¿Es la salvación por fe  o por fe y obras?


Bíblicamente la salvación no es ni por obras ni por fe; es por Gracia.   Pero es la fe  "el medio" establecido por Dios para alcanzar la justificación  y no las obras.

"Porque por Gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se glorié"
(Efesios 2:10-11)

La Salvación es obra y voluntad única de Dios, no del hombre (Juan 1:13).   Esta comprende una serie de eventos en aquel que es salvo, el que 'cree'.  Estos sucesos ocurren antes de la salvación, durante y después de la salvación.  La salvación en si es momentánea y nunca progresiva. La salvación comprende lo siguiente:

Antes de la Salvación:

Llamamiento
(Proceso por el cual Dios llama)

·         Llamamiento Externo - Hecho por el que Predica el Evangelio o Invita al arrepentimiento (Marcos 16:15, 16)

·         Llamamiento Interno - Obrado por el Espíritu Santo convence de pecado, produce fe y arrepentimiento (Del Griego [metanoia] que significa "cambio de mente"), va con la fe.  "Antes no creías y ahora crees".  El que oye y responde al llamado "creyendo", recibe salvación...(Mateo 20:16)

Al momento de la Salvación

·         Regeneración- Los que nacen de nuevo creen en Cristo.  Esto es regeneración.  Dios nos restaura a una relación recta con si mismo. El Nuevo nacimiento es obra del Espíritu Santo el cual pasa a hacer morada dentro del nuevo creyente.  (Juan 3:3; Tito 3:4-6)

·         Conversión Es un cambio radical que ocurre con el conocimiento de la persona.  El pecador conscientemente abandona su vida pecaminosa, volviéndose a una vida en comunión con Dios.  Es producto del Arrepentimiento (cambio de mente). (2 Corintios 7:9,10).  La Conversión ocurre una sola vez y para siempre.

·         Justificación-Es la declaración legal de parte de Dios de que ya somos perdonados por la sangre de Cristo.   Es un acto de Dios ha echo una vez y para siempre que libera al pecador de su culpa y pena de pecado y es declarado santo (separado) para Dios. (Romanos 5:1; 8:1, 33, 34)

·         Adopción- En este proceso de vemos un cambio en nuestra relación con Dios.  Antes, éramos enemigos de Dios, en guerra contra El.  Ahora, estamos en una relación de amor y amistad.  Somos hijos adoptivos de Dios. (Efesios 1:4, 5)

·         Bautismo- El nuevo creyente es Bautizado por medio del Espíritu Santo y unido por Cristo como miembro de su cuerpo, la Iglesia. (I Corintios 12:13)

Desde la Salvación-(Producto de la regeneración)

·         Santificación- Es el proceso por el cual nos mejoramos, purificamos hasta que el creyente es glorificado.   Desde el momento de la salvación todo creyente queda capacitado por el Espíritu Santo para toda buena obra.  El Espíritu  Santo toma parte directa en la santificación de los creyentes a medida que estos se someten a su dominio y dirección. (Efesios 1:4; I Tesalonicenses 4:7; I Pedro 1:15,16)

¿Para que son las obras?

Son muy necesarias.  "Las obras son fruto de la salvación, pero la salvación nunca es fruto de las obras".  El único paso hacia la salvación es la FE VERDADERA en Cristo, reconociéndose que se es pecador y se necesita a Cristo como Señor y Salvador. Dios te Justifica, es decir te declara inocente por creer de todo corazón en Cristo como Señor y Salvador. Este es el misterio de la "Regeneración" o "Nuevo Nacimiento" el cual produce el Espíritu Santo y hace al hombre apartarse de sus malos caminos (SANTIFICACIÓN) y OBRAR en buenas obras que según dice la Biblia "fueron preparadas de antemano para que andemos en ellas" (Efesios 2:10; 4:17-32; Mateo 7:15-23). Es decir, toda aquella persona que dice tener fe debe de tener obras dignas de arrepentimiento. El que dice tener fe y no tiene buenas obras en AMOR es mentiroso y No es Salvo (Santiago 2:14-26).

La Biblia dice:

Justificados pues por la FE tenemos paz para con Dios por medio de Nuestro Señor Jesucristo" (Romanos 5:1-2; Efesios 2:1-10). 

No dice Por la "fe y las obras".  Es por Gracia (bondad o misericordia inmerecida).

La Justificación es solo "por gracia" y solo "por medio de la fe" en Cristo y su obra. 


"Porque por Gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se glorié"
(Efesios 2:10-11)

 

¡La Salvación es un Proceso!

 

 

Filipenses 1

6 Estando confiado de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo;

 

La necesidad de entender la salvación en su sentido total y completo ha sido el fracaso de muchos creyentes y maestros lo cual ha causado confusión en los cristianos.  El estudio bíblico ha llevado a que unos afirmen que la salvación ‘es un proceso’ mientras que otros afirman que la salvación ‘no es un proceso’. Bueno, quizás, usted se sorprendería si le dijera que tanto un grupo como el otro tiene razón. Creo que la Biblia nos presenta tanto una verdad como la otra y es asunto de poder ver ambas cosas desde su perspectiva correcta.  Espero en Dios que este estudio le ayude a usted a tener un mejor entendimiento de lo que es la salvación y como esta es obrada en los creyentes.

LA SALVACIÓN ES PRESENTE…

Primero debemos decir que, ‘la Salvación NO ES un Proceso, sino que es un hecho’. En esto seguro que algunos maestros cristianos no tendrán problemas. Pues tienen muy claro que hubo un momento en su vida cuando creyeron al mensaje del evangelio y fueron salvos. De esto se habla mucho cuando se dice "antes de ser salvo yo era esto y hacía aquello, pero después del tal día y tal mes y tal año, “fui salvo” y desde ‘ese instante’ tengo salvación". También oímos decir, el día de la campaña de tal evangelista "creí y levanté mi mano ó pasé al frente y oraron por mí" ó "un día solo en mi cuarto, Dios me habló…" ó "mientras iba en mi automóvil sentí el llamado…, recibí a Cristo y fui salvo".

¿Hay verdad en estas palabras? Ciertamente sí que la hay. La salvación ‘se recibe’ al momento que nos arrepentimos de nuestros pecados y creemos de todo corazón a que la sangre de Cristo nos limpia de todo pecado. La Biblia da testimonio de esta gran verdad:

Hechos 16:31

Y ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo tú, y tu casa.

Efesios 2:5

Aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo; por gracia sois salvos;

El Apóstol Pablo se refiere a los cristianos como ‘sois salvos’ en tiempo presente. Cuando una persona cree en Jesucristo, ‘es salva’ en ese mismo instante.  El Creyente recibe la vida eterna ¡en ese mismo momento! Por eso cuando alguien nos pregunta si somos salvos podemos decir con toda certeza y seguridad, "¡Sí, soy Salvo y tengo Vida Eterna!". Eso es lo que el Apóstol Juan nos declara cuando nos habla de una vida eterna presente.

LA VIDA ETERNA ES PRESENTE…

Juan 3

36 El que cree en el Hijo, tiene vida eterna; mas el que es incrédulo al Hijo, no verá la vida, sino que la ira de Dios está sobre él.

1 Juan 5

11 Y este es el testimonio: Que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. 12 El que tiene al Hijo, tiene la vida: el que no tiene la Hijo de Dios, no tiene la vida. 13 Estas cosas he escrito á vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios. 14 Y esta es la confianza que tenemos en él, que si demandáremos alguna cosa conforme á su voluntad, él nos oye.

LA DIFICULTAD

Cuando una persona viene a Cristo y recibe la salvación y alguien le dice, "usted es salvo para siempre y la salvación no se pierde", entonces la conclusión lógica de muchos es que no importa lo que usted haga no perderá la salvación. Y es aquí donde comienza la confusión de posiciones y las denominaciones. Entonces algunos, para evitar esta conclusión tan extrema y sin respaldo bíblico enseñan que la salvación sí se pierde.  Se recibe por la fe, pero se puede perder. Así que la persona tiene ‘vida eterna’ que recibió al momento que creyó pero tiene “que cuidar esa salvación”, “tiene que mantener la fe” y “no caer en pecados graves” pues si no lo hace, puede llegar a perder su salvación, puede llegar a perder la vida eterna.

Lo cierto es que tales afirmaciones contradicen la revelación total de la Biblia, pues si una persona tiene una vida que es ‘eterna’, como lo declaran Cristo y el apóstol Juan, ¿Cómo es posible que por alguna razón deje de tener vida eterna?. No hay duda de que la salvación es segura y permanente. El apóstol Pedro nos dice que hemos sido renacidos de “simiente incorruptible’ (1 Pedro 1:23). Por supuesto, si la simiente que está en nosotros es  Cristo y es incorruptible, ¿Cómo puede llegarse a corromper? Alguno objetará y nos dirá que la simiente es Cristo y si él sale de nosotros entonces nosotros morimos pero Cristo sigue siendo la semilla incorruptible, mas el que fue cristiano pasa de ‘vida a muerte’. Pero, esto nos lleva a preguntarnos lo siguiente.  Si el cristiano ha pasado de muerte a vida para nunca mas morir, como declara el mismo Jesús:

Juan 5

24 De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me ha enviado, tiene vida eterna; y no vendrá á condenación, mas pasó de muerte á vida.

Juan 10

28 Yo les doy vida eterna, y nunca perecerán, ni nadie podrá arrebatármelas de la mano.

¿Cómo es posible que vuelva a pasar de vida a muerte y perecer?. Algunos han dicho "¿Entonces me puedo ir a pecar y vivir como quiera y sigo siendo salvo?" Pero eso no puede estar mas lejos de la verdad. Y en realidad, aunque hay muchos que predican exactamente eso, no es esa la posición de la ‘Fe Bíblica Evangélica Reformada’ la cual creemos y predicamos. Creo que lo que pasa es que a menudo a las personas se les predica la mitad del mensaje. A unos se les dice que son salvos y eso basta, y a otros que son salvos pero tienen que “cuidar su salvación para no perderla” mientras que a otros se les dice que la salvación no es presente y que "no son salvos todavía, sino que tienen que seguir trabajando (obrando)" para llegar a ser salvos en el futuro.

Pero ¿Cómo es esa salvación y esa vida eterna que tenemos? Esa vida eterna, podemos decir ‘es un adelanto’ en el presente de la vida eterna futura por medio del Espíritu Santo. Podríamos decir que cuando creímos nuestra salvación ‘fue aplicada’ a nosotros y por eso podemos decir que tenemos vida eterna. Eso no significa que tenemos todo lo que la salvación comporta, sino que hemos recibido la vida eterna como depósito o garantía por medio del Espíritu Santo…

Efesios 1 (NVI)

13 En él también ustedes, cuando oyeron el mensaje de la verdad, el evangelio que les trajo la salvación, y lo creyeron, fueron marcados con el sello que es el Espíritu Santo prometido. 14 Éste garantiza nuestra herencia hasta que llegue la redención final del pueblo adquirido por Dios,* para alabanza de su gloria.

Efesios 4

30 No agravien al Espíritu Santo de Dios, con el cual fueron sellados para el día de la redención.

¿Es eso todo lo que hemos de recibir? Obviamente no es eso todo lo que hemos de recibir. ¡Hay mucho más! La salvación nos ha sido dada. La hemos recibido, la tenemos pero solo en garantía para el día de la redención.

Todo aquel que ha nacido de nuevo es salvo y su salvación es garantizada hasta el día de la redención del cuerpo, es decir la resurrección que ha de tomar el último día. De ese momento en adelante la salvación no será mas garantía de un porvenir sino la experiencia de una ¡realidad presente! Esa es la seguridad de todo aquel que ha nacido de nuevo. Todos los que han nacido de nuevo, llegarán hasta aquel día y recibirán la totalidad (manifestación) de la vida eterna. El hecho de que la seguridad está garantizada significa que es segura en Dios, no existe posibilidad alguna de que este garantizada y que luego por cualquier causa la garantía sea revocada.

¿PORQUE DECIMOS QUE LA SALVACIÓN ES UN PROCESO?

¿Están correctos los que afirman que la salvación ocurre en un instante? Debo reiterar que sí lo están, pero debo decir también que ahí no queda todo. Todo buen estudiante bíblico llegará a la conclusión de que la salvación requiere un proceso, aunque concedo que muchos seguirán diciendo que eso no puede ser, pues basado en lo que hemos expuesto arriba, vemos muy claramente que la salvación se recibe al creer, ‘solo por la fe’, así que según ellos “no puede ser un proceso”. ¿Cuál es el problema? Repito, el problema está en que no miramos la salvación en su totalidad, solo miramos el aspecto presente o futuro de esta a la vez y no ambos al mismo tiempo.

Todos los cristianos, sin importar posición teológica utilizamos la frase ‘el plan de salvación’ sin ningún problema, pero cuando hablamos del ‘proceso de salvación’, entonces se levantan muchas objeciones. Se nos dice “no, la salvación no es un proceso, la salvación es instantánea, en un momento, en un segundo, ‘confiesas y ya eres salvo”. Otros dicen, “no la salvación no es instantánea, es un proceso el cual no hemos alcanzado”. El primero dice "es solo por fe" pero el segundo dice "es por fe y obras" ó es por fe pero si no "obras" la pierdes.  Arriba vimos el aspecto real y presente de la salvación cuando esta toma lugar y se hace real “al momento” de creer.  Ahora miraremos la salvación en el aspecto “proceso” o de una actividad que toma tiempo.

¿CÓMO ES LA SALVACIÓN UN PROCESO?

Así que en segundo lugar, decimos que ‘La Salvación ES un Proceso’.  Por supuesto, creemos que esto es cierto pero no significa que estemos de acuerdo con lo que muchos quieren decir con ‘proceso de salvación’. Estamos de acuerdo con la declaración pero no con la definición de algunos. Anteriormente dijimos que podemos hablar del ‘plan de salvación’ sin ningún problema, mas no hablar de la misma manera del ‘proceso de salvación’ sin crear problemas. Pero debemos de entender que el ‘plan de salvación’ como todo plan, es un proceso. Ningún plan se compone de un solo acto en un momento o en un instante, sino que existe un objetivo al cual se quiere llegar y por medio del plan se establecen los medios para alcanzar ese objetivo.

El plan de salvación es eso mismo, "un plan para salvar"; Así que vemos que el objetivo es ‘la salvación de los seres humanos’. Este plan envuelve varias etapas que han de desarrollarse a su debido tiempo hasta que se lleve a cabo el plan en su totalidad. Para algunos el Plan de salvación comenzó en la cruz y es decido por los pecadores ‘influenciados’ por el evangelio.  Son ellos quienes deciden si creen o no creen, si no creen, el plan termina en ‘condenación’ y si creen, el plan termina en ‘salvación’. Pero la Biblia nos dice que la salvación fue planeada desde “antes de la fundación del mundo” y que es un proceso el cual Dios quien es el dueño y arquitecto de tal plan está desarrollando a través de la historia. El proceso incluye cinco etapas principales las cuales encontramos descritas en la Biblia…

Romanos 8

29 Porque á los que antes conoció, también predestinó para que fuesen hechos conformes á la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos; 30 Y á los que predestinó, á éstos también llamó; y á los que llamó, á éstos también justificó; y á los que justificó, á éstos también glorificó.

Así que vemos que las etapas son…

El hecho de que alguien creyó al evangelio un día, no significa que eso era todo lo que había en el plan ni que ya el plan ha sido terminado, eso era solo una parte del plan. El que plan para esté completo, el objetivo para el cual se desarrollo, debe ser alcanzado. Dios nos dice que el objetivo es la “glorificación” de los que fueron conocidos por Dios. Así que el plan de salvación es para salvar a los escogidos (pre-conocidos) de Dios. Cada etapa del plan ha de tomar lugar en el tiempo, el año, mes, día, hora y minuto que Dios ha establecido de antemano para que ocurra. Dios no creó un plan y lo dejó para ver si sucedía o no sucedía lo que Él quería, ni para ver si los hombres hacían que su plan se cumpliese. No, Dios está en control total de todo lo que ocurre. Él como experto ‘Administrador de Proyectos’ lleva su plan al cumplimiento punto por punto hasta que todo sea cumplido.

CONOCIMIENTO

Ahora, aunque tenemos estas cinco etapas principales, también existen otras etapas intermedias a estas que deben de tomar lugar para que el plan total llegue a su fin exitosamente. Por ejemplo, cuando la Biblia nos menciona la primera etapa del plan, ‘conocimiento’, bajo este titulo se encierra algo más que es conocido como elección. La palabra ‘conocer’ en la Biblia tiene que ver con ‘amar’ ú ‘ordenar’ y nos dice que los que Dios amó u ordenó de antemano, a estos escogió…

1 Pedro 1

1 PEDRO, apóstol de Jesucristo, á los extranjeros esparcidos en Ponto, en Galacia, en Capadocia, en Asía, y en Bithinia,2 Elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sea multiplicada.

La elección de Dios a nosotros tomó lugar de acuerdo ó según el ‘pre-conocimiento’ de Dios. Esto no fue basado en nada que hubiésemos hecho, ni nada “bueno” en nuestro comportamiento o disposición del corazón que Él hubiera previsto en nosotros lo cual nos mereciera tal elección, sino que fue basada en “su buena voluntad y propósito”, ¡Su Gracia!.

LLAMAMIENTO

Luego vemos que Dios habla de llamamiento. Pero esta etapa como las demás tampoco está sola, sino que encierra muchas otras cosas que Dios ha de hacer. Antes de hacer el llamamiento debe haber una base para ese llamamiento. La base del llamamiento es la promesa de ‘vida eterna’.

1 Juan 2:25

Y esta es la promesa, la cual él nos prometió, la vida eterna.

De ahí entonces podemos ver como el llamamiento se hace firme y sólido, pues es un llamamiento con base. Existe una promesa la cual aquellos que reciben el llamado pueden acudir a recibir. Otro punto encerrado bajo este encabezamiento es  ‘como han de ser llamados los conocidos’. Dios tuvo que planificar la manera de hacer el llamado a los escogidos, es por eso que escogió lideres y profetas en el Antiguo Testamento y también un grupo de doce hombres en el Nuevo Testamento y los comisionó para que se convirtieran en predicadores y evangelistas y les anunciaran al mundo las buenas nuevas de salvación y vida eterna. Pero existe un problema, Los hombres pueden hablar a los oídos físicos, pero no a los espirituales, los hombres no pueden hablar al corazón. Dios entonces incluyó en su plan que el Espíritu Santo acompañaría la obra de predicación y que cuando los hombres le hablaran a otros acerca de la promesa de vida eterna por medio del llamamiento, el Espíritu Santo haría un llamado interno al corazón de ‘los conocidos’ y les abriría su corazón, dándoles vida y haciéndoles nacer de nuevo para que pudieran responder al llamado de aquellos hombres predicadores.

Hechos 16

14 Una de ellas, que se llamaba Lidia, adoraba a Dios. Era de la ciudad de Tiatira y vendía telas de púrpura. Mientras escuchaba, el Señor le abrió el corazón para que respondiera al mensaje de Pablo.

Cuando ‘los conocidos’ creen al llamamiento, entonces se dice que ‘son salvos’ en tiempo presente, pero ahí no termina todo pues la salvación de ellos ‘todavía está en proceso’; no ha sido culminada. Por eso decimos que la salvación es un proceso.

Ahora, ningún ser humano lleno de pecado puede llegar a recibir la promesa de vida eterna, ningún ser humano lleno de pecado puede comer del árbol de la vida. Para que el hombre pecador pueda entrar al cielo y vivir eternamente, debe de ser hecho justo o sin culpa ante Dios. Es entonces cuando descubrimos que la próxima etapa es la ‘justificación’.

JUSTIFICACIÓN

En cuanto a la Justificación, vemos que Dios dice que en esta etapa ‘los conocidos ó elegidos’ han de ser declarados ‘justos’. Sabemos que Cristo murió hace alrededor de 2000 años atrás, pero, en su muerte hay redención de pecados y perdón para ‘todos’ los ‘conocidos’ desde la fundación del mundo. Para que un hombre pueda recibir la oferta del llamamiento, este debe ser sin mancha ante Dios. Sus pecados deben ser pagados, y es aquí donde entra al panorama la muerte expiatoria y sustituta de Cristo. Gracias a la obra de Cristo, “el cordero inmolado desde la fundación del mundo”, todos ‘los desde antes conocidos’ tenemos parte en esa justificación y por lo tanto podemos recibir el don de vida eterna y ser finalmente glorificados.

Pero antes de llegar a la glorificación debemos ver que bajo el encabezamiento ‘justificados’, se encierran otras cosas que no son explícitamente declaradas pero que sí son reveladas en otras partes de la Biblia. Una de estas cosas es la ‘santificación’. Una vez ‘el conocido’ es declarado justo, entonces comienza la etapa de la salvación por la cual Dios le santifica y le convierte en un vaso útil para su obra. Estos nuevos convertidos son los que se encargaran de seguir anunciando a otros el llamamiento de Dios y la promesa de vida eterna. Para que esta labor sea exitosa, el que llama tiene que santificarse y ocuparse en la salvación, manteniéndose de esta manera en la fe y las obras que son frutos de arrepentimiento. Esto también es parte de la salvación y aunque pareciera ser que es el hombre quien se afana celosamente por mantenerse en el camino de la salvación, y en verdad así lo hace de todo corazón, en realidad la santificación es obrada por Dios, no por el hombre; pues la salvación es ‘TODA’ obra de Dios. Por medio de la santificación personal de cada creyente, Dios quien es El que la obra, prepara a cada ‘conocido’ para que camine en ‘obras que él preparó de antemano para que anduviésemos en ellas’. (Efesios 2:10)  Por medio de la santificación, el creyente, quien ha sido justificado legalmente ante Dios, se apropia personalmente de esa justificación y la hace una realidad en su experiencia de vida.

Es en este punto donde nos encontramos los cristianos nacidos de nuevo. Ya hemos sido justificados ante Dios por medio de la fe, pero ahora nos guardamos para Dios y seguimos sus mandamientos con todo temor y temblor, no sea que seamos hallados ‘reprobados’. En esta etapa aunque sabemos que ‘somos salvos’ también sabemos que la salvación es todavía futura. Pues la Biblia nos dice que somos salvos (pasado/ presente) en esperanza (futuro).

Romanos 8:24

Porque en esperanza somos salvos; mas la esperanza que se ve, no es esperanza; porque lo que alguno ve, ¿á qué esperarlo?

Por eso es que no nos vamos a pecar, por eso es que golpeamos nuestro cuerpo y luchamos como lo hacia el apóstol Pablo. Por eso es que no despreciamos esta salvación tan grande. Porque estamos ‘en medio de este proceso’ que Dios está obrando en nosotros y aguardamos esa esperanza sabiendo que:

Filipenses 1:6

Estando confiado de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo;

2 Tesalonicenses 2:13

Pero nosotros siempre tenemos que dar gracias a Dios por vosotros, hermanos amados por el Señor, porque Dios os ha escogido desde el principio para salvación mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad.

Este verso de I Tesalonicenses 2:13 es muy interesante. Habla de tres etapas de la salvación. Dice que fuimos:

    1. ‘escogidos desde el principio’ (pasado);
    2. ‘para salvación’ (futuro);
    3. ‘mediante la santificación por del Espíritu y fe en la verdad’ (presente)

Hebreos 6:1

POR tanto, dejando la palabra del comienzo en la doctrina de Cristo, vamos adelante á la perfección

¡LA SALVACIÓN ES FUTURA!

De la misma manera que existen versos bíblicos que nos aseguran que nuestra salvación fue obtenida en un punto pasado, y que la tenemos al presente, también hay versos bíblicos que nos declaran que nuestra salvación es todavía futura…

Mateo 10:22

Y seréis aborrecidos de todos por mi nombre; mas el que soportare hasta el fin, éste será salvo.

Hebreos 9:28

así también Cristo, habiendo sido ofrecido una vez para llevar los pecados de muchos, aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvación de los que ansiosamente le esperan.

1 Pedro 2:2

Desead como niños recién nacidos, la leche pura de la palabra, para que por ella crezcáis para salvación,

Hechos 15

10 Ahora pues, ¿por qué tentáis á Dios, poniendo sobre la cerviz de los discípulos yugo, que ni nuestros padres ni nosotros hemos podido llevar? 11 Antes por la gracia del Señor Jesús creemos que seremos salvos, como también ellos.

Romanos 5

8 Mas Dios encarece su caridad para con nosotros, porque siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.9 Luego mucho más ahora, justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira. 10 Porque si siendo enemigos, fuimos reconciliado con Dios por la muerte de su Hijo, mucho más, estando reconciliados, seremos salvos por su vida.

1 Timoteo 2

15 Empero se salvará engendrando hijos, si permaneciere en la fe y caridad y santidad, con modestia.

1 Timoteo 4

16 Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello; pues haciendo esto, á ti mismo salvarás y á los que te oyeren.

Santiago 1

21 Por lo cual, dejando toda inmundicia y superfluidad de malicia, recibid con mansedumbre la palabra ingerida, la cual puede hacer salvas vuestras almas.

LA VIDA ETERNA ES FUTURA…

Y de la misma manera que se nos habla de que tenemos una vida eterna que es presente, se nos habla también de una vida eterna que es futura…

Mateo 25

43 fui huésped, y no me recogisteis; desnudo, y no me cubristeis; enfermo, y en la cárcel, y no me visitasteis. 44 Entonces también ellos le responderán, diciendo: Señor, ¿cuándo te vimos hambriento, ó sediento, ó huésped, ó desnudo, ó enfermo, ó en la cárcel, y no te servimos? 45 Entonces les responderá, diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis á uno de estos pequeñitos, ni á mí lo hicisteis. 46 E irán éstos al tormento eterno, y los justos á la vida eterna.

Marcos 10:30

Que no reciba cien tantos ahora en este tiempo, casas, y hermanos, y hermanas, y madres, é hijos, y heredades, con persecuciones; y en el siglo venidero la vida eterna.

Romanos 2

6 El cual pagará á cada uno conforme á sus obras:7 A los que perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad, la vida eterna.

Romanos 6:22

Mas ahora, librados del pecado, y hechos siervos á Dios, tenéis por vuestro fruto la santificación, y por fin la vida eterna.

Gálatas 6

8 Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.

1 Timoteo 6:12

Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, á la cual Asimismo eres llamado, habiendo hecho buena profesión delante de muchos testigos.

Tito 1:2

Para la esperanza de la vida eterna, la cual Dios, que no puede mentir, prometió antes de los tiempos de los siglos,

Tito 3:7

Para que, justificados por su gracia, seamos hechos herederos según la esperanza de la vida eterna.

Judas 1:21

Conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo, para vida eterna.

LA PERSEVERANCIA

Como ya hemos visto, la salvación es tanto un hecho como un proceso. Por esto que no podemos mirar solo un lado de asunto. Si miramos solo el hecho de que es un acto de un momento (ya sea pasado, presente ó futuro), fallamos y si miramos solo el hecho de que es un proceso, también fallamos. La salvación nuestra fue un hecho al momento que El Padre nos escogió, desde antes de la fundación del mundo. ¿Éramos salvos allí?, Ciertamente que sí lo éramos, pero Cristo tuvo que morir en la cruz para salvarnos. ¿Fuimos salvos en la cruz?, Verdaderamente que sí lo fuimos, pero teníamos que creer al Evangelio para salvarnos. ¿Fuimos salvos cuando creímos? Si lo fuimos, pero tenemos que perseverar para ser salvos.

La perseverancia es entonces una parte muy importante de este plan de salvación y es necesario que cada uno persevere hasta el fin para "plena certeza de la esperanza", pues "el que persevera hasta el fin, ese será salvo". La perseverancia no es aparte de la salvación, es parte integral de la salvación. El creyente necesita entonces verse envuelto en obras que le llevaran seguro al puerto final. Obras las cuales le ganaran una herencia, un galardón, una morada celestial en con su padre para siempre. Pero ¿Cómo es eso?, a continuación veremos…

OBRAS…

Las obras de los salvados son una parte importante de la salvación de ellos, SON EL FRUTO que les distingue.

Tito 3

13 A Zenas doctor de la ley, y á Apolos, envía delante, procurando que nada les falte.
14 Y aprendan Asimismo los nuestros á gobernarse en buenas obras para los usos necesarios, para que no sean sin fruto.

¿Significa esto que la salvación es por obras?, En ninguna manera, la salvación es por Gracia, de principio a fin, inmerecida por todos. Pero las obras son parte de nuestra salvación en que no son algo que nosotros escogemos hacer por nuestro propio libre albedrío ó decisión y por lo tanto nos gloriamos en eso. No, no es así.

Dios no solo preparó de antemano que fuésemos salvos por medio de la fe, sino que también en su predestinación, incluyó algo para que nosotros hiciéramos, las obras…

Efesios 2

10 Porque somos hechura suya, criados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó para que anduviésemos en ellas.

1 Timoteo 5

9 La viuda sea puesta en clase especial, no menos que de sesenta años, que haya sido esposa de un solo marido. 10 Que tenga testimonio en buenas obras; si crió hijos; si ha ejercitado la hospitalidad; si ha lavado los pies de los santos; si ha socorrido á los afligidos; si ha seguido toda buena obra.

Estas buenas obras son parte de nuestra salvación en el sentido que fueron preparadas por Dios para que las hiciéramos. Una vez hayamos completado todas las obras que se nos han dado para hacer, no podemos gloriarnos pues no es de nosotros hacerlo sino ‘la gracia de Dios quien nos permite hacerlo’.

I Corintios 15

10 Empero por la gracia de Dios soy lo que soy: y su gracia no ha sido en vano para conmigo; antes he trabajado más que todos ellos: pero no yo, sino la gracia de Dios que fue conmigo.

El fin no es agradar a los hombres con nuestras obras, sino agradar a Dios quien nos salvó. El creyente se convierte de ‘siervo ó esclavo del pecado’ en esclavo de la justicia.

Romanos 15

17 Por tanto, mi servicio a Dios es para mí motivo de orgullo en Cristo Jesús. 18 No me atreveré a hablar de nada sino de lo que Cristo ha hecho por medio de mí para que los gentiles lleguen a obedecer a Dios. Lo ha hecho con palabras y obras, 19 mediante poderosas señales y milagros, por el poder del Espíritu de Dios. Así que, habiendo comenzado en Jerusalén, he completado la proclamación del evangelio de Cristo por todas partes, hasta la región de Iliria.

El esclavo no hace lo que quiere sino que sigue órdenes que se le presentan. Así somos los cristianos nacidos de nuevo.

Las Recompensas por las obras

Las obras entonces producen recompensa, solo sin son el resultado de ‘la obra de Cristo’. Toda obra que no haya sido ordenada por Dios y respaldada por la obra perfecta de Cristo, es ‘obra muerta’. Es Cristo mismo quien da vida a nuestras obras. Así que un no-creyente ó falso creyente (Mateo 7:22) puede hacer las mismas obras cual un creyente pero las obras del no-creyente son muertas mientras que las del creyente son verdaderas ó ‘vivientes’, pues están fundamentadas sobre la obra de Cristo. Por eso recibimos recompensa, porque nuestras obras están en Cristo, no en nosotros. Por eso dice la Escritura que seremos juzgados y recompensados de acuerdo a las obras…

Mateo 16

27 Porque el Hijo del hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará á cada uno conforme á sus obras.

Romanos 2

5 Mas por tu dureza, y por tu corazón no arrepentido, atesoras para ti mismo ira para el día de la ira y de la manifestación del justo juicio de Dios; 6 El cual pagará á cada uno conforme á sus obras: 7 A los que perseverando en bien hacer, buscan gloria y honra e inmortalidad, la vida eterna.

Las buenas obras deben de ser motivadas en nosotros mutuamente, debemos de lucharnos por tener buenas obras, para que no seamos sin fruto. Pues Dios mira nuestras obras y de ahí nos juzga en cuanto a como estamos. Las obras son el ‘fruto’ que determina quienes somos…

Hebreos 10

23 Mantengamos firme la profesión de nuestra fe sin fluctuar; que fiel es el que prometió: 24 Y considerémonos los unos á los otros para provocarnos al amor y á las buenas obras; 25 No dejando nuestra congregación, como algunos tienen por costumbre, mas exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.

Apocalipsis 2

2 Yo sé tus obras, y tu trabajo y paciencia; y que tú no puedes sufrir los malos, y has probado á los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos;

Apocalipsis 2

23 Y mataré á sus hijos con muerte; y todas las iglesias sabrán que yo soy el que escudriño los riñones y los corazones: y daré á cada uno de vosotros según sus obras.

La palabra del Señor nos guía a buenas obras, por medio de ella sabemos si estamos o no cumpliendo con nuestro deber como ‘salvados’, que buscamos obtener la salvación, gloria, honra, inmortalidad y vida eterna. Alguien podrá llegar a pensar que si la salvación es solo por Gracia entonces no son necesarias las obras, pero lo cierto es que todos los verdaderamente salvos y regenerados tienen en su corazón las buenas obras que fueron puestas allí por Dios para que no nos apartemos de sus mandamientos y su ley. Su ley significa hacer lo que es agradable a sus ojos…

Tito 2

14 Que se dio á sí mismo por nosotros para redimirnos de toda iniquidad, y limpiar para sí un pueblo propio, celoso de buenas obras

Hebreos 8

10 Por tanto, este es el pacto que después de aquellos días estableceré con la casa de Israel, dice el Señor: Pondré mis leyes en su mente y las escribiré en su corazón. Yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.

EL FINAL… ¡GLORIFICACIÓN!

Los hombres pecadores están “destituidos de la gloria de Dios” (Romanos 3:23).  Pero la Biblia nos dice que los creyentes van ahora de gloria en gloria:

2 Corintios 3

17 Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad. 18 Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.

La obra de santificación y perfeccionamiento que es realizada en conjunto por la sumisión del creyente y la capacitación del Espíritu Santo en el tiempo presente es real y “gloriosa”.  La nueva vida que el cristiano vive y experimenta en su crecimiento continuo en el Señor es como lo llama el Apóstol una transformación“de gloria en gloria a la imagen de Cristo”.  Pero tal experiencia tendrá su total manifestación de Glorificación cuando hayamos terminado nuestra carrera aquí en la tierra.  En ese tiempo se manifestará la “gloria eterna” que Dios ha preparado para los escogidos:

2 Timoteo 2

10 Por tanto, todo lo soporto por amor de los escogidos, para que ellos también obtengan la salvación que es en Cristo Jesús con gloria eterna.

Pablo desea que los escogidos también obtengan la salvación de sus almas y la Gloria eternal que es en Cristo Jesús con Gloria eternal.  A esto Pablo nos llama “la manifestación de los hijos de Dios”:

Romanos 8

17 Y si hijos, también herederos; herederos de Dios y coherederos con Cristo, si es que padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados. 18 Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse. 19 Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos de Dios.

Por eso, a final etapa en este “proceso de salvación” es la glorificación. Es entonces en la venida de Cristo cuando seremos glorificados y recibiremos la recompensa final de lo que Dios “preparó desde antes de la fundación del mundo” para nosotros. El propósito de la predestinación es que los ‘conocidos’ sean hechos conformes a la imagen de su Hijo (Glorificados). En cuanto a eso leemos lo siguiente:

Colosenses 3

4 Cuando Cristo, que es la vida de ustedes,* se manifieste, entonces también ustedes serán manifestados con él en gloria.

Filipenses 3

20 Mas nuestra vivienda es en los cielos; de donde también esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; 21 El cual transformará el cuerpo de nuestra bajeza, para ser semejante al cuerpo de su gloria, por la operación con la cual puede también sujetar á sí todas las cosas.

2 Corintios 5

1 De hecho, sabemos que si esta tienda de campaña en que vivimos se deshace, tenemos de Dios un edificio, una casa eterna en el cielo, no construida por manos humanas. 2 Mientras tanto suspiramos, anhelando ser revestidos de nuestra morada celestial, 3 porque cuando seamos revestidos, no se nos hallará desnudos.

Así que como vemos el propósito de la predestinación no ha llegado a tomar lugar en su totalidad, pues será alcanzado el día de la glorificación de nuestro cuerpo el cual será en la Segunda Venida de Cristo. Ese día seremos ‘totalmente salvos’ y confiamos en Dios que lo seremos…

2 Corintios 1

20 Todas las promesas que ha hecho Dios son "sí" en Cristo. Así que por medio de Cristo respondemos "amén" para la gloria de Dios.

Así va Dios desarrollado en ‘etapas’ y continuamente el plan de nuestra salvación obrado en nosotros. Los escogidos somos los que tenemos parte en ‘el proceso’ de ese plan, de principio a fin. ¿Se da cuenta como Dios va desarrollando su plan de salvación?. No es un solo acto, que tomó lugar en un solo instante, sino que es un proceso o una ‘cadena dorada’ (Romanos 8:29-30) que se cumple a cabalidad de principio a fin. (Filipenses 1:6)


Romanos 11

33 ¡Oh profundidad de las riquezas de la sabiduría y de la ciencia de Dios! ¡Cuán incomprensibles son sus juicios, e inescrutables sus caminos!34 Porque ¿quién entendió la mente del Señor? ¿ó quién fué su consejero?35 ¿O quién le dió á él primero, para que le sea pagado?36 Porque de él, y por él, y en él, son todas las cosas. A él sea gloria por siglos. Amén.

 

La Salvación es por la Obediencia a Ley

 

 

Pregunta: ¿Es la obediencia a la Ley 'Necesaria' para la Salvación Eterna?

Contestación: Sí!

 

El Mandamiento:

Levítico 18

5   Por tanto mis estatutos y mis derechos guardaréis, los cuales haciendo el hombre, vivirá en ellos: Yo Jehová.

Gálatas 3

12 La ley no se basa en la fe; por el contrario, "el que practica estas cosas vivirá por ellas".*

Los Problemas de alcanzar la salvación y vida eterna por la ley:

Problema #1

Dios requiere 'Obediencia Perfecta' de la Ley…

Santiago 2

10 Porque el que cumple con toda la ley pero falla en un solo punto ya es culpable de haberla quebrantado toda.

Problema #2

Y la Ley no es solamente un acto físico y mecánico de obediencia sino interno y espiritual.

Por ejemplo, el hecho de no haber cometido adulterio físicamente, no significaba haber cumplido con el mandamiento sino que el hecho de haber mirado a la mujer que no es su mujer ó es de otro con deseo le hacía culpable…

Mateo 5

21 Oísteis que fué dicho á los antiguos: No matarás; mas cualquiera que matare, será culpado del juicio. 22 Mas yo os digo, que cualquiera que se enojare locamente con su hermano, será culpado del juicio; y cualquiera que dijere á su hermano, Raca, será culpado del concejo; y cualquiera que dijere, Fatuo, será culpado del infierno del fuego.

Mateo 5

27 Oísteis que fue dicho: No adulterarás:28 Mas yo os digo, que cualquiera que mira á una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón

Problema # 3

No es posible cumplir la ley

El hombre no puede cumplir la Ley a perfección por lo tanto no puede recibir vida eterna por medio de la Ley…

Romanos 7

20 Y si hago lo que no quiero, ya no soy yo quien lo hace sino el pecado que habita en mí. 21 Así que descubro esta ley: que cuando quiero hacer el bien, me acompaña el mal. 22 Porque en lo íntimo de mi ser me deleito en la ley de Dios; 23 pero me doy cuenta de que en los miembros de mi cuerpo hay otra ley, que es la ley del pecado. Esta ley lucha contra la ley de mi mente, y me tiene cautivo. 24 ¡Soy un pobre miserable! ¿Quién me librará de este cuerpo mortal?

La naturaleza humana va en contra de la Ley de Dios…

Romanos 8

3 En efecto, la ley no pudo liberarnos porque la naturaleza pecaminosa anuló su poder;

El hombre en su naturaleza no posee el Espíritu de Dios y por lo tanto dice…

Romanos 8

6 La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz. 7 La mentalidad pecaminosa es enemiga de Dios, pues no se somete a la ley de Dios, ni es capaz de hacerlo. 8 Los que viven según la naturaleza pecaminosa no pueden agradar a Dios.

¿Entonces, cual es el propósito de la Ley?

Propósito #1

Mostarnos la Santidad de Dios

Es buena la Ley? Absolutamente…

Romanos 7

7 ¿Qué concluiremos? ¿Que la ley es pecado? ¡De ninguna manera!…12 Concluimos, pues, que la ley es santa, y que el mandamiento es santo, justo y bueno. 14 Sabemos, en efecto, que la ley es espiritual…

Propósito #2

Hacernos ver nuestro pecado de manera clara

Romanos 3

19 Empero sabemos que todo lo que la ley dice, á los que están en la ley lo dice, para que toda boca se tape, y que todo el mundo se sujete á Dios: 20 Porque por las obras de la ley ninguna carne se justificará delante de él; porque por la ley es el conocimiento del pecado.20 Por tanto, nadie será justificado en presencia de Dios por hacer las obras que exige la ley; más bien, mediante la ley cobramos conciencia del pecado.

Romanos 5

20 La ley empero entró para que el pecado creciese; mas cuando el pecado creció, sobrepujó la gracia;

Romanos 7

7 ¿Qué concluiremos? ¿Que la ley es pecado? ¡De ninguna manera! Sin embargo, si no fuera por la ley, no me habría dado cuenta de lo que es el pecado. Por ejemplo, nunca habría sabido yo lo que es codiciar si la ley no hubiera dicho: "No codicies."*

12 Concluimos, pues, que la ley es santa, y que el mandamiento es santo, justo y bueno. 13 Pero entonces, ¿lo que es bueno se convirtió en muerte para mí? ¡De ninguna manera! Más bien fue el pecado lo que, valiéndose de lo bueno, me produjo la muerte; ocurrió así para que el pecado se manifestara claramente, o sea, para que mediante el mandamiento se demostrara lo extremadamente malo que es el pecado.

Propósito #3

Para condenarnos…

Cuando una persona se da cuenta de cual es el verdadero requerimiento de la Ley, entiende que no puede cumplirla en su totalidad perfecta y reconoce que no tiene esperanza y que está condenado…

Romanos 3

19 Ahora bien, sabemos que todo lo que dice la ley, lo dice a quienes están sujetos a ella, para que todo el mundo se calle la boca y quede convicto delante de Dios.

Romanos 3

23 pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios,

Romanos 7

20 Y si hago lo que no quiero, ya no soy yo quien lo hace sino el pecado que habita en mí. 21 Así que descubro esta ley: que cuando quiero hacer el bien, me acompaña el mal. 22 Porque en lo íntimo de mi ser me deleito en la ley de Dios; 23 pero me doy cuenta de que en los miembros de mi cuerpo hay otra ley, que es la ley del pecado. Esta ley lucha contra la ley de mi mente, y me tiene cautivo. 24 ¡Soy un pobre miserable! ¿Quién me librará de este cuerpo mortal?

2 Corintios 3

7 El ministerio que causaba muerte, el que estaba grabado con letras en piedra, fue tan glorioso que los israelitas no podían mirar la cara de Moisés debido a la gloria que se reflejaba en su rostro, la cual ya se estaba extinguiendo. 8 Pues bien, si aquel ministerio fue así, ¿no será todavía más glorioso el ministerio del Espíritu? 9 Si es glorioso el ministerio que trae condenación, ¡cuánto más glorioso será el ministerio que trae la justicia!

¿Como es que Jesús nos habló de guardar la Ley para recibir vida eterna?

Marcos 10

17 Cuando Jesús estaba ya para irse, un hombre llegó corriendo y se postró delante de él. --Maestro bueno --le preguntó--, ¿qué debo hacer para heredar la vida eterna? 18 --¿Por qué me llamas bueno? --respondió Jesús--. Nadie es bueno sino sólo Dios. 19 Ya sabes los mandamientos: 'No mates, no cometas adulterio, no robes, no des falso testimonio, no defraudes, honra a tu padre y a tu madre.'* 20 --Maestro --dijo el hombre--, todo eso lo he cumplido desde que era joven. 21 Jesús lo miró con amor y añadió: --Una sola cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo. Luego ven y sígueme. 22 Al oír esto, el hombre se desanimó y se fue triste porque tenía muchas riquezas. 23 Jesús miró alrededor y les comentó a sus discípulos: --¡Qué difícil es para los ricos entrar en el reino de Dios! 24 Los discípulos se asombraron de sus palabras. --Hijos, ¡qué difícil es entrar* en el reino de Dios! --repitió Jesús--. 25 Le resulta más fácil a un camello pasar por el ojo de una aguja, que a un rico entrar en el reino de Dios. 26 Los discípulos se asombraron aún más, y decían entre sí: "Entonces, ¿quién podrá salvarse?" 27 --Para los hombres es imposible --aclaró Jesús, mirándolos fijamente--, pero no para Dios; de hecho, para Dios todo es posible.

La razón clara es para que nos demos cuentas de que Dios requiere perfección espiritual. Y que todo hombre, igual que el de esta historia, es incapaz de hacerlo. Siempre queda algo que no puede ser cumplido aun cuando parezca que todo lo tenemos. El hombre de esta historia aunque aparentemente había guardado los mandamientos por amor a Dios desde su juventud, lo había hecho de la manera equivocada. Cuando Jesús le hizo ver que le hacia falta algo que de hecho era lo mas importante, el Amor a Dios, no pudo hacerlo. El vivía amando a las riquezas materiales mas que a Dios. Quedo descualificado!

Propósito #4

Llevarnos a Cristo…

Gálatas 3

19 Entonces, ¿cuál era el propósito de la ley? Fue añadida por causa de* las transgresiones hasta que viniera la descendencia a la cual se hizo la promesa. La ley se promulgó por medio de ángeles, por conducto de un mediador. 20 Ahora bien, no hace falta mediador si hay una sola parte, y sin embargo Dios es uno solo.21 Si esto es así, ¿estará la ley en contra de las promesas de Dios? ¡De ninguna manera! Si se hubiera promulgado una ley capaz de dar vida, entonces sí que la justicia se basaría en la ley. 22 Pero la Escritura declara que todo el mundo es prisionero del pecado,* para que mediante la fe en Jesucristo lo prometido se conceda a los que creen. 23 Antes de venir esta fe, la ley nos tenía presos, encerrados hasta que la fe se revelara. 24 Así que la ley vino a ser nuestro guía encargado de conducirnos a Cristo,* para que fuéramos justificados por la fe. 5 Pero ahora que ha llegado la fe, ya no estamos sujetos al guía. 26 Todos ustedes son hijos de Dios mediante la fe en Cristo Jesús, 27 porque todos los que han sido bautizados en Cristo se han revestido de Cristo. 28 Ya no hay judío ni griego, esclavo ni libre, hombre ni mujer, sino que todos ustedes son uno solo en Cristo Jesús. 9 Y si ustedes pertenecen a Cristo, son la descendencia de Abraham y herederos según la promesa.

Solución a los Problemas que nos presenta la ley…

¿Quien?

Cristo!

Romanos 7

24 ¡Soy un pobre miserable! ¿Quién me librará de este cuerpo mortal? 25 ¡Gracias a Dios por medio de Jesucristo nuestro Señor!…

¿Porque?

Cristo es el cumplimento de la Ley. El único que pudo cumplir todas las demandas de la Ley a la perfección.

Jesus dijo:

Mateo 5

17 "No piensen que he venido a anular la ley o los profetas; no he venido a anularlos sino a darles cumplimiento.

¿Como?

Por la Gracia de Dios por medio de la Fe!

Romanos 3

21 Pero ahora, sin la mediación de la ley, se ha manifestado la justicia de Dios, de la que dan testimonio la ley y los profetas. 22 Esta justicia de Dios llega, mediante la fe en Jesucristo, a todos los que creen. De hecho, no hay distinción, 23 pues todos han pecado y están privados de la gloria de Dios, 24 pero por su gracia son justificados gratuitamente mediante la redención que Cristo Jesús efectuó.*

Romanos 1

17 De hecho, en el evangelio se revela la justicia que proviene de Dios, la cual es por fe de principio a fin,* tal como está escrito: "El justo vivirá por la fe."*

Romanos 5

20 La ley empero entró para que el pecado creciese; mas cuando el pecado creció, sobrepujó la gracia;

Romanos 8

3 En efecto, la ley no pudo liberarnos porque la naturaleza pecaminosa anuló su poder; por eso Dios envió a su propio Hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores,* para que se ofreciera en sacrificio por el pecado. Así condenó Dios al pecado en la naturaleza humana,

Como nadie ha podido guardar la ley jamás por lo tanto nadie había podido alcanzar la salvación por medio de la ley. Por esa razón vino Cristo para darle cumplimento a la ley…

Gálatas 4

3 Así también nosotros, cuando éramos menores, estábamos esclavizados por los principios* de este mundo. 4 Pero cuando se cumplió el plazo,* Dios envió a su Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo la ley, 5 para rescatar a los que estaban bajo la ley, a fin de que fuéramos adoptados como hijos. 6 Ustedes ya son hijos. Dios ha enviado a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo, que clama: "¡Abba! ¡Padre!" 7 Así que ya no eres esclavo sino hijo; y como eres hijo, Dios te ha hecho también heredero.

Romanos 4

13 En efecto, no fue mediante la ley como Abraham y su descendencia recibieron la promesa de que él sería heredero del mundo, sino mediante la fe, la cual se le tomó en cuenta como justicia. 14 Porque si los que viven por la ley fueran los herederos, entonces la fe no tendría ya ningún valor y la promesa no serviría de nada. 15 La ley, en efecto, acarrea castigo. Pero donde no hay ley, tampoco hay transgresión. 16 Por eso la promesa viene por la fe, a fin de que por la gracia quede garantizada para toda la descendencia de Abraham; esta promesa no es sólo para los que son de la ley sino para los que son también de la fe de Abraham, quien es el padre que tenemos en común 17 delante de Dios, tal como está escrito: "Te he hecho padre de muchas naciones."* Así que Abraham creyó en el Dios que da vida a los muertos y que llama las cosas que no son como si ya existieran. 18 Contra toda esperanza, Abraham creyó y esperó, y de este modo llegó a ser padre de muchas naciones, tal como se le había dicho: "Así de numerosa será tu descendencia."* 19 Su fe no flaqueó, aunque reconocía que su cuerpo estaba como muerto, pues ya tenía unos cien años, y que también estaba muerta la matriz de Sara. 20 Ante la promesa de Dios no vaciló como un incrédulo, sino que se reafirmó en su fe y dio gloria a Dios, 21 plenamente convencido de que Dios tenía poder para cumplir lo que había prometido. 22 Por eso se le tomó en cuenta su fe como justicia. 23 Y esto de que "se le tomó en cuenta" no se escribió sólo para Abraham, 24 sino también para nosotros. Dios tomará en cuenta nuestra fe como justicia, pues creemos en aquel que levantó de entre los muertos a Jesús nuestro Señor.

Resultados de la Fe

  1. Justificación

Como Cristo fue el único en guardar la Ley en toda su totalidad y cumplirla, entonces los que creen en Cristo son declarados "Justos", como si ellos mismo hubieran obedecido la Ley en toda su perfección…

Romanos 5

19 Porque así como por la desobediencia de uno solo muchos fueron constituidos pecadores, también por la obediencia de uno solo muchos serán constituidos justos.

  1. No hay condenación

Romanos 8

1 AHORA pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme á la carne, mas conforme al espíritu.

  1. Salvación

Romanos 5

9 Luego mucho más ahora, justificados en su sangre, por él seremos salvos de la ira.

¿Que debo Hacer?

Cree en el Señor Jesucristo. Confia que en su Sangre derramada hay perdón de pecados para ti…

Juan 3

14 Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del hombre sea levantado; 15 Para que todo aquel que en él creyere, no se pierda, sino que tenga vida eterna. 16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado á su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

Hechos 16

30 Y sacándolos fuera, le dice: Señores, ¿qué es menester que yo haga para ser salvo? 31 Y ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo tú, y tu casa. 32 Y le hablaron la palabra del Señor, y á todos los que estan en su casa.

Romanos 5

1 JUSTIFICADOS pues por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo: 2 Por el cual también tenemos entrada por la fe á esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.

Dado el hecho de que la la obediencia a la Ley es parte integral de la Salvación pero nosotros no podemos cumplirla, somos entonces ordenados a tener fe en Cristo para alcanzar la obediencia que se obtiene solo por medio de El.

Pregunta: ¿Es la obediencia a la ley 'Necesaria' para la Salvación Eterna?

Contestación: Sí!

Si, Pero la solamente la obediencia perfecta de Cristo siendo imputada a los creyentes!

La obediencia Activa de Cristo en su vida nos hace cumplidores de la Ley. La obediencia Pasiva de Cristo en su muerte paga por todos nuestros pecados.


Romanos 5

19 Porque así como por la desobediencia de uno solo muchos fueron constituidos pecadores,
también por la obediencia de uno solo muchos serán constituidos justos.