Base Bíblica: Job 10:1

Está mi alma hastiada de mi vida;

Daré libre curso a mi queja,

Hablaré con amargura de mi alma.

INTRODUCCION

A veces me quisiera morir ya que el liderazgo envuelve muchas lágrimas y fuertes pruebas. No es un encanto como muchos creen. Ya que el líder es visto parado en el púlpito y se ve como algo muy atractivo, hasta entra las ganas de imitarlo. Más, sin embargo, él está en una guerra con el mismo Satanás, el mundo y su propia carne. Muchas veces es mal entendido por miembros de su familia, amigos y hasta compañeros en el evangelio. Además de esto, muchas veces es criticado por personas motivadas por el celo, la envidia y el temor.

1.- MOISES QUISO MORIRSE (Números 11:15)

Como líder de Israel, quien recibió un llamado tremendo del Señor para sacar a Israel de la opresión de los Egipcios. Su propio hermano y hermana lo criticaron y retaron su liderazgo además de todo el pueblo de Israel. A pesar de todo lo que había vivido Moisés y las experiencias que había tenido con el Señor, las presiones vinieron a ser tan enormes que pidió a Dios que le quitara la vida. ¡Que tal presión y sufrimiento!

2.- ELIAS QUISO MORIRSE (1 de Reyes 19:4)

El Profeta Elías también tuvo grandes problemas. En un momento lo vemos en el Monte Carmelo orando porque fuego del cielo caiga sobre el sacrificio y apasionadamente matando cuatrocientos profetas de Baal, más cuando Jezabel comenzó a perseguirle para hacerle daño, Elías deseó morirse y le dijo al Señor “...basta ya oh Jehová, quítame la vida”

3.- A VECES COMO QUE DA GANAS DE MORIRSE (Salmos 43:5)

El liderazgo tendrá cargas muy pesadas y fuertes y hasta nos entrará las ganas de morirnos, pero son parte del llamado. Al final valdrá el sacrificio, porque serán cosas fundamentales en nuestra preparación en el ministerio y luego cuando lo entendamos alabaremos a Dios.

CONCLUSION

Hay un precio muy grande que pagar para llegar a ser un líder. A pesar de las circunstancias difíciles que podamos pasar, entendamos que es el proceso que Dios permite para nuestra formación y así poder tener ministerios prósperos y bendecidos. Si los problemas son grandes, es porque el ministerio será grande. ¡Adelante en el Señor!             Revelacion1616@Hotmail.Com

 

Moisés y Elia

Se quisieron morir

Home