Perfeccionando a los santos para

La obra de ministerio


 

ADÁN Y CRISTO



BASE BÍBLICA: Romanos 5:12-21

LA OBRA DE ADÁN.

Trajo el pecado a la humanidad.

POR TANTO COMO EL PECADO ENTRÓ EN EL MUNDO POR UN HOMBRE, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. Romanos 5:12.

Antes de la desobediencia de Adán el hombre estaba en estado de inocencia, no conocía el pecado. Pero el pecado ya estaba en la creación por medio de la transgresión de Satanás Ezequiel 28:16; A causa de la multitud de tus contrataciones, fuiste lleno de iniquidad, Y PECASTE, por lo que yo te eché del monte de Dios y te arroje de entre las piedras de fuego, oh querubín protector.

Ahora el pecado iba a ser introducido dentro de la creación humana, pero para que esto sucediera era necesaria la desobediencia de Adán, quien era la cabeza representativa de todo el género humano. Es decir las acciones de Adán no solamente lo cobijaban a él, sino tenían repercusión sobre todos los hombres, él nos estaba representando.

1. Por medio del pecado entró la muerte al mundo.

Por tanto como el pecado entró en el mundo por un hombre, Y POR EL PECADO LA MUERTE, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. Romanos 5:12.

La desobediencia de Adán trajo estas consecuencias:

La separación del hombre con Dios (muerte espiritual) ahora el espíritu del hombre está incomunicado con Dios. Génesis 2:17.

La separación del hombre con su prójimo por esto la relaciones interpersonales son críticas, caóticas, el ejemplo de esto el subsiguiente asesinato de Abel en manos de su hermano.

La separación del hombre con la creación por causa de la maldición que pesa sobre la creación Génesis 3:17.

La separación del hombre consigo mismo, por esto el hombre no busca ni siquiera su propio bienestar sino que destruye su cuerpo con vicios.

Antes del pecado Adán tenía comunión plena con Dios, no había ningún obstáculo, Adán tenía vida espiritual; pero Dios ya le había advertido al hombre que si desobedecía moriría.

Adán cuando estaba en el huerto de Edén era inmortal, no moría físicamente pues tenía acceso al árbol de la vida, de este fruto no tenía prohibido comer.

Génesis 2:9. Y Jehová hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista y bueno para comer; TAMBIÉN EL ÁRBOL DE LA VIDA, en medio del huerto, y el árbol de la ciencia del bien y del mal.

Génesis 2:16-17. Y mandó Jehová Dios al hombre diciendo: DE TODO ÁRBOL DEL HUERTO PODRÁS COMER, más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

Cuando Adán desobedece, inmediatamente quedó separado de Dios, es decir murió espiritualmente, además como se le impidió la entrada al huerto no pudo volver a comer del árbol de la vida y por esto llegó a ser mortal.

Génesis 3:22-24. Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora pues que NO ALARGUE SU MANO Y TOME TAMBIÉN DEL ÁRBOL DE LA VIDA Y COMA Y VIVA PARA SIEMPRE.

Y lo sacó Jehová Dios del huerto del Edén, para que labrase la tierra de que fue tomado.

Echó pues fuera al hombre y puso al oriente del huerto del Edén querubines y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida.

De esta forma cuando Adán pecó quedó separado espiritualmente de Dios (muerte espiritual) y al no poder tomar del árbol de la vida, quedó sujeto a la muerte física.

2. Por el pecado de Adán fuimos constituidos pecadores.

Porque así como POR LA DESOBEDIENCIA DE UN HOMBRE, LOS MUCHOS FUERON CONSTITUIDOS PECADORES...... Romanos 5:19a.

Toda la humanidad llegó a ser pecadora, no por una acción de su parte, sino por la acción de Adán, por esto la Escritura declara que fuimos constituidos (Kathistëmi) lo que significa: Imponer que uno sea algo, hacer a alguien tal o cual cosa, es decir sobre el género humano fue impuesta la condición de pecadores, todos fuimos constituidos pecadores por el pecado de Adán.

Como Adán nos estaba representando, CUANDO ADÁN PECÓ, TODOS PECAMOS; de ese momento hacia adelante toda persona que nace, nace pecadora. Usted. Y yo fuimos declarados pecadores no por nuestras obras, sino por la desobediencia de Adán.

3. Por el pecado de Adán vino el juicio de condenación para todos.

Y con el don no sucede como en el caso de aquel uno que pecó, porque ciertamente EL JUICIO VINO A CAUSA DE UN SOLO PECADO PARA CONDENACIÓN.... Romanos 5:16a.

Note como el apóstol advierte que el juicio vino a toda la humanidad como resultado de un solo pecado. Y ¿Cuál fue el resultado de ese juicio? Separación eterna de Dios, esa fue la condenación.

De esta manera por la acción de Adán cuando nacimos pecadores porque fuimos constituidos pecadores, y nacemos bajo la condenación de estar separados de Dios.



LA OBRA DE JESUCRISTO

Jesucristo es el segundo Adán, el también nos estaba representando, por eso su obra se aplica a todo el género humano. Jesucristo es el encargado de cambiar las consecuencias de la transgresión de Adán.

1. Llevó en la cruz el pecado de toda la humanidad.

Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino, MÁS JEHOVÁ CARGÓ EN ÉL, EL PECADO DE TODOS NOSOTROS. Isaías 53:6.

Jesucristo vivió una vida santa, libre de pecado, y al morir en la cruz Dios colocó sobre el pecado de todo el mundo, el pecado de todos los que fuimos constituidos pecadores.

Así como la humanidad fue constituida pecadora, Jesucristo también fue hecho pecado. 2 Corintios 5:21. Al que no conoció pecado, POR NOSOTROS LO HIZO PECADO, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.

Algunos intérpretes basándose en Romanos 5:19. Porque así como por la desobediencia de un hombre LOS MUCHOS fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, LOS MUCHOS serán constituidos justos.

Entonces enseñan que la muerte de Jesucristo no fue por todo el mundo sino exclusivamente por los muchos. Pero el mismo texto declara que los muchos también fueron constituidos pecadores, es decir los muchos, significa TODOS porque no hay un solo justo por cuanto todos fuimos declarados pecadores.

Entonces sostener la posición que solamente algunos fueron justificados implica que no todos fueron constituidos pecadores, lo cual indicaría que un grupo de personas no necesitarían de la obra redentora de Jesucristo, porque no fueron constituidos pecadores lo cual llevaría a contradicción teológica.

Además el texto 18 de mismo capítulo 5 de Romanos aclara cual es el pensamiento de Pablo cuando se refiere a los muchos. Así que como por la transgresión de uno VINO LA CONDENACIÓN A TODOS LOS HOMBRES, de la misma manera por la justicia de uno, VINO A TODOS LOS HOMBRES LA JUSTIFICACIÓN DE VIDA.

Aquí claramente se indica que todos fueron constituidos pecadores y por lo tanto DE LA MISMA MANERA, A TODOS LOS HOMBRES VINO TAMBIÉN LA JUSTIFICACIÓN.

2. Jesucristo quitó la muerte

Pero que ahora que ha sido manifestada por la aparición de nuestro Señor Jesucristo, EL CUAL QUITÓ LA MUERTE, y sacó a luz la vida y la inmortalidad por el evangelio. 2 Timoteo 1:10.

Por medio de su obra perfecta, ahora toda persona es llamada a tener comunión con Dios, porque la barrera (pecado) ya fue eliminada.

En este versículo el apóstol no habla de la muerte física sino de la muerte espiritual, porque aún para los creyentes participamos de la muerte física.

La muerte que fue quitada es la muerte espiritual, es decir la separación del hombre con Dios, por esto dice Juan 5:24. De cierto de cierto os digo: el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna; y no vendrá a condenación, MÁS A PASADO DE MUERTE A VIDA.

El pecado fue perdonado, por lo tanto quien cree esta libre de la condenación de estar separado de Dios.

3. Por la justicia de Jesucristo es justificado todo el que cree.

Así como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera POR LA JUSTICIA DE UNO VINO A TODOS LOS HOMBRES LA JUSTIFICACIÓN DE VIDA. Romanos 5:18.

La obra de Jesucristo justificó a todo el mundo, solo que esta justificación se hace efectiva solo para la persona que cree en el nombre de Jesucristo.

Por esto aclara el apóstol Pablo en Romanos 5:17. Pues si por la transgresión de uno reinó la muerte, mucho más reinarán en vida por uno solo, Jesucristo, LOS QUE RECIBEN la abundancia de la gracia y del don de la justicia.

Aquí la palabra recibir (Lambanö) traduce Tomar, coger, apoderarse de, alcanzar, aprehender con los sentidos o la inteligencia, comprender, entender, llevar consigo.

Aunque la provisión de Dios cobija a todos, se hace efectiva solo para aquel que desea aceptarla, pues Dios no obliga a nadie a estar cerca de, el, si no lo desea.

Y no queréis venir a mí para que tengáis vida. Juan 5:40. El querer implica la acción de una voluntad libre.

4. Por la obediencia de Jesucristo los muchos son constituidos justos.

Porque así como por la desobediencia de un hombre, los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, LOS MUCHOS SERÁN CONSTITUIDOS JUSTOS. Romanos 5:19.

De la misma manera en que fuimos constituidos pecadores, de la misma manera ahora somos constituidos justos, no por una obra de nuestra parte, sino solo por creer en Jesucristo.

Somos declarados justos por Dios, no por nuestras buenas obras o acciones, sino por la justicia que es por la fe. La persona que intenta justificarse por sus propios medios, queda decepcionado pues por las obras ningún ser humano se justifica delante de Dios.

La única forma es la preparada por Dios, el creer en Jesucristo pues cuando lo hacemos, somos revestidos de Cristo Jesús.

Dios nos constituye justos, solamente por creer en Jesucristo.



CONCLUSIÓN:

El mensaje de buenas nuevas es que por la obra de el segundo Adán Cristo Jesús, toda persona que cree tiene comunión con Dios, que ya todos los pecados fueron perdonados en la cruz, por lo tanto puede presentarse delante de Dios justo, perfecto y santificado por medio de la justicia de Jesucristo, no por el camino viejo de las obras, sino por el camino nuevo del Nuevo Pacto.

Recuerde: La victoria de Jesucristo es nuestra victoria, por esto Dios ya nos ha sentado en lugares celestiales.
Efesios 2:6