTRA EL TEISMO VERDADERO.

Por su necedad y ceguera, los hombres, ignorando voluntariamente a Dios, buscan otros orígenes del universo. Los creyentes tenemos que comprender a estas personas, ya que a nosotros nos resulta difícil comprender el por que piensan así estas personas, pero tengamos en cuenta que ellos están en tinieblas.

Los argumentos en contra del Teísmo en si mismos de nada sirven; Los esfuerzos del hombre natural han resultado en religiones y filosofías vanas. Actualmente hay tres religiones que podríamos llamar "Teístas", que son esencialmente: MONOTEISTAS, en el mundo: El Judaísmo, El Cristianismo y el Islamismo. La Segunda es el desarrollo de la primera, y la última es una perversión de las dos anteriores. Un dato interesante es que las tres se concentran en la ciudad de Jerusalén.

Las demás religiones son antiguas que de tiempo en tiempo, han venido surgiendo, como por ejemplo, las religiones antiguas de Egipto, Babilonia, India, Persia y China, se piensa que en un principio estas religiones fueron marcadamente monoteísta, pero fueron degenerando hasta ser meras especulaciones humanas, y algunas han degenerado en cosas mucho peores. Notemos las filosofías contra el Teísmo verdadero.

EL ATEISMO.

Esta teoría es una negación abierta de la existencia de Dios. La palabra ateísmo viene del griego aJeoV (Atheos) que significa: Sin Dios. Esta filosofía nos dice en otras palabras: "No hay Dios", pero esto no es nada nuevo, veamos por ejemplo los Salmos 14:1 y 53:1.

Actualmente son pocos quienes defienden esta filosofía, pues filosóficamente no se puede negar la existencia de Dios, aunque en la práctica hay muchos ateos, es decir, que muchas personas tienen una idea vaga sobre la existencia de Dios, pero en su vida práctica no toman en cuenta a Dios. El ateísmo práctico (como se le llama) está creciendo rápidamente.

EL AGNOSTICISMO.

La palabra "Agnóstico" viene de la palabra griega agnwsiV que significa: Sin Conocimiento. Los cristianos debemos tener cuidado con esta "Filosofía", pues la mayoría de las veces se le disfraza de un "Cristianismo progresivo". Esta creencia afirma que si Dios existe, no lo podemos saber realmente ya que no hay suficiente evidencia o base para afirmar o negar la existencia de Dios, ya que esto no se puede comprobar "Científicamente".

Los que creen en esta filosofía dicen que si Dios existe, este debe ser absoluto e infinito y esto (lo absoluto y lo infinito) no se puede conocer, así dicen que no se puede tener la certeza acerca de la existencia de Dios.

El agnóstico rechaza las pruebas sobre la existencia de Dios por muy razonables que sean. Actualmente hay muchos agnósticos, dado que es una posición muy cómoda ya que siempre se puede decir "Yo no puedo creer", cuando en realidad lo que quieren decir es "Yo no quiero creer".

EL POLITEISMO.

Esta creencia afirma que hay muchos dioses, siendo esta contraria al monoteísmo. El Politeísmo era el carácter de las religiones de Babilonia, Grecia, Roma, pero en algunas regiones de América (indígenas principalmente) aun existe el politeísmo. En la práctica, la Iglesia Católica Romana es una forma de politeísmo con sus múltiples santos (dioses menores), y vírgenes (diosas).

EL PANTEISMO.

"El Panteísmo" nos enseña que: TODO ES DIOS, del griego pan (Pan), que significa: Todo, y JeoV (Theos) Dios. Está filosofía nos dice que no hay un Dios personal, nos dice que Dios es la Totalidad del universo. que Dios y el universo son una sola cosa, según esto, nosotros somos parte de Dios, o somos en parte Dios.

Otro error es que nos enseña el panteismo, es que todas las religiones nos muestran a Dios, aún las religiones animistas. Mayormente esta filosofía se encuentra en la cultura induista, indostánica y en la Teosofía (Doctrina de los que presumen estar iluminados por la divinidad e íntimamente unidos a ella). La secta llamada "CIENCIA CRISTIANA" es substancialmente Panteísta, porque su lema es: "TODO ES DIOS, Y DIOS ES TODO." La Nueva Era es una forma de paiteismo.

EL DEISMO.

Esta expresión: Deismo, procede del latín "Deus", estando estrechamente relacionada con la palabra griega JeoV (Theos). Como religión o filosofía, el DEISMO sostiene que existe un Dios personal, infinito y santo, que es creador de todas las cosas. Su error consiste en decir que Dios abandonó deliberadamente su creación después de terminada con el propósito de que esta (la creación) fuese autosuficiente en todo sentido por medio de las fuerzas residentes en ella misma.

Los Deístas no creen en una revelación como la tenemos en la Biblia, ni en la posibilidad de tener una relación personal con Dios, y sobre todo, rechazan el que Dios este obrando providencialmente desde la creación. Según este sistema, nadie se puede allegar a Dios por medio de la oración.

No hay ninguna influencia moral que venga de los seguidores del deísmo y esto ha sido demostrado plenamente por sus seguidores. Por último, los Deístas dicen que todo lo que se puede saber de Dios se encuentra en la naturaleza. Su regla de conducta es: "Hacer lo mejor que uno pueda para se propio bien."

EL MATERIALISMO.

El materialismo niega la existencia de todo lo espiritual, la inmortalidad del alma, la existencia de Dios, etc., los que creen en esto dicen que lo único que existe es la materia, y lo que existe es la realidad física. El Materialismo es una forma de Ateísmo.

EL IDEALISMO.

También llamado "REALISMO". Este es un sistema que propone interpretar y explicar la totalidad del universo. Como la realización de un sistema de ideas. Esto adquiere varias formas dependiendo de la persona. Se dice que el idealismo es la antítesis del realismo, pero los extremos de ambas filosofías se favorecen mutuamente.

Esta filosofía dice que solo existe la idea, o las cosas de la mente y que en realidad no existe la materia (o no la hay). Para los que creen en esto, nada de lo que se ve es real y verdadero, que todo es una decepción, siendo este uno de los dogmas de la secta Ciencia Cristiana, pues dicen que no existe la enfermedad, la muerte, el mundo material y todo cuanto parezca real a los sentidos.

LA EVOLUCION.

La mejor expresión para esta filosofía, sería: teoria no probada y que se le toma como una ley. La evolución es una teoría moderna que se le considera basada en la ciencia. Pero no se puede hablar de "La Evolución" como si fuera una sola, ya que en nuestros días hay muchas variantes de esta teoría.

Esta Teoría nos dice que el mundo y todo lo que contiene, se ha desarrollado de una materia original por medio de fuerzas inherentes en si misma.

La verdadera evolución afirma que no hay Dios, y que todas las cosas se formaron por casualidad, y que aun los hombres se han desarrollado hasta este punto a través de millones de años o siglos, ascendiendo desde animales muy pequeños, esta teoría nos dice que no hay necesidad de un creador. A causa de la aceptación general de esta teoría, muchos cristianos han pensado que tienen que creerla y hasta "ajustarla" al cristianismo, de modo que ahora también tenemos una "Evolución Teísta".

Los cristianos que apoyan la teoría de la evolución, dicen que hay un Dios personal y creador, pero que uso la evolución para crear el mundo, los animales y el hombre. Afirman que los primeros capítulos del libro de Génesis es simbólico y que no debemos aceptarla literalmente.

Lo anterior contiene un error muy sutil, los cristianos debemos tener mucho cuidado, por qué si esto fuera verdad, entonces la caída del hombre no fue una realidad y el hombre no pecó, además, si esta teoría fuera verdad, entonces el hombre mejora cada día en vez de degradarse (como dice la Biblia), y no hay necesidad de un “Redentor”. Debemos tener cuidado, porque la teoría de la EVOLUCION, sea Teísta o no, ataca el cristianismo en sus cimientos.

La teoría de la evolución ha cambiado desde hace cien años en que salió a la luz pública, y es muy posiblemente que dentro de cien años ya haya cambiado. LA BIBLIA ES ETERNA.

LOS ATRIBUTOS DE DIOS

Las preguntas que el hombre se hace tocante a: ¿Cómo es Dios? ¿Quién es Dios? o ¿Puede Dios ser definido? Estas y otras preguntas son contestadas en la Biblia y solo ella nos da una idea clara de lo que Dios es. Fuera de la Biblia estas preguntas han sido contestadas en forma no solo negativa, sino hasta fatalistas, ya que: “a Dios nadie le vio jamás” (Juan 1:18), y también, “Dios es espíritu” (Juan 4:24). Fuera de la Biblia el hombre ha descrito a Dios de acuerdo a las características del hombre mismo, lo cual es un error.

La Biblia nos revela a Dios como una Persona, pero no es descrito o definido específicamente como una definición (Bíblica) en algún texto, sino que su existencia y atributos aparecen en toda la Biblia, y solo se notan cuando en el texto bíblico se muestra uno de sus rasgos, como por ejemplo: los textos que nos dicen que Dios es amor, justo, etc.

Tengamos en cuenta que somos Finitos (Recordar el curso de Introducción Bíblica) y que todo estudio sobre Dios tendrá limitaciones. Así el hombre conoce a Dios por medio de sus Atributos, que son las perfecciones que describen a Dios en su relación con el hombre, estudiando los atributos de Dios, le estamos conociendo.

Estos atributos divinos no son exclusivos de Dios Padre, también las otras personas de la trinidad tienen todos los atributos, y esto nos resulta difícil de separar, ya que la Trinidad es también una doctrina bíblica y por lo tanto una Doctrina Básica.

Estudiaremos los atributos haciendo énfasis en Dios Padre y los relacionaremos con Dios Hijo y Dios Espíritu Santo. Hacemos esto no porque Dios Padre sea mayor o de más poder que las otras personas de la Trinidad sino para tener una referencia en que basarnos. En otra sección de la Doctrina Básica, estudiaremos sobre la doctrina de la Trinidad, y que forma parte de la doctrina de Dios.

INTRODUCCION GENERAL.

DEFINICION DE ATRIBUTO.

El diccionario define la palabra "Atributo" como: Cualidad o Propiedad de una cosa. Pero en relación a la doctrina, el diccionario nos dice que la Palabra "Atributo" es: Cada una de las Perfecciones de Dios.

Tanto las cosas como las personas tienen (en si) atributos que los identifican y distinguen de las demás cosas o personas. Estos Atributos son tan importantes y esenciales, que sin ellos la persona perdería su personalidad y dejaría de ser lo que es (lo mismo pasa con las cosas), de manera que los Atributos de Dios son: LO DISTINTIVO DE SU SER. Estos atributos -que también podrían llamarse cualidades o perfecciones divinas- es lo que distingue a Dios como el SER SUPREMO.

LAS OBRAS DE DIOS.

Las obras de Dios son la manifestación de sus atributos o cualidades, por esto es necesario que para entender las obras de Dios tengamos una idea clara de sus atributos. El estudio sobre los ATRIBUTOS DE DIOS nos tiene no solo con un espíritu humilde, sino también mantiene nuestra mente en contemplación Divina.

LA ARMONIA DE LOS ATRIBUTOS DE DIOS (O SU DEPENDENCIA MUTUA).

Los atributos de Dios son interdependientes uno del otro, no son algo aislado, es como pensar que Dios trata de una forma a su creación sin tener en cuenta a los demás. Por ejemplo, es un error pensar que Dios ejerce su justicia sin tener en cuenta su amor, etc.

Dios no ha adquirido estos atributos en ningún caso (Dios no ha evolucionado). Estos atributos son lo que Dios es, lo que ha sido siempre y lo que será siempre, pues los atributos de Dios son La esencia misma de su carácter. El es la fuente de todos y no los ha recibido de nadie.

CLASIFICACION DE LOS ATRIBUTOS.

Dentro del estudio de la Doctrina, se le ha llamado también "LA PERSONALIDAD DE DIOS", pero lo estudiaremos con el título de "Atributos de Dios" por ser el más conocido.

Hay varias maneras de clasificar los atributos de Dios, por lo general se dividen en dos grandes grupos para facilitar su estudio, estas divisiones se hacen CONTRASTANDOLOS para hacerlos resaltar, por ejemplo las divisiones pueden ser "Atributos": Morales y Naturales; Positivos y Negativos; Absolutos y Relativos; Comunicables e Incomunicables, etc.

Para nuestro estudio de la doctrina los dividiremos en dos grandes grupos: INCOMUNICABLES Y COMUNICABLES, a hacer esto, queremos dejar en claro que hay atributos exclusivos de Dios, son parte de su ser y no los puede compartir y que hay atributos que Dios puede compartir con sus criaturas. Un ejemplo de los atributos incomunicables, es que Dios está en todo lugar y los hombres no Proverbios 15:3.

LOS ATRIBUTOS DE DIOS PADRE.

ATRIBUTOS INCOMUNICABLES.

(Absolutos, Naturales, Positivos).

Estos atributos pertenecen solo a Dios y en ninguna manera puede tenerlos hombre alguno o criatura.

I.- INFINIDAD DE DIOS.

(Infinito, insondable, Existencia propia)

Esto quiere decir que Dios no tiene limites (sin fin), y esto no debe confundirse con la Eternidad o con la Inmortalidad de Dios que también son atributos, la Infinidad de Dios se refiere a su existencia propia, esto es: "Que existe en si mismo, que siempre ha existido y siempre existirá, sin que nada haya causado su existencia ni nadie pueda hacerla cesar. Dios tiene vida en si mismo y nadie se la dio: Juan 5:26.

La Existencia propia de Dios se ve en el nombre "Jehová" de Exodo 6:3 y en la declaración de Exodo 3:14; "YO SOY EL QUE SOY", y que tal vez sería mejor decir: "YO SOY PORQUE SOY".

La Infinidad de Dios (su existencia) es un ministerio muy profundo para la mente humana, no sabemos como o porque existe. Dios siempre ha existido y existirá, y solo podemos exclamar como el salmista: "Grande es Jehová y digno de suprema alabanza y su grandeza es inescrutable.” Salmo 145:3.

Notemos varios de los muchos textos sobre la Infinidad o existencia propia de Dios: 1 Reyes 8:27; 2 Crónicas 2:26; Job 5:9; 9:10; 11:7-9; 26:14; 36:26; 37:5; Salmo 77:19; 139:6; 147:5; Eclesiastés 11:5; Isaías 40:8; Romanos 11:33-35.

Dentro de la Infinidad o existencia de Dios, se ven dos cualidades intrínsicas, se ve a un Dios vivo, y su existencia en los juramentos de Dios.

A.- Un Dios Vivo.

2 Reyes 19:4; Salmo 84:2; Jeremías 10:10. También se le llama: “El Viviente,” o El Dios Viviente.” Véase por ejemplo: Génesis 16:14; 24:62; Deuteronomio 5:26; Josué 3:10; 1 Samuel 17:26; 2 Reyes 19:l6; Jeremías 23:36; Daniel 6:20, 26; Juan 6:57, 69.

B.- Los Juramentos De Dios.

También se nota la Infinidad o Existencia de Dios en los juramentos que El hace en la Biblia diciendo: "Vivo Yo", vea Números 14:21, 28; Deuteronomio 32:39-40; Isaías 49:18; Jeremías 22:24; Ezequiel 5:11; 14:16.

NOTA: Algunos consideran que LA VIDA es un atributo aparte de la existencia propia o infinidad, pero en estos estudios los trataremos como uno solo.

II.- LA ETERNIDAD DE DIOS (Dios es eterno).

Esto se refiere a que Dios no tiene limites en los términos temporales que conocemos como seres finitos. La Eternidad de Dios, significa que Dios No tiene principio ni fin y para él no hay secesión de tiempo. Esto significa mucho más de lo que nuestra mente puede alcanzar a comprender. Podemos hablar de la eternidad como duración sin fin y se puede hablar de una eternidad anterior que no tuvo principio, pero aún eso no es la Eternidad de Dios. Para Dios No hay pasado, ni Presente, ni Futuro, Dios no vive en el tiempo, sino más allá en la eternidad y no está sujeto al tiempo: Exodo 3:15; Deuteronomio 6:4; 33:27; Salmo 9:7; 93:2; 102:12; 146:10; Isaías 40:28; 41:4; 48:12; Jeremías 10:10; Lamentaciones 5:19; Daniel 4:34; 6:26; Habacuc 1:12; 3:6; Romanos 16:26; 1 Timoteo 1:17.

Solo notemos algunos de estos otros textos y lo que Dicen de Dios Isaías 57:15 "El Alto y sublime, el que habita en la Eternidad”. 2 Pedro 3:8 "Con el Señor un día es como mil años y mil años como un día." También como se ve en Isaías 46:10 "Que anuncio lo porvenir desde el principio." Hechos 15:18 "Conocidas son de Dios desde el siglo (o la eternidad) todas sus obras.

Los creyentes en Dios (específicamente los cristianos) podemos tener plena confianza que no hay nadie como nuestro Dios, la Biblia para nuestro consuelo nos dice: "El eterno Dios es tu refugio; y acá abajo los brazos eternos" (Deuteronomio 33:27).

III.- LA UNIDAD DE DIOS.

A los cristianos se nos ha acusado de adorar a tres dioses (Por la trinidad), pero de acuerdo con la Biblia afirmamos que los cristianos adoramos al único Dios, y que no hay otro, que es imposible dividirlo. Veamos varias cosas sobre la unidad de nuestro Dios.

A.- Definición.

La Unidad de Dios, significa que en su naturaleza Dios es indivisible, un solo Espíritu infinito y perfecto.

B.- La Necesidad De La Unidad.

La existencia de más de un Dios es innecesaria (ya que un solo Dios puede hacer todas las cosas) e imposible, ya que uno limitaría el poder del otro. Salvo si todos estos poseyeran todas las perfecciones de los otros, en cuyo caso serían en esencia uno solo.

C.- La Unidad En La Biblia.

Las escrituras nos hablan mucho de la Unidad de Dios; Exodo 20:3; Deuteronomio 6:4; Juan 5:44; 17:3; Efesios 4:5; 1 Timoteo 1:17; 6:15; Judas 25.

Esto es mucho más claro en cuanto hay textos que hablan de la deidad de Dios sin especificar a cual de las personas de la trinidad se habla, pues les da un trato de igualdad, como si fueran una sola persona. Esto lo veremos más adelante al tratar a las otras personas de la trinidad (Dios Hijo y Espíritu Santo) y la Trinidad misma, por esto no mencionamos más textos por el momento.

D.- La Unidad y Las Religiones Falsas.

La Unidad de Dios se menciona muchas veces como la diferencia entre la verdadera religión y las religiones falsas de otras naciones, ver: Isaías 43:10; 44:6-11; 45:5, 11,18; 1 Corintios 8:4-6.

Los paganos (Católicos ¿?) tienen muchos dioses, y hasta ahora no hay uno que satisfaga sus almas hambrientas y no han logrado la perfección porque juntan fragmentos de dioses. Dichoso el hombre que dejando muchos dioses logra hallar al único Dios. "Mirad a mi, y sed salvos, todos los términos de la tierra; porque yo soy Dios, y no hay más", Isaías 45:22.

E.- La Unidad Y La Trinidad.

La doctrina de la Unidad de Dios no contradice la doctrina de la Trinidad, porque ésta última enseña no solo que hay distinciones personales en la Naturaleza Divina, sino que también hay un solo ser.

IV.- INMUTABILIDAD (Dios es Inmutable).

La Inmutabilidad de Dios quiere decir que Dios no cambia, podemos notar cambios a nuestro alrededor, en nosotros mismos, etc., pero Dios es el único fundamento sólido donde poner nuestra fe, pues no cambia, ya que como dice en Santiago 1:17. "En el cual no hay mudanza, ni sombra de variación."

A.- No Existe Causa De Cambio En Dios.

La lógica misma (razón) nos enseña que no puede haber "cambios" en Dios, sea en aumento o disminución, de progreso o deterioro; todo cambio tiene que ser hacia lo mejor o lo peor, pero Dios es la Perfección Absoluta y no hay un posible cambio hacia lo "mejor" o hacia lo "peor".

B.- Los Atributos Están Incluidos.

Naturalmente los atributos de Dios están incluidos cuando decimos que Dios no cambia. No puede haber alguna adición a los atributos de Dios, ni en aumento a su capacidad y poder, Dios no puede ser más Santo, más Justo, etc. Sería absurdo suponer que pudiera hacerlo, Salmo 102:27; Malaquías 3:6.

A continuación ponemos algunos textos que nos hablan de la Inmutabilidad de Dios aparte de los ya mencionados. Éxodo 3:15; Números 23:19; 1 Samuel 15:29, Salmo 33:4, 11; 102:26; 119:89-90 y 138; Lucas 21:33; Hebreos 6:17-18.

V.- OMNIPRESENCIA (Quiere Decir que Dios Está en Todas Partes).

Cuando se habla de la Omnipresencia de Dios, esta se confunde muchas veces con la Inmensidad de Dios, pero INMENSIDAD significa que Dios no tiene limites (Dios no está limitado en espacio), y cuando se trata de la Omnipresencia de Dios, esto tiene que ver con el espacio o con la creación, así: Dios está presente en todas partes en la totalidad de su esencia, sin multiplicación o división, difusión o expansión.

A.- Un Error y Una Aclaración.

Es un error pensar que una parte de Dios está aquí y otra allá, porque su esencia no puede dividirse. Las cosas materiales tienen que poseer extensión para llenar un espacio, no así Dios.

También Dios puede manifestarse localmente cuando así quiere hacerlo como en el monte con Moisés. Cuando se le aparece a Samuel junto al arca, etc.

B.- La Omnipresencia y El Panteísmo.

No debemos confundir la Omnipresencia de Dios con el Panteísmo, porque el panteísmo niega la personalidad de Dios y la Omnipresencia lo afirma.

También, el Panteísmo dice que Dios es el Universo, y la Omnipresencia nos muestra que Dios está en todas partes del universo pues él lo creo.

C.- La Biblia y La Omnipresencia.

La Biblia nos enseña la Omnipresencia de Dios, veamos algunos textos que lo afirman: 1 Reyes 8:27; 2 Crónicas 2:6; Job 28:24; 34:21-22; Salmo 33:13; vea 139:7-10; Proverbios 15:3; Jeremías 23:23-24; 32:19; Amós 9:2-3; Hechos 17:27; Hebreos 4:13.

D.- La Omnipresencia y La Trinidad.

Aunque lo veremos en el estudio de la Trinidad, La Biblia nos muestra la Omnipresencia de Dios.

En el Nuevo Testamento nos dice que las tres personas de la Deidad moran en el creyente. Efesios 4:6; 1 Corintios 6:19 y Colosenses 1:27. Pero esto solo lo mencionamos de paso, ya que será visto en la Trinidad.

Para el creyente, la realidad de saber que Dios está siempre presente es un gran consuelo, le podemos hablar porque nos escucha. Su presencia significa protección, y el saber que Dios está presente nos debe servir como una prevención contra el pecado:

--Pues no podemos cometer un solo pecado sin que él nos mire.

--No podemos consentir un pensamiento malo sin que él se dé cuenta.

--No podemos abrigar en nuestro corazón un deseo ilícito que escape a su conocimiento.

Se ha dicho que estos son todos los Atributos de Dios de los que llamaríamos "Incomunicables", sin embargo existen otros que aunque no son considerados como relevantes, son atributos que solo Dios posee y no puede cederlos ni en parte a sus criaturas.

VI.- DIOS ES ESPIRITU.

(No confundir con el Espíritu Santo) Génesis 1:2; Salmo 139:7; Juan 4:24; 2 Corintios 3:17.

VII.- DIOS ES INVISIBLE.

Éxodo 33:20; Job 9:11; 23:8-9; Juan 1:18; 5:37; Romanos 1:20; Colosenses 1:15; 1 Timoteo 1:17; 6:16; Hebreos 11:27; 1 Juan 4:12.

VIII.- INMORTAL.

Esto no tiene nada que ver con la Eternidad de Dios. Salmo 102:26,27; 1 Timoteo 1:17; 6:16.

IX.- DIOS ES LUZ.

2 Samuel 22:29; Salmo 104:2; Isaías 60:19; Habacuc 3:4; 1 Timoteo 6:16; Santiago 1:17; 1 Juan 1:5.

X.- SOBERANO Y ALTISIMO.

Algunos piensan que estos se refieren también a su omnipotencia y su omnisciencia. Exodo 33:19 (Con Romanos 9:15); Números 24:16; Salmos 21:7; 47:2; 57:2; 83:18; 92:1; 115:13; 135:6; Isaías 57:15; Daniel 4:25, 35; Lucas 6:35; Hechos 7:48; Efesios 1:9-11; etc.

LOS ANTROPOMORFISMOS.

Hay ciertas expresiones en la Biblia en que parece que a primera vista, parece indicar que Dios cambia. A esto se le ha dado el nombre de: Antropomorfismo, y que los diccionarios nos dicen que es: un proceso de atribuir a Dios los sentimientos y conducta de los seres humanos. En otras palabras, para que el hombre comprenda al ver los actos de Dios con respecto a el hombre, La Biblia atribuye a Dios cualidades que nosotros podemos entender, ya que son humanas.

Esto tiene que ver mucho con la Inmutabilidad de Dios, pero lo ponemos al final de los atributos de Dios llamados Incomunicables para que no lo confundamos con uno de sus atributos.

Hay muchos textos en la Biblia que nos hablan como si Dios tuviera rasgos característicos del hombre.

Génesis 6:6; Números 23:19 y 1 Samuel 15:11. Nos dice que Jehová se arrepintió, esto es un ejemplo de lo que es Antropomorfismo. Hay Textos que nos hablan de los brazos, cara, manos, pies, etc. De Dios, estos son Antropomorfismos, pues Dios es Espíritu.

Gracias a la Inmutabilidad de Dios, nosotros sus hijos, podemos sentirnos seguros en este mundo lleno de cambios; Isaías 54:10 nos dice: Los montes se moverán, y los collados temblarán, más no apartará de ti mi misericordia, ni el pacto de mi paz vacilara dijo Jehová, el tiene misericordia de ti.

LOS ATRIBUTOS COMUNICABLES.

(Relativos, Morales o Negativos).

De estos, se dice que Dios los puede ceder en parte para que el hombre haga la voluntad, o cumpla los designios de Dios, según el puro afecto de su voluntad (o soberanía). Muchos los han confundido con los “Dones” del Espíritu Santo, pensando que Dios los da también, pero los dones son otras cosas (También dados por Dios).

La doctrina sobre los atributos de Dios va mucho más allá de lo que podemos pensar nosotros, su valor no es tanto sobre en que Dios pueda transmitir o relegar parte de estos atributos, pues eso no lo veremos en esta sección, sino más bien de la realidad de estos y como se relacionan con Dios, ya que forman parte de la personalidad de Dios.

No nos cansaremos de repetir, que todos los estudios sobre los atributos de Dios es incompleto y que aunque la Biblia lo menciona, la conclusión es humana, así pues entremos al estudio de los Atributos Comunicables con reverencia, humildad y temor.

I.- LA OMNISCIENCIA DE DIOS.

Esto quiere decir que Dios conoce todas las cosas, la palabra de Dios nos enseña esta doctrina en muchos lugares: Salmo 33:13-15, 139:1-6, 147:4,5; Jeremías 17:9-10; Mateo 6:8; Mateo 10:29-30; Hechos 15:8; 1 Juan 3:20. La profecía cumplida también nos muestra la Omnisciencia de Dios, Isaías 44:28; 46:9,10.

La enseñanza que nos da la Biblia sobre el conocimiento (omnisciencia) de Dios, no es sucesivo como el nuestro. Dios conoce las cosas inmediatamente, de una vez, nosotros tenemos que adquirir nuestros pequeños conocimientos poco a poco. Pero Dios sabe todo por intuición, sin tener que aprenderlo. El conocimiento de Dios es simultáneo, esto es, Dios no hace diferencia entre el pasado, presente y el futuro.

También Dios tiene conocimiento de las cosas posibles (contingentes) como de las existentes que realmente suceden. Esto lo vemos en: 1 Samuel 23:7-14; Isaías 48:18; Jeremías 38:17-20; Mateo 11:21-23; y esto solo por citar algunos casos. Sin embargo la Omnisciencia o Conocimiento de Dios tiene un limite, esta limitación se refiere a lo imposible y absurdo. Por ejemplo, Dios no conoce un círculo cuadrado, o que dos y dos sean cinco, etc. Tales cosas no son objetos del conocimiento, pues lógicamente son imposibles.

Dentro del estudio de la Doctrina Básica, la Omnisciencia de Dios está muy relacionada con su Omnipresencia, pues Dios tiene el conocimiento de todas las cosas Mateo 2:23. Así por ejemplo es una demostración de la Omnipresencia y Omnisciencia de Dios, ya que él conoce todos los actos de los hombres antes de que los hagan Isaías 44:28. El conocimiento de Dios es simultáneo, esto es, que para él no hay diferencia entre el pasado, presente o futuro. Solo nos queda decir como Pablo. “Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios” (Romanos 11:33), o como dice el salmista: “Tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí; Alto es, no lo puedo comprender” (Salmo 139:6).

Para tener una idea clara de lo que es la omnisciencia de Dios, daremos algunos de los muchos textos que nos mencionan esta doctrina Deuteronomio 31:16; 1 Samuel 2:3; 1 Reyes 8:39; Job 28:34; 31:4; 34:21; 37:16; Salmo 11:4; 33:13-15; 94:9; 139:1-6; Proverbios 5:21; 15:3; Isaías 40:13,14; Jeremías 32:19; Ezequiel 11:5; Daniel 2:22; Mateo 6:4; Marcos 13:32; Hechos 15:18; Hebreos 4:13.

II.- LA SABIDURIA DE DIOS.

Por medio de la Sabiduría que puede considerarse como un aspecto de su Omnisciencia Dios hace buen uso de sus conocimientos. La Sabiduría de Dios es la inteligencia manifestada en la manera de hacer todas las cosas, con fines buenos y usando medios correctos.

La palabra “Sabiduría” encierra la idea de un gran fin, al cual están subordinados todos los fines secundarios. Este Gran fin es la gloria de Dios, como dice en Romanos 11:36. Para él son todas las cosas. Alguien ha dicho: “Como Dios No Podía Jurar Por Otro Mayor, Juro Por Si Mismo: Así También, Como No Podía Proponer Otro Fin Mayor, Se Propuso A Si Mismo Como El Gran Fin De Todas Las Cosas.”

Además de un gran fin que es muy bueno la palabra Sabiduría encierra la idea de medios propios, porque: ¿Cómo puede la Sabiduría tener un buen fin y usar medios malos? Así pues se ve la Sabiduría de Dios en todas sus obras y específicamente en tres cosas: La Creación, La providencia y La Redención.

A.- La Sabiduría De Dios En La Creación.

Cuando consideramos las maravillas de la creación tenemos que admitir que en todas partes se ve la sabiduría infinita de Dios. Por ejemplo, un pequeño cambio en la proporción de agua, o de elementos en la atmósfera, haría imposible la vida en este planeta. Dios ha hecho todo perfectamente.

La Biblia nos muestra esta sabiduría cuando Dios trata con sus criaturas, por ejemplo Salmo 19:1Los cielos cuentan la gloria de Dios”. En el Salmo 104:24¡Cuan innumerables son tus obras... etc. Dios uso la sabiduría y el poder manifestados en la creación para llamar la atención de Job a la grandeza de su ser (véase Job capítulos 38-41, donde regaña a Job).

B.- La Sabiduría De Dios En Su Providencia.

La sabiduría de Dios se ve en su provisión para con todos los hombres en general (Mateo 5:45), especialmente para con los suyos haciendo que todas las cosas cooperen juntas para bien (Romanos 8:28).

C.- La Sabiduría De Dios En La Redención.

La redención más que en ninguna otra parte se ve la profunda Sabiduría de Dios, ya que manifiesta al mismo tiempo el amor al hombre y el odio al pecado Efesios 3:10; véase también Romanos 11:33; 1 Corintios 2:7.

Los creyentes debemos estar confiados en la Sabiduría de Dios, pues todo lo ha hecho bien Marcos 7:37.

III.- LA OMNIPOTENCIA DE DIOS.

La Omnipotencia es el poder infinito de Dios, o sea la capacidad de hacer lo que el quiere: “Yo soy el Dios Todopoderoso” (Génesis 17:1). No hay nada imposible para Dios: Génesis 18:14; Jeremías 32:17, 27; Mateo 3:9, 19:26; Apocalipsis 15:3.

El poder inmenso Omnipotente de Dios se ve en la creación (Creación. Significa: dar existencia a una cosa, sacándola de la nada. Diccionario “Calleja”), solamente la Omnipotencia puede hacer esto.

La Omnipotencia de Dios se manifiesta también en la conservación de todas las cosas. El poder que las creo tiene que ejercerse para conservarlos, Colosenses 1:17b; Hebreos 1:3.

Es difícil para nosotros el llegar a comprender algo de este poder tan grande. Aunque el poder de crear y conservar no es comparable con el poder manifestado en la redención: Colosenses 2:15; Romanos 1:16.

En esto es necesario dar o decir una aclaración, diremos que el poder de Dios está limitado por lo absurdo y contradictorio; por ejemplo, no puede hacer un triángulo cuadrado, etc., estas cosas no son objeto de poder, ya que lo absurdo son las cosas que pueden ser y no ser al mismo tiempo. Después de esta aclaración, entendemos que NO hay limitación de su poder.

También, Dios no puede hacer algo que contradiga su carácter. Dios no puede “mentir” (Tito 1:2); “no puede negarse a si mismo” (2 Timoteo 2:13); “no puede ser tentado” (Santiago 1:13). El pecado es imperfección y sería contradictorio decir que un SER necesariamente perfecto puede ser imperfecto.

Los creyentes debemos estar confiados en el gran poder de Dios, quien nunca será frustrado en sus propósitos de amor para con sus hijos. Veamos algunos otros textos bíblicos que nos muestran la Omnipotencia de Dios: Génesis 35:11; Éxodo 6:3; 2 Crónicas 20:6; Nehemías 9:32; Job 37:23; Salmo 24:8; 147:5; Isaías 40:26; Nahum 1:3; Marcos 10:27; Lucas 1:37; Romanos 1:20.

IV.- LA SANTIDAD DE DIOS.

La Santidad es la pureza y rectitud esenciales de Dios; esta santidad es inherente y no puede cambiar. La Santidad de Dios no puede definirse de la misma manera que la santidad de los hombres o de los ángeles, en estos se puede decir, que su santidad es la conformidad a la ley moral, pero Dios no está sujeto a ninguna ley, ni a nadie superior. De esta manera podemos decir que La Santidad de Dios es: LA CONFORMIDAD A SU PROPIA NATURALEZA PERFECTA. Dios no está bajo ninguna ley. Dios es la Ley, el Es Santo y Justo por su propia naturaleza.

Dentro de la santidad vemos que: Dios es Luz (Juan 1:5), la luz nos habla de su santidad. No es una luz física, sino moral, no hay tinieblas en él, que en otras palabras es: La ausencia de Pecado en él. Pero aún esto no es una explicación completa de la Santidad de Dios. Porque la Santidad no solo es la falta de pecado. Un ser humano no se convierte en santo al quitarle el pecado. La Santidad no solo es la diferencia entre lo positivo y lo negativo. Todos los aspectos del carácter de Dios son poderosos y positivos, como leemos en Hebreos 12:29, “Nuestro Dios es fuego consumidor”. Dios ha tenido una santidad absoluta desde la eternidad.

La santidad no es inferior a los demás atributos de Dios, si hubiera una clasificación de los atributos comunicables de Dios, la Santidad sobresaldría más que los demás.

Como humanos, a los creyentes les gustan unos atributos de Dios más que otros, por la relación que tenemos con Dios, por ejemplo estimamos más su Bondad que su Poder. Y su Misericordia (Por la cual nos alivia) antes que su Justicia (Por la cual nos castiga), pero ¿dónde encontraríamos un atributo triplicado en alabanza sino en su Santidad? Isaías 6:3; Apocalipsis 4:8.

El Pueblo de Israel tenía que purificarse antes de acercarse ante la presencia de Dios Santo, También la Santidad es el juramento por el cual Dios jura Salmo 89:35-37, y la Santidad es la cualidad que Dios manda que el hombre posea, Levítico 11:44; 19:2; 20:7,26; 1 Pedro 1:14-16.

Otros textos que nos hablan de la santidad de Dios 1 Samuel 2:2, 6:20; Salmo 99:9; Isaías 57:15; Juan 17:11. En cuanto a que Dios es Luz, 2 Samuel 22:29; Salmo 104:2; Isaías 60:19; Habacuc 3:4; Santiago 1:17; 1 Juan 1:5.

La Santidad es el término que designa al atributo de Dios por el cual sabemos que Dios es recto en si mismo y en todas sus acciones. Pero a la manifestación de esa rectitud se le llama Justicia, este otro atributo, nos enseña la santidad de Dios en acción.

V.- LA JUSTICIA DE DIOS.

La Justicia de Dios está íntimamente ligada con la Santidad de Dios, y algunos piensan que son un solo atributo, pero la Justicia es el trato de Dios para con sus criaturas, sean estas obedientes o no, su justicia, tiene que ver con la retribución de Dios conforme a nuestros merecimientos. Así, desde el punto de vista humano hay dos clases de Justicia. Las llamaremos La Justicia Remuneratoria o Galardonadora (La Justicia que premia), y La Justicia Retribuyente (La Justicia que castiga).

Para el estudio de la Justicia de Dios, la separaremos en estas dos partes para una mejor comprensión.

A.- La Justicia Remuneratoria.

Este aspecto de la justicia de Dios es la expresión del amor de Dios para con el hombre (como la retribuyente es la de su ira).

Está claro que no hay ningún mérito en el hombre para que Dios le premie, Lucas 17:10; 1 Corintios 4:7; Job 41:11. Dios no le debe nada al hombre y jamas le deberá nada, Dios no tiene ninguna obligación para con el hombre pues este desobedeció, y esto le hace no merecer nada. Todo lo que el hombre haga no es suficiente para llenar los requisitos Divinos, y siempre será un deudor -aunque esto lo veremos dentro de la salvación (Soteriología)-, notemos algo.

A pesar de que el hombre no merece nada de parte de Dios, aún así, Dios promete recompensar al hombre bajo ciertas y condiciones, y las mejores palabras para expresar esta idea es que Dios promete cumplir su palabra, y solo en este sentido, el hombre puede esperar que Dios en su justicia le galardone. Es interesante notar que aunque el hombre no puede demandar nada de parte de Dios; Cristo Puede.

Dios premia la obra de Cristo por nosotros y en nosotros, lo que nos hace hijos de Dios, y todo lo que hacemos, es en el poder de Cristo (Filipenses 4:13), recibimos galardón porque aunque el poder es de Cristo, la obra es nuestra, reconociendo siempre que todo es de Dios (Filipenses 2:12-13) y solo en él notamos la gracia sobreabundante de nuestro Dios.

Todo nuestro servicio como cristianos es inútil si consideramos nuestra relación con Dios solo como creador, pero Dios no quiere que lo consideremos solo como creador, sino en una relación de Padre e Hijo, una relación así no se detiene a calcular cuales son los deberes y merecimientos (Juan 15:15).

B.- La Justicia Retribuyente.

Esta parte de la Justicia de Dios tiene que ver con la ejecución de la pena por el pecado (desobediencia). La Justicia Retribuyente es la expresión de la ira de Dios. Al hablar de la ira de Dios, no estamos diciendo que Dios tiene cólera, perturbación o desorden de ánimo como lo tenemos los hombres, Dios no es caprichoso al castigar el pecado como merece, los juicios de Dios es ninguna manera son vengativos, sino vindicativos o justificativos. Dios vindica o justifica su carácter en sus juicios y no toma venganza como generalmente el hombre lo hace. Dios al hacer juicio lo hace con calma (Éxodo 34:6; Números 14:18) por eso son irreversibles.

En un mundo sin pecado este aspecto de la justicia de Dios no sería notorio, pero en el mundo actual nos parece que es el atributo de Dios más notorio, Hechos 28:4; Romanos 1:18, 32, 12:19; 2 Tesalonicenses 1:8.

El carácter mismo de Dios hace necesaria la Justicia Retribuyente, ya que tiene que castigar el pecado, esto hace necesario un sustituto para el hombre, así Dios no deja el pecado sin castigo, pero puede evitar que el pecador sea castigado hallando quien lo sustituya. En esto vemos también la misericordia de Dios al impartir su justicia y el testimonio de la justicia de Dios es claro y abundante en las Escrituras, Salmo 11:6-7; Mateo 18:8; Hebreos 2:2; Judas 7, etc., y quisiéramos o no, aún la conciencia humana testifica de la necesidad del castigo por pecado (Romanos 2:14-15).

Aparte de la conciencia humana, la universidad de los sacrificios entre los paganos son otra prueba de la necesidad de cubrir o borrar los pecados por medios de estos.

Pero el testimonio más llamativo de la necesidad de la Justicia Retribuyente es la muerte de Cristo. Si hubiera sido posible perdonar el pecado, Dios no hubiera dado a su hijo. Se muestra en este acto, la Justicia, Su Santidad, Su Misericordia, etc., de Dios para con el hombre, porque Dios:

1.- Admitió que un sustituto sufra por nosotros, la pena que nos correspondía.

2.- En que proveyó un Sustituto.

3.- Que él mismo se hizo Sustituto.

Otras citas que nos hablan de que Dios es Justo, Éxodo 34:7; Deuteronomio 32:4; Salmo 89:14; 97:2; 116:5; 119:137; Isaías 45:21.

VI.- LA BONDAD DE DIOS.

Esta es la manifestación del amor de Dios hacia sus criaturas en general. Dios manifiesta su bondad promoviendo la felicidad de sus criaturas Éxodo 33:5-19; Salmo 25:7-8; 31:19; 68:10; 100:5, 119:68; 145:7-9; Nehemías 9:25; Nahum 1:7; Marcos 10:18; Lucas 6:35; Romanos 2:4. La Bondad de Dios incluye su Benevolencia, Misericordia y Gracia.

A.- Benevolencia.

La benevolencia de Dios para con sus criaturas se manifiesta de diferentes maneras y se ve el cuidado de Dios para con sus hijos y el cuidado para con ellos.

Aún la naturaleza es recipiente de la benevolencia de Dios, esto se manifiesta en el canto de las aves, en los saltos alegres de los corderitos etc., los textos que nos muestran la Benevolencia de Dios, Salmo 104:21; 17-18; 145:15,16; Mateo 6:26.

El hombre como ser racional, tiene más capacidad para gozar de la Bondad Divina. Dios manifiesta su benevolencia a todos los hombres Hechos 14:17, aún esto se extiende a los incrédulos y desobedientes, Mateo 5:44,45. El pecador en su propio pecado se priva de la plena benevolencia divina, esta benevolencia es infinita, solo limita por la capacidad y características de sus criaturas.

B.- La Misericordia.

La misericordia es la compasión de Dios hacia el hombre como un desdichado pecador. Las Escrituras nos hablan mucho de la misericordia de Dios. Éxodo 34:6,7; Salmo 103:8; 111:4; 130:7; 136; 145:8; Proverbios 28:13; Isaías 55:7; Efesios 2:4; Filipenses 2:27.

C.- La Gracia.

La gracia, se ha confundido mucho con la misericordia de Dios incluso se ha dicho que son términos sinónimos, pero la gracia se refiere más al perdón (culpabilidad) del pecador, mientras que la misericordia ve al hombre como desdichado (incapacitado).

La Gracia se refiere más al pecador, la misericordia a la desdicha y miseria del hombre. La misericordia de Dios se ve por su tardanza para descargar su juicio sobre los hombres.

El Señor.....es paciente para con nosotros.....” 2 Pedro 3:7-9. El mismo apóstol nos habla de: “La paciencia de Dios en los días de Noé”, 1 Pedro 3:20. La Gracia se manifiesta de una manera especial hacia el creyente en los siguientes textos, Efesios 1:4-6; Tito 2:11-14.

IV.- EL AMOR DE DIOS.

La fe cristiana es la única que nos muestra al ser Supremo como amor. Hasta ahora, siempre hemos hablado de los atributos de Dios haciendo énfasis en que son plenos y totales, hemos dicho también que todos los atributos son los que Dios es en si mismo y que esto es algo que Dios no puede dejar de ser, no puede dejar su naturaleza.

Dios entre sus atributos es Amor; no es que sea “amoroso”, El es Amor. Se ha hablado de la Santidad de Dios y que no puede estar junto al pecado. De su Justicia y como trata con el pecador. También hemos hecho énfasis en que Dios no cambia, etc.

El Amor de Dios es uno que de los atributos que los hombres más valoramos, no es que este atributo sea el mayor de todos o el de más importancia, pero es el atributo que más entra en contacto con el hombre y en especial el cristianismo.

El Amor de Dios (como atributo) es tan importante para el hombre, que aún el más vil e incrédulo pecador desea acercarse a Dios por medio de su amor, y trata de “ganar” ese amor tratando de no “condenarse”. Lo malo es que queremos tener el amor de Dios bajo nuestras “condiciones” y cuando nos es conveniente a nuestros “intereses”.

Fuera de la fe cristiana no se concibe a Dios como un Dios de amor, los dioses (o el dios) de los paganos son seres iracundos y vengativos que a cada momento necesitan ser aplacados, esto incluye a todas las sectas que dicen ser “cristianas”, incluso el católico promedio no concibe a Dios como un Dios de amor.

A.- Declaraciones Bíblicas De Que Dios Es Amor.

En 1 Juan 4:8,16, encontramos la expresión “Dios es Amor”, y por la forma de esta expresión, algunos han pensado que el amor es el atributo de Dios que incluye todos los demás, o como dijimos anteriormente, algunos piensan que es el atributo fundamental. Recordemos que aunque el amor de Dios sea el atributo con el cual el creyente (y el hombre) trata más con Dios, pero no olvidemos que la Biblia también nos dice que Dios es luz, lo que nos indica su Santidad; también la Biblia nos habla de la Justicia de Dios, etc.

El Amor de Dios es un atributo como todos los demás. Tampoco debemos decir que es el atributo de Dios más o menos importante. Ya que de haber para nosotros alguno más grande, tendríamos que reconocer que la Santidad es más importante que el amor, porque la Santidad fue inflexible en cuanto a la salvación del hombre, ya que exigió el castigo del Hijo de Dios, para que Dios pudiera salvar al pecador.

Definir o describir el amor de Dios es difícil, ya que vemos en varios pasajes (por ejemplo Juan 3:16 y 1 Juan 3:16) que el amor de Dios lo lleva a hacer sacrificios que rebasan toda comprensión humana, a fin de manifestar su interés en el bienestar de sus criaturas. Solo podemos decir que el Amor de Dios es inmenso, siendo imposible medirlo como humanos, esto nos debe tener con un corazón agradecido siempre a los creyentes en Dios.

B.- Los Objetos Del Amor De Dios.

1.- JESUCRISTO.

El Unigénito hijo de Dios, es el objeto especial de su amor, Mateo 3:17, 17:5; Lucas 20:13. Jesucristo participa del amor del Padre de una manera sin igual.

2.- LOS CREYENTES.

Los creyentes en Cristo Jesús son también participes del amor de Dios Juan 14:21-23. El cristiano tiene que hacer suyo este amor, tenemos que entender que no estamos en los contornos del amor de Dios, estamos en el centro mismo del amor de Dios, donde está Cristo, siendo participes de la plenitud del amor de Dios.

3.- EL MUNDO.

Dios aún ama al mundo de pecadores e impíos, Juan 3:16; Romanos 5:8; 1 Timoteo 2:4.

C.- La Manifestación Del Amor De Dios.

1.- EL SACRIFICIO INFINITO.

Dios hizo un sacrificio infinito por la salvación de los hombres, 1 Juan 4:9,10, La cruz del calvario es la expresión más sublime del Amor de Dios con los pecadores ya que nos mostró o expreso su amor, dando a su hijo, su unigénito.

2.- PERDON.

El Amor de Dios se manifiesta en perdonar completamente al pecador arrepentido y creyente Efesios 1:7-8, 2:4-5.

3.- CUIDADO.

Dios muestra su amor en el cuidado que tiene de sus hijos en todas las circunstancias de la vida, Isaías 63:9. Dios no es de ninguna manera nuestro adversario, sino nuestro amigo fiel. Su amor nunca falta, nunca deja de ser, nunca se olvida de los suyos, Isaías 49-15,16.

VII.- LA VERACIDAD DE DIOS.

Algunos emplean el término verdad en vez de Veracidad pero ésta palabra es mejor, pues la palabra Verdad se refiere a las cosas y la veracidad a las personas.

Entendemos por Veracidad la perfección de Dios, que hace que todas sus acciones y palabras estén de acuerdo con la verdad y esto hace imposible que él miente. Números 23:19; Deuteronomio 32:4; Tito 1:2.

La Veracidad de Dios abarca no solo el cumplimiento de sus promesas, y la ejecución de sus amenazas. Este atributo de Dios también nos muestra que Dios es verdadero, exacto, verídico, que Dios es Digno de fe, pues cumple siempre sus promesas. Que su revelación es digna de confianza, Marcos 12:14; Juan 3:33; Romanos 3:4.

Vemos también la veracidad de Dios, en su fidelidad para cumplir sus promesas, esto debe ser un manantial de gozo para su pueblo Josué 23:14; 1 Corintios 1:9; 2 Corintios 1:20; 2 Timoteo 2:13. Y la Veracidad de Dios hace que sea igualmente cierto el cumplimiento de sus amenazas. Job 32:22; Salmo 9:17; 2 Tesalonicenses 1:7-9; y Hebreos 3:11, esto solo por citar algunos de los muchos textos Bíblicos.

OTRAS CARACTERISTICAS DE DIOS.

La Biblia nos da también otras cualidades de Dios, que tal vez no deben considerarse como Atributos propiamente dicho por no ser tan fundamentales, pero que, sin embargo, merecen nuestra atención.

I.- ODIO E IRA.

Si bien Dios aborrece (Salmo 5:4,5; Romanos 9:13) debemos recordar que su amor ha provisto el remedio. Su odio o ira se mencionan unas 450 veces en las Escrituras. Dios odia la iniquidad de la cual desea salvar a los hombres.

La palabra “ira” se encuentra muchas veces en la Biblia, por ejemplo Salmo 7:11; Juan 3:36; Colosenses 3:6; etc. Y por cuanto Dios es infinito su ira también lo es, Romanos 1:18; 9:22; Efesios 2:3; Apocalipsis 6:l6; 19:15. Pero también es lento para la ira, Salmo 86:16; 103:8. Debemos tener mucho cuidado en cuanto hacer un énfasis desproporcionado a la Ira de Dios, ya que muchas veces hacemos nuestra esta “ira” sin tener la autorización de Dios para ello. Somos rápidos en condenar a las personas al “Fuego Eterno”, sin tomar nunca en cuenta el por qué Dios muestra su ira, que es santa y justa.

II.- ARREPENTIMIENTO.

Esta es una de las cualidades que anteriormente hemos llamado Antropomorfismo. Comparece Génesis 6:6 y 1 Samuel 15:11; con Números 23:19 y 1 Samuel 15:29, Dios no se arrepiente de sus hechos, se nos dice que siente (le pesa) haber hecho al hombre, pero no descubre nada nuevo ya que él conoce todo desde la eternidad.

III.- BURLA.

Dios se ríe de la arrogancia y orgullo del hombre porque ve la insignificancia de éste. La total tontería de su pequeñez; pero, a la vez, no deja de sentir una tierna compasión por él. Esta risa no es de placer. Salmo 2:4, 37:13; Proverbios 1:26.

IV.- COMPASION.

Salmo 119:71-75; Lamentaciones 3:32; 2 Corintios 1:3; 4:17; Colosenses 1:24; 2 Timoteo 1:8.

V.- LONGANIMIDAD (GRANDEZA EN LAS ADVERSIDADES).

Dios es Longánimo porque es un Dios de gracia, y esta longanimidad se ve en la demora del castigo para el pecador. Para Dios hubiera sido lo más natural destruir al hombre cuando cometió el primer pecado. Se ve su Longanimidad en que no lo hizo. Dios sufre con paciencia la rebeldía del hombre, Romanos 2:4; 9:22.

RESUMEN.

Estos son lo que podemos llamar Atributos de Dios, o Las Perfecciones de Dios, estos nos dicen lo que Dios Padre es, su carácter y su naturaleza (El Carácter de Dios es lo que Dios nos dice que él es. Su Naturaleza es lo que la Biblia nos dice que El Es).

Algunos piensan que al estudiar los Atributos de Dios, siempre nos quedaremos cortos, ya que solo son mencionados como atributos aquellas perfecciones de Dios que se relacionan con el hombre. Desde un principio vimos las limitaciones del hombre para conocer a Dios por medio de un estudio “Sistemático”, ya que la Biblia nos dice que para conocer totalmente a Dios; solo se le puede conocer con y por medio del Espíritu Santo que mora en el creyente.

LOS ATRIBUTOS EN LAS OTRAS DOS PERSONAS DE LA DEIDAD.

Hemos clasificado juntamente a las otras dos personas de la trinidad: Dios Hijo y Espíritu Santo en un solo capítulo para estudiar sus atributos relacionándolos buscando hacerlos más comprensibles. Pues al hablar de los atributos de estas dos personas de la Deidad resulta un poco diferente (si no es que difícil), ya que Dios es su totalidad es perfecto, y cada una de las personas de la Deidad tiene todos y los mismos atributos, que las otras.

Recordemos por un ejemplo que dentro de los atributos de Dios Padre hablamos de su Unidad, también mencionamos que Dios es Espíritu. Y esto nos hace ver las grandes limitaciones de cualquier estudio sobre Dios; porque si estudiamos superficialmente los atributos de Dios, caeremos en el error (como muchos modernistas) de pensar que una persona de la trinidad tiene atributos que otra no tiene. También podríamos caer en el error de pensar que existen tres dioses y no uno; o como los católicos, que en la práctica (no en su doctrina oficial) piensan que Dios Padre es mayor que Dios Hijo, y que éste es mayor que el Espíritu Santo. Por esta razón, tenemos que ser humildes al estudiar sobre los atributos de Dios.

Las tres personas de la deidad tienen los mismos atributos y la plenitud de ellos, o sea que uno no tiene más de un atributo que otro, etc. No debemos pensar por ejemplo, que Dios Padre tiene más Omnipotencia, Ira, Inmutabilidad, Omnisciencia, y hasta Eternidad que los otros; o que el Amor, La Bondad, La Gracia, La Misericordia, Compasión son más características de Dios Hijo. Y que la Santidad y Veracidad son atributos de Dios Espíritu Santo. Pero esto no es así.

La diferencia que podemos ver, se debe a que cada una de las personas de la Trinidad tiene una relación diferente con el hombre, lo que hace resaltar ciertos atributos mas que los demás, pero como dijimos anteriormente, es por su relación o trato con el hombre que nos puede hacer pensar así. Por ejemplo; Dios Padre ama al pecador. Dios Hijo murió por el hombre pecador, salvándolo de la condenación eterna, y El Espíritu Santo mora en el hombre salvo; pero cada una de las personas de la Trinidad tiene los mismos atributos que las demás.

Con esto en mente, estudiaremos los atributos de las otras dos personas de la trinidad, y tal vez no mencionemos los mismos atributos de Dios Padre, pero no porque no los tengan, sino porque están ya implícitamente (en si mismo) mencionados. Trataremos primeramente los atributos de Dios Hijo, y no mencionaremos o no ahondaremos en aquellos atributos que tienen que ver con la salvación (Llamada: Soteriología), pues esta la veremos más adelante, también hay atributos que resaltan por su relación con el hombre.

En cuanto al Espíritu Santo, también se ahonda en el estudio sobre la Neumatología, que es un estudio propio. Aquí solo mencionaremos sus atributos.

LOS ATRIBUTOS DE DIOS HIJO.

Recordemos que los atributos divinos pertenecen solo a Dios y de ninguna manera puede tenerlos hombre alguno. El estudio sobre los atributos divinos del Hijo (Cristo, Jesús, Hijo de Dios, Mesías o Jesucristo), corresponde más al estudio que trata de demostrar la Deidad de Cristo y todo tema que trate sobre la Deidad de Cristo; pero nosotros trataremos los Atributos Divinos de Cristo en esta parte de nuestro estudio de Doctrina Básica, para contrastar y reforzar la idea de la Unidad y la Trinidad de Dios, y sobre todo que al compararlos nos aclara muchas cosas.

No pondremos las divisiones que pusimos al estudiar los atributos de Dios Padre, y solo pondremos aquellos atributos de Cristo que lo identifican como Dios mismo.

I.- ETERNIDAD DE CRISTO.

Este atributo solo se le puede dar a Dios mismo (La Eternidad no solo significa: multiplicación de los tiempos). En Isaías 9:6 se le da a Cristo el nombre (título) de “Padre Eterno íìBòÎãòå (Baad Holam), y que literalmente significa: “Padre de la Eternidad” También en Miqueas 5:2 nos declara que éste mismo Jesús, que por el lado humano había de nacer en Belén; Por el lado Divino. “Sus salidas son desde el principio, desde los días de la eternidad íìBò éîéî íã÷î (Mekedem Mey Holam), Usando para esto un título que solo se le da a Dios: Dios Eterno íìBò (Holam).

Comparando estos dos ejemplos del Antiguo Testamento con el Salmo 90:2 que nos dice: “Desde el siglo y hasta el siglo tu eres Dios”, haciendo el mismo énfasis de los dos textos anteriores sobre la Eternidad del Mesías que habría de nacer.

En el Nuevo Testamento, también hay textos que nos muestran la Eternidad del Hijo, para esto en el evangelio de Juan se usa el término logoV (Logos), para referirse al Hijo, y en Juan 1:1 se nos dice que éste Logos no era otro sino Dios mismo. Jesús mismo reclama para si mismo el título de Eterno en Juan 8:58, diciendo: “Antes que Abraham fuese YO SOY”, reclamando no solo su eternidad sino también su Deidad, y sus enemigos lo entendieron así, porque tomaron piedras para lapidarlo por pensar que decía una blasfemia.

Otro pasaje que nos demuestra la Eternidad de Jesucristo, se halla en Juan 17:5 que nos dice: “Ahora pues, Padre, glorifícame tu en ti mismo con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese”, siendo esta expresión idéntica en importancia a la que se encuentra en Efesios 1:4: “Antes de la fundación del mundo.” La expresión: “Gloria desde antes que el mundo fuese th doxh h eicon pro tou ton kosmon einai para soi (Te Docxe E Eixon Pro Tou Kosmon Einai Para Soi), se refiere a su gloria Eterna, este es un argumento muy poderoso en favor de la Eternidad del Hijo, siendo esta una prueba de una existencia sin principio.

Cristo es Vida Eterna y es el Administrador de ella. Cualquier criatura puede (por principio de generación) engendrar según su especie; pero sólo un ser Eterno puede engendrar Vida Eterna, por eso solo Cristo nos puede dar la Vida Eterna. Recordemos que el nuevo nacimiento “de arriba viene”.

Otros textos que nos hablan de la eternidad de Cristo son: Daniel 7:13-14; Juan 17:24; Colosenses 1:17; Hebreos 1:8 (Comparándolo con Salmo 45:6); Hebreos 13:8; Apocalipsis 1:18.

Hay otros textos que nos dicen que Cristo ha existido siempre: Proverbios 8:22-30; (La Sabiduría mencionada es Cristo) Juan 1:1-2; 17:5,24; Colosenses 1:17.

II.- LA OMNISCIENCIA DE CRISTO.

En las Sagradas Escrituras se sostiene con firmeza que Jesucristo sabía y conocía todas las cosas eternamente. El evangelio del apóstol Juan, nos habla mucho sobre la Deidad de Cristo, y por consiguiente es el evangelio que nos muestra más atributos divinos de Cristo para demostrarnos su deidad.

Sabemos de la Omnisciencia de Cristo, porque el apóstol Juan nos dice que: “Jesús sabía desde el principio quienes eran los que no creían, y quien lo habría de entregar.” Juan 6:24, también en Juan 2:25, nos dice: “El sabía lo que había en el hombre.” En este mismo evangelio Pedro declara: “Señor, tú lo sabes todo” (Juan 21:17). Y Jesús dice de si mismo: “...El Padre me conoce, y yo conozco al Padre” (Juan 10:15).

En 1 Crónicas 28:9; Hechos 15:8 y Juan 3:20; Se nos dice que solo Dios conoce todas las cosas; Los textos del párrafo anterior nos demuestran que Jesucristo conoce todas las cosas. Esto, aparte de que no se puede negar, es irrefutable, lo que lo pone en igualdad con Dios Padre, demostrándonos su Deidad, que aunque no sea el énfasis de esta parte de nuestro estudio, esta implícito.

En Hechos 1:24, La palabra “Señor”, se refiere a Jesucristo, aunque otros dicen que se refiere a Dios Padre, pero si hay alguna duda esta se desvanece cuando leemos Apocalipsis 2:23.

Pero quizás la mayor prueba se halla en Mateo 11:27, que nos dice: “Nadie conoció al Hijo, sino el Padre; ni al Padre conoció alguno, sino el Hijo.” Por lo anterior, concluimos que el hombre no tiene el conocimiento que se requiere para conocer plenamente a Dios sino solo Dios mismo.

Se ha argumentado que Jesús no conocía todas las cosas, y para eso se usa Marcos 13:32, pues en este texto se nos dice que Jesús no conoce el día ni la hora de su venida- este argumento es muy usado por los llamados Testigos de Jehová, para negar la Deidad de Jesús, la mejor referencia para entender y explicar este pasaje la encontramos en 1 Corintios 2:2, donde el apóstol Pablo les dice a los Corintios que él (Pablo) no se propuso saber nada, sino solo a Cristo y a este crucificado. La esencia de este pensamiento es: No hacer conocer, o no causar que otro conozca; esto es: En cuanto a la 2ª venida de Cristo, no se les ha encomendado a los ángeles, ni al Hijo que la publiquen.

Otros textos que nos hablan de la Omnisciencia de Cristo: Mateo 17:27; Juan 4:16-19,29; 16:30; 21:6,16; Colosenses 2:3; Apocalipsis 2:19.

III.- OMNIPRESENCIA DE CRISTO.

En la sección de los Atributos de Dios Padre, se demostró a la luz del Salmo 139:7-12, y de otras citas, que Dios está en todas partes. Este atributo es exclusivo de la Deidad, y Cristo también tiene este atributo, de él (Cristo) se dice que es: “La plenitud de aquel que todo lo llena en todoEfesios 1:23. Cristo prometió que él, que tiene por residencia, el cielo, vendría a hacer morada en los creyentes cristianos (Juan 14:23). También prometió que donde hubiera dos o tres reunidos en su nombre ahí estaría él Mateo 18:20, también prometió estar con nosotros siempre (Mateo 28:20).

Otros textos que nos hablan de la Omnipresencia de Cristo: Mateo 9:2-4; 12:25; 16:6-8; Marcos 2:6-8; Lucas 5:22; 6:8; 9:47; Juan 2:24,25; 6:64 y 70; 21:17; Hechos 1:24; Apocalipsis 2:23.

IV.- LA OMNIPOTENCIA DE CRISTO.

Vemos la Omnipotencia de Cristo en el Título que se le da en el Antiguo Testamento como “Dios Fuerte” (Isaías 9:6); éste título tiene su confirmación en Apocalipsis 1:8 donde se le llama: “El Todo Poderoso”. Con esto vemos que Jesús tiene Poder Supremo. También Cristo declaró ser igual al Padre en poder; en Juan 5:19, se nos dice que: “Todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo Igualmente.”

Aún estando en la tierra, en los días de su humillación, fue reconocido su poder sobrehumano; pues los vientos y las olas le obedecían, la enfermedad cesaba a su orden, de igual modo, la muerte y el sepulcro daban a su víctima cuando Cristo hablaba.

Tan grande y benéfico es el poder de Cristo, que el apóstol Pablo consideraba como un favor especial el descansar en ese poder (1 Corintios 6:14; 2 Corintios 12:9), y siempre se regocijaba en Cristo Jesús que lo fortalecía (Filipenses 4:13).

Escrito está también que él reinará hasta poner a todos sus enemigos debajo de sus pies (1 Corintios 15:25), y también está escrito que: “Puede también sujetar así mismo todas las cosas“ (Filipenses 3:21).

La Omnipotencia de Cristo, también la podemos ver en estos textos: Mateo 18:20; 28:18-20; Juan 1:43,45; 3:13; Efesios 1:20; 4:10; Filipenses 3:21; Colosenses 2:10; Hebreos 1:3; Apocalipsis 3:7.

V.- INMUTABILIDAD DE CRISTO.

De ninguna cosa creada puede decirse que es inmutable, Jehová puede decir de si mismo: “Porque yo Jehová no cambio” (Malaquías 3:6). En el Salmo 102:25-27, hay un mensaje con respecto a Jehová, que es aplicado a Cristo en Hebreos 1:10-12.

Y en el último capítulo de la Epístola a los Hebreos se nos dice: “Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos” (Hebreos 13:8). Los cambios pertenecen a las cosas y a las criaturas. La Inmutabilidad pertenece solo a Dios, Jesucristo no cambia porque es Dios mismo. También notemos como habla Jesús en Lucas 21:33.

VI.- OTROS ATRIBUTOS DE DIOS HIJO.

A los atributos descritos anteriormente no les podemos llamar relevantes o principales, pero si son los que nos demuestran mas claramente que Cristo es Dios, con todas las perfecciones y atributos de Dios Padre, y siendo igual en todo a Dios Padre, esto lo hace Dios mismo.

El valor que tiene en si mismos (real o intrínseco) los atributos descritos anteriormente en Cristo, no hacen necesario mencionar otros atributos que ya han sido mencionados en la persona de Dios Padre; así por ejemplo no tiene caso repetir el atributo que trata sobre la Unidad de Dios, porque esto es implícito (que ya se da por hecho) desde la primera vez que lo estudiamos. Tampoco hay por que tocar por segunda vez que Dios es Espíritu o Invisible, pues el Hijo se hizo carne (Juan 1:14) y desde nuestro punto de vista no es “Espíritu”.

Así es que Cristo en esta parte trataremos aquellos atributos que, aunque Cristo los tiene, no son tan relevantes en él, en su trato para con el hombre.

Recordemos que estamos viendo los Atributos de Dios, y no estamos estudiando aun la salvación, expiación, etc., cosas que Cristo hizo por el hombre en la cruz.

A.- Infinidad (Infinito, Insondable, Existencia En Si Mismo).

Al estudiar este atributo, recordemos que la Infinidad de Dios se refiere a su existencia propia, y de ninguna manera debemos confundirla con la Eternidad o la Inmortalidad de Dios, que son otros atributos muy diferentes.

También tenemos que recordar que en nuestro estudio sobre los atributos de Dios Padre; y que en el Antiguo Testamento vemos que en la boca de Dios mismo nos dice: “Yo soy el que soy” (Éxodo 3:14), para hablarnos de su Infinidad (no se puede medir) o Existencia propia.

Jesús es Infinito, ya que reclamó para si mismo este título varias veces (Juan 8:58-59; 18:5-6), título que solo era dado a Dios, y los judíos lo entendieron así, pues lo querían apedrear, ya que estaba reclamando su preexistencia eterna junto al Padre (Existencia Propia).

Otros textos que nos dicen lo mismo: Proverbios 30:4; Mateo 11:27; Lucas 10:22; Juan 6:57,69; 11:27; 1 Timoteo 4:10.

B.- Santidad.

Solo recordemos que la Santidad de Dios no puede cambiar, pues es parte de si mismo (Inherente), y esta Santidad se manifiesta en Pureza y Rectitud de Dios.

También recordemos que el fuego está muy estrechamente relacionado con la Santidad de Dios, y que cuando Dios hablaba y juzgaba cuando su santidad era puesta en entredicho, la mayoría de las veces era por medio del fuego. Jesús hablo de esta clase de santidad que él es, y que también la requiere de sus discípulos (Lucas 1:35; Juan 6:69; Hebreos 7:26). Otros textos que nos hablan de la Santidad de Cristo: Daniel 9:24; Hechos 3:14; 4:27; Apocalipsis 3:7; 15:4.

C.- Amor.

Cristo no solo nos amó, nos ama y se entregó por nuestros pecados. El mismo es amor, siendo esto de gran aliento para todos los cristianos en todas las épocas, no podemos siquiera imaginarnos la manifestación de ese gran amor, él se entregó por nuestros pecados; Jesús mismo dijo que: “nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga la vida por sus amigos” (Juan 15:13). Pero también hay muchos otros textos que nos muestran que Cristo es amor, aquí solo pondremos algunos: Juan 3:16; 13:1, 34; 14:21-23.

D.- La Bondad Del Hijo.

Como este atributo ya lo hemos tratado a fondo en el capítulo anterior (Atributos Divinos de Dios Padre), solamente pondremos algunos textos que nos demuestran que Cristo también tiene este atributo porque él es Dios mismo: Mateo 11:28; Marcos 10:18 (como solo Dios es bueno, si Jesús era bueno, entonces también es Dios); Hechos 10:38; 2 Corintios 10:1; Tito 3:5; Hebreos 4:16.

E.- Vida.

Jesucristo es el autor de la vida, creador de todo lo que existe, pero también él es la vida, tanto física como espiritual: Juan 1:4; 5:26; 10:10; 11:25; Colosenses 3:4; Hebreos 7:16.

F.- Verdad y Verdadero.

A este atributo también se le llama “Veracidad”, y para describir a Dios Padre la palabra “veracidad” lo hace muy bien. Por la relación que Cristo tiene con el hombre, la palabra que mejor lo describe es que él es La Verdad Misma; él es veraz y verdadero. Esto hace que Cristo sea la Verdad misma en toda su plenitud: Juan 1:14; 14:6; 1 Juan 5:20; Apocalipsis 3:7.

G.- Justicia.

Sería mejor decir para este atributo que Cristo es Justo. Pues para el hombre; Dios Padre es la Justicia, y Cristo es Justo. A los hombres no nos gusta ver a Cristo como juez Justo, preferimos verlo como redentor, amor, misericordioso, etc., pero quiéramos o no, Cristo es justo y está íntimamente relacionado con su Santidad. Esto debe ser un aliento y atención, tanto para estar confiados en él, y como correctivo para no pecar: Salmo 45:7 (junto con Hebreos 1:9); Isaías 11:5; 32:1; Jeremías 23:5; Hechos 3:14; 7:52; 22:14; 1 Juan 2:1.

H.- Creador y Conservador.

Algunas veces se piensa que Dios Padre hizo el mundo y que las otras personas de la trinidad solo eran espectadores. Pero esto no es verdad, Cristo (estamos viendo los atributos de Cristo) también es creador de todo que existe y también es conservador de todo lo que él hizo: Juan 1:3,10; Efesios 3:9; Colosenses 1:17; Hebreos 1:3; Judas 1.

VII.- CONCLUSION.

Aunque en esta parte de nuestro estudio, solo quisimos mostrar los atributos de Dios Hijo. Lo aprendido también nos mostró otra cosa; que los atributos de Dios Hijo. (Jesús, Jesucristo, Cristo o Mesías), nos muestran no solo su personalidad- lo que él es, sino también su Deidad. Mostrándonos que Cristo no es un “dios” menor (con “d” minúscula), como piensan algunas sectas- en especial los Testigos de Jehová menospreciando su Deidad.

Lo estudiado nos muestra que Cristo es Dios mismo, con igual poder y gloria, autoridad, etc., que Dios Padre, y que al tener los mismos atributos, es totalmente y plenamente Dios.

LOS ATRIBUTOS DE DIOS ESPÍRITU SANTO.

La mayoría de las personas en nuestro país (no cristianos, pero de la religión que sea), tienen una idea “indefinida” del Espíritu Santo, saben que existe, que es un Dios, pero no pueden o piensan que no se puede definirlo.

El mayor problema al que se enfrentan estas personas, es que la tercera persona de la Deidad es: “Espíritu”, y el concepto que se tiene de un espíritu, es que no se puede ver, tocar, sentir, etc., en otras palabras y como decíamos anteriormente, se cree que al Espíritu Santo no se le puede: Definir. El presente estudio sobre los atributos del Espíritu Santo nos aclarará sobre esto y a los creyentes nos ayudará a entender que es una persona y no una mera “influencia” como algunos piensan.

POR PERSONA ENTENDEMOS: Un ser pensante, con criterio propio para decidir sus propios actos, que tiene la capacidad de sentir. Que tiene intelecto, emociones y voluntad. Aclaramos esto, porque existe la idea generalizada de que una persona es aquella que posee un cuerpo físico. Con nuestra definición nos referimos más a la esencia de lo que es una persona intrínsecamente- su valor real, o su valor en si misma que son: Intelecto, Emociones y Voluntad.

Usamos como referencia al hombre, porque es algo para nosotros que es real, y sabemos que el hombre tiene Intelecto, Emociones y Voluntad. Entendiendo las limitaciones del hombre. El estudio presente nos mostrará, que los atributos del Espíritu Santo, lo hacen tener una personalidad definida dentro de la Trinidad.

Otro de los problemas, es querer definirlo comparándolo con las otras dos personas de la Deidad. Por ejemplo, si hablamos de Dios Padre, tenemos una idea clara de como es un padre, ya que, si no somos padres somos hijos; aún los no creyentes tienen una idea más o menos clara de Dios Padre, se imaginan a Dios Padre como un anciano venerable, con barba, bonachón, etc., que obviamente es una idea equivocada, pero al menos identifican a Dios padre. De Cristo podemos decir que vino al mundo y vivió entre nosotros, y murió por nosotros. Los no cristianos, se imaginan a Cristo por lo menos en dos maneras: como un bebe (La Navidad), y después como un dios sufriente (La Semana Santa).

Así, como hemos visto; el hombre puede identificar a Dios Padre y Dios Hijo como “personas” que podemos “palpar”. El mayor problema es que aún los cristianos (por lo menos entendemos que el Espíritu Santo mora en nosotros, lo cual es una ventaja sobre los incrédulos) olvidan que el Espíritu Santo es una persona. Para los incrédulos el problema es mayor, pues la mayoría de las veces solo se imaginan al Espíritu Santo con su representación: Una Paloma.

El estudio de los Atributos del Espíritu Santo nos aclara muchas dudas que tenemos sobre él. Es difícil separar los atributos de Dios de la Neumatología (estudio en especial del Espíritu Santo), pero será necesario para nuestro estudio. No veremos aún sus funciones sobre la salvación, santificación etc., ni sus nombres divinos. También, solo veremos aquellos atributos que nos muestran su personalidad y su relación con los hombres.

I.- ETERNIDAD.

En Hebreos 9:14 hay esta frase “...Cristo, quien por el Espíritu Eterno se ofreció sin mancha a Dios.” Se verá en esta breve declaración de solo doce palabras mencionadas a las tres personas de la Deidad. Pero lo más importante es como se menciona al Espíritu Santo. La mayoría de los que no creen en la Deidad del Espíritu Santo dicen que el Espíritu Santo solo es mencionado en forma incierta (los testigos de Jehová), pero si le hacemos caso a esa afirmación tendríamos que forzar mucho el sentido del texto.

El término “Eterno” solo puede aplicarse a Dios, y como aquí se aplica al Espíritu Santo, se concluye que este es Dios. Se ve también su eternidad en cuanto a la creación, ya que estuvo presente. Génesis 1:2; Job 26:13.

II.- OMNIPOTENCIA.

En 1 Pedro 3:18, la resurrección de Cristo es acreditada al poder del Espíritu Santo. En el Nuevo Testamento se afirma por lo menos veinticinco veces que Cristo fue levantado por el Padre (véase por ejemplo Hechos 2:33; Gálatas 1:1; etc.,). Cristo dijo de si mismo: “Tengo poder para ponerla (su vida) y tengo poder para volverla a tomar” (Juan 10:18, véase también Juan 2:19).

Pero a pesar de lo anterior, la omnipotencia que puede levantar a los muertos es atribuida al Espíritu Santo. Siendo esta una de las cosas que la omnipotencia del Espíritu Santo puede hacer. Ya que todas las obras del Espíritu requieren y demandan omnipotencia Divina.

Otros textos que nos hablan de la omnipotencia del Espíritu Santo se encuentran en: Isaías 11:2; Romanos 15:13, 19. También vemos la omnipotencia del Espíritu Santo en la Creación Job 26:13; 33:4; Salmo 33:6; 104:30.

III.- OMNIPRESENCIA.

En el Salmo 139:7-10, la referencia al Espíritu Santo es evidente, el Espíritu es Omnipresente, estuvo presente en todos los hechos de la deidad como una de las personas de la Trinidad, y desde que Cristo está a la diestra del Padre, el Espíritu Santo ha estado presente en la iglesia y estará presente hasta el fin de los últimos tiempos Efesios 2:18-22. Pero no se debe de pensar que estos son los únicos textos donde se menciona al Espíritu Santo en su omnipresencia, también en 1 Corintios 3:16; Juan 14:17. En su omnipresencia, el Espíritu Santo escudriña los corazones Ezequiel 11:5; Romanos 8:26; Hechos 5:3, 9.

IV.- OMNISCIENCIA.

El Espíritu Santo todo lo sabe, todo lo escudriña, 1 Corintios 2:10-11, nos dice que en la comunión de la Trinidad, el Espíritu Santo conoce lo mismo que Dios Padre y Dios Hijo.

Esto nos muestra dos cosas: Primero, nos muestra una personalidad, a alguien real, a una Persona. La segunda cosa que nos muestra la omnisciencia del Espíritu Santo es su Deidad. Así, la Biblia nos muestra en la omnisciencia del Espíritu santo que él es una Persona y que es Dios.

Debemos tener presente que nada está oculto al Espíritu Santo, pero también es de gran consuelo saber que El Espíritu Santo conoce las intenciones de nuestro corazón cuando hay un propósito sincero al hacer las cosas, y no tanto por la habilidad de ejecutarlas.

Otros textos que nos hablan de la omnisciencia del Espíritu Santo Juan 14:26; 1 Juan 2:20, 27. Solo Dios (Espíritu Santo) que es omnisciente, conoce el futuro: Lucas 2:26; Juan 16:13; Hechos 1:16; 11:28; 20:23; 28:25; 1 Timoteo 4:1; 1 Pedro 1:11. También, El Espíritu Santo por su omnisciencia conoce los pensamientos del corazón: Romanos 8:26; Hechos 5:3, 9. El Espíritu Santo por medio de su omnisciencia, nos enseña: Lucas 2:26; 12:12; Juan 14:26; 1 Corintios 2:13; 12:8; 1 Juan 2:20, 27.

V.- VERAZ Y VERDADERO.

Cristo llamo al Espíritu Santo; Espíritu de verdad (Juan 14:17) y en 1 Juan 5:6, se nos dice que el Espíritu Santo “ES” la verdad, Así, el Espíritu no solo posee la verdad y es fiel testigo de la verdad. El es la personificación de la verdad. El Espíritu Santo, por ser la verdad, inspiro las Sagradas Escrituras, y en ellas testifico la verdad.

En Hechos 5:1-11, se nos cuenta de una mentira contra el Espíritu Santo, esta fue castigada instantáneamente, por lo tanto vemos que la verdad está íntimamente (e infinitamente) relacionada con el Espíritu Santo.

Otros textos que nos hablan de que el Espíritu Santo es verdadero son: Juan 15:26, 16:13.

VI.- SANTIDAD.

Este tal vez sea el atributo distintivo del Espíritu Santo, ya que cualesquiera que pudieran ser las distinciones dentro de la Trinidad, no hay duda de que las Escrituras ponen un énfasis peculiar en la pureza del Espíritu Santo. Más adelante veremos que es el Espíritu Santo quien trata directamente con la naturaleza pecaminosa del hombre y del creyente de las personas de la Trinidad. Por el momento diremos que es mediante el Espíritu Santo por el cual Cristo obra trayendo juicio a nuestra naturaleza pecaminosa.

En el estudio del atributo anterior, vimos como un pecado contra el Espíritu Santo fue castigado instantáneamente contra dos personas que quisieron mentir al Espíritu Santo, lo cual nos muestra la pureza de su Santidad. Jesús también nos dijo que todo pecado contra el Espíritu Santo no será perdonado nunca (Mateo 12:31-32). Con esto no queremos decir que dentro del carácter intimo, una persona de la Deidad sea más santa que la otra, no queremos decir que El Espíritu Santo sea más “santo” que las otras dos personas de la Deidad, solo queremos dejar claro que la “Santidad“ se hace más notable en la tercera persona de la Trinidad por su esfera de responsabilidad -y si podemos decir: Responsabilidad “oficial”-, en su trato con el hombre. El Espíritu Santo es el ejecutante para defender la infinita santidad de Dios.

Otros textos que nos hablan de la Santidad del Espíritu Santo: Isaías 63:11; Juan 14:26; Romanos 15:16; Tito 3:5; 1 Juan 2:20.

VII.- OTROS ATRIBUTOS DEL ESPÍRITU SANTO.

A.- Amor.

El Atributo del amor, pertenece al Espíritu Santo en forma (y cantidad) infinita (Gálatas 5:22). Más aún, el Espíritu Santo es quien ejecuta las cosas de Dios. Así, Dios nos ama con divina compasión a través del Espíritu Santo, ya que podemos saber y sentir del amor de Dios por medio del Espíritu Santo que habita en el creyente, y para el creyente es de gran consuelo el saber que en el Espíritu Santo tiene la medida completa del amor de Dios, pues el Espíritu Santo es la fuente de ese amor.

B.- Bondad.

El Espíritu Santo es bueno y fuente de toda bondad: Nehemías 9:20; Salmo 143:10; Gálatas 5:22.

C.- Sabio.

Este atributo define al Espíritu Santo como una persona, pues es lo más cercano a la esencia de una persona, los textos que nos dicen que el Espíritu Santo es sabio con Isaías 11:2; Juan 14:16; Efesios 1:17; También es la fuente de toda sabiduría: 1 Corintios 2:13; 12:8.

VIII.- CONCLUSION.

Los atributos del Espíritu Santo nos revelan dos cosas. Primeramente su persona (real, tangible, lógica). Segundo su Deidad, El Espíritu Santo es Dios mismo. Dos afirmaciones importantes para el creyente que dan seguridad a su fe sabiendo que el Espíritu Santo no es una mera influencia o “poder activo” como dicen algunas sectas falsas (en especial los Mormones y Testigos de Jehová).

RESUMEN DE LOS ATRIBUTOS DE DIOS HIJO Y ESPÍRITU SANTO.

El estudio es completo, aunque tal vez nos parezca que no, en especial lo comparamos con el estudio que hicimos sobre los atributos de la primera persona de la trinidad. Pero como aclaramos desde el principio, debido a la relación que guardan cada una de las personas de la Deidad con el hombre; hace que resalten diferentes atributos de cada uno, también esto se verá a fondo más adelante. Con respecto a Cristo en la Soteriología (su muerte expiatoria, etc.) y en cuanto al Espíritu Santo en la Neumatología (Estudio sobre las funciones del Espíritu Santo).

Para nuestro estudio es muy importante dejar en claro dos cosas. Que Cristo (Dios Hijo), es Dios completamente, con todos los atributos de la Deidad. Segundo, que El Espíritu Santo es una Persona, con todos los atributos de la misma (Ya vimos anteriormente como definimos una persona, en especial una persona de la deidad) con todos los atributos y emociones de la misma. En cuanto a la Divinidad del Espíritu Santo, ésta se encuentra implícita (se da por entendido) por el nombre mismo.

Estas afirmaciones no son producto de filosofía o enseñanzas humanas. Estas afirmaciones están basadas en la Biblia; esta nos muestra que él Hijo y el Espíritu Santo, tienen todos y los mismos atributos que Dios Padre, y esto los hace iguales a Dios.

Ya demostrado que Dios Padre, Dios Hijo (Cristo) y el Espíritu Santo son iguales en todos sus atributos y deidad, se puede llegar a la creencia erróneas de decir que son tres dioses “diferentes”, pensando, aun (lo cual es un grave error) que tienen “naturalezas” diferentes. Pero esto no es verdad, porque, si tienen los mismos atributos, entonces tienen la misma naturaleza, la misma mente, el mismo amor, etc., y esto los hace UNO. Esto no es algo sin sentido (incongruente), y esto lo veremos en el siguiente capítulo.

LA TRINIDAD

Al entrar al estudio de la Trinidad debemos hacerlo con cuidado ya que es un tanto difícil, porque ninguna mente humana ha comprendido jamás tres personas pueden formar una sola esencia.

Muchos creyentes sinceros para evitar polémicas en cuanto a este asunto, dice que la trinidad es un “misterio”, diciendo que las cosas secretas pertenecen a Dios (Deuteronomio 29:29). Sin embargo en la Biblia hay numerosos pasajes que nos hablan claramente de las distinciones de la deidad en Padre, Hijo y Espíritu Santo, mencionándolos constantemente como personas separadas en operaciones específicas efectuadas por cada una.

Sin embargo, la Biblia, también hay evidencias claras y numerosas que nos presentan a Dios como UNO en esencia. Estas dos afirmaciones también son autoritativas en la Biblia. Aunque el hombre sea incapaz de penetrar en las profundidades de tales fenómenos, no es razón para rechazar los hechos que son obvios.

A los cristianos se nos acusa de ser idólatras, diciendo que tenemos tres dioses, el Dr. Channing (defensor del Unitarismo), atacando la doctrina de la Trinidad nos dice acerca de la doctrina Trinitaria: “es un ultraje a nuestra naturaleza racional...”, también nos dice: “Contradice y degrada nuestra razón.” Otro de los ataques a la doctrina de la trinidad, es que esta palabra no aparece en la Biblia. Pero aunque la palabra Trinidad no está en la Biblia, la “Doctrina de la Trinidad” se encuentra en toda la Biblia; tanto en el Antiguo Testamento, como en el Nuevo Testamento, mostrándonos a un Dios Trino.

La mejor palabra para expresar esta doctrina es: TRIUNIDAD (y muchos cristianos prefieren usar esta palabra) pues este término es el que mejor se asemeja para describir a Dios Trino, y aunque esta es una doctrina profunda, que va mas allá de nuestro alcance mental, los cristianos tenemos bases muy firmes para decir que la doctrina de la Trinidad (TRIUNIDAD) no es solamente una especulación más o una teoría cualquiera, sino que la doctrina es una VERDAD BIBLICA.

Cuando hablamos dentro de los atributos de Dios anteriormente de la Unidad de Dios, no quiere decir que nos estamos contradiciendo al hablar ahora de la doctrina de la TRINIDAD, pues esta doctrina es tan real en la Biblia que no podemos rechazarla.

Tratando de resolver este (aparente) “misterio”, se han buscado varias soluciones; algunas veces son humildes y sabiduría, pero otras veces en especial los incrédulos con el afán de destruir esta doctrina bíblica. El ejemplo más moderno y (actual) lo tenemos en: las sectas de los “Testigos de Jehová” y “La Luz del Mundo (También conocidos como “Solo Jesús”).

Otros al querer hablar de la Unidad de Dios han negado la doctrina de la Trinidad, pensando, de que si hay un solo Dios, entonces no debe de haber “Tres Personas”. Si resulta un poco difícil de explicar y de entender, no se preocupen; tengamos solo en mente que: Dios Padre nos ama, Dios Hijo se dio por nuestros pecados, y que el Espíritu Santo mora en el creyente, siendo estos tres una sola esencia y poder.

Finalmente, al terminar nuestro estudio sobre la TRINIDAD, veremos varios de los errores que hay sobre la Trinidad, tratando de explicar por que se dan estos.

DEFINICIONES.

TRINIDAD.

I.- DICCIONARIO BRUGUERA.

Término con que el cristiano designa el misterio de la Unidad de Dios en tres Personas. La doctrina se fundamenta en la revelación, ya que no aparece explícitamente en el texto bíblico.

II.- GRAN DICCIONARIO ENCICLOPEDICO ILUSTRADO.

Misterio de la religión cristiana, según el cual Dios es uno solo pero en tres personas iguales entre si y de la misma sustancia. El Padre, el Hijo y Espíritu Santo.

III.- LEXIPEDIA BARSA.

Distinción de tres personas divinas en una sola y única esencia.

IV.- ENCICLOPEDIA BARSA.

Misterio que constituye la verdad central del cristianismo; según la revelación, Dios es uno y trino a la vez: Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres personas distintas, pero un Dios nada más.

V.- DICCIONARIO WEBSTER.

La unión de tres personas- Padre, Hijo y Espíritu Santo en una Divinidad de modo que las tres personas son un solo Dios en cuanto a sustancia, siendo iguales en poder y gloria, Sustancia=Esencia=Naturaleza.

PERSONA.

Anteriormente ya vimos la definición de la palabra Persona. El usar este término no es muy exacto, pero no se ha hallado un término mejor para expresarlo.

Dentro del estudio de la doctrina, el vocablo “Persona” no se usa exactamente en su sentido ordinario pues en su sentido ordinario, esta palabra significa: Una entidad completamente distinta a las demás. El sentido que se le da en la doctrina es que las tres personas de la Trinidad son inseparables y eternamente unidas en un solo ser.

ESENCIA.

En su uso doctrinal, esta palabra quiere decir: una naturaleza no dividida, una mente igual e infinita en cuanto a duración y ser.

Una vez definidas estas tres palabras; y aclarado el uso que se les da en la doctrina. Entremos en el estudio de la TRINIDAD con humildad, teniendo presente que todas las ideas y todos los idiomas son imperfectos para designar a las personas de la trinidad.

LA DOCTRINA DE LA TRINIDAD EN EL ANTIGUO TESTAMENTO.

Muchas personas piensan que la doctrina de la Trinidad no se encuentra en el Antiguo Testamento (esto incluye cristianos). O, que, si está, ésta se encuentra “muy disimulada”, para no decir “escondida”.

Se ha dicho que está doctrina se encuentra en el Antiguo Testamento en forma embrionaria, teniendo su pleno desarrollo y revelación plena en Cristo.

Más adelante transcribiremos los textos del Antiguo Testamento que contienen esta doctrina ¡Y es que son muchos! Que nos hablan de un Dios Único, Completo y Trino, pues esta es la mejor manera de demostrar que la doctrina se encuentra en el Antiguo Testamento.

LOS NOMBRES PRINCIPALES DE DIOS EN EL ANTIGUO TESTAMENTO, CONTIENEN LA DOCTRINA DE LA TRINIDAD.

Los nombres primarios (que veremos más adelante) de la Deidad en el Antiguo Testamento son plurales. Varias veces se menciona como si estos nombres tuvieran consejo entre el “nombre mismo” para tomar decisiones, el primer ejemplo y también el más común está en Génesis 1:26, pero también se encuentra en Génesis 3:22; 6:3; 8:1; donde la palabra Jehová plural, y esto solo mencionando los textos del libro de Génesis, en donde desde la creación y principio de la Biblia nos muestra a un Dios Trino. Pero recordemos que la mejor palabra para designar a Dios es la palabra TRIUNIDAD, pues esta palabra nos relaciona con un Dios Completo, Pleno y Total.

I.- EL NOMBRE íéäGà (ELOHIM) Y LA TRINIDAD.

No porque la palabra Elohim sea plural, apoya la idea del politeísmo (muchos dioses) o alguna idea parecida. Este nombre de Dios nos enseña la pluralidad de personas en la Deidad (hablamos en el sentido gramatical estrictamente).

Este nombre de Dios nos muestra la Unidad de Personas en la Deidad. Veamos por ejemplo Génesis 1:26, donde Elohim dice: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza”. A esto se le llama: Plural Mayestático (Majestad de Dios), lo cual nos dice que la palabra Elohim, se traduciría mejor en español como: Deidad.

Como aclaración, debemos comprender claramente que Pluralidad no es Politeísmo (la gramática no lo permite). En el idioma hebreo hay palabras plurales como un significado especial o “técnico”, un ejemplo de esto son las palabras sabiduría, salvación, justicia, vida, sangre, agua, etc., que expresan la totalidad en si mismas de la idea que quieren explicar. Por esto, el uso del lenguaje plural para expresar la majestad y autoridad, nos conduce a la misma conclusión: Dios es Trino.

II.- EL NOMBRE äåäé (YAWE) JEHOVA Y LA TRINIDAD.

Aunque más adelante analizaremos este nombre, aquí solamente estudiaremos el contenido trinitario del nombre. El nombre äåäé (Yawe) se deriva de tres raíces hebreas: äéäé Yehi. äéåi Hovi y äéäà Hahyah, que significan: “El Será”, “ser o siendo”, y “El era”, respectivamente. Compactando el nombre sería Ye-ohv-ah, que si lo castellanizamos, surge la palabra: Jehová.

El uso de estas tres raíces hebreas en el nombre más sagrado de Dios nos muestran la realidad y veracidad de la doctrina de la Trinidad.

III.- EL NOMBRE éðãà ADONAY A LA TRINIDAD.

El nombre singular de éðãà Adonay, es ïãà Adon, siendo la traducción literal de la palabra Adonay al español: Señores, pero la idea en el idioma hebreo es el de una entidad UNIPLURAL, pero, de ninguna manera pensemos que se habla de varios (muchos) “Señores”.

No debemos llegar a la conclusión precipitada de que estos tres nombres de Dios son meros títulos. Estos son Nombres dados a Dios en el Antiguo Testamento como nombres propios, personales, y uno de ellos (Jehová) es el nombre propio tan sagrado que los hebreos temían pronunciarlo.

Vemos en la pluralidad de los nombres de Dios la doctrina de la Trinidad, y estos primeros tres nombres (llamados: “Los nombres primarios de Dios) nos muestran con claridad la doctrina de la Trinidad.

TEXTOS QUE NOS MUESTRAN ESPECÍFICAMENTE ESTA DOCTRINA EN EL ANTIGUO TESTAMENTO.

En el Antiguo Testamento se mencionan separadamente, trabajando unidos, mencionándolos por separado.

I.- El Hijo con el Padre: Salmo 2:7; Isaías 63:9-10.

II.- El Padre, El Hijo y El Espíritu Santo, se mencionan en Isaías 48:16.

III.- Los textos del Antiguo Testamento más conocidos que nos hablan sobre la doctrina de la Trinidad de Dios, son:

--Números 6:24-26: Menciona tres veces a Dios en la bendición sacerdotal.

--Isaías 6:3: La Santidad de Dios es mencionada tres veces, hablándonos del Dios Trino.

--2 Samuel 23:2-3: Aquí se mencionan tres personas diferentes.

--Jeremías 10:10: La Trinidad de Dios es mencionada: Dios verdadero, Dios Vivo y Rey Eterno.

Por último notemos el lenguaje usado en Génesis 3:22; 11:7; Isaías 6:8; 43:14.

LA TRIUNIDAD DE DIOS.

Hay personas (y aún cristianos) que piensan que los textos que hablan de la Unidad de Dios, contradicen la doctrina de la Trinidad. Los no creyentes en especial, las sectas tratan de recalcar aquellos textos que no hablan de la Unidad de Dios; los cristianos (algunos) tratan de ignorar aquellos versículos que hablan de la Unidad de Dios, pensando que lastiman una doctrina que “obligatoriamente” tienen que creer, aunque esta doctrina sea un tanto oscura.

Los cristianos no tenemos por que sentir temor ante esta doctrina; ni tampoco debemos pensar que se trata de una doctrina un tanto difícil de entender y que no podemos explicar a satisfacción. Tampoco debemos pensar que los textos que nos hablan de la Unidad de Dios, contradicen a la doctrina de la Trinidad, más bien la reafirmación, para aclarar esto, tomemos como ejemplo un solo texto del Antiguo Testamento.

Deuteronomio 6:4.

Primero: Dios es mencionado tres veces.

Segundo: En el idioma hebreo, para expresar la palabra UNO se usa øäà (Hejar), que significa: UNA UNIDAD QUE SE COMPONE DE VARIOS MIEMBROS O UNIDADES. Por ejemplo: “UN” racimo de uvas, “UN” ramillete de flores”, etc.

Tercero: La palabra íéäGà (Elohim) que significa DIOS, en el idioma hebreo está en plural como ya vimos anteriormente. Por todo esto, este versículo nos muestra la Unidad y Trinidad de Dios.

Otros textos que nos mencionan a Dios en esta forma o sus derivados son: Génesis 1:1; 19:24; 20:13; 31:53; 35:7; Deuteronomio 4:7; Josué 24:19; Salmo 58:11; Jeremías 23:36; Malaquías 1:6; etc. Hacemos la aclaración de que en algunos de estos textos solo se menciona la idea en el idioma hebreo, siendo imposible su traducción al español.

EL ANGEL DE JEHOVA.

Otra cosa que nos reafirma la doctrina de la Trinidad en el Antiguo Testamento. Es la encarnación del Hijo anticipada en las apariciones del “Ángel de Jehová”. Pues se le atribuyen también la Santidad y el carácter de Dios mismo.

Esto lo veremos más afondo adelante, mostrando que este “Ángel de Jehová” no es otro que Cristo, ahora solo veremos los textos que nos hablan de El Ángel de Jehová como Dios mismo: Génesis 18:1-33; Éxodo 3:2-22; Jueces 6:12-18; 13:3-22; esto solo mencionando algunos pasajes.

Dentro de la encarnación de Cristo, vemos también la encarnación profetizada en Isaías 7:13,14; 9:6-7; Jeremías 23:5-6, en estos pasajes está claro que la persona mencionada es a la vez; Hombre y Dios. Esto nos habla, no solo de un solo Dios, sino que hay más de una personalidad en la Deidad.

CONCLUSION.

Aunque muchos han querido negar que la doctrina de la Trinidad esté en el Antiguo Testamento, diciendo que en esta parte de la Biblia habla de una religión “monoteísta”, que en nada se parece al Dios Trino de los cristianos, y que incluso se ha llegado a decir en casos extremos que el Dios del pueblo de Israel es diferente al Dios del Nuevo Testamento.

Otros, por otra parte, pretenden destruir la doctrina Trinitaria del Nuevo Testamento, en un anhelo de querer defender la Unidad de Dios, ya que piensan que esta doctrina de la Trinidad, contradice al Antiguo Testamento.

Pero, por todo lo estudiado anteriormente, hemos comprobado que la doctrina de la Trinidad se encuentra también en el Antiguo Testamento. También hemos visto que los nombres primarios de Dios en el idioma hebreo nos muestran también la doctrina de la Trinidad, y que las palabras que nos hablan sobre la unidad de Dios, nos expresan también pluralidad.

LA DOCTRINA DE LA TRINIDAD EN EL NUEVO TESTAMENTO.

La mayoría de las veces se piensa que la doctrina de la Trinidad, es una enseñanza exclusiva del Nuevo Testamento, esto no es verdad; porque la doctrina de la Trinidad no es ni más ni menos importante en el Nuevo Testamento, que en el Antiguo Testamento como lo hemos visto anteriormente.

El que la doctrina de la Trinidad sea tan clara en el Nuevo Testamento, se debe a que se requiere dejar claro (reafirmar) que está doctrina es fundamental. Recordemos una vez más que la palabra Trinidad no se encuentra en la Biblia; lo que encontramos en la Biblia es la doctrina de la Trinidad.

Aunque hay muchos textos (que expondremos más adelante) que nos hablan de esta doctrina bíblica, por el momento solo veremos algunos ejemplos que nos hablan de la Unidad en la Trinidad, y sobre todo, de la individualidad de cada una de las personas que la componen, así, pues, veamos un ejemplo.

LA UNIDAD DE LA TRINIDAD.

El nombre más común del nombre unitario de Dios Trino, lo encontramos en Mateo 28:19, donde es mencionada la Trinidad específicamente.

Una lectura superficial nos dejaría en duda, pero para una mejor comprensión, analizaremos este texto en el idioma griega que es idioma en que fue escrito el Nuevo Testamento, aplicándolo gramaticalmente al idioma español.

El texto que estamos estudiando, en griego la mención del Padre, Hijo y Espíritu Santo, dice así: tou patroV kai tou uiou kai tou agiou pneumatoV (Tou Patros Kai Tou Uiou Kai Tou Agriou Pneumatos), esta expresión en el idioma español tiene puntuación. En el idioma griego, está expresión carece de puntuación, En el idioma griego, está expresión carece de puntuación, pues el idioma griego solo tiene unos pocos signos de puntuación, así, que, para un mejor análisis lo dejaremos como está en el idioma griego, pues es la mejor manera.

Antes de analizar la expresión, que queremos estudiar, veamos cual es la traducción Literal de este nombre dado a la Trinidad.

De El Padre y De El Hijo y De El Espíritu Santo.

No debemos pensar que lo anterior es un error gramatical, pues esta expresión gramatical está en caso genitivo.

I.- EL CASO GENITIVO.

Todos los nombres propios de esta expresión están en el caso Genitivo, y el significado de el caso genitivo es: En el idioma griego: describe y clasifica (limita). En español, el caso genitivo expresa: Posesión, propiedad o pertenencia.

Si lo anterior nos parece un poco confuso, solo pensemos que el caso genitivo, con respecto a este versículo hace que:

A.- El Padre, El Hijo y El Espíritu Santo, estén en posición de igualdad.

B.- Si se reconoce la Deidad de una de las Personas de la Trinidad, se tiene que reconocer la Deidad de las otras dos.

C.- Se pertenezca uno al otro sin poder separarse (se correlacionan).

II.- EL ARTICULO tou (Tou).

La igualdad descrita anteriormente en el caso genitivo entre las tres personas de la Trinidad, es afirmada por el artículo griego tou (Tou), que nos indica varias cosas.

A.- La función básica de cualquier artículo en el idioma griego es la de señalar identidad individual. Por ejemplo: El nombre o petroV (Hó Petrós) que traducimos al español como Pedro; El artículo o (Hó) identifica a la persona y nos dice que es el Pedro que conocemos (no otro, pues puede haber muchos Pedro).

B.- En griego, si el artículo está antes del sustantivo o adjetivo, se dice que está en forma atributiva. En Caso que estamos tratando, el artículo hace que los tres nombres tengan los mismos atributos, Deidad, Poder, etc., o sea, les da las mismas atribuciones.

C.- En el caso genitivo, el artículo pone en plano de igualdad a las personas que designa. En lo que estamos estudiando, hace iguales en todo a El Padre, El Hijo y Espíritu Santo, y lo más sorprendente, los hace una unidad.

D.- También, en este caso el artículo designa nombre propio y la naturaleza misma de los nombres que expresa. Por lo tanto, en el texto estudiado hace de Cristo y El Espíritu Santo.

1.- El artículo en genitivo hace al Hijo, Dios mismo, con todos sus atributos, igual al padre y Espíritu Santo.

2.- En cuanto al Espíritu Santo, el artículo, lo hace una persona real, con emociones, intelecto, voluntad, etc., igual que El Padre y el Hijo.

3.- El artículo en genitivo, nos dice, que si uno de los tres es Dios, entonces los otros también son Dios mismo (en una unidad).

E.- Cuando un artículo genitivo se repite (como es nuestro caso), se acentúa el énfasis de igualdad de lo que se está escribiendo. Por ejemplo, en Mateo 28:19 nos dice: “en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”. Esto acentúa la igualdad de las tres personas de la Trinidad.

III.- LA CONJUNCION kai (Kaí).

Cuando aparece la conjunción kai (Kaí) en el idioma griego. No es necesario repetir el artículo, pues la conjunción nos sirve de enlace entre una y otra palabra. El que el artículo se repita (sobre todo en forma genitiva), no es un error gramatical. Sino que ésta construcción gramatical hace énfasis en la igualdad entre las tres personas de la deidad y sobre todo nos muestra que la doctrina de la Trinidad es una verdad bíblica.

TEXTOS QUE NOS MUESTRAN LA UNIDAD DE LA TRINIDAD.

No debemos pensar que el texto analizado anteriormente es el único versículo que nos muestra esta doctrina y ésta construcción gramatical en genitivo. A continuación ponemos otros textos que tienen la misma construcción gramatical del genitivo, mostrándonos la Unidad y la Trinidad de Dios:

Mateo 3:16-17; Marcos 1:10; Lucas 3:22; Hechos 20:27-28; Romanos 8:9; 15:18-19; 2 Corintios 13:14; Gálatas 4:6; Efesios 2:18; 4:4-6; 1 Pedro 1:2; Judas 20-21.

LA INDIVIDUALIDAD DE CADA UNA DE LAS PERSONAS EN LA TRINIDAD.

Antes de hablar de la individualidad de cada una de las personas de la Trinidad, y en cierta forma, recapitulándolo hasta ahora aprendido, notamos que tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. La Biblia nos muestra que si bien, Dios es uno y Trino; también cada una de las personas que componen la Deidad, tiene una personalidad bien definida y que cada uno tiene una tarea específica en cuanto a su trato con el hombre, siendo entre ellas, de igual naturaleza.

Cuando estudiamos la doctrina de la Trinidad en el Antiguo Testamento vimos la definición de tres personas, en el Nuevo Testamento es más marcada esta diferencia, pero para ver esta diferencia veremos solo un texto que entra aparentemente, en conflicto con la doctrina de la Trinidad, comparando con otro: Juan 10:30 y Juan 14:28.

En Juan 10:30, tiene esta expresión: “Yo y el Padre uno somos,” que en griego es ego kai o pater en esmen (Eyó Kaí hó Patér én esmén). Ahora, comparémoslo con Juan 14:28: oti o pater meixwn mon estin (Hóti Hó Patér meísoon mou éstin), que nos dice: “El Padre es mayor que yo”. Donde el sustantivo meixwn (Meíthsoon) “mayor,” se refiere más al oficio que la Naturaleza, pues cada persona de la Trinidad tiene su parte bien definida en la obra de redención.

CONCLUSION.

En el Nuevo Testamento, la idea de un Dios Trino es tan clara como en el Antiguo Testamento; y aunque solo analizamos un solo texto de los muchos que hay. Los versículos enlistados tienen la misma construcción gramatical, lo que nos muestra la doctrina de la Trinidad.

También, en lo anteriormente estudiado, se nota en énfasis que el Nuevo Testamento le da a la igualdad a las personas de la Trinidad, esta igualdad es en todo, no existen “tres dioses”, tampoco “tres naturalezas”, tampoco uno es más grande que los demás.

Tampoco la Unidad y Trinidad, despersonaliza a los integrantes de la Trinidad, a la que sería mejor llamar Trinidad.

TITULOS DE IGUALDAD EN LA TRINIDAD.

Para demostrar que Dios es Trino, y que Dios Padre, Hijo, y Espíritu Santo, son un solo Dios; entonces, si a uno se le da un título en la Biblia, el mismo título se les debe dar a los otros miembros de la Trinidad. A continuación, mostramos textos que nos hablan de los títulos dados a cada uno.

DIOS.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Juan 17:3

Hechos 1:8, 9

Hechos 5:3-4.

1 Corintios 8:4, 6

Salmo 45:7

Hechos 7:51 (con)

Efesios 4:6

Juan 1:1

Salmo 78:18-19

1 Timoteo 2:5

Romanos 9:5

 

JEHOVA.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

1 Samuel 2:2

Jeremías 23:6

Jueces 15:14

1 Crónicas 17:20

Isaías 40:3 (con)

Éxodo 17:7 (con)

Salmo 83:18

Mateo 3:3

Hebreos 3:7-9

JEHOVA DIOS.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Óseas 13:4

Juan 20:28

2 Reyes 17:14 (con)

 

 

Hechos 7:51

SEÑOR.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Malaquías 1:6

Hechos 10:36

Isaías 6:8-10 (y)

Mateo 21:9

Romanos 10:12

Hechos 28:25-27

Hechos 4:24

1 Corintios 8:6

2 Corintios 3:16, 17

Apocalipsis 11:15

1 Corintios 12:3

2 Tesalonicenses 3:5

 

Efesios 4:5

 

PERFECCIONES INDIVIDUALES DE LA TRINIDAD.

No tan solo los títulos dados a Dios nos muestran la Trinidad, sino también sus atributos (Perfecciones) mostrados individualmente, aquí mostramos los atributos mas relevantes de Dios.

DIOS ES ETERNO Y HA EXISTIDO ANTES DE TODAS LAS COSAS.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Salmo 90:2

Juan 1:1

Génesis 1:1-2

Salmo 93:2

Juan 17:5, 24

Hebreos 9:14

Salmo 102:12

Hebreos 13:8

 

Proverbios 8:22

Apocalipsis 1:8, 17-18

 

SOLO DIOS ES TODOPODEROSO.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

2 Crónicas 20:6

Mateo 28:18

Isaías 30:28

Isaías 14:27

Filipenses 3:21

Zacarías 4:6

Efesios 1:19

Apocalipsis 3:7

Romanos 15:13, 19

BONDAD.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Salmo 86:5

2 Corintios 10:1

Nehemías 9:20

Salmo 108:4

Hechos 10:38

Salmo 143:10

Lucas 6:35

Mateo 11:28

 

SANTO.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Levítico 19:2

Daniel 9:24

Isaías 63:10

Levítico 20:26

Hechos 3:14

Romanos 15:16

Isaías 6:3

Apocalipsis 3:7

Tito 3:5

Apocalipsis 4:8

Apocalipsis 15:4

1 Juan 2:20

VERDADERO.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Deuteronomio 32:4

Juan 14:6

Juan 14:7 ¿?

Jeremías 10:10

1 Juan 5:20

Juan 15:26

1 Juan 5:20

Juan 1:14

Juan 16:13

Juan 7:28

Apocalipsis 3:7

Juan 5:5

SABIO.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Daniel 2:20

Lucas 2:40, 47, 52

Efesios 1:17

Romanos 11:33

 

Juan 14:26

OMNIPRESENCIA (Está en todas partes).

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Jeremías 23:23-24

Mateo 18:20

Salmo 139:7-13

Amós 9:2-3

Mateo 28:20

1 Corintios 3:16

Hebreos 4:13

Juan 3:13

Juan 14:17

OMNISCIENCIA (Conoce todas las cosas).

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Salmo 139:1-6

Juan 16:30

Juan 14:26

Hechos 15:18

Juan 21:17

1 Corintios 2:10-11

Hebreos 4:13

Colosenses 2:3

1 Juan 2:20, 27

DIOS ES LA VIDA.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Salmo 36:9

Juan 11:25

Romanos 8:2

Hechos 17:25, 28

Juan 1:4

Job 33:4

OBRAS Y HECHOS ATRIBUIDOS A CADA UNA DE LAS TRES PERSONAS DE LA TRINIDAD.

Toda la Biblia nos muestra las obras de Dios, si las tres personas hacen las mismas cosas con igual poder, esto nos dice que los tres son Dios.

SOLO DIOS HA CREADO TODAS LAS COSAS.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Nehemías 9:6

Colosenses 1:16

Job 26:13

Jeremías 27:5

Juan 1:3, 10

Job 33:4

Salmo 146:6

Hebreos 1:2, 10

Salmo 33:6

Hechos 14:15

Efesios 3:9

Salmo 104:30

DIOS ES SALVADOR.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Lucas 1:47

Lucas 23:42, 43

Efesios 4:30

1 Timoteo 1:1

Juan 10:9,28

Tito 3:4-5

Tito 3:4

Hebreos 7:25

Efesios 1:13

SOLO DIOS CONOCE Y PREDICE EL PORVENIR.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Isaías 42:9

Marcos 10:32-34

Lucas 2:26

Isaías 48:3, 5-7

Lucas 19:41-44

Juan 16:13

Lucas 11:49

Juan 6:64

Hechos 20:23

Apocalipsis 22:6

Juan 18:4

1 Timoteo 4:1

 

 

1 Pedro 1:11

SOLO DIOS SONDEA Y PENETRA LOS CORAZONES.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

1 Crónicas 28:9

Mateo 9:3-4

Ezequiel 11:5

1 Crónicas 29:17

Mateo 16:7-8

Romanos 8:26-27

Salmo 7:9

Marcos 2:6-8

1 Corintios 2:10

Salmo 139:1-2

Juan 2:24-25

Hechos 5:3, 9

Jeremías 17:10

Apocalipsis 2:23

 

ES FUENTE DE PODER Y MILAGROS VERDADEROS.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Deuteronomio 6:22

Marcos 16:17-18

Hechos 2:4

Juan 3:2

Lucas 9:1

Romanos 15:19

Hebreos 2:4

Lucas 10:19

1 Corintios 12:9-11

Exodo 4:21

Marcos 6:7

Mateo 12:28

NOS HA DADO LA LEY.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Exodo 20:1-19

Gálatas 6:2

Romanos 8:2

Exodo 24:12

 

 

HACE Y OBRA TODAS LAS COSAS EN TODOS.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

1 Corintios 12:6

Colosenses 3:11

1 Corintios 12:11

OBRAS ATRIBUIDAS IGUALMENTE A LAS TRES PERSONAS DE LA TRINIDAD.

A continuación damos los textos que nos hablan que los tres hacen las mismas obras Divinas.

RESUCITO A JESUCRISTO.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Hechos 2:24

Juan 2:19

1 Pedro 3:18.

1 Corintios 6:14

Juan 10:18

Romanos 1:4.

AUTOR DE LA VIDA ESPIRITUAL.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Efesios 2:5

Juan 1:4

Ezequiel 37:14

Colosenses 2:13

Juan 6:51

Romanos 8:11-13

AUTOR DEL NUEVO TESTAMENTO.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Juan 1:13

1 Juan 2:29

Juan 3:5-6

DA LA VIDA ETERNA.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

1 Juan 5:11

Juan 10:28

Gálatas 6:8

ENSEÑA A LOS FIELES.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Isaías 48:17

Lucas 21:15

Lucas 12:12

Isaías 54:13

Juan 15:15

Juan 14:26

Juan 6:45

Gálatas 1:12

1 Corintios 2:13

Filipenses 3:15

Efesios 4:21

 

GUIA A SU PUEBLO.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Deuteronomio 32:12

Isaías 55:4

Salmo 143:10

Salmo 23:2

Mateo 16:24

Isaías 63:14

Salmo 73:24

Juan 10:4

Romanos 8:14

Isaías 48:17

1 Pedro 2:21

Gálatas 5:18

SANTIFICA A LOS FIELES.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Ezequiel 37:28

Efesios 5:26

Romanos 15:16

1 Tesalonicenses 5:23

Hebreos 2:11

1 Corintios 6:11

Judas 1

Hebreos 13:12

1 Pedro 1:2.

HABITA EN LOS FIELES.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Juan 14:23

Juan 17:23

Juan 14:17

1 Corintios 14:25

2 Corintios 13:5

Romanos 8:11

2 Corintios 6:16

Gálatas 2:20

1 Corintios 3:16

Efesios 4:6

Efesios 3:17

1 Corintios 6:19

1 Juan 2:25

1 Juan 3:24

2 Timoteo 1:14

1 Juan 4:12-16

Apocalipsis 3:20

Santiago 4:5

DISTRIBUYE LOS DONES ESPIRITUALES.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

1 Corintios 12:6

Salmo 68:18

Juan 14:26-27

Hebreos 2:4

Efesios 4:8

1 Corintios 12:8-11

INSPIRO A LOS PROFETAS Y LAS ESCRITURAS.

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Éxodo 4:12

2 Corintios 13:3

2 Samuel 23:2

Óseas 12:10

Efesios 4:11

Marcos 12:36.

Lucas 1:70

1 Pedro 1:11

Hechos 11:28

2 Timoteo 3:16

Apocalipsis 1:1

Hechos 28:25

Hebreos 1:1

Apocalipsis 11:3

2 Pedro 1:21

LOS FIELES SON TEMPLO DE:

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

1 Corintios 3:16

Efesios 3:17

1 Corintios 6:19

2 Corintios 6:16

Gálatas 2:20

1 Corintios 3:16

LOS FIELES TIENEN COMUNION CON:

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Juan 17:21

Juan 17:21

Juan 14:17

1 Juan 1:3

1 Juan 1:3

2 Corintios 13:14.

ES PECADO TENTAR A:

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Deuteronomio 6:16

1 Corintios 10:9

Hebreos 5:9

LOS ISRAELITAS HAN TENTADO A:

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

Éxodo 17:7

1 Corintios 10:9

Isaías 63:10

Salmo 78:56

 

Hebreos 3:7-9

EL MUNDO NO HA CONOCIDO A:

AL PADRE

JESUCRISTO

ESPÍRITU SANTO

1 Corintios 1:21

Juan 1:10

Juan 14:26-27

Juan 17:25

Juan 16:3

1 Corintios 2:14

Como se ve, por la cantidad de textos (relacionándolos y comparándolos), que aunque la palabra “Trinidad” no está en la Biblia. Pero “La Doctrina de la Trinidad,” si está en toda la Biblia. Pero aún podemos clasificar de otra manera, para enfatizar más esta doctrina.

EL ESPÍRITU SANTO ES:

EL ESPÍRITU DE DIOS.

Romanos 8:9; 1 Corintios 2:11; 6:11; Efesios 4:30; 1 Pedro 4:14.

EL ESPÍRITU DE CRISTO.

Romanos 8:9; Gálatas 4:6; Filipenses 1:19; 1 Pedro 1:11.

EL PODER DE DIOS ES IGUAL AL.

EL PODER DE CRISTO.

Juan 5:17, 19, 21, 26; 10:28, 30, 36, 38; 14:10; Hechos 10:38; 1 Corintios 1:24.

EL PODER DEL ESPÍRITU SANTO.

Isaías 48:16; Zacarías 4:6; Mateo 12:28; Lucas 11:20; Romanos 8:11; 1 Corintios 12:3-5.

La doctrina de la Trinidad puede ser difícil de explicar, o de entender, pero, es una doctrina que la Palabra de Dios La Biblia nos enseña, pero lo más importante para nosotros, es saber que: Dios Padre nos amó. Dios Hijo (Jesucristo) nos salvó, y que Dios Espíritu Santo vive en nuestros corazones.

CIERTOS ERRORES EN CUANTO A LA DOCTRINA DE LA TRINIDAD.

La mayoría de los errores sobre la doctrina de la Trinidad sean estos errores, antiguos o modernos, están basados más en especulaciones filosóficas, que en la Biblia misma.

Uno de los problemas es que se requiere aclarar o definir la palabra “TRINIDAD”, y se hace poco caso a la Doctrina misma de la Trinidad. El otro problema es tratar de explicar la Unidad de Dios, sin tomar en cuenta la doctrina.

La iglesia cristiana, desde sus inicios, se ha enfrentado a “ideas” “filosofías” y hasta “doctrinas” que han pretendido destruir la Doctrina de la Trinidad. Solo por citar algunos de los personajes más famosos de la antigüedad que han querido desprestigiar esta doctrina mencionaremos a: Arrio, Sabelio y Miguel de Servet. En los tiempos modernos, podemos citar a las sectas: “Los Testigos de Jehová” y “La Luz del mundo”, entre otras que han surgido últimamente.

Los errores sobre la Doctrina de la Trinidad, se dividen en tres grupos. La mayoría de estos errores, llamadas también herejías-, forman algunas veces, solo una parte de otros errores más complejos, que causaron grandes discusiones en la antigüedad. En está parte de nuestro estudio solo trataremos la parte de estas discusiones que se refieren a la Trinidad.

EL SUBORDINACIONISMO.

Este error se basa mayormente en las filosofías griegas, es espacial el Neoplatonismo. Y nos dice que solo El Padre es verdadero Dios, y que las otras dos personas de la Trinidad comparten en cierto modo lo Divino, pero que de todos modos son seres creados, y: “Nunca Serán Iguales a Dios.” Esta idea errónea fue impulsada mayormente, por dos personas.

I.- EL ARRIANISMO.

El nombre de esta herejía, es tomada de Arrio, un presbítero de Alejandría que en el año 318 D. C., expuso la “doctrina” que en pocas palabras decía que: Dentro de la Trinidad, solo el Padre no tuvo principio. Que Dios creo primero al verbo (ver Juan 1:1 donde la palabra que se traduce verbo, en griego es: logoV Logos), y después al Espíritu Santo; y por medio del Logos (y en menor medida el Espíritu Santo) creo el mundo.

Arrió afirmo que el Hijo (Logos) era una criatura creada por el Padre para tratar con el mundo malo y pecador, pues como Dios es Santo y puro no puede (ni debe) mancharse con el mundo. El error de Arriano era pensar que Jesucristo era de diferente esencia que el Padre, lo que lo hacía un “dios” menor, que tenía que estar sujeto al Padre en Todo.

NOTA: Cristo es de la misma esencia que el Padre.

II.- EL MACEDONIANISMO.

Se le llamó así por el nombre del patriarca de Constantinopla, llamado: Macedonio. Su “doctrina” era parecida a la anterior, pero, Macedonio decía que Dios Padre creo al Hijo (Logos), y que el Hijo creo al Espíritu Santo, y tienen esa categoría de autoridad dentro de la Trinidad. La secta moderna llamada “Los Testigos de Jehová” tiene estas filosofías que niega la doctrina de la Trinidad. Se parecen más al arrianismo en sus doctrinas que al macedonianismo.

EL MONARQUIANISMO.

Se le llama así porque viene de dos vocablos griegos: monoV (Monos) que significa: “Unico.” Y del arch (Arkhé) que significa: “Principio.” Uniéndolo significa “Un Solo Principio.” Un solo Dios, creador y gobernador del universo.

Esto nos puede parecer correcto, pero no lo es, pues se habla de Unitarismo, no de Unidad, y el Unitarismo niega la Trinidad. Este error se dividió en dos.

I.- EL MONARQUIANISMO DINAMICO.

En esta categoría se ha clasificado a todos aquellos que creen que Cristo es un hombre, sin divinidad, un hombre del que Dios se agradó tanto que en el habitó el Logos. En otras palabras, esta idea dice que Cristo no era Dios, sino solo `portador de Dios, notemos como pensaban aquellos que creían en esto.

A.- Nestorio.

Decía que la naturaleza humana de Jesús fue absorbida por Dios y llegó a ser “parte de Dios”, sin ser Dios nunca.

B.- Teodato.

Decía que Jesús era un mero hombre, y que en el bautismo, El Espíritu Santo, vino sobre él y le hizo hijo de Dios.

C.- Pablo De Somosta.

Decía que Jesús y Cristo (sinónimos) era un mero hombre, pero que agrado tanto a Dios, que le hizo hijo muy querido por medio del Espíritu Santo.

El error de “El Monarquianismo Dinámico” sobre la doctrina de la TRINIDAD, nos muestra que aunque estas personas creían en un solo Dios, no entendían que tuviera tres personas. Tratando de demostrar la unidad de Dios, cayeron en dos errores.

Primero, quitaron toda divinidad de Cristo, y lo hicieron un dios “menor”, y en el peor de los casos: un mero hombre.

Segundo, quitaron toda personalidad del Espíritu Santo, haciéndolo solo (en cierta manera) una fuerza activa de Dios.

Como vemos el llamado “UNITARISMO” no es nada nuevo, desde los inicios de la iglesia; ésta tuvo que luchar para mantener la pureza de la doctrina. La mayoría de estos errores fueron propagados por personas sinceras, pero que se aferraron a su error cayendo en la necedad, pues después no querían reconocer que estaban equivocados, aun cuando se les demostraba su error.

II.- EL MONARQUISMO MODALISTICO.

Está herejía se le conoce también como “SABELIANISMO” por ser este el nombre de un líder de la iglesia en el siglo III que se llamaba Sabelio. Este negaba la Deidad de Cristo diciendo que había un solo Dios, manifestado en tres “modos” distintos (de ahí viene la palabra modalistico: modo). Pensando de esta manera, Sabelio dijo que Dios Padre (Dios único), tomó figura de Cristo y su “modo” fue el de: REDENTOR. Siendo el Padre mismo quien sufrió en la cruz. Cuando termino su trabajo redentor dejo de existir como tal. Y actualmente existe en el “modo:” SANTIFICADOR, o sea en la forma del Espíritu Santo.

A esta herejía también se le ha llamado PATRIPASIANISMO. Del latín que significa: La pasión del Padre, o dicho de otra manera: El sufrimiento del Padre.

Resumiendo, podemos decir que el error del Sabelianismo consiste en decir que hay un solo Dios, que se ha manifestado en tres modos; primero como Padre; después como Hijo (Redentor), y por último como Espíritu Santo (Santificador).

La secta moderna “La Luz Del Mundo”, que también son conocidos como “Solo Jesús”, contienen este error, diciendo que los nombres del PADRE, HIJO y ESPÍRITU SANTO, son meros nombres sinónimos del Dios único, también bautizan solo en el nombre de Jesús, de ahí su nombre (de “Solo Jesús,”), basándose en Hechos 10:48, en una mala interpretación del pasaje.

EL TRI-TEISMO.

Este es otro de los errores más comunes al hablar de la TRINIDAD, el pensar que la Trinidad nos muestra tres personas separadas e independientes una de la otra, sin ninguna relación, como tres naturalezas o esencias, en otras palabras en Tres Dioses. Este error es el más visible, pero aun se puede caer en este error si no entendemos la Trinidad de Dios.

RESUMEN DE LA DOCTRINA DE LA TRINIDAD.

Por todo lo anteriormente estudiado, los cristianos podemos decir confiadamente que la doctrina de la Trinidad, se encuentra a través de toda la Biblia. Es verdad que puede ser una doctrina difícil de explicar, y hasta puede ser que no la entendamos completamente, pero es una doctrina que existe, es real. Las personas que tratan de negar esta doctrina, alegan que la palabra “TRINIDAD” no se encuentra en ninguna parte de la Biblia; recordemos que esto es verdad, pero afirmamos que la doctrina si esta en la Biblia.

Al estudiar esta doctrina, primero nos apegamos a las definiciones que nos dan los diccionarios. Después vimos que esta doctrina se encuentra en el Antiguo Testamento, cosa que muchos piensan que no puede ser.

Vimos que los tres nombres principales de Dios (Elohim, Jehová y Adonay), contienen en si mismos la idea de la Trinidad, que hay textos en el Antiguo Testamento que nos muestran esta doctrina claramente, aun aquellos textos que hablan de la unidad de Dios.

Notamos que en el Nuevo Testamento es más clara la idea, no porque sea más importante, sino por la necesidad de aclarar la igualdad en la Trinidad. Para esto usamos el idioma original e hicimos un pequeño análisis gramatical, para demostrar que la doctrina de la Trinidad es real en la Biblia.

La lista de textos que pusimos para mostrar la igualdad de cada una de las personas de la Trinidad, es para demostrar que son iguales en todo su esencia, sus atributos, su poder, su trabajo, su autoridad, etc.

Todos estos datos que nos podrían parecer abrumadores, es para demostrarnos que la doctrina de la TRINIDAD está en toda la Biblia, hablando tanto de la Unidad de Dios, y de la personalidad de cada una de las personas de la Trinidad en igualdad.

Finalmente vimos los errores más comunes en cuanto a la doctrina de la Trinidad, notando que no hay nada nuevo en las doctrinas de los “testigos de Jehová” (unitarios), y la secta “La Luz del Mundo” (modalísticos), que niegan con vehemencia la doctrina de la Trinidad.

La iglesia desde sus inicios ha luchado por mantener la pureza de la sana doctrina, de ahí debemos de tomar nosotros el ejemplo a seguir.

LOS NOMBRES DE DIOS

Dentro del estudio doctrinal, éste capítulo es uno de los más hermosos, ya que, LOS NOMBRES DE DIOS nos describen lo que Dios es, en su Naturaleza y en su Carácter, sin despersonalizarlo, en el estudio de los nombres de Dios, vemos a la Deidad, como un todo, en su magnificencia, esplendor, sin que nos parezca frío y lejano, los nombres de Dios nos muestran a un Dios real, vivo, que mira por sus hijos.

La razón de estudiar este capítulo de LOS NOMBRES DE DIOS, después del estudio de la doctrina de la TRINIDAD, es que, en la mayoría de los nombres de Dios esta latente la idea de la TRINIDAD.

Los idiomas en que fue escrito la Biblia hebreo y griego, tienen una gran riqueza idiomática al describir a Dios, que desgraciadamente se pierde al trasladarlo al español. La ventaja de este estudio de Doctrina Básica, es que podemos desglosar, analizar y hasta usar varios nombres aunque en la mayoría de las veces, en el original, se usa un solo nombre, y de esta manera podemos llegar hasta la esencia misma del significado real del nombre, sin que pierda su riqueza lingüística al expresar los nombres de Dios.

Es conveniente aclarar que todos Los Nombres de Dios, se refieren al Dios único y verdadero; ya sea como Dios Trino o individualmente: Padre, Hijo o Espíritu Santo; pero nunca se refiere a varios “dioses” con distintos nombres.

DIOS PADRE

LOS NOMBRES DE DIOS (PADRE) EN EL ANTIGUO TESTAMENTO.

LOS NOMBRES PRIMARIOS DE DIOS.

Son tres los nombres primarios de Dios en el Antiguo Testamento: (íäGà) Elohim; (äåäé) Jehová y (éðãà) Adonay. Que significan: Dios, Yo Soy (Nombre propio de Dios), y Señor respectivamente.

Los tres nombres tienen la misma importancia y nos muestran a la Deidad revelándose al hombre en diferentes funciones. Unas veces como Dios Creador (Elohim); otras veces como Dios Personal (Jehová); y otras veces como Dueño, Amo o Señor (Adonay). Pero estos nombres, también nos expresan a Dios como: nuestro refugio, fortaleza, etc., los tres nombres son “Plurales”, es decir que expresan la idea de más de una persona en el nombre mismo.

I.- ELOHIM (íäGà).

Forma en español del nombre: Dios, pero también se usan las formas hebreas: El (ìà) o Elah (äìà), Este nombre de Dios es mencionado por primera vez en Génesis 1:1. Se considera a este nombre como el primero de los nombres primarios de Dios, no porque sea el más importante, sino porque es el que se menciona primero en la Biblia como ya hemos visto.

Este nombre es un Sustantivo (es decir, que tiene existencia real), que expresa un conjunto y está compuesto por las palabras (ìà) El, que significa: EL FUERTE; y de la palabra (äìà) ELAH, que significa: Jurar, prometer, Comprometerse por juramento. La idea que nos expresa este nombre -en pocas palabras- es: Potencia, Fidelidad y omnipotencia.

El nombre Elohim aparece unas 2,555 veces en el Antiguo Testamento, refiriéndose 2,310 veces a Dios, y las restantes se aplican para decirnos que hay dioses (Elohim) falsos.

A.- El Nombre Elohim y La Trinidad.

Este nombre Divino nos muestra la idea de la trinidad. Aunque esto ya lo vimos en el estudio de la Trinidad, lo mencionamos solo como repaso. No porque la palabra Elohim sea plural, apoya la idea de Politeísmo (muchos dioses) o algo parecido, para aclarar esto veamos Génesis 1:26, que nos muestra a Dios como si tomara consejo consigo mismo al crear al hombre, pues dice: “hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza” (El subrayado es para mostrar en donde está el plural). A esto se le llama plural mayestático (SIGNIFICA: MAJESTAD DE DIOS). Pero la mejor traducción para esta palabra sería Deidad, pues en Génesis 1:27 la palabra Elohim se traduce como Dios único.

Nunca debemos confundir Pluralidad con Politeísmo (La gramática no lo permite), pues en el idioma hebreo hay palabras plurales con un significado especial o técnico, por ejemplo: Sabiduría, Salvación, Justicia, vida, sangre, agua, etc., que expresan la totalidad de la idea que quieren explicar. Por esto, el uso del lenguaje plural para explicar la majestad y autoridad nos conduce a la conclusión: Dios es Trino y uno.

Haciendo un paréntesis. En la tentación de Adán y Eva (Génesis 3:5), hay un juego de palabras en/con la palabra Elohim, porque en el texto citado nos dice: “Porque sabe Dios” (Elohim: Trinidad o aún si se quiere Dioses)... etc., “y seréis como Dios” (Elohim). Que literalmente significa: “Seréis Dioses” (Elohim).

El nombre Elohim, juntamente con el nombre Jehová, nos expresan la idea de la Trinidad más claramente que Adonay, pues éste último nombre expresa más la idea de Señorío, pero aún así también nos habla de la Trinidad.

B.- Usos Secundarios Del Nombre Elohim.

En Exodo 4:16 leemos que Dios dijo a Moisés, con referencia a su hermano Aarón: “Tú serás para él en lugar de Dios (Elohim)”. También el Exodo 7:1. Le dice otra vez a Moisés: “mira, yo te he constituido Dios (Elohim) para faraón, y tu hermano Aarón será tu profeta.” Es evidente en estos versículos que el nombre: Dios, fue dado por Dios mismo a su representante humano, y era como Dios mismo.

El uso de éste término se puede ilustrar en la enseñanza de Jesucristo nuestro Señor, cuando fue acusado por los judíos de hacerse Dios mismo en Juan 10:33. Les respondió: ¿No está escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois? (Juan 10:34). El pasaje al que se refiere Cristo es el Salmo 82:1, en hebreo “literal” diría así: “(íäGà) (Elohim) se levanta en la reunión de (ìà) (El); en medio de los (íäGà) (Elohim) hace juicio”. Aquí, evidentemente, el salmista (por el contexto) se refiere a jueces humanos, ya que tenían la responsabilidad de juzgar de acuerdo con la palabra de Dios, lo que los hacía representantes de Dios. Este es otro de los usos secundarios del nombre Elohim que se aplicaba a los jueces. En Hechos 23:5, Pablo cita Exodo 22:28, con una latente carga de ironía cuando se le pidió que diese cuenta de haber hablado rudamente a Ananías, que pretendía estar juzgándolo conforme a la ley mientras, quebrantando la ley, ordenaba que le golpeasen.

Otros textos que hacen éste uso del nombre Elohim son: Exodo 21:6; 22:8-9, 28; Deuteronomio 19:17 donde se aplica éste término a los jueces de Israel.

C.- La Aplicación Del Nombre Elohim A Los Ángeles.

Algunos veces, también se usa en la Biblia el término Elohim, para referirse a los ángeles, por ejemplo: En Hebreos 1:6; leemos: “Y otra vez, cuando introduce al primogénito en el mundo, dice: Adórenle todos los ángeles de Dios.” Esto está tomado del Salmo 97:7; que dice: ”Póstrense a él todos los (Elohim) dioses.” La LXX traduce: Adórenle, vosotros todos sus ángeles.”

En el Salmo 8:4-6; en donde dice: “Le has hecho poco menor que los ángeles”, en el texto hebreo emplea la palabra “Elohim”, y esto es repetido en Hebreos 2:7.

D.- Dificultades En La Traducción Del Nombre Elohim.

Es difícil traducir correctamente el nombre: Elohim, ya que, propiamente es un “Título” y no un nombre. Este título se refiere al creador de los Cielos y la Tierra, así como sustentador de todo lo que existe, pues como ya hemos dicho antes, la palabra Elohim nos expresa: Potencia, Omnipotencia y todo aquello que tiene que ver con su poder. Este es el título (nombre) de alguien que es poderoso para cumplir sus promesas.

Tratándose de darle alguna solución a esta dificultad, se ha pretendido Trasliterar el término del hebreo al español, como se hace con la palabra Jehová. Cosa que veremos más adelante. Otra solución sería Transliterarla con algún nombre de un dios conocido por los aborígenes de cierto lugar; pero en ninguno de los dos casos resolvería el problema, pues los dos se quedan cortos al querer expresar la Deidad de el nombre Elohim.

La mejor traducción para el nombre Elohim sería: “El Desplegador de poder”, que como verán este nombre sería difícil de poner en la Biblia, por eso se usa comúnmente la palabra: Dios.

E.- Jesucristo Es Elohim.

Comparemos Isaías 9:6, con Mateo 28:18-20, en donde los términos: Dios fuerte y Potestad, son aplicados a Cristo, lo cual quiere decir que Cristo es Elohim: Dios fuerte y que tiene toda potestad.

F.- La Palabra Elohim y La Traducción De La LXX.

La palabra Elohim es traducida en la versión “LXX” del Antiguo Testamento (griego), con la palabra qeoV (Theós), en el Nuevo Testamento es traducida la palabra Elohim mayormente con artículo”o JeoV“ (Ho Theos), lo que sería “El Dios” (con artículo), pero esto no siempre es necesario.

II.- JEHOVA (äåäé) (Exodo 6:3).

Este es en realidad el nombre propio de Dios (El nombre con que Dios se llama a si mismo), y actualmente nadie conoce la pronunciación correcta de este nombre de Dios. La dificultad radica en que los hebreos (judíos), han envuelto en un misterio este nombre, pues era para ellos un nombre tan sagrado que temían aun el pronunciarlo; por lo tanto, cuando lo leían, para no mencionarlo, lo sustituían por alguno de los otros nombres primarios de Dios: Elohim o Adonay. Recordemos que el hebreo antiguo se escribía sin vocales. Este nombre primario de Dios se escribía así (äåäé). Los masoretas le pusieron las vocales de la palabra Adonay, y se escribe ahora así: (äåäé).

Este nombre se deriva de tres raíces hebreas: (äéäé) (Yehí); (äéåé) (Hovi); y (äéäà) (Hahyah); que significan: El será, siendo y el era, respectivamente. Si lo compactamos, será: Ye-hov-ah, que castellanizándolo resulta la palabra: Jehová.

La idea o el significado que expresa este nombre de Dios es: YO SOY, EL QUE EXISTE ETERNAMENTE POR MI MISMO, y como se verá, la idea que expresa el nombre Jehová, es mucho más que el YO SOY que nos dice el idioma español.

En algunas partes, la palabra Jehová aparece abreviada (äé) (Jah), pero siempre será el mismo significado: Jehová, ver por ejemplo: Éxodo 15:6; 17:16; Salmo 68:4; 77:11; 89:8; 115:17-18 y 122:4; solo por mencionar algunos pasajes, pues hay más de 40 pasajes con la abreviatura (äé) (Jah).

A.- La Importancia Del Nombre Jehová.

El nombre Jehová aparece 6,828 veces en el Antiguo Testamento, entre abreviaturas, nombres compuestos y la palabra sola. En su forma compuesta aparece con más frecuencia relacionándose con los nombres Adonay y Elohim.

El nombre de Jehová aparece después de la creación del hombre, el nombre solo, se encuentra frecuentemente relacionado con el ser humano, esto nos muestra una relación especial de la Deidad con su criatura. Dios se empezó a revelar a si mismo con este nombre en Éxodo 3:14.

B.- Jehová Es El Nombre Redentor De Dios.

El nombre de Jehová; en todo el Antiguo Testamento se encuentra estrechamente relacionado con la salvación del hombre, o redimiendo al hombre pecador. Es Jehová quien se acerca al pecador, notemos varios ejemplos:

1.- GENESIS 3:9-13.

Donde vemos a Jehová Dios buscando a los que habían pecado y proveyendo para ellos.

2.- EXODO 3:13-17.

En donde se revela por primera vez a si mismo con su nombre: Jehová. Redimiendo a su pueblo de la esclavitud en Egipto.

C.- Otras Características Del Nombre Jehová.

El nombre de Jehová también nos muestra unos atributos, ya que estos son inherentes (en si mismo) del nombre.

1.- SANTIDAD.

Jehová se presenta ante el nombre como La Santidad Plena, donde todo tiene que ser puro, sin nada que se le parezca al pecado: Levítico 11:44-45; 19:1-2; 20:26; Habacuc 1:12-13.

2.- SU ODIO Y JUICIO AL PECADO.

La Santidad misma de Jehová, lo lleva a odiar y enjuiciar el pecado (pero no olvidemos que ama al pecador): Génesis 6:5-7; Exodo 34:6,7; Deuteronomio 32:35-42; Salmo 11:4-6; Jeremías 16:21.

3.- SU AMOR Y REDENCION PARA LOS PECADORES (de manera justa).

Génesis 3:21; 8:20-21; Levítico 16:2-3; Isaías 53:5-6, 10.

D.- Nombres De Jehová Compuestos.

En el Antiguo Testamento, se usa muchas veces el nombre de Jehová compuesto, esto es; juntamente con otro nombre que nos muestra alguna característica o cualidad especial que se desea resaltar juntamente con el nombre de Jehová. Estos son los nombres compuestos de Jehová:

1.- JEHOVA SABAHOT (úBàáö äåäé): Jehová De Los Ejércitos.

Este nombre nos muestra a Jehová peleando por los débiles; pues él es el dueño de todos los ejércitos. Esto debe ser un gran consuelo para nosotros los creyentes, pues Dios es quien pelea por nosotros y nos defiende. Algunos de los muchos textos donde se menciona a Jehová con este nombre compuesto son: 1 Samuel 1:3; Salmo 80:4,7,14,19; Amós 5:27; Isaías 9:7.

En el Nuevo Testamento: Romanos 9:29 y Santiago 5:4, son traducidos “kuriou zabawJ“ (kuriou Zabaoth), que es exactamente lo mismo que el nombre de Jehová de los ejércitos en Hebreo.

2.- JEHOVA JIRE (äàøé äåäé) Jehová Proveera, o Vera.

Este título, Jehová (el YO SOY), se presenta como nuestro proveedor en todas las circunstancias de nuestra vida, sean éstas contrarias o no. Pero nunca debemos tomar este título de Jehová para acomodarlo a nuestros caprichos y conveniencias, pues Dios nunca actúa de esa manera.

La definición de éste nombre compuesto de Dios es:

 (äåäé: Jehová). Yo Soy, el que existe eternamente por mi mismo.

 (äàøé: Jiré). Ver, Prestar Atención. Para Dios, ver es proveer.

3.- JEHOVA RAPHA (Eàôø äåäé) Jehová Sana.

En cuanto a éste nombre de Dios, se han dicho muchas cosas, tanto a favor como en contra.

Los que están en contra de la santidad física (del cuerpo), dicen que Jehová solo nos “sana” de nuestros pecados (en la cruz) que la sanidad es esencialmente espiritual sin tomar en cuenta para nada la sanidad del cuerpo.

Aquellos que están a favor de una sanidad completa -tanto espiritual como física,- afirman que Dios no cambia y siempre cumplirá su palabra, ya que uno de sus nombres/título es precisamente: Jehová Sana (o es sanador).

El problema no es tanto sobre la afirmación de si Jehová Sana o no, lo que produce recelo para aquellos que solo aceptan la “sanidad” espiritual, son los excesos en las “sanidades”, las cuales son a vences fraudulentas, hechas por engañadores profesionales que solo buscan el sensacionalismo en una forma de auto exaltación por el hecho de ser un “sanador” o haber sido “sanado.”

Otro problema lo representa la secta “Ciencia Cristiana” (que ni es ciencia, ni es cristiana), la cual hace un énfasis exagerado sobre la sanidad, pero la realidad es que es un fraude al cristianismo, haciéndole mucho daño.

Se dice que sin forzar mucho el texto donde se encuentra este nombre compuesto de Jehová Rapha, se puede referir también a una sanidad “espiritual”, pero quiéramos o no, forzamos la interpretación.

No se puede negar que en los textos donde está este nombre compuesto de Jehová Rapha, nos habla más de una sanidad física que espiritual. Por ejemplo Éxodo 15:26; Salmo 103:3 el contexto nos habla de una sanidad física producida por Dios, más que de una sanidad “espiritual.”

La definición de éste nombre compuesto de Jehová es:

 (äåäé: Jehová) Yo Soy, El que existe eternamente por mi mismo.

 (Eàôø: Raphá) Sanar, Coser, Reparar.

4.- JEHOVA NISSI (éqð äåäé) Jehová (Nuestra) Bandera.

Exodo 17:8-15. Para entender la idea que encierra este nombre, por esta vez pondremos primeramente su significado.

 (äåäé: Jehová) Yo Soy, el que existe eternamente por mi mismo.

 (éqð: Nissi) Esta palabra presenta la idea de una Bandera o Estandarte militar, y significa Centellear, Brillar.

Esta idea se refiere a las batallas (al campo de batalla), y para salir victoriosos debían seguir la Bandera o Estandarte de Jehová que los guiaba en la batalla. Pero también se refiere a las luchas espirituales, donde Dios nos guía a la Victoria. Un ejemplo lo podemos tomar de Éxodo 17, comparándolo con Gálatas 5:17 en donde vemos la lucha de el espíritu contra la carne. La victoria se debe a la ayuda divina.

Así como Israel necesitaba conocer a Jehová Nissí, también nosotros necesitamos conocer a Jehová Nissí ver: Éxodo 17:16; Números 14:42-45; Deuteronomio 25:17-19; 1 Samuel 15; Ester 3.

5.- JEHOVA MEKADDISHKEM: (íëLã÷î äåäé) Jehová (Nuestro) Santificador.

(Éxodo 31:13). Con éste título vemos a Dios tratando con su pueblo, en la forma en que deben ser aquellos que son pueblo de Dios.

Si hablamos de Santidad, aún como la entendamos, sin buscarle un significado “Espiritual.” En nuestro idioma la palabra santidad nos dice de algo diferente, aún en nuestra ignorancia sabemos que para acercarnos a Dios, tenemos que hacerlo con una actitud diferente, en reverencia, y pensamos que la reverencia (momentánea al menos) es santidad. Pero la idea que nos expresan los textos que hablan de, Jehová Mekaddishkem, es que El es quien nos Santifica, y no nosotros como se pudiera pensar, esto es algo que escapa más allá de nuestra comprensión.

El significado de la palabra (íëLã÷î) Mekaddeshken viene de la raíz hebraica, kaddash, que significa: Limpio, dedicar, consagrar y santificar. La Santificación, en los idiomas semitas, significa: Una separación de algo, para unirlo a otra cosa. Dentro de nuestro estudio doctrinal, sería entonces: Separación del pecado a la justicia, de Satanás a Dios, de las tinieblas a su luz admirable.

a).- Jehová Santificador y Su Relación Con El Pueblo De Israel.

Jehová había estado separando a los israelitas como un pueblo separado (santo) de los demás pueblos para él. Éxodo 19:4-6, 10,14; Deuteronomio 7:6; Zacarías 8:13.

Dios quiso hacer de Israel un pueblo de sacerdotes, y un sacerdote, era aquel que estaba delante de Dios como representante (o intercesor) de los hombres: Éxodo 28:41; 19:6.

También, Dios quiso santificar (separar) a los israelitas de los demás pueblos por medio del Tabernáculo; Éxodo 29:43-45.

b).- La Revelación De Jehová Santificador En Todas Las Edades.

Dios se ha revelado como Jehová Santificador en todas las edades, y ahora está separando:

Un pueblo Santo para si mismo; Hechos 26:18; Hebreos 10:10; 13:12; 1 Pedro 2:9.

Un Sacerdocio Santo Hebreos 13:15; 1 Pedro 2:9; Apocalipsis 1:6.

Los creyentes como un Tabernáculo; 1 Corintios 3:17; Efesios 2:20-22.

Dios espera que los creyentes en él, andemos como el pueblo de Jehová Mekaddishken. Espera que nos portemos como sacerdotes de él, apartados para su uso exclusivo. Dios quiere que estemos limpios, como un templo idóneo para él Juan 17:17-19; Efesios 5:26; 1 Tesalonicenses 4:3-7; 2 Timoteo 2:21; Tito 2:14; Hebreos 12:14; Santiago 1:4; 1 Pedro 1:14-16.

6.- JEHOVA SHALOM (íBìL äåäé) Jehová Es Paz. (Jueces 6:24).

Este nombre de Dios necesita muy poca explicación, pero no por eso deja de tener una gran profundidad espiritual.

(íBìL) Shalom era (y es) el saludo entre el pueblo de Israel. Se usaba principalmente cuando el pueblo, después de haber pecado contra Dios se volvía a éste, siendo restaurados por Dios, perdonando sus pecados y transgresiones.

También se usaba para mostrar el descanso que Dios da siempre.

Otras palabras hebreas que expresan la misma idea son: (äGéL) Shilón que significa descanso, reposo (Génesis 49:10; Josué 18:1), está muy ligada a la palabra (íBìL) Shalom. También el antiguo nombre de Jerusalén era (íìL) Shalem, que significa: Paz (Génesis 14:18; Hebreos 7:1,2). Si tomamos en cuenta que el hebreo antiguo se escribía sin vocales, notamos la semejanza de estas tres palabras:

(íåìù) Shalom.

(äìéù) Shiloh.

(íìù ) Shalem.

Las tres palabras, nos muestran y describen la “Paz.” La paz que solo Dios puede dar. Tratando de traducir correctamente la idea que expresa esta palabra, se dice que expresa la plenitud, integridad de la salvación de Dios, lo cual se expresa con la palabra “Paz”.

Jehová era la paz (Shalom) de los fieles de Israel, Salmo 29:11; Isaías 26:3-4.

Recordemos como cristianos que Cristo es nuestra paz, como veremos más adelante.

7.- JEHOVA ROHI (éòÉø äåäé) Jehová (Es) Mi Pastor. (Salmo 23:1).

Se ha pensado que este nombre compuesto de Jehová es sinónimo de Jehová Shalom (íBìL äåäé), pero Shalom se refiere más a descansar en Jehová, y Rohí (éòÉø) se refiere más al cuidado de Dios para con sus hijos. Israel tenía que conocer a Jehová Rohí: Números 27:17; Deuteronomio 2:7; Nehemías 9:19-21.

Dios ha prometido revelarse de nuevo en el futuro, como Jehová Rohí, lo cual debe ser aliciente para sus hijos Isaías 40:11; Jeremías 31:10; solo por citar los más conocidos.

Para cada uno de sus santos, Dios es: Jehová Rohí, esto lo podemos ver en los Salmos 22; 23; 24 de esta forma:

Salmo 22, es el Salmo de la Cruz.

Salmo 23, es el Salmo del Cayado.

Salmo 24, es el Salmo de la Corona.

Pero también se puede ver de esta manera:

El Monte Calvario: Salmo 22.

El Valle del pastor: Salmo 23

                           (Donde el pastor guía a los suyos con amor)

El Monte de Sión: Salmo 24.

Un desglose del Salmo 23, nos muestra lo que Jehová Rohí es para su pueblo.

ALIMENTO ESPIRITUAL

“Jehová es mi pastor, etc.”

DESCANSO:

“Me hará yacer”.

REFRIGERIO:

“Aguas de Reposo.”

CUIDADO:

“Confortará mi alma.”

DIRECCION:

“Guiarame.”

ANIMO:

“Aunque ande en valle de sombra de muerte.”

COMPAÑERISMO:

“Tú estarás conmigo.”

PROTECCION:

“Tu vara y tu cayado.”

PAZ Y REPOSO:

“Aderezarás mesa delante de mi.”

CURACION:

“Ungiste mi cabeza con aceite.”

ABUNDANCIA:

“Mi copa está rebosando.”

PROVISION FUTURA:

“El bien y la misericordia me seguirán.”

8.- JEHOVA TSIDKENU (eð÷ãö äåäé) Jehová (nuestra) justicia. (Jeremías 23:6; 33:16).

La importancia de éste nombre (muy marcado en el libro de Jeremías) se ve en el contexto donde se habla de las aflicciones (la mayoría de las veces por pecado), y el esperar en Dios. Pero la mejor idea de ésta palabra es la de unas Balanzas Justas, véase por ejemplo Job 31:6; Salmo 62:9.

Dentro del libro de Jeremías, el contexto del nombre de Jehová Tsidkenú, nos dice que la justicia de Dios es nuestro vivir y nuestra esperanza. Si podemos entender y meditar, sobre este nombre de Dios, comprenderemos el porque de nuestra salvación, notemos por ejemplo en Romanos 1:17; 3:21, 22, 25,26. Donde se ve que es verdaderamente la justicia de Dios; o lo que es en realidad Jehová (nuestra) Justicia. Ya que la mayoría de las veces se piensa que la Justicia de Dios se refiere solo al castigo.

En los atributos de Dios, vimos la Justicia Retribuyente, que es el pago justo de Dios al pecado del hombre (no más, no menos del castigo que merecemos), ahora vemos que su nombre mismo significa justicia; justicia en toda su plenitud, retribución, castigo, si. Pero también misericordia, perdón, etc.

La definición de este nombre de Dios es:

(äåäé) Jehová: Yo Soy, El que existe eternamente por mi mismo.

(eð÷ãö) Tsidkenú: Encierra la idea de una Balanza Justa.

Los nombres de Jehová nos muestran rasgos de su carácter, recordemos que el nombre, Jehová es el nombre propio de Dios (o la deidad). Así el nombre Jehová con otro, nos muestra las características de una persona. Con actitudes de pastor, proveedor, sanador, en quien encontramos paz, etc., llevados al grado infinito. Tengamos confianza, de saber como es nuestro Dios.

E.- Relación De Jehová Con Jesús.

Aunque esto lo veremos más afondo en el capítulo relacionado con Jesús, aquí solo anotaremos algo para comprender la relación de estos nombres.

Jesús significa literalmente: Jehová es Salvador, y Jesús varias veces reclamó para si este título divino diciendo varias veces: YO SOY egw eimi (Egó Eimi) que es el equivalente griego del hebreo (äåäé) que significa: YO SOY. Veamos solo tres ejemplos:

1.- Juan 8:58.

Este texto sirve para mostrarnos la eternidad de Jesús, pues el nombre Jehová es aplicado a Jesús, ya que el pronuncia las palabras YO SOY (egw eimi Egó Eimí).

Los judíos entendieron perfectamente este reclamo divino de Jesús, pues tomaron piedras (Juan 8:59) para arrojárselas, ya que Jesús reclamaba para si un título divino, y esto, para ellos era una blasfemia imperdonable.

2.- Juan 18:5,6.

Cuando iban a aprender a Jesús en el huerto, éste vuelve a pronunciar las palabras YO SOY (egw eimi Egó Eimi), y los que le buscaban, retrocedieron y cayeron a tierra. Esto nos muestra el poder del nombre de Jehová dicho por el mismo.

3. Apocalipsis 1:8.

En los títulos que se le dan a Jesucristo también está el de YO SOY (egw eimi Egó Eimí).

Aún en los nombres compuestos de Jehová se ve a Jesucristo, ya sea como sanador, victorioso, santificador, nuestra paz, nuestro pastor, nuestra justicia. Los creyentes en Cristo, podemos decir con confianza que él es: Jehová mismo, esto lo vemos en Romanos 10:9. (Este título lo desglosaremos más adelante).

F.- Dificultades En La Traducción Del Nombre Jehová.

La traducción del nombre (äåäé) a cualquier otro idioma es muy imprecisa (recordemos que en español se pronuncia: Jehová), pues éste nombre se escribía sin vocales, lo que dificulta aún más su traducción en forma correcta; esto sin mencionar el sentido exacto que la idea quiere expresar con el nombre (äåäé).

A los problemas surgidos por esta dificultad se les ha tratado de dar las siguientes soluciones.

1.- LA TRASLITERACION (llevar de un idioma a otro fonéticamente sin traducir).

La solución más común es que se ha querido “Transliterar” la palabra (äåäé) por sus raíces hebreas que la forman.

(äéäé) YEHI: El Será (äéåé) HOVI: Ser o Siendo, y (äéäà) HAYA: El que Era. Qué contrayéndolo, sería: Ye-hov-ah, que ya castellanizado resulta él la palabra: Jehová.

a).- Se han dado varias traducciones correctamente posibles a estas tres raíces hebreas que componen el hombre.

1).- EL ES.

2).-EL SERA.

3).- EL VA SIENDO.

b).- Para la traducción del nombre (äåäé): y sus raíces, se han propuesto estas traducciones por y en sus tiempos.

1).- Yo Soy él que soy.

2).- Seré el que seré.

3).- Voy Siendo el que voy siendo.

2.- EL PORQUE DEL USO DE LA PALABRA JEHOVA.

La mayor dificultad para traducir correctamente el nombre (äåäé) Es que el nombre, en si mismo expresa EXISTENCIA PROPIA y ETERNIDAD. El español (y muchos otros idiomas) no expresa porque no hay palabras para expresarlo correctamente la idea, es por eso que se ha usado la palabra: JEHOVA.

Pero la mejor manera de expresar la idea correctamente del nombre Jehová es: YO SOY: EL QUE EXISTE ETERNAMENTE POR MI MISMO.

3.- LA PALABRA (äåäé) EN ESPAÑOL.

La palabra (äåäé) en español y sin vocales sería así: YHVH, y como se verá, esto no nos aclara nada y deja dudas. Se ha llegado a la conclusión de que la pronunciación correcta, sería más o menos: YAWE ó YAVE, aunque se ha seguido usando la palabra: Jehová por su antigüedad en español.

Se ha llagado a pensar que la palabra (äåäé) fue cambiada en algunos pasajes por los nombres Adonay o Elohim, pero estos argumentos carecen de valor histórico, siendo usados por la secta de los falsos testigos de Jehová.

4. JEHOVA, LA LXX Y EL NUEVO TESTAMENTO.

En la LXX la palabra (äåäé): YHVH (Jehová), se traduce mayormente como kurioV (Kuríos), que significa Señor, y en menor proporción como JeoV (Theós) que significa Dios, escribiéndose estos dos nombres “SIN” artículo.

En el idioma griego, una palabra sin artículo expresa la esencia misma de la persona (identidad, personalidad), con el artículo, el griego expresa más el título o la función.

En el Nuevo Testamento, hay muchos pasajes del Antiguo Testamento que son mencionados en esta manera los nombres de Dios, ya sea como profecía, o para hacer énfasis de lo que se dice es palabra de Dios.

Es importante también señalar que hay muchos pasajes del Antiguo Testamento referentes a Jehová, que son aplicables en el Nuevo Testamento a Jesucristo, tratando como Jehová mismo.

Por ejemplo: en Joel 2:32, nos dice: “Y todo aquel que invocare el nombre de Jehová será salvo.” Estas palabras se aplican a Jesucristo en Romanos 10:13.

En el evangelio de Juan (Juan 12:40-41) se le aplican a Jesús las palabras de Isaías 6:10.

Las palabras usadas en Isaías 40:3, son aplicadas a Jesús en Juan 1:23.

Por esto y más, en el Nuevo Testamento se reafirma lo dicho en el Antiguo Testamento; que Jesucristo es Jehová mismo.

III.- ADONAY (éðãà).

Se traduce como Señor, y es una forma plural (ver trinidad) de la palabra Adon (ïãà) Génesis 15:2, 8.

Este más que un nombre, es un título de autoridad. Este nombre de Dios expresa Señorío, Autoridad, la raíz hebrea de donde viene, significa: juzgar, Gobernar, y el nombre de Adonay significa: Dueño, Maestro, Esposo.

Este nombre de Dios nos expresa la idea de un Dios Soberano, que gobierna como él quiere sin tener que dar cuenta a nadie de sus actos. Este nombre es usado frecuentemente en el Pentateuco y los libros históricos del Antiguo Testamento. Apareciendo con menor frecuencia en los Salmos, Isaías, Jeremías, Ezequiel, Daniel y Amós. Siempre se refiere al gobierno de Dios para con su pueblo, y como algunas veces el pueblo de Dios puede pensar que algunas de las decisiones parecen injustas, pero, no lo son para con Dios que es soberano. Esto es un ejemplo para los cristianos, y no murmuran contra Dios por algunas cosas que nos pudieran parecer injustas de parte de Dios, ya que nosotros no podemos entender todos los planes de Dios.

La primera vez que se usa la palabra Adonay (éðãà) es en Génesis 15:2, 8 y después en Génesis 18:3. En la LXX y el Nuevo Testamento, la palabra Adonay (éðãà) se traduce con la palabra Kuríos (kurioV), que quiere decir Señor. Pero también se traduce: Déspotes (despwthV) que significa: Soberano, Dueño.

Este título nos muestra que Dios es el Dueño y Señor de todo lo que hay, por tanto, el demanda obediencia incondicional de todos y cada uno de nosotros.

Jesús es Adonay. En el Salmo 110:1, si fuera traducido literalmente, diría así: “Jehová dijo a mi Amo (ïãà): Adón, siéntate a mi diestra, hasta que.....” etc. Y el comentario que hace Cristo de este pasaje en Mateo 22:45. Se podría traducir así: “Entonces si David le llama Amo (Adón: ïãà, Kuríos: kurioV), ¿Cómo es él su Hijo?

También, la expresión “Señor Jehová” se haya frecuentemente en el Antiguo Testamento, traduciéndose MI SEÑOR JEHOVA, pero esto lo veremos en el siguiente capítulo.

LOS NOMBRES DE DIOS COMPUESTOS, CON LOS NOMBRES PRIMARIOS.

Los tres nombres primarios de Dios, nos expresan tres ideas diferentes de una misma Deidad por separado.

La palabra Elohim nos presenta la Deidad de Dios. Jehová nos muestra su eternidad, y Adonay nos muestra su señorío y poder. Uniendo estos nombres nos expresan ideas más profundas de Dios mismo. Las combinaciones que se dan en la Biblia son estas.

I.- JEHOVA-ELOHIM (íäGàÎäåäé) JEHOVA DIOS.

Este título se refiere a la relación de un Dios Personal con sus criaturas.

A.- En Relación Con El Hombre.

1.- Cómo Creador en Génesis 2:7-15.

2.- Cómo autoridad moral sobre el hombre, Génesis 2:16-17.

3.- En crear y gobernar las relaciones terrestres del hombre Génesis 2:18-24; 3:16-19, 22-24.

4.- En redimir al hombre, Génesis 3:8-15,21.

B.- En Relación Con El Pueblo De Israel.

Vemos su protección, ayuda y gobierno sobre este pueblo que el escogió para si. Algunos ejemplos: Génesis 28:13; Éxodo 3:15-18; Deuteronomio 1:10-21; Josué 7:13,19,20; 1 Samuel 2:30; etc.

II.- ADONAY-JEHOVA: (éðãàÎäåäé) SEÑOR JEHOVA.

En este nombre compuesto se hace más énfasis en Adonay (Protección, dirección en el servicio, etc.,), que en el nombre Jehová (Existencia propia), esto se ve marcadamente en los siguientes pasajes: Génesis 15:2-8; Deuteronomio 3:24; 9:26; Josué 7:7; Jueces 6:22; 16:28; 1 Reyes 2:26; Salmo 69:6; etc.

Este nombre compuesto de Dios es muy común en el Antiguo Testamento, y se refiere a la protección de Dios en todos los aspectos para su pueblo.

III.- ADONAY-ELOHAY O ELOHAY-ADONAY.

Se usa indistintamente, pudiéndose traducir: Señor de señores, Amo de amos, Señor Dios, o como dijo Tomás: “Señor mío y Dios mío” (Juan 20:28).

Este título es usado en el Antiguo Testamento (y en toda la Biblia), para demarcar la posición de Dios, para con sus hijos; ya que se espera respeto, amor, servicio, etc., para con Dios de parte de los que creen en él. Estos títulos se encuentran en Salmo 35:26, en donde se menciona Elohay-Adonay, y en el Salmo 38:15 en donde se menciona Adonay-Elohay.

NOMBRES COMPUESTOS CON EL NOMBRE HEBRAICO: (ìà)EL. DIOS.

La mayoría de estos nombres de Dios, eran dados por el pueblo común, por la gente sin conocimiento. Los gentiles conocían al Dios de Israel con varios de estos nombres y no con sus tres nombres primarios, como hemos visto anteriormente.

La mayoría de estos nombres contiene la partícula (ìà) o (ìò) (EL), que significa: DIOS, no solo en el idioma hebreo, sino también en las lenguas semíticas. Siendo ésta la causa del porque estos nombres eran más conocidos entre los gentiles que los nombres primarios.

I.- ELYON, EL ELYON O ELYOWN (ïBéìò) EL ALTISIMO O EL DIOS ALTO.

La primera vez que se menciona éste nombre en la Biblia es en Génesis 14:18-22, en el relato de Melquisedec; pero también lo usaba Balaam, Números 24:16. Moisés lo adopta cuando se refiere al Altísimo dividiendo la Tierra entre las naciones, Deuteronomio 32:8, comparece con Hechos 17:26.

A.- Aspecto Gentil Del Nombre Elyon.

Para los gentiles que rodeaban al pueblo de Israel, Elyon, era un “rey” conocido como “El Dios Alto” (EL ELYON), incluso había en las naciones gentiles un sacerdote para Elyon.

En cuanto a las culturas gentiles, y dentro de sus relatos distorsionados del episodio de la Torre de Babel. Los gentiles sabían que Elyon (El altísimo), hizo heredar a tierra a las gentes (gentiles), cuando dividió a los hijos de los hombres. Cómo poseedor de los cielos y de la Tierra, era la prerrogativa del Altísimo repartir la tierra entre las naciones según el principio que él escogiera. Este principio se encuentra en Deuteronomio 32:8.

El libro de Daniel, que es un libro que habla de los gentiles y contiene muchas profecías gentiles, también usa el nombre Elyon para referirse al Dios Altísimo, Daniel 4:17, 24-25, 32-35; 5:18-21.

B.- La Autoridad De “Elyon

Como poseedor de los Cielos y la Tierra. El Dios Altísimo ejerce autoridad en todo lo que interviene o interesa al hombre.

1. Autoridad Celestial: Isaías 14:13,14; Daniel 4:35-37.

2. Autoridad Terrestre: Deuteronomio 32:8; Salmo 47:2-4; 83:16-18: 2 Samuel 22:14-15; Daniel 5:18-21.

C.- Definición Del Nombre “Elyon”.

La palabra se escribe de tres maneras; Elyon, Elyown y El Elyon. Los dos primeros, significan: Dios Altísimo, o simplemente El Altísimo. El último significa: “Dios, El altísimo”, pero esto no cambia en nada el significado.

En su significado gentil, Elyon significa: El Dios Alto, aquel que es poseedor de los Cielos y la Tierra en toda su plenitud, en otras palabras él es: El Creador.

En el sentido hebraico de Elyon es: El más alto, véase por ejemplo Génesis 40:17 y Deuteronomio 26:19.

En la LXX este nombre de Dios se traduce: (Hó Húfistos) o ujistoV, pero aún así no encierra la fuerza que tiene en el idioma hebreo.

D.- Otras Palabras Hebraicas Que Se Traducen Como “Altísimo”.

En español, se usa la palabra “Altísimo” en algunos textos, aunque no se usa la palabra “Elyon” (ïBéìò).

En Miqueas 6:6, se utiliza el adjetivo (Marówn) (íBøî) que significa en realidad: “Exaltado.” También se encuentra en forma abreviada la palabra Marówn en los Salmos 99:2; 113:4; 138:6; donde se usa la palabra (RAM), que refiere a Dios, y se traduce: “Alto.”

II.- EL SHADDAY O SHADDAY (éãL ìà) El Omnipotente, El Todopoderoso O Dios Todo Suficiente.

Este título indica la plenitud total y las riquezas de la gracia de Dios. Siempre que el lector hebreo leyera (o lee) este nombre de Dios, recordaría que todo don bueno y perfecto desciende de Dios, pues él nunca se cansa de derramar sus misericordias sobre su pueblo, estando siempre dispuesto a darles; más que de recibir de ellos.

A.- Textos Donde Se Ve La Esencia Del Nombre “Shadday.”

El primer pasaje donde se encuentra este nombre de Dios; es en Génesis 17:1, en donde leemos: “le apareció Jehová y le dijo: Yo Soy EL SHADDAY, anda delante de mí, y se perfecto. Aquí El Shadday se traduce: Dios Todopoderoso.

El título se vuelve a encontrar en Génesis 28:3, donde Isaac dice a Jacob: El Shadday te bendiga y te haga fructificar...etc.

El tercer pasaje en el libro de Génesis es en: Génesis 35:11, donde Dios le dice a Jacob: Yo Soy el Shadday: crece y multiplícate; una nación... etc.

El cuarto pasaje en éste libro está en Génesis 43:14. Cuando Jacob, en la intensidad de su angustia por su hijo menor; a quien está a punto de despedir para que vaya a Egipto. Se arroja en la misericordia de Dios y dice: El Shaday os de misericordia delante de aquel varón, y os suelte al otro... etc.

En el libro de Génesis sólo aparece otra vez el nombre de El Shadday, y es cuando Jacob da la bendición a su hijo José.

B.- Otros Textos Donde Aparece El Nombre El Shadday.

Se usa dos veces en combinación con EL (ìò) (Dios), en Exodo 6:3, y Ezequiel 10:5; Sin EL (ìò) dos veces, en Números 24:4,16; dos veces en Rut 1:20,21. Dos veces en los Salmos 68:14; 91:1 y tres veces en los profetas: Isaías 13:6; Ezequiel 1:24; Joel 1:15; estos son los únicos lugares donde aparece en la Biblia, a excepción del libro de Job, en donde aparece treintaiun veces.

C.- Significado De El Shadday.

El título de El Shadday (éãL ìà) indica la plenitud y la riqueza de la gracia de Dios. El término está relacionado con una raíz que significa: Pecho, y de ahí la idea de la exuberancia. La mejor manera de explicar este nombre sería; que Dios es dadivoso en la manifestación de su poder. Esta idea está muy presente en el libro de Job. La mano de EL SHADDAY cae sobre Job, no en juicio, sino para purificarlo hasta alcanzar una fertilidad mayor para Dios. De ahí surge el significado de EL SHADDAY, (que aunque su significado sea: Omnipotente o Todopoderoso) la mejor manera de expresar este nombre de Dios sería: “El que da sobreabundantemente”, y es por eso que decimos que las palabras exuberantes o fértil encierran esta idea.

En la LXX, la palabra El Shadday (éãL ìà) se traduce al griego en tres formas: JeoV (Theós) que significa Dios. kurioV (Kúrios) que significa Señor, y pantokratwr (Pantokratoor) que significa Todopoderoso u Omnipotente.

Hay cinco pasajes en donde encontramos la palabra ikanoV (Jicanós) que se podría traducir como: Todo suficiente. Al traducir la “Vulgata”, Jerónimo adoptó la palabra: “Omnipotens” (omnipotente o poderoso), y otras traducciones han seguido este término.

III.- EL OLAM (íìBò ìà) DIOS ETERNO.

El término hebreo EL (ìà) no significa que es artículo o pronombre como en español. La palabra EL (ìà) significa DIOS, y si lo unimos a la palabra OLAM, es algo así como “POTENCIA”, “TERROR”. Y se usa por primera vez en Génesis 21:33 (es importante ver el contexto).

A.- Significado De El Olam.

Esta palabra contiene la idea de las cosas ocultas y de duración indefinida. Esto es parte de los misterios de Dios, véase Mateo 13:11; Efesios 1:9,10; 3:2-6. Por esto, el nombre de EL OLAM es el nombre de la Deidad en cuya sabiduría ha dividido todo el tiempo desde la ETERNIDAD a la ETERNIDAD, no solamente es DIOS ETERNO, sino que es el Dios de las cosas eternas.

Algunas palabras que expresan mejor la idea de EL OLAM son:

1.- SECRETO, OCULTO, ESCONDIDO.

Veamos los textos en donde se emplean estas palabras. Levítico 4:13oculto”; 2 Reyes 4:27Han encubierto”; Salmo 10:1Escondes.”

2.- TAMBIEN SE EMPLEA PARA INDICAR TIEMPO INDEFINIDO.

Veamos algunos textos. Éxodo 21:6Siempre”; Levítico 25:32Siempre”; Josué 24:2Antiguamente.”

B.- Relación Entre “Oculto” y ”Tiempo.

La mejor idea que expresa la palabra Olam (íìBò), con respecto al tiempo y por consiguiente a la palabra “oculto”, es de que, este (el tiempo) se pierde de vista tan remotamente hacia el pasado o hacia el futuro; que se desvanece a tal grado que la mente humana no puede abarcarlo. Así es la eternidad pasada y futura. Así, pues, Dios es con mucho; más grande que el tiempo, pues él lo creó.

IV.- EL ROI O EL ROY (éàø ìà) EL FUERTE QUE VE.

Con éste título, Dios nos muestra que él todo lo ve, y que nada escapa a su conocimiento, como ya hemos visto, la palabra EL, significa: Dios. Roi (éàø) significa: VER, pero si unimos las dos palabras, significa: EL FUERTE QUE VE. Hay muchos textos que nos muestran esta cualidad de Dios, la mayoría de estos se encuentran en el Pentateuco. Todo el capítulo 16 de Génesis en especial el versículo 3, nos muestra a Dios como “EL FUERTE QUE VE”. También véase Génesis 31:11-13; Éxodo 2:23-25; 3:1-8; Jeremías 7:1-11.

RESUMEN DE LOS NOMBRES DE DIOS EN EL ANTIGUO TESTAMENTO.

Los nombres de Dios Padre el mejor término sería Deidad en el Antiguo Testamento, son descriptivos, es decir; describen a Dios en su plenitud con cada uno de sus Atributos y lo que él es para con el hombre.

Sobre todo, los nombres de Dios en el Antiguo Testamento, nos muestran a Dios como EL DIOS que se preocupa por su creación y su criatura: El Hombre. En sus nombres vemos que él es quien se acerca al hombre buscando su redención.

Muchos de estos nombres de Dios nos muestran la doctrina de la Trinidad. Para esto notemos que los tres nombres primarios de Dios son uniplurales, y nos muestran esta doctrina, solo notemos otra vez estos nombres.

Elohim (íäGà) Se traduce: Dios, y la idea que expresa mejor esta palabra es: Creador en su Poder y Preeminencia.

Jehová (äåäé) No tiene traducción aunque se usa la palabra Jehová, pero en realidad este es el nombre propio de la Deidad, y siempre se usa en el trato personal de la Deidad con su criatura, es por eso que se dice que éste es el nombre redentor de la Deidad, pero recordemos que este nombre también nos expresa: Eternidad, inmutabilidad, autosuficiencia y existencia propia.

Adonai (éðãà) Se traduce Señor, pero la mejor idea que expresa es la de un Gobernante o Soberano.

En el Antiguo Testamento, Dios es mencionado también como Legislador, Rey, Juez, Roca, Fortaleza, Castillo, Libertador, Esposo, Labrador y Padre.

LOS NOMBRES DE DIOS (PADRE) EN EL NUEVO TESTAMENTO.

No hay una gran diferencia entre los nombres de Dios Padre del Antiguo Testamento y del Nuevo Testamento, pues se refieren a la misma persona (o Deidad), siendo la mayoría de las veces sinónimos (que tienen el mismo significado) tomados del Antiguo Testamento o adaptados de la LXX.

La mayoría de los nombres que veremos, solo son el equivalente griego de los nombres en hebreo de Dios Padre, la única diferencia radica en el idioma griego tiene su propia riqueza lingüística. Esta riqueza se nota más cuando la Biblia Nuevo Testamento, hace referencia a Cristo, pero esto lo estudiaremos en los nombres de Cristo.

Otra de las dificultades radica en que estos nombres de Dios Padre en el Nuevo Testamento; se le aplican también a Cristo, y solamente por el contexto sabemos si estos textos se refieren a Dios Padre o Jesucristo.

Hay -principalmente- tres nombres de Dios en el Nuevo Testamento, pero se hace referencia a otros nombres compuestos por otros títulos.

THEOS JeoV DIOS.

Esta palabra, en el politeísmo (muchos dioses), nombraba cualquier dios o deidad, sin referirse nunca al Dios creador y redentor, la mayoría de las veces se refería a alguna deidad local.

Esta palabra fue tomada por los judíos que hicieron la traducción de la LXX, traduciéndola (mayormente) de las palabras hebreas Elohim y Jehová, que como ya hemos visto, la primera expresa: Poder, preeminencia, y la segunda: Existencia propia, inmutabilidad, eternidad y autosuficiencia. En el Nuevo Testamento, éste nombre: (Theos) JeoV reafirma todos los atributos y títulos divinos.

La palabra fue retenida y usada por los cristianos para nombrar al Dios único y verdadero; el significado dado por los cristianos a esta palabra, se sigue usando hasta hoy.

I.- ALGUNOS ATRIBUTOS DIVINOS EXPRESADOS POR LA PALABRA THEOS JeoV.

A.- Unidad. Marcos 12:29; 1 Timoteo 2:5.

B.- Existencia Propia. Juan 5:26.

C.- Inmutabilidad. Santiago 1:17.

D.- Eternidad. Romanos 1:20.

E.- Omnipotencia. Mateo 19:26.

F.- Omnisciencia. Hechos 2:23; 15:18; Romanos 11:33.

G.- Creador. Romanos 11:36; 1 Corintios 8:6; Efesios 3:9; Apocalipsis 4:11; 10:6.

H.- Santidad. 1 Pedro 1:15; 1 Juan 1:5.

I.- Justicia. Juan 17:25.

J.- Fidelidad. 1 Corintios 1:9; 10:13; 1 Tesalonicenses 5:24; 2 Tesalonicenses 3:3; 1 Juan 1:9.

K.- Amor. 1 Juan 4:8.

L.- Misericordia. Romanos 9:15,18.

M.- Veracidad. Tito 1:2; Hebreos 6:18.

II.- EL USO O NO DEL ARTICULO EN LA PALABRA THEOS JeoV.

En la Biblia, la palabra (Theos) JeoV, se usa algunas veces con el artículo y otras sin él; esto difiere de la lengua española, donde el artículo tiene un uso secundario sirviendo solo para designar al nombre.

El uso del artículo en griego es importante porque puede cambiar substancialmente el significado de la palabra, más aun si este es nombre propio como es el caso el nombre de Dios Padre. Esta dificultad crece al traducir del griego al español, ya que el artículo, o la ausencia de éste, cambia la función de la palabra (Théos) JeoV.

A.- La Ausencia Del Articulo.

En este caso estamos hablando del artículo determinado y su relación con (Théos) JeoV (Dios). La ausencia del artículo sirve para acentuar o precisar el carácter o la naturaleza de lo que se expresa en el nombre. En este caso, la ausencia del artículo en el nombre (Théos) JeoV. (Dios), nos expresa la esencia de lo que es Dios más que sus atributos; en otras palabras (Théos) JeoV. Sin artículo expresa más la idea de soberanía, majestad y el poder de Dios en su totalidad, no solo como creador del universo.

1.- JUAN 1:1.

Un caso notable es Juan 1:1 traducido mal por los testigos de Jehová (secta) al final del texto dice: “y el verbo era Dios”, aplicando la regla gramatical anterior entendemos lo que quiere decir, pero también la palabra verbo es sujeto de la oración por lo que hace innecesario “repetir” el artículo en la palabra Dios, el artículo hace que el sujeto sea determinado por la posición que ocupa en la oración.

2.- ROMANOS 7:22, 25.

En Romanos 7:22, la frase: “La Ley de Dios”, en griego los dos nombres tienen artículo, pero en el versículo 25, no tienen los dos nombres artículo, esto concuerdan con la regla del caso genitivo en griego, de que en este caso, si uno de los nombres tiene artículo el otro lo tiene que tener, y si uno de los nombres no lo tiene, tampoco es necesario para el otro.

B.- La Función Del Articulo.

Como dijimos antes, en los nombres, si uno de ellos lleva artículo, el otro lo tiene que tener, si no lo lleva, tampoco el otro lo tiene.

También cuando se aplican dos o más calificativos a la misma persona o cosa, por lo general un artículo sirve para todos los calificativos, en cuanto a la palabra (Théos) JeoV (Dios), se usa para identificar específicamente a Dios, por ejemplo: Hechos 27:23 dice: “El Dios de quien yo soy tou Jeou ou eimi; significa literalmente: “El Dios de quien soy”, que nos dice “el Dios que Pablo conocía personalmente.”

El artículo identifica tanto a Dios en griego, que se usa para describir los atributos de Dios, el Dios personal, redentor, etc.

1.- EL DIOS DE GLORIA. Hechos 7:2 o JeoV thV doxhV.

2.- EL DIOS DE PAZ. Romanos 15:33 JeoV thV eirhnhV (y otras).

3.- EL DIOS DE AMOR Y PAZ. 2 Corintios 13:11 o JeoV thV agapeV kai eirhnhV.

4. - EL DIOS DE PACIENCIA Y TODA CONSOLACION. 2 Corintios 1:3 twn oiktirmwn kai qeoV padhV paraklhsewV.

5.- EL DIOS DE ESPERANZA. Romanos 15:13 ode qeoV thV elpidoV.

6. EL DIOS DE TODA GRACIA. 1 Pedro 5:10 o de qeoV pashV caristoV.

El artículo determinado, describe a Dios como la fuente de todas las bendiciones n para una persona en particular. En otras palabras, el artículo nos dice que DIOS trata a sus hijos de una manera personal.

KURIOS KurioV SEÑOR.

Propiamente dicho, esta palabra es un adjetivo que significa la posesión de poder o autoridad, se utiliza como nombre y se traduce en la Biblia como “AMO” o “SEÑOR”.

I.- EL SIGNIFICADO DE LA PALABRA KURIOS.

La palabra Kúrios tiene un significado amplio, era un título de respeto que se le daba al padre, marido, amo, gobernante, emperador etc., siendo usado en forma irónica para hablar de los ídolos.

Desde el inicio de su ministerio, esta fue la forma común de tratamiento dado al Señor Jesús, tanto por la gente común, como por sus discípulos. Esto lo veremos más adelante.

II.- LA PALABRA KURIOS (KurioV) APLICADA A LA DEIDAD.

En la LXX se traduce como (Kúrios) KurioV los nombres de Jehová, Adón, Adonay, o Elohim, en ese orden de importancia. En el Nuevo Testamento tiene su significado especial tratando de describir estos nombres, más cuando se cita el Antiguo Testamento.

A.- Kurios En Relación Con Jehová.

En la LXX se usa la palabra Kurios “sin artículo”, para expresar el nombre de Jehová, esto es más claro cuando en el Nuevo Testamento cita al Antiguo Testamento. Uniendo las dos ideas que expresan las palabras Jehová y Kúrios, nos muestran la soberanía de Dios, su poder como gobernante y como único legislador.

Este no es el nombre más común de Kúrios en el Nuevo Testamento, pero lo ponemos primero por la importancia que tiene al tratar con los “Testigos de Jehová”.

B.- Kurios En Relación Con Adonay.

El verdadero significado o equivalente de Kúrios es Adonay, y es el más usado en el Nuevo Testamento para referirse a Dios Padre, esta palabra se usa para nombrar a Dios Padre en su señorío en todos los libros del Nuevo Testamento, menos en Tito y las epístolas de Juan.

III.- DIFICULTADES PARA DESIGNAR AL PADRE E HIJO CON LA PALABRA KURIOS.

La dificultad que representa esta palabra es que a Jesús también se le dice kurios (Señor) en el Nuevo Testamento, y la mayoría de las veces solo por el contexto sabemos si se refiere a Jehová o Jesús, esta diferencia la veremos cuando mencionemos los títulos del Hijo.

Cómo conclusión diremos que esta palabra expresa señorío, por lo que también se usa la palabra (Kurieuo) kurieuw que es el acto de ejercer el cargo -Ejercer Señorío-, lo que se traduce en el Nuevo Testamento como “Ser Señor”, Romanos 14:9 y 1 Timoteo 6:15.

SOBERANO despothV DESPOTES.

Esta palabra se refiere a aquel cuya palabra es ley; era muy usado para nombrar a los gobernantes orientales (persas, medos, etc.), de esta, viene la palabra déspota.

Es el menos usado en el Nuevo Testamento para nombrar a Dios Padre, se usa principalmente para demostrarnos que solo Dios tiene la Autoridad Suprema en todo, que nada pasa sin que él se de cuenta o lo permita. La mayoría de las veces se traduce como “Soberano Dios “ Lucas 2:29; Hechos 2:24 y 2 Timoteo 2:21.

PADRE pater PATER.

Este nombre viene de una raíz griega que significa protector, sustentador, o, que nutre a alguien de ahí viene la palabra latina Pater, y el español padre.

En su uso común y la Biblia, se usaba para nombrar al antecesor más remoto, o al progenitor de un pueblo, por ejemplo: Abraham era el “Padre” del pueblo judío, Mateo 3:9; Juan 8:38-39. También se refiere a alguien que está más adelantado en el conocimiento de Cristo 1 Juan 2:13.

Metafóricamente hablando, se refiere al originador de personas que piensan como él, por ejemplo Abraham es el “Padre de la fe” Romanos 4:11-12, 16. O de alguien que como predicador o maestro, ocupa el puesto de Padre, tomando cuidado de sus hijos espirituales 1 Corintios 4:15.

I.- DIOS COMO PADRE DE LOS CREYENTES.

En el Antiguo Testamento, la primera persona de la Deidad se revela como Padre de Israel, veamos por ejemplo Éxodo

 4:22; Óseas 11:1-4, por esto, muchas veces el pueblo de Israel se dirigía a Dios como “Padre” Isaías 63:16.

En el Nuevo Testamento, la relación de Dios como Padre, es solo para aquellos que han recibido a Cristo como su Salvador personal (Nuevo Nacimiento) Juan 1:12-13, y que por lo tanto son creyentes Efesios 2:18; 4:6. Como creyentes tenemos que saber que Dios es nuestro Padre, pero un padre real (con todas las características bíblicas de un Padre), no figurado ni idealizado. Cristo en Mateo 7:9-11; Lucas 11:11-13, nos da un ejemplo de lo que puede hacer Nuestro Padre que está en los cielos por nosotros.

II.- DIOS COMO PADRE DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO.

Cristo Jesús jamás se asoció con los nombres para llamar a Dios como “nuestro” Padre. El siempre uso el singular “MI PADRE”. Esta relación se pierde en la eternidad, no tuvo origen.

En términos terrenales, y para que el hombre comprendiera el gran amor de Dios. El se revela como padre, en todo su eterno poder y Deidad. Esto queda manifiesto en el Nuevo Testamento, revelándose en la presencia del Hijo sobre la Tierra Mateo 11; 27; 25:34; Juan 20:17; etc. pero esta revelación espiritual no es universal Juan 8:42; Gálatas 6:l6.

Para comprensión del hombre, la Primera Persona de la Deidad se revela como Padre a la segunda persona de la Deidad, para que entendamos el gran amor de Dios para con nosotros, en una relación Padre e Hijo.

III.- ABBA àaà/abba (SIN EQUIVALENTE EN ESPAÑOL).

Esta es una palabra de origen arameo por esto la pusimos en hebreo y en griego, y se encuentra tres veces en el Nuevo Testamento, es la forma enfática, y sería la forma “cariñosa” de dirigirse al Padre. Para un esclavo, estaba prohibido dirigirse al Padre de familia con este nombre. Este nombre llegó a considerarse como un nombre personal para que los hijos se dirigieran al Padre. Los hebreos dicen que la palabra abba es la palabra que se forma de los labios de los niños de pecho, y por eso implica una confianza total.

Los judíos helénicos, a la palabra abba, le agregaron la palabra griega PATER pathr, aplicándola a Dios Padre, ya unidos estas dos palabras, la idea que nos expresa es de amor y confianza inteligente hacia Dios como Padre.

Jesús uso esta expresión en Marcos 14:36, lo que nos muestra la relación tan intima que tenía con su Padre, la cual era de confianza plena. La iglesia primitiva adoptó este término especialmente para la oración en el espíritu Romanos 8:15; Gálatas 4:6. Ya que el Espíritu Santo incorpora a todo creyente a esta nueva relación.

Con todo y ser el título más hermoso con que se menciona a la primera persona de la Deidad en el Nuevo Testamento, es el menos usado, pues como vimos, solo se menciona tres veces.

IV.- COMBINACIONES DEL NOMBRE DE DIOS CON LA PALABRA pathr.

En el Nuevo Testamento, se habla de Dios Padre relacionándolo con otro nombre o título; esto es para hacer énfasis en la primera palabra que es:

A.- El Padre de Misericordia. 2 Corintios 1:3.

B.- Padre Celestial. Mateo 6:26; Mateo 15:13.

C.- Padre de los Espíritus. Hebreos 12:9.

D.- Padre Santo. Juan 17:11.

E.- Padre Justo. Juan 17:25.

F.- Padre de las Luces. Santiago 1:17.

G.- Padre de Gloria. Efesios 1:17.

OTROS NOMBRES Y TITULOS DE DIOS PADRE.

Aparte de los ya nombrados, hay otros nombres que se usan para nombrar a Dios Padre en la Biblia, algunos nombres y títulos se refieren a sus atributos pero tomándolos como nombres y no como atributos; por ejemplo en Eclesiastés 12:1, se le da a Dios el título de Creador, que es uno de sus atributos, por lo que no los diremos.

Otro es que se usan nombres compuestos con las palabras Elohim y Theos, como Dios fuerte, Dios Eterno, etc. Otras veces se usa la palabra Señor (Adonay, Kúrios), relacionándolo con otro nombre o atributo de Dios, por ejemplo: Señor Jehová, Señor Soberano, etc.

La palabra Padre y sus combinaciones ya las hemos visto anteriormente, solo pondremos aquellos nombres que no hemos visto.

I.- ANCIANO.

Daniel 7:9,13.

II.- MARIDO O ESPOSO.

Isaías 54:5; Jeremías 3:14, etc.

III.- EL SANTO DE ISRAEL.

Salmo 71:22; 78:41.

IV.- REY.

A.- Rey de los Cielos. Daniel 4:37.

B.- Rey de toda la Tierra. Salmo 47:7.

C.- Rey de las Gentes. Jeremías 10:7.

D.- Rey Eterno. Jeremías 10:10.

E.- Rey de Reyes. 1 Timoteo 6:15 (Título aplicable también a Cristo).

F.- Rey de siglos. 1 Timoteo 1:17.

RESUMEN DE LOS NOMBRES DE DIOS EN EL NUEVO TESTAMENTO.

En el Nuevo Testamento, los nombres de la primera persona de la Deidad son más limitados que en el Antiguo Testamento, ya que en su mayoría solo son sinónimos de los nombres dados a Dios en el Antiguo Testamento, veamos algunas de estas similitudes.

JeoV (Theos), que se traduce de Elohim y Jehová.

kurioV (Kúrios), que se traduce de Adonay mayormente y de Jehová eventualmente.

El mejor nombre para hablar de la Deidad en el Nuevo Testamento es: Padre, ya que nos muestra a Dios como nuestro Padre Amoroso, que ve por sus hijos en todas las épocas.

DIOS HIJO

LOS NOMBRES DE DIOS HIJO EN EL ANTIGUO TESTAMENTO.

Dios Hijo no es revelado en el Antiguo Testamento en toda su plenitud, por lo que se ha llegado a pensar que no se encuentra mención alguna de él en el Antiguo Testamento, fuera de la mención como Mesías y Salvador, pero vimos que en los atributos de la segunda persona de la Trinidad, vimos que en sus atributos se le nombra como Dios mismo aún en el Antiguo Testamento, y en los nombres de Dios Hijo también entra dentro de esta clasificación; un ejemplo lo vemos en Isaías 9:6, en donde se le nombra como Dios Eterno, lo que literalmente significa EL OLAM (íìBò ìà), que es uno de los nombres de DIOS PADRE en el Antiguo Testamento, pero también hay otros nombres de Dios Padre con la misma asignación.

También Jesús reclamó el nombre santísimo de Dios para si mismo diciendo YO SOY ego eimi (äåäé), esto lo encontramos en Juan 8:58 y Juan 18:5,6. Por esto podemos decir que en el Antiguo Testamento, dentro de los nombres de Dios, se menciona (o nombra) implícitamente a Dios Hijo. Para comprender mejor nuestro estudio, de aquí en adelante nos referiremos a la segunda persona de la Deidad como Jesús, que es su nombre terrenal, y fue usado como nombre propio.

JESUS EN LOS NOMBRES PRIMARIOS DE DIOS DEL ANTIGUO TESTAMENTO.

I.- JESUS ES ELOHIM.

En los nombres primarios de Dios del Antiguo Testamento, vimos que ELOHIM expresa potencia. Si comparamos Isaías 9:6, con Mateo 28:18-20, vemos que los términos: “Dios Fuerte” y “Potestad”, son aplicados a Jesús, porque Isaías hablando del Mesías le llama: Dios Fuerte. Esto hace a Jesús: Dios Omnipotente.

II.- JESUS ES JEHOVA.

Jehová es el nombre redentor de Dios, este nombre está muy estrechamente relacionado con la redención y salvación del hombre. Es Dios con el nombre de Jehová quien se acerca al pecador. También, es importante saber que este nombre de Dios está muy relacionado con la Santidad de Dios.

Hay una estrecha relación entre Jesús y Jehová, pues el nombre de Jesús significa literalmente: Jehová-Salvador o Jehová (es) Salvador, y fue de esta manera como lo llamó el ángel que lo anunció (Mateo 1:21; Lucas 1:31).

Jesús mismo reclamó para si mismo este título Divino, aplicándoselo, diciendo: YO SOY egw eimi (Recuérdese que este es el verdadero significado del nombre Jehová: äåäé), que, aunque ya lo hemos visto anteriormente, solo repetiremos los textos donde Jesús reclama para si el título de Jehová; Juan 8:58; Juan 18:5-6; Apocalipsis 1:8.

También en los nombres Divinos compuestos con la palabra Jehová se ve a Jesús con todas las cualidades que estos nombres describen, veamos unos ejemplos.

A.- Jesús es Jehová Proveerá (Jehová Jiré).

Jesús es nuestro proveedor, hay que notar que en Juan 1:29; Romanos 8:32; Filipenses 4:19, se nos muestra (y comprueba) que Jesús es Jehová Jiré.

B.- Jesús es Jehová Sana (Jehová Raphá).

En el Nuevo Testamento se confirma que Dios sana, por cualquiera de las personas de la Trinidad, aquí hacemos énfasis en que Jesús sana (Mateo 8:2; 14:14).Jesús es nuestro Sanador; esta cualidad de sanar no es un mero título o nombre, la naturaleza misma de Jesús nos dice que el es nuestro sanador, esto nos dice a nosotros los cristianos que debemos tener una confianza ilimitada en Jesús. Solo recordemos que toda sanidad es según su Santa Voluntad (1 Juan 5:14).

C.- Jesús es Jehová (Nuestra) Bandera (Jehová Nissi).

Recuérdese que este nombre/título de Dios se refiere a un estandarte o bandera militar que nos guía en la batalla (sobre todo las batallas espirituales). Jesús es Jehová Nissi, y la lucha siempre terminará con la victoria que Jesús nos da como nuestra Bandera Romanos 7:15-25; 8:37; 2 Corintios 2:14; También, en un futuro no lejano, Jesús será revelado como Jehová Nissi, ver Isaías 11:10-14.

D.- Jesús es Jehová (Es) Paz (Jehová Shalom).

Este es uno de los nombres más hermosos aplicados a Jesús como Jehová Shalom, ya que:

1.- FUE PROFETIZADO COMO JEHOVA SHALOM.

Isaías 9:6-7.

2.- FUE PROFETIZADO COMO JEHOVA SHALOM EN EL NUEVO TESTAMENTO.

En Lucas 2:14 las palabras ghs eirhnh (Gés Eirene), significan literalmente: Tierra de Paz.

3.- JESUS DEMOSTRO SER JEHOVA SHALOM.

Pues trajo paz a sus discípulos Marcos 4:39.

4.- FUE PREDICADO COMO JEHOVA SHALOM.

Juan 14:27; 16:33; Romanos 5:1; Filipenses 4:7-9; Colosenses 1:20; Hebreos 13:20-21; y muchos más.

E.- Jesús es Jehová (Es) Mi Pastor (Jehová Rohí).

Jesús es: Jehová Rohí: Mateo 9:36. Porque:

---Tiene corazón de pastor para sus ovejas Mateo 9:36.

---Dio su vida por las ovejas. Juan 10:11, 14-15.

---Guía a sus ovejas. Juan 10:4; Hebreos 13:20.

F.- Jesús es Jehová (Nuestra) Justicia (Jehová Tsidkenú).

Recuérdese que la palabra justicia, en el hebreo encierra la idea de unas balanzas justas. Jesús es nuestra justicia en dos formas:

1.- En cuanto a Israel: Isaías 11:1-5, comparado con Romanos 11:26.

2.- En cuanto a los redimidos: 1 Corintios 1:30; 2 Corintios 5:21.

III.- JESUS ES ADONAY.

Si el Salmo 110:1 fuera traducido literalmente, diría así: “Jehová dijo a mi AMO (ïãà: Adon), siéntate a mi diestra, hasta que”... etc. Cuando Jesús hace un comentario de este pasaje en el Nuevo Testamento, en Mateo 22:45, traduciéndolo literalmente así: “Entonces si David le llama AMO (Kúrios), ¿como es su hijo?

JESUS EN LOS NOMBRES HEBRAICOS COMPUESTOS CON EL.

I.- JESUS ES ELYON.

El nombre de Elyon significa: El Altísimo o El Dios Alto (como ya lo hemos visto), este título se le da también a Jesús. En el Salmo 89:27, el título de Dios Alto se aplica al Mesías, pues dice: “Yo también le pondré por primogénito, el más EXCELSO de los reyes de la tierra.”

En Mateo 28:18 la palabra “Potestad”, significa: “Autoridad” egousia (Ejousía). También en Efesios 1:20-23, la Biblia nos dice que Dios le ha dado todo a Jesús (Cristo), por merecimiento propio. Por último veamos Filipenses 2:9-10, que nos dice el nombre de Jesús (Cristo) es un nombre sobre todo nombre; en otras palabras, el es “ALTISIMO”.

II.- JESUS ES EL SHADDAY.

Este nombre de Dios, significa “El Omnipotente”, es aplicable también a Jesús como: Omnipotente Dios. Esto debe ser algo que nos infunda confianza para los que creemos en él; para saber que Jesús es Dios Omnipotente, ver: Mateo 11:29; Juan 4:10; Juan 15: 3-5, 16.

III.- JESUS ES EL OLAM.

En Colosenses 2:2-3, se nos dice que en Jesús están escondidos todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento; afirmando de esta manera que Jesús es El Olam.

IV.- JESUS ES EL ROY.

Este nombre nos dice que “Dios todo lo ve”, esta cualidad está también en Jesús, esto lo vemos en Hebreos 4:13 y Apocalipsis 2-3.

RESUMEN DE LOS NOMBRES DE DIOS HIJO EN EL ANTIGUO TESTAMENTO.

Siempre se ha pensado que los nombres del Hijo solo están en el Nuevo Testamento, y que solo hay pequeñas menciones al Mesías en el Antiguo Testamento. También se ha pensado que Jesús es menor que Dios y solamente vemos su deidad en el Nuevo Testamento.

Al poder aplicarse los mismos nombres de Dios Padre a Jesús; esto le hace Dios mismo, igual en sus atributos, poder, Deidad, etc. Estos nombres que describen lo que Dios es; al aplicarse a Jesús, también le dan el lugar que merece dentro de la Deidad: Igual con Dios Padre.

LOS NOMBRES DE DIOS HIJO EN EL NUEVO TESTAMENTO.

Los nombres de Jesús en el Nuevo Testamento, tienen una nueva riqueza (sobre todo lingüística), ya que la mayoría de estos nombres fueron hablados en el idioma griego, y este idioma describe en especial a la segunda persona de la Deidad.

La diferencia que podríamos ver -si es que a eso le podemos llamar diferencia-, es la palabra Cristo (griego), que en hebreo significa: Mesías, que significan lo mismo, pero que muchos han tratado de darles diferente significado.

Para nuestro estudio en la presente sección, el estudio sobre los nombres de la segunda persona de la Deidad lo hemos dividido en cuatro partes, la primera sección se la hemos asignado a lo que llamaríamos los Nombres Primarios. La segunda a aquellos nombres que son usados como Títulos. La tercera con los nombres o títulos que describen sus oficios, pues muchos de estos son tomados como nombres. Por último pondremos los nombres menos usados.

LOS NOMBRES PRIMARIOS DE DIOS HIJO EN EL NUEVO TESTAMENTO.

I.- JESUS IesouV (IESOÚS).

Este es la transcripción literal del nombre hebreo òeLäé (Yesuá), que significa: Jehová es Salvación o Jehová Salva. Era uno de los nombres más usado entre los israelitas. Entre los personajes bíblicos que llevaron este nombre están: Josué (Hechos 7:45), Jesús Ben Sirá, y Jesús llamado el justo (Colosenses 4:11).

El nombre Jesús es la forma griega del hebreo Joshua (òeLäé), Joshua, Josué 1:1; Zacarías 3:1, o Jeshua Esdras 2:2, que es la forma usada en los libros históricos pos-exílicos. La derivación de éste nombre común de Salvador está velado por la oscuridad. La opinión generalmente aceptada que se deriva de la raíz hebrea yashá, que cambio a hoshía, que significa: SALVAR. Pero no es fácil explicar como Jehoshuá se convirtió en Jeshuá. Probablemente Hoshuá, se derivó del infinito que era la forma original (compárese Números 13:8, 16; Deuteronomio 32:44), que expresa únicamente la idea de redención. La letra “Yod”, que es el signo del imperfecto, debe haber sido añadida para expresar la certidumbre de la redención. Esto concordaría bien con la interpretación que se le da al nombre en Mateo 1:21. Para otra derivación de Jeho (Jehová) y Shua, que es ayuda.

Este nombre le fue dado a la segunda persona de la Deidad en la Encarnación como su nombre personal, en obediencia a la orden dada por el ángel a José y María sus padres terrenales, poco antes de que naciera (Mateo 1:21; Lucas 1:31).

A.- El Nombre Jesús En Los Escritos Del Nuevo Testamento.

Con sus excepciones este es el nombre más usado en los evangelios para designar la humanidad de la segunda persona de la Deidad. En el libro de los Hechos también aparece frecuentemente. En la epístola a los Hebreos aparece siete veces, y en el Apocalipsis se encuentra seis. En la epístola de Pablo, el nombre Jesús (solo); aparece solamente tres veces. El nombre de Jesús no aparece en las epístolas de Santiago, Pedro, Juan y Judas ni una sola vez.

B.- El Nombre De Señor Jesús En El Nuevo Testamento.

Algunas veces se usa también el título de Señor-Jesús, para hacer énfasis en su autoridad (La palabra Señor y su significado lo veremos más adelante) humana que Jesús llevaba en si mismo.

Este nombre/título es usado poco en los evangelios, pero es usado en el libro de los Hebreos frecuentemente. Pablo lo menciona también frecuentemente en sus epístolas, después, solo aparece en 2 Pedro; Apocalipsis una sola vez.

C.- Los Títulos De Jesucristo y Cristo Jesús, Enfatizando En Jesús.

El uso de los nombre Jesucristo y Cristo Jesús en El Nuevo Testamento es según la experiencia; de los escritores con Jesús.

1.- JESUCRISTO.

En las epístolas de Santiago, Pedro, Juan y Judas, que fueron hombres que acompañaron a Jesús en los días de su carne, le nombran Jesucristo. Primero Nombre y después Título, porque ese fue el orden de experiencia; primero lo conocieron como Jesús, y después, en su resurrección, reconocieron que él era el Mesías.

2.- CRISTO JESUS.

En Pablo (que es el que le llama así), la experiencia fue diferente, él lo conoció en su Gloria Celestial (Hebreos 9:1-6), siendo su experiencia en orden inverso, en relación con los demás.

Para Pablo (en sus epístolas), Cristo Jesús es el excelso (Dios) que se humillo a si mismo Filipenses 2:5, y da testimonio de su preexistencia.

Para Pablo, Jesucristo es aquel que fue menospreciado y rechazado por los hombres, que fue glorificado, dando testimonio de su resurrección, este nombre, para Pablo sugiere su Gloria. En Cambio Cristo Jesús para Pablo sugiere la gracia de Dios para el hombre.

II.- JESUCRISTO.

Es la unión de las palabras: Jesús (Jehová Salva), Cristo (Ungido). La unión de estas dos palabras da como resultado la palabra: Jesucristo, este, más que nombre, es un título. Este título completo, aparece solamente cinco veces en los evangelios: Mateo 1:1, 18; Marcos 1:1; Juan 1:17; 17:3; pero este nombre es muy frecuente en el libro de los Hechos y en las epístolas, sobre todo es usado en las epístolas generales.

A.- Dificultades Que Presenta El Nombre Jesucristo.

La primera dificultad al hablar de Jesucristo, es que no se puede hablar de él sin pensar en la Historia Bíblica que se relaciona con Jesús, pues más que verlo como nombre de la segunda persona de la Deidad, se tiende a pensar en su personalidad y su ministerio aquí en la tierra.

Otra dificultad se encuentra en aquellos que no quieren ver al Jesús histórico, unido al Jesús de la fe. La Biblia nos presenta a Jesucristo tal y como fue visto por los testigos que anduvieron con él, fueran creyentes o no. Jesucristo fue un hombre real no un personaje místico alejado de la realidad. Como pretenden hacer creer algunos.

B.- Jesucristo Dios Hombre.

Al Unirse los nombres de Jesús y Cristo nombre propio y título respectivamente, se unen la Unidad y la Deidad de la segunda persona de la Trinidad.

En la Palabra Jesús -que representa su humanidad-, se unen los nombres y títulos de: Hijo del Hombre, Siervo del Señor, Profeta. En Cristo Deidad/Jehová se unen los nombres y títulos de: Señor, Salvador, Rey y Dios.

Jesucristo, entonces, es Dios venido en carne en su primera venida, más que un caudillo militar que era lo que pensaban los Israelitas, Jesucristo asumió el papel de cordero, de un siervo obediente, por lo que Dios lo exalto.

III.- MESIAS äLî /CRISTO CristoV.

Estos dos nombres son sinónimos, es decir significan lo mismo: “Ungido”; el primer nombre está en hebreo y el otro en griego. El ungido era una persona a la que se le derrama aceite, en un simbolismo de que el Espíritu de Jehová estaba con él, capacitándolo para un trabajo específico.

Este título se aplicaba a los sacerdotes ungidos (Levítico 4:3-5). Los profetas también recibían el nombre de “Ungidos de Dios” (Salmo 105:15). Los reyes de Israel eran mencionados en ocasiones como “El Ungido del Señor” (1 Samuel 2:10, 35; 24:11; 2 Samuel 1:14).

El nombre de “Ungido” llegó a ser sinónimo de una persona designada por Dios para un trabajo especial o particular, por ejemplo: Saúl, (1 Samuel 10:1), David (1 Samuel 16:13), Eliseo (1 Reyes 19:15), Ciro (Isaías 45:1). La designación destacaba el hecho de que Dios actuaba a través del electo para la unción.

Como título especial se le aplicaba al Rey, Salvador y Libertador prometido a Israel (Salmo 2:2; Daniel 9:25), que aunque en un principio prevalecía la idea de que el Mesías era para beneficio exclusivo del pueblo de Israel, el concepto se amplió a favor de toda la humanidad. Pues aunque los Israelitas pensaban que el Mesías era un nacionalista, con ideas temporales de poder militar. Los profetas sin embargo siempre insistieron en que el Mesías era Rey de Paz, El Libertador que habría de sufrir y morir para recatar al hombre de la esclavitud del pecado (Isaías cap. 53).

Tanto el nombre Mesías como Cristo tienen su propio entorno histórico y riqueza lingüística, que aunque significa lo mismo, tiene diferente uso según la cultura en donde era mencionado. Para una mejor comprensión estudiaremos por separado los dos nombres.

A.- Mesías (äLî).

Los Israelitas idealizaron al Mesías; ellos esperaban la venida de un rey que estuviera en el trono para siempre (o al menos su dinastía), trayendo paz y prosperidad a Israel. En cada crisis política esperaban a “El Mesías” como alguien que traería liberación, ya que -pensaban ellos- ningún enemigo le podría hacer frente, ya que era invencible. Muchos de ellos pensaban que “El Mesías” los libraría de la invasión de los babilonios aunque no era eso lo que predicaban los profetas. Cuando esto no pasa, empieza a menguar esta idea del Mesías.

1.- EL MESÍAS EN EL MENSAJE DE LOS PROFETAS.

Ya en el siglo VII A. C., para el profeta Amós, el Mesías era un personaje con poder sin límite que establecería definitivamente la justicia sobre el mundo (Amós 9:11-15, pero esta idea también se encuentra en Isaías 9:7; 11:4; Óseas 14:2, 9).

Isaías hace aparecer una figura del Mesías que recibe el nombre de “Siervo de Jehová, y que los Israelitas identifican con el Mesías; pero como no es lo que ellos esperaban, lo rechazan; pues en lugar de dominar es oprimido y angustiado, y que en vez de vengarse de sus enemigos, humildemente acepta el castigo injusto que estos les dan (Isaías 53:1-9).

Jeremías presenta otra faceta de El Mesías; lo presenta como sacerdote, un sacerdote que representa a Dios para con su pueblo, y a la vez representa a su pueblo delante de Dios. Este Mesías tiene el derecho de perdonar pecados, siendo su misión el de ayudar al pueblo de Dios (Jeremías 234:5-6; 33:8, 15-18).

Zacarías nos muestra al Mesías como: Justo, Salvador y Humilde (Zacarías 9:9).

2.- JESUS, EL MESIAS.

Antes de que apareciera Jesús, la tendencia entre los Israelitas, era la de esperar a un “Mesías Político” que vendría a liberar a su pueblo. De esta manera el pueblo israelita se alejo la esencia del mensaje dado por los profetas. Cuando Jesús aparece, empieza a ser llamado: El Mesías, y tiene ante si el resultado de la mezcla de conceptos en la que predomina el “Mesías político.”

Los modernistas (gente que duda de la Biblia y se dice ¡Cristiana!), dicen que Jesús no tenía conciencia de que él fuese El Mesías, sino que ese título le fue dado por sus discípulos. Esto no es verdad, pues en el Nuevo Testamento, hay por lo menos tres pasajes en donde le llaman Mesías (Cristo), y él lo sabía y lo aceptó (Marcos 8:29; 14:61; 15:2).

Jesús mismo, prefiere llamarse a si mismo con el título mesiánico de “El Hijo del Hombre”. Esto nos muestra que Jesús tenía plena conciencia de su mesianismo, y el toma la figura antes dicha que es la que mejor se acomoda mejor para su papel de Mesías sufriente.

Los apóstoles empezaron a darle el título de Mesías a Jesús, diciéndole a sus paisanos que el Mesías esperado de Israel era Jesús. En Hechos 2:36; por ejemplo, no se menciona tanto la resurrección, sino que Jesús de Nazaret era el Mesías, porque en él se cumplirán (y se cumplen) las profecías referentes al Mesías.

Después de la resurrección, los apóstoles (y discípulos) entendieron la verdadera dimensión de la obra de Jesús, siendo entonces cuando las palabras de Jesús y las profecías, fueron entendidas en su verdadera dimensión, y les resultaron comprensibles.

Cuando el evangelio se extiende a las naciones. Es cuando el título de Mesías es sacado de su entorno judío, pierde en parte su significado especifico de: “El Ungido de Dios”, y llega a ser uno de los nombres propios de Jesús de Nazaret, y es cuando la palabra Cristo que significa lo mismo empieza a identificar a Jesús de Nazaret, esta palabra (Cristo), tiene su propia riqueza que veremos adelante.

B.- Cristo (CristoV).

Esta era la palabra que designaba al Mesías en la LXX, para usarla en el Nuevo Testamento, se le antepone al artículo: El, dándole el significado que siempre se le daba al Mesías del Antiguo Testamento (Mateo 16:16; 26:63, 68; Marcos 8:29; Lucas 3:15 etc). Los discípulos de Jesús, también lo identificaron con el Mesías prometido (Mateo 16:16; Juan 20:31).

El título Jesús el Cristo se abrevió: Jesucristo, otras veces al nombre de Jesús se le añadía: El Cristo (con artículo), o dijeron que Jesús era el Cristo (Mateo 1:16; 27:17; Juan 1:17; Hechos 2:38. etc).

Al propagarse el evangelio  en el mundo griego, como estos no conocían el sentido exacto del título Mesías. La palabra Cristo sin artículo se convirtió en el nombre propio de Jesús, o lo usaron como sinónimo. Este título es el más usado por Pablo en sus epístolas, aunque también los demás escritores del Nuevo Testamento lo usan.

Otras veces se usa el nombre Cristo con el artículo siendo en el idioma griego o CristoV (Hó Xristos) El Cristo, y se usaba para darle el título al Mesías, siendo: Señor Jesús el sentido exacto de lo que se quería expresar; y por lo menos en tres ocasiones este título fue aceptado expresamente por Jesús mismo (Mateo 16:17; Marcos 14:61,62; Juan 4:26).

Jesús uso una vez este nombre al referirse a si mismo en Juan 17:3; usando para esto el artículo. El Artículo se usa para identificar a Cristo y se usa para resaltar su dignidad, Deidad, posición. En el Nuevo Testamento. Este nombre con “el artículo” se usa para demostrar la autoridad o deidad de Jesús, El Cristo.

Sin el artículo, el nombre Cristo, sugiere más una relación intima. En el Nuevo Testamento ésta palabra (sin artículo) se usa para describir a aquel que por su poder y del Espíritu Santo mora en el creyente, moldeando el carácter de sus seguidores a su semejanza (Romanos 8:10; Gálatas 2:20; 4:19; Efesios 3:17).

IV.- DIOS JeoV (THEOS).

El trasfondo de este nombre para nombrar a la Deidad ya lo hemos visto antes, solo recordemos que la palabra JeoV (Theos), se uso de la LXX, traduciéndola de los nombres hebreos de Dios: Elohim y Jehová, la primera expresa Poder, preeminencia, y la segunda: Existencia propia, eternidad, etc.

En el griego, al usar la palabra (Theos) JeoV sin artículo expresa más la idea de Soberanía, Majestad, Poder, etc. Con artículo esta palabra expresa identidad, personalidad propia, en otras palabras; a alguien que se le conoce personalmente.

En la primera parte de los nombres de Dios Hijo, ya vimos que Jesús es: Jehová y Elohim, por lo que es difícil separa este nombre de las dos primeras palabras de la Deidad. Aunque la mayoría de las veces éste nombre se refiere a Dios Padre, también se le aplica a Jesús, ya que hay textos en donde es evidente que el nombre Theós se refiere a Jesús: Juan 1:1-3,18; 5:22-29; 20:28, y también hay textos donde se nos dice específicamente que Jesús es Dios mismo: Romanos 9:5; Tito 2:13; Hebreos 1:3; 13:8.

También hay muchos pasajes en el Nuevo Testamento donde no podemos decir con seguridad si la palabra Theós se refiere a Dios Padre, o, a Dios Hijo, siendo esto más patente en el idioma griego, por ejemplo, Hebreos 1:9; Romanos 9:5,6; 10:9; Apocalipsis 22:12-13.

Recordemos que los atributos divinos también están incluidos en el nombre Theos, y así como al referirse a Dios Padre, también expresa estos atributos al referirse a Dios Hijo.

A.- Omnisciencia. Mateo 20:18,19.

B.- Eternidad. Hebreos 13:8; Apocalipsis 1:8, 17,18.

C.- Omnipotente. Mateo 28:18; Filipenses 3:21.

D.- Santidad. Daniel 9:24; Hechos 3:14.

E.- Omnipresente. Mateo 18:20; 28:20; Juan 3:13.

V.- HIJO DE DIOS tou uioV Jeou (tou uiou théou).

Nombre usado por Jesús para referirse a él mismo (Juan 5:25), los discípulos para referirse a Jesús (Mateo 14:33; 16:16; Juan 1:49, etc.), otros también se refirieron a Jesús como el Hijo de Dios, por ejemplo, el centurión (Mateo 27:54). Pero el Nombre que Jesús más usaba para referirse a él mismo era: El Hijo o uioV (Hó Uios), usando el artículo, y esto se debe entender como una abreviación de El Hijo de Dios.

Los discípulos entendieron después de su resurrección que Jesús, con el título de Hijo de Dios, era la manifestación de Dios en forma humana, es Dios hecho hombre.

También, éste título se usa para explicar la subordinación de Jesús al Padre en la humillación de la encarnación, y por eso Jesús se somete a su autoridad en todo: pero la armonía de ambos es perfecta (Juan 5:19-38).

A.- Uso De La Palabra Hijo Refiriéndose a Jesús.

En el griego hay dos palabras para decir hijo; la primera y la más usual es uioV (Uios), que es un hijo nacido en casa, con derecho a herencia. La segunda es teknon (Téknon), que se aplica a un niño adoptado, o para hablar de cualquier niño.

En el Nuevo Testamento, solo se usa la primera palabra para hablar de Jesús como Hijo de Dios, pues esta es la palabra que expresa mejor el sentido de lo que es el Hijo de Dios.

Juan usa la palabra uioV (Uios), en la forma completa y en la abreviada, pero guarda esta palabra para nombrar a Jesús; siendo el único evangelista que trata a esta palabra para uso exclusivo de la segunda persona de la Deidad, lo vemos en su evangelio, epístolas y Apocalipsis. Fuera de él, solo el autor del libro de los Hebreos usa esta palabra uioV (Uios) en forma exclusiva para referirse a Jesús.

B.- El Hijo y Su Relación Eterna Con El Padre.

En el Nuevo Testamento, con este título se requiere hacer énfasis en que entre el Hijo y el Padre existe una relación eterna que se pierde en la eternidad.

Este título no es dado porque hubiera empezado esta relación en algún punto del tiempo, porque la Biblia nos dice que el Hijo. Siempre ha sido la expresión de lo que el Padre es, Juan 14:9; Hebreos 1:3 etc.

Dentro de la eternidad, el Hijo es el objeto eterno del amor del Padre (Juan 17:24), siendo el único que revela el carácter del Padre (Juan 1:14; Hebreos 1:3). Las palabras “Padre” e “Hijo”, nunca se usan en el Nuevo Testamento (ni siquiera sugieren), como si el Padre existiera antes que el Hijo, ya que en el evangelio de Juan se afirma que el verbo era desde el principio, este verbo es el Hijo, que “Fue hecho carne” y habitó entre nosotros (Juan 1:1, 14).

C.- El Hijo y Su Relación Intima Con El Padre.

Jesús habla frecuentemente de sus relaciones con el Padre, pero en este trato, siempre se refiere al Padre como: Mi Padre. Cuando habla con sus discípulos nunca menciona: “Nuestro Padre”, ni siquiera cuando se identifica con sus discípulos y se espera que usara la expresión “Nuestro Padre”; él siempre usa “Mi Padre” (Mateo 25:34; 26:29; Lucas 24:49 y otros).

Esta relación se pierde en los confines de la eternidad, un ejemplo lo encontramos en Juan 17:24, en la expresión: “Me has amado desde antes de la fundación del mundo”, es una clara evidencia de la eternidad de Jesús, y la comunión eterna que existe entre Padre e Hijo.

Resumiendo, este título nos muestra que Dios se hizo hombre, ya que este nombre nos muestra la Deidad y Humanidad (en ese orden) del Hijo de Dios. Esta idea la entendieron sus discípulos y aún sus enemigos debido a su trasfondo judaico que tenían. Entendieron perfectamente que Jesús reclamo un título divino para si mismo.

Jesús se refiere a esta relación de Padre/Hijo ciento cuatro veces en los evangelios.

Así como el título, “Hijo de Dios”, nos muestra la Deidad de Jesús, hay otro título que nos muestra su humanidad, este título es: El Hijo del Hombre, pero esto lo veremos más adelante.

NOMBRES DADOS A DIOS HIJO COMO TITULOS EN EL NUEVO TESTAMENTO.

I.- SEÑOR kurioV (KÚRIOS).

Este título es un adjetivo (sobre todo si se aplica a Jesús), que significa posesión de poder o autoridad. Utilizándose como nombre para hablar de Jesús. Este nombre se vuelve sagrado con los cristianos para referirse a Jesús, nombrándolo Señor o el Señor Jesús. Pablo usa mucho la expresión “El Señor Jesucristo”.

Este nombre constituyo la primera confesión de fe de los cristianos (1 Corintios 12:3; Filipenses 2:5-11). Debido a esto, los cristianos rehusaron llamar Señor (kurioV Kúrios) al Cesar. Este título aplicado a Jesús, es fundamentalmente, el equivalente al título Adonay que se le da a Dios en el Antiguo Testamento.

El Señorío de Cristo no se hizo hasta después de su resurrección, y la consiguiente revelación de su Deidad. Tomás al darse cuenta de su resurrección, de inmediato lo unió con el título absoluto de la Deidad, diciendo “Señor mío, y Dios mío” (Juan 20:28).

Exceptuando dos citas (Hechos 10:14 y Apocalipsis 7:14), en el Nuevo Testamento la palabra Kurios fue usado por los creyentes para dirigirse a Dios Padre y al Señor Jesús.

A.- La Palabra Señor (kurioV) En Los Evangelios.

En los evangelios de Mateo, Lucas y Juan, Jesús es llamado Señor (kurioV)aún antes de su resurrección, se le habla o saluda con el título de Señor Nuestro o Señor Mío. En el evangelio de Marcos este título solo se haya en 11:3, El Señor, y en 7:28, Señor Mío.

Jesús es para sus discípulos, indiscutiblemente Señor (Marcos 11:3; Lucas 19:31; 22:11). Jesús acepta este título (Juan 13:13), y quería que se reservara este nombre para él solo (Mateo 23:8, 10).

B.- Señor Jesucristo.

De lo anterior resulta la palabra Señor Jesucristo, que conserva mucho el significado de la palabra aramea “Maran-ata” (significa: Señor Ven), que resalta la realeza y soberanía de Jesús como Jesucristo o El Cristo glorificado. La iglesia primitiva invocaba el nombre del Señor Jesucristo, pensando de él como dueño absoluto de ellos (y de la iglesia), ejerciendo dominio y poder para siempre.

C.- La Majestad Expresada Por La Palabra (kurioV).

El poder regio (El rey que gobierna), pertenece a Jesús, porque el es El Ungido de Dios. Sus discípulos esperaban tener parte con él por medio de ese poder gobernante del Señor Jesús (Mateo 20:21; Marcos 10:36). En este sentido se clasifica la idea de “Señor” en Jesús. Este poder de rey sobrepasa al de David, que había reconocido al ungido de Dios como su Señor (Mateo 22:44s; Marcos 12:36; Lucas 20:42s).

Jesús por su muerte y resurrección, por derecho propio, hace uso de ese poder regio. Al Jesús crucificado, Dios le hizo Señor y Cristo (Hechos 2:36), lo destino para ser juez de vivos y muertos, dándole todo poder (Mateo 26:18; Efesios 1:20), y lo ha exaltado y glorificado (Hechos 2:33; 5:31; 7:55; etc;).

D.- El Titulo Señor En Las Epístolas De Pablo.

Para el apóstol Pablo, la palabra Señor es un título dado a Jesús, Pablo le llama en sus epístolas “Señor Jesús”, que es el Cristo, muerto y resucitado para ser Señor de vivos y muertos (Romanos 14:9). El es la cabeza de todo dominio y potestad (Colosenses 2:10; Efesios 1:20-22). El es el Señor que manda (1 Corintios 14:37) o permite (1 Corintios 16:7). El Señor a quien los cristianos sirven (Romanos 14:18; 1 Corintios 7:22, etc.).

En sus epístolas, Pablo usa la palabra Señor para designar al Cristo Glorificado, a quien por su obediencia, se le otorgo el dominio absoluto y universal. Cristo se anonadó (despojo) a si mismo y se hizo obediente hasta la muerte de cruz. Por eso Dios lo ha exaltado y le ha dado un nombre sobre todo nombre. Al nombre de Jesús ha de doblarse rodilla de los moradores del cielo, de la tierra y del infierno, y toda lengua ha de confesar para gloria de Dios Padre, que Jesús es “El Señor” (Filipenses 2:9-11).

E.- El Titulo Señor, Aplicado Por Los Otros Discípulos.

Cómo decíamos, el título primario de Señor fue tomado por los cristianos primitivos, pues aún Pedro desde su primer sermón, después de la resurrección, llama Señor a Jesús diciendo: “Dios le ha hecho Señor” (Hechos 2:36), el mismo Pedro dice en la casa de Cornelio “Este es Señor de Todos” (Hechos 10:36).

Santiago utiliza la palabra Señor (kurioV Kúrios), para referirse indistintamente a Dios (Santiago 1:7; 3:9; etc). y Jesús (Santiago 1:1).

Judas hace lo mismo, ya que habla de: “único soberano, y a nuestro Señor Jesucristo” en el versículo 4, y en el 5 usa la palabra Señor para referirse a Dios Padre.

Aunque Juan no utiliza la palabra Señor en sus epístolas, si utiliza esta palabra en su evangelio ocasionalmente, por ejemplo ver Juan 4:1; 6:23; 11:2, etc.

F.- La Palabra Señor, Sin Articulo Aplicado A Jesús.

Como ya habíamos visto en el estudio de ésta palabra, fue tomada de la LXX, en donde la palabra Kúrios (KurioV) sin artículo era tomada de la palabra (äåäé) Jehová.

A Jesús, también se le aplica éste título, por ejemplo, en Romanos 10:9, en el idioma griego no existe el artículo, lo que hace que Jesús sea, Jehová mismo.

G.- Jesús y La Palabra Soberano despothV (Despotes).

Esta palabra, que ya hemos estudiado antes nos dice que Dios es Soberano, aquel cuya palabra es ley. Pero, esta palabra se emplea poco para referirse a Jesucristo, ya que su soberanía se encuentra dentro del nombre kurioV Kúrios. También, por su trato con el hombre, por el momento, Jesús es más Salvador; su soberanía se verá cuando él venga en su gloria.

En resumen, el nombre que Jesús recibe de Dios Padre, es el de Señor, y recibe al mismo tiempo la dignidad y soberanía que el hombre expresa, dignidad y soberanía de Dios mismo, ante quien toda rodilla se ha de doblar.

El pleno significado de la asociación de Jesús con Dios, bajo la sola designación de Señor, se aclara cuando vemos que los judíos pertenecían a la única raza monoteísta del mundo y que la asociación del creador con alguien conocido como criatura, por muy exaltada que fuera aunque esto fuera posible para los paganos, era totalmente inaceptable para los judíos.

Jesús fue llamado Señor desde que anduvo en la tierra, se dirigían a él con el nombre de Señor kurioV (Kúrios), y nunca le hablaron con su propio nombre de Jesús. Pablo al referirse a Jesús, siempre le dice “El Señor Jesús” (Hechos 20:35), otras veces decía: “El Señor Jesús viene” (1 Tesalonicenses 2:19). El título de Señor dado al Salvador, reposa en su resurrección (Hechos 2:36).

Para ser cristiano, hay que reconocer a Jesús como Señor (1 Corintios 12:3; 1 Juan 4:1-3) y esta confesión sólo se puede hacer bajo el flujo del Espíritu Santo (1 Corintios 12:3). El cristiano solo reconoce a un Señor: Jesucristo, el único mediador, como dijimos en un principio; cuando la autoridad máxima energía de los cristianos el reconocimiento del Cesar como máxima autoridad y señor divino, los cristianos tenían que rechazar absolutamente tal reconocimiento.

II.- REY basileuV (BASILEUS).

La palabra basileuV (Basileús). Era usado como nombre propio por los emperadores romanos, pero para entender el sentido bíblico de la palabra Rey y aplicarla a Jesús (y ver todo lo que tiene que ver con su reino etc), tenemos que ir al Antiguo Testamento, ver como entendían ésta palabra entre el pueblo de Israel, después ver como lo entendían en el Nuevo Testamento, como lo veía la iglesia primitiva y ver como se aplica a Jesús. Entendiendo esto, los creyentes en Cristo Jesús podemos proclamar con plena confianza que Jesús es rey.

A.- La Idea De La Palabra Rey En El Antiguo Testamento.

La posición de los reyes en Israel era muy diferente a la de los reyes de las otras naciones del mundo antiguo; esta posición se debía a la relación del rey y Jehová. Algunas naciones creían que su rey (por ejemplo: Egipto) era la encarnación de un dios; y en muchas otras, el rey también era sacerdote. En Israel, esto no se podía, ya que los profetas no lo permitían, y los sacerdotes tenían que ser del linaje de Leví, por lo que su gobierno estaba restringido (ver el caso del rey Uzías, 2 crónicas 26:16-21).

Pero aunque había limitaciones, el rey de Israel no era solo un funcionario secular, sino que reinaba como intermediario de Jehová, a quien los Israelitas consideraban el verdadero Rey de Israel.

B.- La Idea De La Palabra Rey En El Nuevo Testamento.

En el Nuevo testamento se expresa mejor la vida de que Dios es rey. Por la parábola del Reino de Dios, se ve lo que es el Reino de Dios y las funciones de éste.

Ya en el Antiguo Testamento (por lo tanto en el Nuevo Testamento más claro), la dignidad real de Dios pasa al Mesías. Como Mesías, Jesús tenía que ser Rey, y así se le llama muchas veces (Mateo 2:2; Marcos 15:9; 12:18, 26; Juan 18:39; 19:3, 21), y Jesús mismo lo confirmo ante Pilato (Marcos 15:2).

Juan, en su evangelio (Juan 18:37) nos dice que éste título fue mal interpretado por los judíos, ya que ellos esperaban que el Mesías fuera un Rey político.

Este poder de realeza que Jesús desempeño, fue uno de sus títulos menos usados e importantes en ese tiempo, porque lo más importante era mostrar claramente al pueblo de Israel que él era el Mesías.

C.- Jesús Su Realeza y La Iglesia.

Espiritualmente hablando, Jesús fue considerado rey por la iglesia primitiva, para ellos, Jesucristo era: “El Soberano de los reyes de la Tierra” (Apocalipsis 1:5). Actualmente, Jesús sigue reinando sobre su iglesia y ésta tiene que obedecer lo que su rey le ha mandado, así los creyentes en Jesús tiene que someterse a las autoridades (Romanos 13:2; 1 Pedro 2:13, 17), e interceder por sus autoridades (1 Timoteo 2:2), porque las autoridades han sido puestas por Dios, y nuestro Rey que obedecemos a las autoridades.

D.- Títulos De Jesús Con Rey.

Jesucristo, como Rey, tiene varios títulos que expresan las varias funciones y posiciones que tiene dentro de su reinado, aquí ponemos los más usados.

1.- Jesús Rey de los judíos (Mateo 2:2; 27:11, 29, 37; etc.).

2.- Jesús Rey de Israel (Marcos 15:32; Juan 1:49; 12:13).

3.- Jesús como Rey de Reyes (1 Timoteo 6:15; Apocalipsis 17:14; 19:16).

Este título era usado en todos los reinos de oriente medio en la antigüedad para designar a los más grandes monarcas, dándoles así un título divino. Al poner este título entre los que tenían un trasfondo judío (y de oriente medio), entendían muy bien quien era Jesús. El Rey de Reyes.

4.- Jesús como Rey en el Reino Milenial. (Mateo 25:34, 40).

5.- Jesús el Gran Rey (Mateo 5:35).

6.- Jesús el Rey de los siglos, inmortal (1 Timoteo 1:17).

7.- Jesús Rey de los santos (Apocalipsis 15:3).

Este título, tomado del griego agioV (ágios), y eJnon (Ethnón). Se traduce también como "Rey de los siglos", y "El Rey de las Naciones", respectivamente.

La realeza de Cristo fue predicha en el Antiguo Testamento, por ejemplo Salmo 2:6; que se cumple en Lucas 1:32-33. El vino como Rey (Mateo 2:2; Juan 18:37), ahora es Rey-Sacerdote según el orden de Melquisedec (Hebreos 5:6; 7:1,17), y reinará por los siglos de los siglos (Apocalipsis 11:15).

III.- VERBO logoV (LOGOS).

logoV (Logos) es la palabra que se emplea para nombrar a Jesús. En su título Divino como representante de Dios aquí en la Tierra. Jesús es nombrado con éste título seis veces en tres pasajes: Juan 1:1 es mencionado tres veces Juan 1:14; 1 Juan 1:1; Apocalipsis 19:13; y una vez en el controvertido pasaje de Juan 5:7 estando en el texto recibido. Siendo solo mencionado por el apóstol Juan en sus escritos.

En griego, el verdadero significado de logoV (Logos) es palabra, aunque también hay otro vocablo que significa lo mismo, que es rema (rhema). Pero nunca se usa como título para hablar de Jesús. La palabra logoV (Lógos) se usa para referirse a todo lo conocido, en otras palabras es la expresión del pensamiento.

A.- Jesús El Logos De Dios.

Cómo anotamos arriba, la palabra logoV (Logos) se usa para decir todo lo conocido, es la expresión del pensamiento. Refiriéndose a Jesús, él es la palabra más profunda (el pensamiento de lo que está dentro de...), más plena. El logos es la revelación de lo que está en Dios (en su naturaleza, carácter, amor, camino), y es la plenitud de Dios revelada o comunicada al hombre.

Aunque hay dos vocablos que significan Palabra en griego. Para referirse a Jesús solo se usa la palabra logoV (Logos) en singular. Jesús como el Logos de Dios, es la palabra final y definitiva de Dios, y todo el Antiguo Testamento, apuntaba hacia ésta palabra (Juan 5:39) hallando en Jesús su cumplimiento (Colosenses 1:25s).

B.- El Apóstol Juan y La Mención Del Logos.

Aunque los escritores del Nuevo testamento tienen en mente la palabra logoV (Logos) es el apóstol Juan quien la utiliza para describir al Hijo de Dios en su preexistencia, sabiduría, etc. En ese tiempo cuando Juan escribió, empezaba a haber una corriente filosófica que se le conoció como gnosticismo (del griego gnosiV = gnosis/conocimiento), que entre otras cosas decían que Jesús: El Logos, era la primera cosa creada. Estos errores eran influenciados por filosofías contemporáneas griegas, y éste error lo querían introducir a la iglesia para que tubiera un “maquillaje” intelectual al cristianismo.

Juan en sus escritos inspirados por Dios demuestra que Jesús en verdad es el Logos, pero que es eterno y Dios mismo.

Mucho se ha escrito sobre el uso de esta palabra en el evangelio de Juan, por ejemplo, en los círculos judíos se usaba la palabra Logos para nombrar a (äåäé) Jehová, ya que este nombre era tan sagrado que temía pronunciarlo.

C.- Los Pasajes Donde Aparece La Palabra logoV (Logos).

En los tres pasajes donde aparece la palabra Logos, nos enseña también los atributos de Dios y otros títulos Divinos. Esta palabra es la que expresa la verdad Cristo-Céntrica de Jesús, y los pasajes en donde se encuentra esta palabra lo afirman.

1.- JUAN 1:1, 14.

En este pasaje, la palabra logoV (Logos) es citada cuatro veces, y nos muestra al Logos como Dios Eterno, Creador y Poderoso que se hizo carne. Este pasaje nos da la Eternidad de la segunda persona de la Trinidad, y sus atributos.

2.- 1 JUAN 1:1.

Aquí se le designa al Logos como “Verbo de Vida”. Aquí se nos muestra al Jesús histórico, a quien la gente y sus discípulos los vieron y tocaron con sus manos, a quien confesaron como “Verdadero Dios y Vida Eterna” (1 Juan 5:29 etc.). Dios dio a los hombres la vida eterna al enviarle a su Hijo, ya que Jesús es la vida eterna.

Esto, nos puede parecer obvio a nosotros, pero en ese entonces había personas que decían que Jesús solo era “Aparición” y que él nunca fue humano.

3.- APOCALIPSIS 19:13 (11-16).

En este pasaje, el Logos aparece como el vencedor de los enemigos de Dios, siendo (el Logos) el ejecutor de la venganza Divina, aquí se le llama “El Fiel y Verdadero” (v.11), porque en su victoria realiza las promesas de Dios y la esperanza de los justos.

Aquí se le llama “EL VERBO DE DIOS” “o logoV tou Jeou” (Hó Lógos Toú Theoú), es decir la palabra poderosa por la que Dios establece su soberanía, restaurando la justicia y castigando a sus enemigos. Jesús es llamado aquí Logos, porque como vencedor glorificado y triunfante, ha llevado a fin el mandato de Dios.

IV.- HIJO DEL HOMBRE.

Enigmático nombre usado por Jesús para nombrarse a si mismo, y cuyo significado no es muy claro. Este término ocurre ochenta veces y dos veces en los evangelios en relación con Jesús (30 en Mateo, 15 en Marcos, 25 en Lucas, y 12 en Juan), y solo tres veces en el resto del Nuevo Testamento (Hechos 7:56; Apocalipsis 1:13 y 14:14).

En los evangelios, solo Jesús usa éste término para referirse a si mismo, y una sola vez es usado por el gentío (Juan 12:34). Jesús siempre prefería usar éste título de Hijo del Hombre para referirse a su ministerio mesiánico.

A.- Uso Del Nombre Por Jesús.

Desde el principio de su ministerio, Jesús usaba este nombre para indicar ciertos aspectos de su ministerio mesiánico, esto está muy claro en como fueron usados.

1.- EL HIJO DEL HOMBRE. Tenía autoridad de perdonar pecados, Mateo 9:6.

2.- EL HIJO DEL HOMBRE. No tenía donde recostar su cabeza, Mateo 8:20.

3.- Los hombres podían blasfemar contra él, Mateo 12:32.

4.- Todo el que fuera perseguido y aborrecido por causa DEL HIJO DEL HOMBRE, sería bienaventurado, Lucas 6:22.

5.- EL HIJO DEL HOMBRE. Es Juez, Juan 5:27.

6.- EL HIJO DEL HOMBRE. Es dador de la vida eterna, Juan 6:27.

7.- EL HIJO DEL HOMBRE. Será glorificado por sufrir en la cruz, Juan 12:23-24; 13:31.

B.- Los Usos Que Se Le Dio.

Después de la confesión de Pedro, estando los discípulos convencidos ya de que Jesús era el Mesías (Mateo 16:16), entonces Jesús uso este título con dos significados nuevos.

1.- Cómo título que nos muestra sus sufrimientos, muerte y resurrección (Mateo 21:31; 10:33s). En este sentido, el título de El Hijo del Hombre, complicaba más la identidad de Jesús para con sus contemporáneos, que esperaban un Mesías guerrero.

2.- Cómo título que anuncia su segunda venida en gloria y poder Mateo 16:27; 25:31:46; Marcos 13:26; etc, estos textos nos muestran un cuadro que corresponde exactamente al cuadro de Daniel 7:13s.

C.- El Significado De: “El Hijo Del Hombre.”

Este nombre como dijimos en un principio, es enigmático y de interpretación difícil para encontrar su significado correcto. Los mismos eruditos -especialmente los judíos- luchan por encontrar el verdadero significado de éste título de Jesús.

Es posible, sin embargo, que Jesús usara esta frase poco comprensible para indicar su mesianidad, y a la vez evitar el mencionar el título “Mesías”, que solía interpretarse en un sentido militar. Jesús, no quería que se le confundiera con un “Mesías Militar” que libraría a Israel del dominio de Roma. Por esto se piensa que escogió un título que manifestaba su mesianidad sin el peligro de ser mal entendido.

Pero tanto en su vida como en su muerte, la gloria en su condición humana se manifestó en la absoluta sumisión a la voluntad de su Padre.

Resumiendo, Jesús no es “Un Hombre” o “El Hombre”, sino que él es: “El Hijo Del Hombre”, no por generación humana, sino Divina, guardando el sentido semita de la palabra, que nos dice que Jesús por ser El Hijo Del Hombre participa de todas las características de la humanidad a excepción del pecado.

En otras palabras, el sentido semita del título HIJO DEL HOMBRE, se entiende como aquel que siendo Divino, participa de la naturaleza humana.

NOMBRES DE DIOS HIJO QUE NOS MUESTRAN SUS OFICIOS.

Estos nombres son difíciles de clasificar, sobre todo en esta parte, ya que son nombres y títulos que nos muestran el ministerio de Jesús en la tierra, estando muy relacionados con la salvación; que es un estudio aparte de la doctrina.

Los títulos estudiados aquí hacemos énfasis en el título o nombre más que en la función, pues esta la veremos en otro capítulo en el estudio de la doctrina. Por ejemplo: Jesús tiene el título de Salvador, y aquí veremos el por que tiene este título y no la función que significa salvar.

I.- SALVADOR swthr (SOTER).

Título que se le da a Jesús en el Nuevo Testamento ya que no hay otro nombre bajo el cielo en que podamos ser salvos, Hechos 4:12.

La palabra Salvador viene de la palabra latina “salvator” que a su vez viene de la palabra hebrea (òeLäé) (Yesua=Jehová Salva), relacionándose con el griego swthr (Soter).

A.- Aplicaciones De La Palabra swthr (Soter).

Este título se les aplicaba o daba a los capitanes y reyes que tenían éxito en las batallas defensivas, y de una manera muy especial a los libertadores de un pueblo (Josué 3:9; 2 reyes 13:5; Nehemías 9:27).

Este nombre era tan común entre la gente, que seguramente no les resulto extraño que Dios se lo aplicará a si mismo. Fue Dios quien siempre levantó un libertador a su pueblo en tiempo de necesidad y en las muchas crisis históricas del pueblo de Israel.

Jehová era el salvador de Israel (Salmo 106:21; Isaías 43:3-11; 60:16). Comparando a él, nadie más podría con justicia llamarse Salvador.

B.- Usos De La Palabra En La LXX, Aplicándola Al Nuevo Testamento.

En la LXX se usa como título dado a Dios unas treinta veces. Esté título se repite mucho en el libro de Isaías (43:3-11; 45:15, 21; 49:26; 60:16; 63: 8). Pero también aparece en muchos otros pasajes del Antiguo Testamento, por ejemplo: Jeremías 14:8; Oseas 13:4; Miqueas 7:7.

Esta palabra como aparece en la LXX como título de Dios, pasó a formar parte de la herencia doctrinal y bíblica de la Iglesia, por ejemplo en Lucas 1:47; 2:11, se sigue el estilo del Antiguo Testamento, ya que en estos textos la idea de Salvador, son expresiones puramente hebraicas.

En las epístolas pastorales es a Dios, a quien se le llama con preferencia Salvador (1 Timoteo 1:1; 2:3; 4:10; Tito 1:3; 2:20 etc) Lo cual concuerda con el uso legítimo del Antiguo Testamento, y también la doxología de Judas 25, llama Salvador a Dios.

C.- Jesús Salvador swthr (Soter).

Cuando Jesús vino a la tierra, se le dio el título de Salvador, pero este título no solo se uso para referirse a sus funciones (por ejemplo: Sanar el cuerpo; Liberar, etc), sino por toda su obra. Al verlo a través de su resurrección y glorificación; en este sentido, el título Salvador está vinculado íntimamente con el título kurioV (Kúrios) Señor, y hasta se le puede considerar una variante de Salvador, ya que kurioV (Kúrios) enfatiza la obra expiatoria de Cristo, lo que es esencial en su rango de Salvador Divino (Filipenses 2:9).

Los cristianos primitivos usaron poco el título de Salvador pues ellos preferían usar el título de Señor para referirse a Jesús, ya que entre los paganos se usaba mucho la palabra Salvador para cualquier personaje.

Este es un título dado a Jesús que nos muestra más su función, que su posición, en otras palabras este título nos muestra más que él nos salva del pecado, enfermedades, etc, pero también el es Salvador por derecho propio -murió en la cruz-, ya que pagó el precio para ser Salvador con señorío.

II.- REDENTOR lutrwthV (LUTROTES).

Esta palabra viene de las palabras hebreas (ìàÉb) Goel (Redentor) y (ìàb) Gaal (Redimir). De ahí viene la palabra griega lutrwo=Lutroo (Rescate). Para entender el sentido de esta palabra veamos como era usada esta palabra entre los israelitas y los pueblos semitas que son los que le dieron vida a esta palabra y aplicación. También no debemos confundir esta palabra con la de Salvador, que es otro título dado a Jesús con otra idea como ya vimos antes.

A.- Los Usos De La Palabra Redentor.

1.- REDENCION EN LA VENGANZA.

Los israelitas llamaban “redención” al acto de vengar la sangre (muerte violenta) de un pariente. Al que lo hacía se le llamaba: “redentor” (Números 35:12, 19, 21, 27; Deuteronomio 19:6, 12, 13, etc).

2.- REDENCION DE LA ESCLAVITUD.

Este término también se aplicaba a aquel que rescataba de la esclavitud a uno (mayormente pariente) que era vendido como esclavo, o pagar el precio de uno que ya era esclavo para darle libertad (Levítico 25:48).

3.- REDENCION DE LA TIERRA.

También, redentor era aquel que compraba las tierras de un pariente difunto para que se perdieran (Rut 4:1-7).

4.- REDENCION DE LAS PERSONAS.

Entre los israelitas, se podía redimir la vida de los hombres o de un animal; como era el caso de los primogénitos que tenían que entregarse a Dios. Para “redimirlos”, era necesario pagar un precio, el cual debía ser entregado al sacerdote (Exodo 13:13; Levítico 27:27; Números 18:15-16).

Como vemos la idea central de esta palabra es “Pagar el Precio”, y esto fue precisamente lo que hizo Jesús, por eso de las cuatro formas de “redimir que hemos visto, la cuarta es la que mejor describe lo que es Redención; que es Soltar o Liberar.

B.- Jehová Redentor De Israel En El Antiguo Testamento.

En su obra a favor de los hombres, Dios es su redentor por excelencia, por ejemplo: La liberación de los israelitas de la esclavitud de Egipto es un acto de redención de parte de Jehová (Éxodo 6:6). Esta idea se extiende en todo el Antiguo Testamento y aún se aplica al Mesías en Isaías Capítulos 9 y 53.

C.- Jesús Redentor.

Aunque lo trataremos mas profundamente en el capítulo de la “Salvación”, solo diremos que el pecado mantiene al hombre en servidumbre es esclavo del pecado (Romanos 6:17, 20), y por lo tanto, la salvación incluye el libertarlo de la esclavitud del pecado. Alguien tiene que redimirlo, o dicho en otras palabras, el hombre necesita alguien que pague el precio de su liberación.

A Jesús se le da el título de Redentor en el Nuevo Testamento, porque con su sangre pago el precio que el hombre le debía a la Justicia de Dios, y lo redimió salvo, libertó de la condenación eterna. Cristo es el redentor del hombre y el único, salvando a quienes confían en él Mateo 20:28; Gálatas 3:13; Efesios 1:7; 1 Timoteo 2:6; Tito 2:14; Apocalipsis 5:9.

Esto es necesario, porque todos los hombres pecaron y están esclavizados en el pecado y son hijos de ira (Efesios 2:1-3; 2 Timoteo 2:26).

Jesucristo es nuestro Redentor y realiza nuestra Redención (Romanos 3:24; Colosenses 1:14). Jesús mismo habló de “Dar su vida en rescate por muchos” (Mateo 20:28). Pablo nos hablo de que Jesús “Se dio a sí mismo en rescate por todos” (1 Timoteo 2:6) para una redención que es eterna (Hebreos 9:12).

Así, podemos concluir que Jesús tomó nuestro lugar, y recibió el castigo que nos correspondía a nosotros “pagando el precio” de nuestro pecado, liberándonos del pecado. Esta redención, culmina en la resurrección.

III.- SACERDOTE iereuV (IEREUS).

También: Sumo Sacerdote arciereuV (archiereús).

Para entender el sentido exacto de este título dado a Jesús, hay que ir al Antiguo Testamento. El sacerdocio (y el sacerdote) estaba muy ligado con el pacto (la ley). Como pueblo de Dios, Israel era un pueblo de sacerdotes (Exodo 19:5-6), y para guardar este pacto la santidad era fundamental.

El sacerdote velaba por la santidad de la nación. Representaba “vicariamente” (vicario significa: EN LUGAR DE) a la nación delante de Dios, ya que la nación por si misma era incapaz de ser santa. En el Antiguo Testamento, los descendientes de Aarón, representaban a la nación delante del altar.

En el Nuevo Testamento, Jesús se presentaba como nuestro sacerdote, en el cumplimiento del sistema sacerdotal del Antiguo Testamento, y como el mediador (recordemos que el sacerdote era un mediador) del Nuevo Pacto (Jeremías 31:31; Mateo 26:28).

Jesús efectúa un sacrificio eternamente eficaz (Hebreos 9:11-28) que permite al creyente tener acceso directo a Dios (Hebreos 10:19-25). Para los cristianos, Jesús es el cumplimiento del sistema sacerdotal por haber dado su vida “en rescate por muchos” (Mateo 10:45), y su obra sacerdotal esta en todas partes del Nuevo Testamento (Mateo 26:26-28; Juan 1:29; 2 Corintios 3:18; Gálatas 3:20; 1 Juan 1:7; Apocalipsis 1:5. etc).

IV.- SIERVO DE JEHOVA (äåäé ãáò) (‘EBED JEHOVA).

Título mesiánico dado a Jesús en los capítulos 52,53 de Isaías. Jehová habla a su siervo (Hebreo ãáò ‘ebed, y del griego douloV Doulos), en el sentido de quien habla de su esclavo. Pero en la relación Divina, “El Siervo De Jehová”, expresa más la sumisión obediente de Jesús, que una condición social.

Ser “Siervo de Jehová” representa un privilegio; ya que expresa una relación íntima de comunión con Dios nuestro Señor, establecida por los lazos de una alianza mutua. Esta servidumbre, es obedecer consciente de que esta obediencia conduce al sufrimiento y finalmente, la muerte. Esta sumisión hace que Dios le exalte naciendo una alianza eterna: Señor=Siervo, actuando juntos impulsados por el amor, para consumar el plan de redención.

Hemos dicho lo anterior, porque es claro que en Isaías 52-53, se refiere al sufrimiento y muerte vicaria del “Siervo de Jehová”. Este Siervo de Jehová es Jesús de Nazaret, libertador de su pueblo por medio de sus sufrimientos, y esto es posible, ya que nadie fue siervo como lo fue Jesús (Hechos 3:13, 26; 4:27, 30; Filipenses 2:7-9). Por medio de éste siervo, Dios nos da una nueva ley que es justa y opera justicia.

En Isaías 42:6; 49:6; “El siervo de Jehová” será Luz de las naciones, y esto lo comprobamos en el Nuevo Testamento, pues el viejo Simeón llama a Jesús “Luz para iluminación de las naciones” (Lucas 2:32), y Jesús mismo dice: “Yo Soy la luz del mundo” (Juan 8:12), y no hay que ver más que las burlas de que fue objeto Jesús (Mateo 27:27-31; Marcos 14:65; 15:19; Lucas 22:63-65; Juan 19:3) para comprender que esa profecía se refiere a él.

El aspecto tan desfigurado del Mesías está exactamente descrito en Isaías 52:14; 35:2s; que hasta se podría pensar que quien escribió este pasaje era contemporáneo de Jesús. Este es uno de los más hermosos títulos mesiánicos dados a Jesús porque nos dice el tamaño del sacrificio que hizo nuestro Señor humillándose y tomando la forma de siervo (Filipenses 2:5-11), y la epístola de Hebreos en su tema de la humillación del Mesías, está haciendo una exégesis de los capítulos 52 y 53 de Isaías.

V.- CORDERO DE DIOS amnoV tou Jeou (AMNOS TOU DEOU).

Este título que se aplica exclusivamente a nuestro Señor. Aparece solo dos veces en el Nuevo Testamento (Juan 1:29 y 36). Fue proclamado como “Cordero de Dios” por Juan el Bautista cuando identifico a Jesús Cristo, como el redentor enviado de Dios.

En los tiempos del Antiguo testamento, el cordero era el animal siempre sin mancha que los israelitas solían usar para el sacrificio, debido a su inocencia y a su carácter humilde y sumiso. Se le sacrificaba todos los días en las ofrendas de la mañana y la tarde, y en ocasiones especiales, por ejemplo: La Pascua (Exodo 12:3; 29:38-46; Levítico 4:32; Números 6:14).

A.- El Cordero Sufriente.

El cordero simboliza a Cristo, quien en el Calvario se ofreció a si mismo, en sacrificio vivo, para llevar nuestros pecados sobre su cuerpo (1 Pedro 2:24). Las palabras de Juan el Bautista en Juan 1:29, 36 son así una interpretación de Isaías 53:7, en donde el Siervo sufriente aparece representado como un cordero que es llevado al matadero. También Felipe, el evangelista, explica este pasaje profético como cumplido en Jesús (Hechos 8:30-35). Pablo se refiere a Cristo como nuestro cordero pascual (1 Corintios 5:7b). La misma idea del cordero sacrificado por nosotros, aparece en los escritos de Pedro (1 Pedro 1:18-19).

B.- El Cordero Vencedor.

En el libro de Apocalipsis la imagen del cordero sufre un cambio completo. Surge una imagen de Cristo como el Cordero de Dios Vencedor. En este libro, el título de Cordero (refiriéndose a Jesús) es mencionado veintiocho veces. Juan lo ve como: “Un cordero como inmolado, que tenía siete cuernos, y siete ojos, los cuales son los siete espíritus de Dios enviados por toda la tierra” (Apocalipsis 5:6b).

Este cordero -que posee los atributos de Dios-, es vencedor y redentor por su muerte, y es digno, por lo tanto, de recibir todo poder, honra y gloria (Apocalipsis 5:8, 12-13). Los redimidos por su sangre están delante de él limpios y llenos de gozo y victoria (Apocalipsis 7:9); y de el trono del cordero emana el río de agua de la vida (Apocalipsis 22:1).

OTRAS DESCRIPCIONES DE JESUS, EL CRISTO.

Quizás la mejor manera de ver a Jesús con sus nombre y títulos, es descubrirlo a través de libro por libro, notando cuales son las cualidades que resaltan en cada libro de la Biblia; en nuestro estudio, hacer esto no es práctico, pero tomaremos solo dos libros, uno de Antiguo Testamento y otro del Nuevo Testamento.

En el Antiguo Testamento, Isaías es el libro que describe ampliamente al mesías, dando una gran variedad de nombres y títulos. En el Nuevo Testamento, el libro de Juan es el que mejor describe la Deidad de Cristo, veamos como lo ven estos escritores de la Biblia.

I.- CRISTO DESCRITO POR ISAIAS.

En Isaías la descripción de Cristo se divide en tres partes, la primera describe su misión, por lo tanto estos nombres tienen que ver con esta característica, la segunda se refiere a sus títulos Divinos. y la última nos describe sus títulos mesiánicos.

A.- Títulos Que Se Refieren A Su Misión.

1.- ILUMINADOR (9:2).

2.- JUEZ (11:3).

3.- REPROBADOR (11:4).

4.- LEGISLADOR (42:4).

5.- LIBERTADOR (42:7).

6.- PORTADOR DE CARGA (53:4).

7.- SALVADOR (53:5).

8.- CARGA NUESTRO PECADO (53:6).

9.- INTERCESOR (53:12).

B.- Títulos Que Se Refieren A Su Deidad.

1.- EMANUEL (7:14).

2.- DIOS FUERTE (9:6).

3.- PADRE ETERNO (9:6).

4.- PRINCIPE DE PAZ (9:6).

5.- REY DE JUSTICIA (32:1).

6.- SIERVO DIVINO (42:1).

7.- BRAZO DE JEHOVA (53:1).

8.- PREDICADOR UNGIDO (61:1).

9.- SALVADOR PODEROSO (63:1).

C.- Títulos Mesiánicos.

1.- RESPLANDOR (9:2; 42:6).

2.- SABIDURIA (11:2).

3.- DISCERNIMIENTO ESPIRITUAL (11:3).

4.- JUSTICIA (11:4).

5.- FIDELIDAD (11:5).

6.- SILENCIO (42:2; 53:7).

7.- MANSEDUMBRE (42:3).

8.- PERSEVERANCIA (42:4).

9.- SUFRIMIENTO VICARIO (52:14; 53:10).

10.- COMPASION (53:4).

11.- HUMILDAD (53:7).

12.- SIN PECADO (53:9).

13.- SALVADOR (53:11).

14.- GRANDEZA (53:12).

II.- CRISTO DESCRITO POR JUAN.

El evangelio de Juan describe a Jesús de tal manera que se ha dicho de él que es una galería de pinturas que nos describen a Cristo; pues cada capítulo de Juan contiene una descripción de algún aspecto de los títulos o de la obra de Cristo, así que veamos esto capítulo por capítulo.

A.- EL HIJO DE DIOS (1:1-14).

Se describe su Deidad.

B.- EL HIJO DEL HOMBRE (2:1-10).

La escena describe al Hombre perfecto mezclándose con los hombres.

C.- EL MAESTRO DIVINO (3:2-21).

Jesús instruye a un maestro de Israel, Nicodemo.

D.- EL GANADOR DE ALMAS (4:7-29).

Vemos el caso por lo cual guió el alma de la mujer samaritana hacia la luz.

E.- EL GRAN MEDICO (5:1-9).

Lleno de compasión por los que sufren en el estanque. Muestra su poder divino en la santidad de un caso sin esperanza.

F.- EL PAN DE VIDA (6:32-58).

Sin él, las almas de los hombres mueren de hambre.

G.- EL AGUA DE VIDA (7:37).

H.- EL DEFENSOR DEL DEBIL (8:3-11).

Vemos la defensa de una mujer desgraciada.

I.- LA LUZ DEL MUNDO (9:1-39).

Da luz a un ciego de nacimiento.

J.- EL BUEN PASTOR (10:1-16).

K.- EL DADOR DE LA VIDA (11:1-44).

Prueba su derecho a éste título al llamar a Lázaro de la tumba.

L.- EL REY DE REYES (12:12-15).

Su entrada a Jerusalén.

M.- EL SIERVO DEL SEÑOR (13:1-10).

N.- EL CONSOLADOR (14:1-3).

Aunque su crucifixión está próxima, se olvidó por completo de si mismo para consolar a sus discípulos.

Ñ.- LA VID VERDADERA (15:1-16).

Jesús es la fuente de todo fruto espiritual.

O.- EL DADOR DEL ESPIRITU SANTO (16:1-15).

En su partida, prometió enviar al consolador (Espíritu Santo) al mundo.

P.- NUESTRO INTERCESOR (17:1-26).

Q.- EL MESIAS SUFRIENTE (18:1-11).

Toma la copa del sufrimiento de su padre con mansedumbre.

R.- EL SALVADOR CRUSIFICADO (19:16-19).

S.- EL CONQUISTADOR DE LA MUERTE (20:1-31).

T.- EL RESTAURADOR DEL ARREPENTIDO (21:1-17).

Acoge a Pedro de regreso al rebaño y lo comisiona a alimentar las ovejas y los corderos.

En el estudio de la doctrina, se ha dicho que es mejor estudiar libro por libro de la Biblia, porque tenemos la riqueza de individual de Jesús descrita por cada uno de los escritores de la Biblia. Pero esto aunque nos parezca hermoso, no es práctico. Esto lo hicimos para mostrar que la segunda persona de la deidad es Dios, por sus títulos que se le dan, y que son iguales a Dios Padre. En este estudio hay más títulos en el Nuevo Testamento y al parecer con otras funciones, pero solo es por la relación que tiene Jesús con el hombre, ya sea pecador o redimido.

EL ESPIRITU SANTO

Aunque al Espíritu Santo se le menciona siempre dentro de la Trinidad en tercer lugar, esto no significa que sea inferior. Esto ya está demostrado al hablar de los atributos de la Trinidad. Recordemos siempre que entre las personas de la Deidad, no hay superioridad en su naturaleza, pues, las tres poseen en común, la misma individualidad e idéntica naturaleza, sustancia o esencia Divina. A esta unión perfecta entre las personas de la Deidad se le llama “Consustancialidad.”

La palabra griega que se usa para hablar del Espíritu, es la palabra pnema (Pneuma), y que básicamente tiene cuatro significados. El primero de los significados (y el más común) es: “viento”. El segundo significado es: “aliento”, dentro de este significado también está la palabra: “soplo”, refiriéndose, las dos palabras, al espíritu del hombre. El tercer significado de la palabra (Pneuma) Pneúma, se refiere a la parte inmaterial e invisible del hombre, refiriéndose al “ser” de “si” mismo (su carácter). El cuarto de los significados de estas palabras se refiere al Espiritu Santo.

En el Antiguo Testamento, la palabra para hablar del Espíritu es. äàeø (Ruaj), y por lo menos, hay más de 100 referencias al Espíritu Santo, y dentro de estas referencias, por lo menos 88 se refieren al Espíritu Santo como una persona. Los Israelitas nunca especulaban sobre la naturaleza del Espíritu Santo, solo les interesaba su acción (ver por ejemplo Ezequiel 37:9), teniendo una idea vaga sobre lo que era en realidad el Espíritu de Dios (Espíritu Santo). Fue en el Nuevo Testamento en donde lo comprenden mejor, pero tomemos en cuenta que, aunque los Israelitas no entendían correctamente esta idea, aún así la doctrina está en el Antiguo Testamento. El Espíritu Santo solo mencionado con este título tres veces en el Antiguo Testamento. (Salmo 51:11; Isaías 63:10-11).

La palabra que se usa para “Santo”, es la palabra griega agioV (hágios), cuyo primer significado es “separado”. Esta palabra también era usada entre los gentiles, usándose para decir que algo o alguien era “separado” para uso exclusivo de los dioses.

La aplicación cristiana que se le dio a esta palabra, se refería a una persona apartada o separada para el uso exclusivo de Dios. Para referirse a la Tercera persona de la Trinidad, significa: La Santidad en grado infinito. Por esto se dice que la Tercera Persona de la Trinidad es Espíritu Santo: Intangible (no se le puede tocar) pero inmaculado (sin contaminación de ninguna clase) en grado infinito.

cuando estudiamos los atributos de la Deidad, vimos que el Espíritu santo, por sus atributos, es una persona, con todas las cualidades y atributos de una persona, Con los nombres del Espíritu Santo sucede lo mismo que con los nombres de Dios Hijo; nos muestran su Deidad (que él Dios), y como tal se le menciona en la Biblia (Hechos 5:3-4), y aún más, para mostrarnos su deidad; los creyentes en Dios son templo del espíritu Santo (1 Corintios 3:16).

La mayoría de los nombres dados al Espíritu Santo, empiezan con la palabra: Espíritu, agregándosele otro calificativo, o en unión con otra de las palabras de la Trinidad. Esto es para resaltar ciertas características del Espíritu Santo, también se usan otros objetivos para mostrar la Deidad del Espíritu por medio de sus atributos y sus obras. El uso o la ausencia del artículo también nos muestra ciertas diferencias al nombrar al Espíritu santo.

La última forma que estudiaremos y que se usa para nombrar al Espíritu Santo, es la de Consolador paraklhtoV (Parakletos), ésta es la más hermosa, y la forma que a muchos cristianos les gusta nombrar al Espíritu Santo.

NOMBRES DEL ESPIRITU SANTO, QUE EMPIEZAN CON LA PALABRA ESPIRITU.

Estos nombres solo son descriptivos, ya que el Espíritu Santo no es más o menos Santo porque tenga tal nombre o se le describa con otro. Por lo que, como dijimos antes, estos nombres solo describen al Espíritu Santo en sus funciones.

Los nombres Divinos del Espíritu Santo en ésta sección se dividen entre aquellos que lo muestran en la unión con el Padre y los que lo muestran en unión con el Hijo (los pondremos en ese orden). Por último hay nombres del Espíritu Santo, que lo muestran actuando individualmente, estos últimos nombres nos muestran la Deidad del Espíritu. Lo interesante es que en cierta manera, estos nombres del Espíritu Santo nos enseñan la doctrina de la Trinidad, pero ese no es el énfasis que queremos dar aquí sino solo los nombres de la tercera persona de la Deidad.

NOMBRES DEL ESPIRITU SANTO EN RELACION CON EL PADRE.

En la Biblia, los nombres del Espíritu Santo, se mencionan once veces en realidad con el padre trabajando juntos.

I.- ESPIRITU DE DIOS.

Título con que se menciona al espíritu Santo la mayor de las veces en el Antiguo Testamento. Para los Israelitas, éste título describía el “Aliento de Jehová” para los Israelitas el viento y el hálito, eran fuerzas misteriosas, por eso aplicaban este título a Jehová. Para los Israelitas esté título es un “antropomorfismo”, siendo el Espíritu (aliento), parte misma de Jehová, y Este Espíritu es quien capacita a los hombres para realizar proezas (Jueces 13:25; 14:6; Romanos 8:11).

II.- ESPIRITU DE JEHOVA.

El sentido de este título es amplio, se refiere a la capacitación especial que el Dios personal hace con sus criaturas para un trabajo especial (Jueces 3:10; 6:34; 11:29; 1 Samuel 10:6; 16:13; etc). También nos habla que el Espíritu de Jehová estaría con el Mesías (Isaías 11:2), y mostrarnos su misericordia (Isaías 61:1; Miqueas 2:7).

III.- EL ESPIRITU DEL SEÑOR.

Este título del Espíritu Santo, también se le ve en relación con Jesucristo (La segunda persona de la Trinidad), pero aquí lo vemos en relación con el padre. Este título nos enseña que el Espíritu Santo en unión con el Dios soberano, capacita (Lucas 4:18).

IV.- EL ESPIRITU DE NUESTRO DIOS.

El Espíritu Santo como nuestro redentor juntamente con Dios, salva al pecador (1 Corintios 6:11).

V.- EL ESPIRITU DE JEHOVA EL SEÑOR.

El Dios personal, también manda (Isaías 61:11).

VI.- EL ESPIRITU DE VUESTRO PADRE.

La guianza del Espíritu Santo está aquí descrita (Mateo 10:20).

VII.- EL ESPIRITU DEL DIOS VIVO.

El reto de ser siervos del único Dios vivo está descrita en éste nombre (1 Corintios 3:3).

VIII.- NOMBRES RELACIONADOS CON EL PADRE CON LA SOLA MENCION DEL ESPIRITU.

A.- Su Espíritu. (Números 11:29).

B.- Tu Espíritu. (Salmo 139:7).

C.- Mi Espíritu. (Génesis 6.3).

D.- El Espíritu de Aquel. (Romanos 8:11).

NOMBRES DEL ESPIRITU SANTO EN RELACION CON EL HIJO.

Son cinco los nombres del Espíritu Santo en relación con el Hijo que se mencionan en la Biblia, pero no se debe pensar que son muy pocos, ya que la abundancia de citas hace que esta relación sea muy importante, aunque en cada caso solo ponemos uno o dos textos.

I.- EL ESPIRITU DE CRISTO.

(Romanos 8:9; 1 Pedro 1:11) En Romanos se menciona la Trinidad.

II.- EL ESPIRITU DE JESUCRISTO.

(Filipenses 1:19) El Espíritu Santo revelando la Divinidad y humanidad de Jesús.

III.- EL ESPIRITU DE JESUS.

(Hechos 16:7 solo se encuentra en el griego), apoya la humanidad de Jesús.

IV.- EL ESPIRITU DE SU HIJO.

(Gálatas 4:6).

V.- EL ESPIRITU DEL SEÑOR.

(Hechos 5:9). En este texto y con este título, se dice Señor a Jesús, y sobre todo se le iguala con Jehová que también se le llama Señor -como ya hemos visto-, juntamente con el Espíritu Santo.

TITULOS QUE NOS MUESTRAN AL ESPIRITU SANTO ACTUANDO INDIVIDUALMENTE.

TITULOS QUE NOS MUESTRAN SUS ATRIBUTOS.

I.- LA UNIDAD DE DIOS.

UN ESPIRITU (Efesios 4:4). Dios es uno.

II.- SU PERFECCIÓN.

LOS SIETE ESPIRITUS DE DIOS (Apocalipsis 1:4; 3:1). Recordemos que el siete significa perfección.

III.- LA IDENTIDAD DEL ESPÍRITU SANTO Y LA TRINIDAD.

EL SEÑOR ES EL ESPIRITU (2 Corintios 3:18), el contexto nos habla de la Trinidad.

IV.- LA ETERNIDAD DEL ESPÍRITU SANTO.

EL ESPIRITU ETERNO (Hebreos 9:14).

V.- SU GLORIA.

ESPIRITU DE GLORIA (1 Pedro 4:14), explicando que es de la misma esencia que el Padre y el Hijo.

VI.- LA VIDA ETERNA DEL ESPÍRITU SANTO.

ESPIRITU DE VIDA (Romanos 8:2). donde dice: “Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.” Lo que antes había sido principio motor de la vida, es decir, la carne, es ahora despojada, y el Espíritu toma su lugar regulador. De manera que el Espíritu Santo es la dinámica de la experiencia del creyente que le lleva a una vida de libertad y de poder.

VII.- LA GRACIA COMO ATRIBUTO.

Esta se encuentra en dos títulos del Espíritu Santo.

A.- Espíritu De Gracia (Hebreos 6:29).

B.- Espíritu De Gracia y De Oración (Zacarías 12:10).

TÍTULOS QUE AFIRMAN LA SANTIDAD DEL ESPÍRITU SANTO.

I.- ESPIRITU DE SANTIDAD.

(Romanos 1:4). Por el contexto, posiblemente sea una referencia al Espíritu humano de Cristo, que era sin mancha.

II.- SANTO ESPIRITU.

Salmo 51:11; Mateo 1:20; Lucas 11:13.

III.- EL SANTO.

(1 Juan 2:20). Este es el título más formal y más frecuentemente usado.

TÍTULOS DEL ESPÍRITU SANTO COMO AUTOR DE LA REVELACIÓN Y DE LA SABIDURÍA.

Son cinco los títulos del Espíritu Santo que nos muestran que el es el Autor de Toda sabiduría y revelación.

I.- ESPIRITU DE SABIDURIA.

Exodo 28:3; Efesios 1:17.

II.- ESPIRITU DE INTELIGENCIA Y SABIDURIA.

Isaías 11:2; 61:1-2. Estos textos los encontramos en esencia en Lucas 4:18, donde “espíritu”, se refiere al espíritu que habita en el Mesías. La sabiduría y conocimiento de Cristo fueron el resultado, en cierto sentido, de que, Estaba lleno del Espíritu. “Sabiduría e inteligencia” se refieren al conocimiento intelectual y moral.

III.- ESPIRITU DE CONSEJO Y DE FORTALEZA.

Isaías 11:2, es el poder ideal, dar origen y realizar algo.

IV.- ESPIRITU DE CONOCIMIENTO Y DE TEMOR DE JEHOVA.

Isaías 11:2 se refiere a su familiaridad con la verdadera voluntad de Dios y su determinación para obedecerla a toda costa.

V.- ESPIRITU DE VERDAD.

Juan 14:17; 15:26; 16:13; 1 Juan 5:6. Así como Dios es amor, el Espíritu Santo es verdad. El posee, revela, comunica, guía, testifica y defiende la verdad. De esta manera se opone al “espíritu del error” (1 Juan 4:6).

VI.- EL ESPÍRITU LIBRE.

(Salmo 51:12), nos da libertad.

TITULOS QUE NOS MUESTRAN TANTO LOS ATRIBUTOS COMO LAS OBRAS DEL ESPIRITU SANTO.

Los títulos del Espíritu Santo, aparte de mostrarnos sus atributos, nos muestran sus obras, en su mayor parte en el área espiritual.

I.- ESPÍRITU DE GLORIA.

1 Pedro 4:14. En el sentido que se le da a la palabra gloria en la Biblia es el de “carácter”. El Espíritu Santo aparte de llevarnos a la gloria, es quien produce en el creyente un carácter parecido al de Dios.

II.- ESPÍRITU DE VIDA.

(Romanos 8:2) El Espíritu es el agente de la regeneración.

III.- EL ESPÍRITU DE SANTIDAD.

Romanos 1:14; 1 Juan 2:20; El Espíritu Santo es nuestro Santificador.

IV.- ESPÍRITU DE PROMESA.

Efesios 1:13; El Espíritu Santo es el cumplimiento de la promesa de Cristo de que iba a enviar al consolador. El Espíritu Santo confirma y sella al creyente dándole así seguridad de que todas las promesas que se le han hecho serán cumplidas.

V.- ESPÍRITU DE FUEGO.

Mateo 3:11; Isaías 4:4; El fuego está muy relacionado con la Santidad de Dios, es el fuego del Espíritu que nos limpia de nuestros pecados. Pero también encontramos en este título el carácter escudriñador, iluminador, refinador y consumidor del Espíritu. El limpia la escoria (lo que nos estorba y no sirve) de nuestras vidas cuando entra y toma posesión de ellas.

TITULOS DEL ESPIRITU SANTO EN DONES SOLO SE MENCIONAN SUS OBRAS.

I.- ESPÍRITU DE ADOPCIÓN.

Romanos 8:15, Es la obra del Espíritu la que nos adopta como hijos.

B.- EL ESPÍRITU DE FE.

2 Corintios 4:13. Aunque este título nos parezca un poco impersonal, pero con este título se nos presenta el Espíritu Santo como (si se admite la referencia) quien produce en nosotros la fe salvadora.

Resumiendo, podemos ver que en los títulos que se le dan al Espíritu Santo, lo hacen una persona, pero esto va mucho más allá, también vemos su Deidad en sus atributos de eternidad, omnipotencia, santidad, etc, y aunque no es el fin en esta parte del curso, vemos que el Espíritu Santo engrandece a Cristo. Aún en sus títulos vemos que es el Espíritu Santo quien nos convence de pecado y regenera.

EL USO DEL ARTICULO EN LOS NOMBRES DEL ESPIRITU SANTO.

En el sentido original, la palabra pneuma (Pneuma) en griego es neutra, por lo que el artículo es necesario para decidir la personalidad del Espíritu Santo. El uso o ausencia del artículo en el original griego donde se menciona al Espíritu Santo, no siempre puede ser decidido por reglas gramaticales. También recordemos que la ausencia o no del artículo no determina si ésta referencia es al Espíritu Santo o no.

EL USO DEL ARTICULO.

Para entender esto, recordemos primeramente que el artículo griego no es igual al artículo en español (esto ya lo hemos visto varias veces). El artículo que más se usa para nombrar al Espíritu Santo es: o (, Nominativo), y el tou (Toú, Genitivo), pero también se usan los demás artículos con sus casos, todos estos artículos están en masculino singular. Esto hace al Espíritu Santo una persona real, ya que el artículo y los casos hacen que sea real. Esto porque la palabra pneuma (Pneuma) es neutra, y el artículo le hace una persona. Lo interesante de el estudio sobre los nombres del Espíritu Santo, es que los nombres nos demuestran su Deidad, y el artículo nos muestra su personalidad.

Otro problema o claridad es que para nombrar al espíritu santo, se usa el pronombre demostrativo: ekeinoV (Ekeinos), que significa: “Este o Aquel”. En diferencia del también pronombre demostrativo outoV (outos), que es más impersonal. EkeinoV es un pronombre enfático, así que gramaticalmente estricto este artículo le da una personalidad real al Espíritu Santo, ya que también está es masculino. Esto no tanto porque la palabra griega es neutra, sino que la palabra en arameo -la lengua en la que el Señor probablemente habló-, es femenina: (äöeø) rûchâ. Sino para demostrar que el Espíritu Santo es una persona.

Otras veces se pone el artículo delante tanto de la palabra pneuma (Pneuma), y de agioV (hagios), lo que literalmente sería EL ESPIRITU EL SANTO. Esto destaca aun más la personalidad del Espíritu Santo, pondremos solo algunos de los muchos textos en donde esta presente el artículo (en griego), ya sea doble o una vez: Mateo 12:32; Marcos 3:29; 12:36; 13:11; Lucas 2:26; Juan 14:26; Hechos 1:16: 5:3; Efesios 4:30; Hebreos 3:7; 9:8.

El artículo (en griego) siempre está presente cuando el tema (y el contexto) de la enseñanza es la personalidad del Espíritu Santo, por ejemplo: Juan 14:26, en donde el Espíritu Santo es mencionado en distinción al Padre y al Hijo (véase también Lucas 3:22 y Juan 15:25).

El uso del artículo en el Espíritu Santo, nos muestra sus atributos divinos, su personalidad bien definida en la Trinidad. Su obra en relación con el Señor Jesús, en su nacimiento, vida bautismo y muerte. Su actuación en el mundo. La iglesia. Su trabajo con el creyente en forma individual y muchas cosas más.

LA AUSENCIA DEL ARTICULO.

Como dijimos antes, el uso o ausencia del artículo en relación con el Espíritu Santo, no siempre está decidido por las reglas gramaticales. Recordemos por ejemplo, que la ausencia del artículo en griego hace al nombre, substancialmente: un nombre propio; recordemos (por ejemplo) que algunas veces la palabra JeoV (Theos), se escribe sin artículo, dando un nombre propio a Dios Padre. En este caso, le da al Espíritu Santo un nombre.

La unión del creyente con el Espíritu Santo también se ve en la ausencia del artículo, ya que algunas veces la ausencia del artículo hace difícil determinar en algunos pasajes si la palabra Espíritu se refiere al Espíritu Santo o al Espíritu Vivificado del creyente. Para que entendamos mejor lo anterior, veamos Gálatas 3:3, en la frase “ Habiendo comenzado por el Espíritu,” por la ausencia del artículo es difícil determinar si la referencia es al Espíritu Santo, o al espíritu del creyente, y la función del Espíritu Santo, no se puede separar de su operación. La misma idea está en Gálatas 4:29, donde dice: “Según el Espíritu.”

La ausencia del artículo le da identidad y nombre propio al Espíritu Santo, pero también nos muestra que el Espíritu Santo (cuando es difícil de distinguir a quien se refiere en el pasaje) es “uno con el creyente”, marcando en nosotros.

EL PARACLETO.

Al Espíritu Santo en el idioma griego, también se le llama parakletoV (Parakletos), que significa: Ayudador, Abogado y Consolador, en ese orden de importancia. Esta palabra griega viene de las palabras para (para) que significa: Al lado; y kalew (Kaleo) que significa: Llamar, juntando las dos palabras, literalmente significa: Llamado al lado de uno (Llamado para ayudar).

La palabra parakletoV (Parakletos), se usaba en las cortes de justicia para denotar un asistente legal, de un defensor, o más claro de un abogado, aquel que generalmente aboga por causa de otro, un intercesor. En un sentido más amplio, esta palabra significa: uno que socorre o consuela.

Este es el nombre más bello del Espíritu santo si es que podemos hacer alguna diferencia, por lo que significa para nosotros los cristianos al llamar al Espíritu Santo como nuestro Ayudador, nuestro abogado; alguien que ve nuestra causa y la defiende, no por obras que nosotros podamos hacer, sino por lo que Jesús ha hecho por nosotros en la cruz, pagando el precio del castigo que a nosotros nos correspondía por nuestros pecados. Esto también, hace que el Espíritu Santo sea nuestro abogado (ayudador) cuando en nuestras debilidades pecamos, ya que la salvación no es por obras, por esto necesitamos al espíritu santo como nuestro ayudador.

Jesús al hablar del Espíritu Santo, se refiere a “otro”, en griego alloV (Alos), que significa: otro de la misma clase si pensara de otra clase, fuera la palabra eteroV (héteros). Esto también nos muestra que Jesús también es nuestro consolador.

La última de las aplicaciones de parakletoV (Parakletos), es la de “Consolador”, y en éste acto de consolar, podríamos incluir todas las actividades del Espíritu Santo. Esto nos lleva al sentido original de la palabra consolador, que es: “CONFORTADOR”, del latín “Confortare”, que significa en español: Fortalecer, dar fuerzas, ánimo.

Si regresamos a la idea de un tribunal, el Paracleto es el que nos fortalece y da valor delante del tribunal de Dios. Es quien vence a nuestro adversario, convence al mundo del error. Es abogado y consolador (confortador) por otra, nos muestra que el puede hacer cualquier cosa a nuestro favor, que a nosotros nos pudiera parecer limitado. Esta es la labor como paracleto del Espíritu Santo.

En cierta forma tenemos dos abogados para con Dios, a Jesucristo el Justo (Juan 2:1), y al Paracleto (Romanos 8:26). El Espíritu santo es nuestra ayuda para nuestras dificultades, y nos ayuda cualquiera que sean estas, cumpliendo las exigencias de la justicia y gracia de Dios, para bendición de nuestras almas.

RESUMEN.

Es difícil estudiar los atributos y nombre del Espíritu Santo, sin adentrarnos en sus obras. La Biblia nos dice que el nos redarguye (convence) de pecado, mora en el creyente, etc.

Hasta ahora los atributos y sus nombres, dan al Espíritu Santo una personalidad y Deidad, haciéndolo Dios mismo, esto no lo hemos inventado por nosotros mismos, sino que lo hemos sacado de la Biblia, poniendo las bases de un Dios Trino y único.

La personalidad y Deidad del Espíritu santo siempre ha causado problemas a las sectas desde la antigüedad hasta ahora, el ejemplo más moderno es el de los “Testigos de Jehová”. Pero con este estudio demostramos que el Espíritu Santo es una de las personas de la Deidad, no más ni menos, con todas sus cualidades poder y soberanía.