Hay un ladrón en la Atmósfera

 

Base Bíblica:   1 Pedro 5:8

 

8Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;

 

Introducción:

 

Los leones atacan al animal enfermo, joven y solitario; escogen a los animales que están solos o desprevenidos.

 

Pedro nos advierte que Satanás puede atacarnos cuando enfrentamos sufrimiento o persecución. Sintiéndonos solos, débiles, abandonados y alejados de otros creyentes, preocupados en nuestros problemas hasta el punto de que olvidemos estar atentos al peligro, es cuando especialmente somos vulnerables a los ataques de Satanás.

 

En el tiempo de sufrimiento, busque el apoyo de los creyentes. Mantenga los ojos en Cristo, y resista al diablo. Luego, dice Santiago, «huirá de vosotros» (Santiago 4.7).

 

Definición:

 

Vulnerables

Que puede recibir un daño o perjuicio física o moralmente, que es sensible a lo que se expresa o conmovido por ello.

¡Quien mejor que pedro para saber respecto al merodear de Satanás!                  (Pequeño Larousse)

 

Varias veces Jesús le advirtió a Pedro que Satanás andaba en pos de el, pero Pedro descosía de que forma Satanás lo iba a atacar, al igual que el desconocía el alcances del ministerios que el alcanzarías.

 

Demasiados cristianos se han  << puesto a dormir>, abriendo el camino para que Satanás obre (Mateo 12; 25,39).

 

Satanás es un “adversario”, lo que quiere decir “uno que acusa en una corte”.

 

La palabra “diablo” significa “calumniador”.

 

Satanás nos acusa ante Dios (Job 1-2; Zacarías 3:1-5; Apocalipsis 12:10) y usa los labios de los inconversos para acusarnos falsamente (1 Pedro 2;12; 3.16; 4.4,14).

 

Satanás viene ya sea como una serpiente para engañar (Génesis 3) o como león para devorar. Es mentiroso y homicida (Juan 8:44)

 

Presentación.

¿Que podemos hacer los cristianos para derrotar a Satanás?

 

  1. ¡Estar alertas! Debemos tener nuestros ojos abiertos y no bajar la guardia. Cuando David bajo la guardia y dejo la batalla, cayó en pecado (2 Samuel 11). Cuando Pedro se sintió muy confiado, se durmió y cayó en la trampa de Satanás.

 

  1. ¡Resistir! Esta palabra trae a la mente a un ejercito, irguiéndose unido para oponerse al enemigo. Los cristianos debemos estar unidos contra Satanás (Filipenses 1:27-30). Si hay una ruptura en las filas Satanás, Satanás tiene una oportunidad.

 

  1. ¡Creer! Le resistimos en la Fe, o sea, confiamos en la victoria de Cristo. Satanás usa mentiras como su principal arma y el creyente debe contrarrestar las mentiras de Satanás con la verdad de Dios. Jesús uso la espada del Espíritu en el desierto (Mateo 4).

 

 

  1. ¡Recordar! Acordarse de que otros cristianos atraviesan las misma pruebas y que usted no esta solo. Si Satanás puede lograr hacernos sentir que estamos solos, que Dios nos ha abandonado, nos desanimara y nos derrotara.

 

Conclusión:

 

Pero tenemos una grande esperanza.

 

Juan 6:35

 

35Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás.

 

La gente come pan para saciar su hambre física y para mantener su vida física. Podemos saciar el hambre y mantener la vida espiritual únicamente mediante una adecuada relación con Jesucristo. Con razón decía que era el pan de vida. Pero el pan debe comerse para mantener la vida y a Cristo debe invitarse a entrar a nuestro diario andar para mantener la vida espiritual.