QUE ES LA ORACION

 

"La oración no es una varita mágica para que Dios haga realidad nuestros deseos, sino más bien es una manera de convertirnos a nosotros en instrumentos para que los deseos de El se hagan realidad."

Definición de oración
Normalmente siempre que queremos saber la definición de una palabra la buscamos en el diccionario. Algunas de las definiciones que obtenemos de "oración" son las siguientes:

La Enciclopedia Hispánica dice: "Diálogo del hombre con la divinidad que responde a algún tipo de manifestación de ésta. La respuesta humana puede ser de reconocimiento, de acción de gracias, o de impetración ante alguna necesidad."
<1>

Otras definiciones las podemos encontrar en Diccionarios Bíblicos: "Es el ofrecimiento de las emociones y deseos del alma hecho a Dios, en el nombre y por la mediación de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, Jn 16:23-27. Es la comunión del corazón con Dios mediante el auxilio del Espíritu Santo, Ro 8:26, 27, y es para el cristiano la verdadera vida del alma. Sin ese espíritu filial nadie puede ser cristiano, Job 21:15; Sal 10:4."
<2>

"Es cualquier comunión espiritual con Dios, incluyendo la confesión, petición, adoración, alabanza y acción de gracias... Es un recurso natural de los hijos de Dios."
<3>

F. J. Huegel define la oración como: "La oración es el privilegio más grande que tiene el ser humano, y su gozo más preciado, puesto que por medio de ella mantiene comunión con su Padre celestial que es la Fuente e la Vida, y es también el medio más poderoso que el ser humano tiene a su alcance para triunfar."
<4>

Charles Spurgeon decía que "La oración es el delgado nervio que mueve los músculos de la omnipotencia."
<5>

Podríamos resumir todas estas definiciones diciendo que: Cuando el hombre ora, Dios obra.

La primera oración registrada en la Biblia
La primera oración históricamente registrada en la Biblia se encuentra en Gn 4:26: "Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre de Jehová".

Antes de eso, el hombre hablaba directamente con Dios. Adán (Gn 3:8) y Caín (Gn 4:6) así lo hicieron.

La única oración dada para uso perpetuo en el AT es la de Dt 26:5-15: "Un arameo a punto de perecer fue mi padre, el cual descendió a Egipto y habitó allí con pocos hombres, y allí creció y llegó a ser una nación grande, fuerte y numerosa; y los egipcios nos maltrataron y nos afligieron, y pusieron sobre nosotros dura servidumbre. Y clamamos a Jehová el Dios de nuestros padres; y Jehová oyó nuestra voz, y vio nuestra aflicción, nuestro trabajo y nuestra opresión; y Jehová nos sacó de Egipto con mano fuerte, con brazo extendido, con grande espanto, y con señales y con milagros; y nos trajo a este lugar, y nos dio esta tierra, tierra que fluye leche y miel. Y ahora, he aquí he traído las primicias del fruto de la tierra que me diste, oh Jehová" en relación al ofrecimiento de los diezmos y primicias, la cual contiene en forma simple los elementos importantes de la oración: reconocimiento de la misericordia de Dios, dedicación de uno mismo, y petición de futuras bendiciones.

Tal vez se podría agregar la bendición sacerdotal de Nm 6:24-26: "Jehová te bendiga, y te guarde; Jehová haga resplandecer su rostro sobre ti, y tenga de ti misericordia; Jehová alce sobre ti su rostro, y ponga en ti paz.", de forma petitoria, y la breve oración de Moisés de Nm 10: 35-36: "Cuando el arca se movía, Moisés decía: Levántate, oh Jehová, y sean dispersados tus enemigos, y huyan de tu presencia los que te aborrecen. Y cuando ella se detenía, decía: Vuelve, oh Jehová, a los millares de millares de Israel" al levantarse y ponerse la nube.

La primera oración en la vida cristiana
La primera oración en la vida cristiana es aquella en la cual reconocemos que somos pecadores, y que necesitamos de Cristo como nuestro Señor y Salvador. Esto parte de la verdad que se nos revela en la Biblia:

1. El hombre fue creado a la imagen y semejanza de Dios, con el propósito de tener comunión con Él. (Gn 1,2)
2. Debido a la desobediencia por propia voluntad del hombre en el huerto del Edén, el hombre cayó y se convirtió en pecador (Gn 3). Toda la creación se corrompió y se encadenó por el pecado de Adán y Eva (Gn 3:17, Ro 8:19-22).
3. Dios proveyó un medio para restablecer esa comunicación rota a través de nuestro Señor Jesucristo y la salvación que obtuvo para nosotros en Su sacrificio en la cruz (Gn 3:15, Jn 3:16).

Al tomar esta decisión clave en nuestras vidas, cada uno de nosotros se convirtió en una nueva persona, con un nuevo destino, y esto necesariamente conlleva un nuevo estilo de vida, en el cual la oración se convierte en algo imprescindible.