LA DISPENSACIÓN DE LA CONCIENCIA

 

Introducción.

 

Dios el gran matemático y arquitecto de universo diseño todos su plan en tres grande eras.

1.      La era ante-diluviana

2.      La era presente

3.      La era futura.

 

También incluyo en su plan siete dispensaciones

1.      inocencia  

2.       conciencia

3.       gobierno humano

4.       promesa,

5.       ley,

6.       gracia,

7.       El milenio.

 

También incluye en su plan  ocho pacto,

1.      El edenicó.                                                    Gn 2.15

2.       El adámico.                                                  Gn 1.28

3.      El noacino.                                                    Gn 9.1

4.      El abrahamico.                                             Gn 12.1-3

5.       El mosaico.                                                  Ex 20

6.      El palestino.                                                  Gn 12.7, Deut.30.1-10

7.      El Davídico                                                   2.S 7.12-16

8.      El Nuevo Pacto.                                           Jer 31.31-34

 

Caín y Abel Nacieron

En las frías y húmedas noches, la familia Suelen reunirse alrededor del fuego. Allí Adán y Eva hablaron con Caín y Abel, le describieron como fue la vida en el huerto con el gozo y compañerismo de Dios. Todo el mundo estaba lleno de paz en aquel tiempo. Las palabras "enemigo", "miedo", "dolor", y "peligro" Eran desconocidas. Pero el día de la desobediencia llegó. Sus pecados no fueron ocultados y todos pudieron ver el resultado. ¡Qué sentido extraño debieron de haber sentido los hijos! Sus padres fueron hechos por las manos de Dios. Ellos no nacieron como los miles que nacieron después. Toda la humanidad nacería según las leyes de la naturaleza. Ellos no serían hechos del polvo, no tomados de una costilla, de un costado. Sin duda Caín y Abel anhelaban el día cuando la maldición sería revocada.

Cuando dio a luz a Caín, dijo Eva, "Por voluntad de Jehová he adquirido un varón" (Génesis 4:1). Cuando sus dolores y labores fueron olvidados, ella recordó la promesa de Dios, después de la caída. "La simiente; ésta te herirá en la cabeza." Como anhelaba Eva el día cuando este varón cancelaría y anularía la maldición que ellos habían traído al mundo. También los hijos pensarían. ¿Cuánto tiempo más tenemos que vivir bajo esta maldición? ¿Jamás nos será permitido entrar al huerto de nuevo? Estoy seguro que ellos hablaron de diferentes maneras para agradar a Dios para que su maldición pasara.

Caín y Abel, los primeros hijos nacidos de Adán y Eva, eran representantes de las simientes opuestas. Abel era justo, mientras Caín era malo. Este "espíritu de Caín" nunca va a terminar hasta que "la simiente de la mujer" (Jesucristo) vuelva para establecer Su Reino en la tierra, y Su adversario "el malo", sea echado al lago del fuego. Apocalipsis 20.11-15

En el proceso del tiempo, Caín y Abel trajeron sus sacrificios al Señor. Caín ofreció frutos de la tierra y Abel un ofrecimiento de expiación, por fe. Sin duda, Adán, el padre de ellos, les había contado la historia de la caída y de sus consecuencias trágicas, pero Caín, con su corazón indiferente, quiso venir a Dios (a su manera) con el fruto de la tierra maldita. Dios no tenía respeto por su ofrenda pero aceptó la de Abel. La razón por la que Dios aceptó la ofrenda de Abel es que para redimir al pecado, es necesario derramar la sangre en sacrificio. Abel "oyó" que Dios requería un sacrificio. Así que la fe es por oír, y el oír, por la palabra de Dios (Romanos 10:17). También lea Hebreos 11:4.

Caín Mata a Abel

La herida de celo y orgullo se podían ver en los ojos de Caín. Era como un hombre loco de celo y odio. Queremos gritar, "Caín, ¿Por qué actual así?" "¿Por qué no se humilla y le pregunta a Dios que pasó?" "Y, ¿por qué no hace como Abel, si esto agrada a Dios?"

Vino sin advertencia el sonido que Caín ni Abel nunca habían escuchado. Sus padres hablaron de esto muchas veces. Era la voz de Dios hablando al hombre. ¿Por que te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante? Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? Y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta."

Esta es la primera vez que la palabra "pecado" fue dicha en la Biblia. Lo suena su nota triste y horrible a través de la Biblia. Dios estaba advirtiendo a Caín de sus pecados futuros. Caín desagradeció a Dios con lo que había traído en su ofrenda. "Si no hicieres bien, el pecado está (se agacha) a la puerta." Allí a la puerta de la humanidad, estaba el pecado, agachado y esperando.

¡Qué cuadro de pecado y tentación! Si yo hubiera visto un animal salvaje, listo para atacar y matar a mi hijo, no podría olvidarlo. Ahora Dios mismo está explicando a Caín que el pecado era como una bestia agachada. "Caín el pecado te quiere."

"A ti será su deseo." El pecado quiere tener dominio sobre nosotros. Dios le estaba predicando a Caín que a ti será sujeto. Dios le advirtió a Caín y ahora Él nos está predicando con el mismo sermón. "El pecado nos quiere –está a la puerta. . ." ¿Cuántos millones van a ignorarlo? Caín, Salomón, Judas, ¿y cuántos más? El pecado es tan peligroso porque cuando se comete, es fácil repetirlo otra vez. Esta es la manera por la cual Dios nos advierte que el pecado quiere repetirse. Un hombre sabio dijo que: "Es más fácil encontrar al hombre que nunca pecó que encontrar el hombre que nunca cometió el mismo pecado dos veces."

Al oír la voz de Dios, Caín debió haber caído sobre sus rodillas, pero no. Su mente enojada se puso más enojada. Él dijo a sí mismo que Dios no solo rechazó su ofrenda sino también Él le acusó de una actitud mala. Bueno, pues, él iba a hacer las cosas a su propia manera. Caín negó el buen consejo porque no estaba haciendo lo bueno y no admitió que su vida necesitaba mejoras. La amargura de Caín gritaba y golpeaba contra su mente. La amargura es como veneno que pasa por todos lados de su organismo. La violencia se puso como un huracán dentro de Caín. No sabemos cuanto tiempo pasó después de la advertencia de Dios. Tal vez un día –tal vez muchos. La Biblia solo dice: ". . .Y aconteció que estando ellos en el campo, Caín se levanto contra su hermano Abel, y lo mató" (Génesis 4:8)

Tal vez ellos estaban discutiendo sacrificios y ofrendas cuando Caín levantó su brazo fuerte y con un solo golpe el homicidio entra de repente en el mundo. Caín debió haber estado aterrado al ver la faz de la muerte en la cara de Abel. Por la primera vez, la faz de la muerte. . . Aquí tenemos el fin del pecado – la muerte. No es la única vez que el celo va a golpear con su toque mortal. Como muchos homicidas que no han nacido aún, Caín se dio a la fuga. "Si yo pudiera escapar de este cadáver, olvidaría todo." Lo que él no se dio cuenta era que el escapar y buscar refugio era el comienzo del castigo. Aunque Caín corrió muchos kilómetros, no pudo olvidar el silencio de la muerte de Abel.

Entonces Caín escuchó la voz de Dios otra vez. "¿Dónde está Abel tu hermano?" Y él respondió: "No sé." (Una mentira – Caín se hizo insolente). ¿Soy yo acaso guarda de mi hermano? ¿Pensaba Caín que Dios no sabía dónde estaba Abel? ¿El pecado ciega, a una persona, tan pronto? Si no fuera escrito en la palabra de Dios, sería muy difícil creer que un hombre podría hablar con Dios de tal manera. La imprudencia de Caín nos muestra el estado de su corazón que llegó a matar a su hermano. Nunca habría podido cometer este delito si no hubiera echado de sí, el temor de Dios. El pecado envenena el corazón y droga la conciencia.

Adán y Eva cosecharon los primeros frutos de la caída, viendo a su primogénito hacerse homicida y su segundo hijo la víctima de esta enemistad entre la simiente de la mujer y la de la serpiente.

Otra vez Dios habló: "Ahora, pues, maldito seas tú de la tierra, que abrió su boca para recibir de tu mano la sangre de tu hermano." "Cuando labres la tierra, no te volverá a dar su fuerza, errante y extranjero serás en la tierra." Caín se hizo un enemigo no solamente de Dios sino de toda la tierra. Esto llenó a Caín de miedo.

"Grande es mi castigo para ser soportado." De repente se hizo cobarde con temor de todo. Cualquiera que me hallare, me matará. "Su principal castigo que Él sintió en su alma, fueron tristeza y pesadumbre. ¿Adónde va un extranjero para hallar refugio? Nadie lo sabe. Solamente sabemos que Él salió de delante de Jehová.

(SALIR – La palabra que nos dice que el pecado hace separación entre la presencia de Dios y el hombre). ¡El pecado separa! La Biblia nos dice que los descendientes de Caín inventaron instrumentos de música como una sustitución de la presencia de Dios.

Renovación de la Simiente Justa

Dios les dio a Adán y Eva otro hijo, Set, y renovó la simiente justa en él. Los hombres comenzaron a invocar el nombre de Jehová.

La corrupción que vino del linaje de Caín cubrió toda la tierra. La maldad del hombre era por poco increíble; todas las intenciones del corazón y las imaginaciones eran continuamente viles y hechos de violencia estaban en todos los lados. Esta primera civilización fue fundada por Caín, un homicida echado de Dios. Nadie de sus descendientes invocó a Dios. Ellos lo ignoraron. Sin duda Adán y Eva miraban con terror a la imprudencia y rebeldía de sus nietos. Ellos eran depravados y podridos en los ojos de Dios.

Noé Halló la Gracia

Dentro de toda esta maldad, un hombre fiel fue hallado. A este hombre fiel, Noé, Dios le anunció que iba a destruir el mundo.

 

NOE HACE EL ARCA

Házte un Arca

Noé era justo, perfecto y caminaba con Dios. En la Biblia hay sólo un otro hombre del cual se decía caminaba con Dios – Enoc. Noe nunca había visto la lluvia, tampoco había oído  ni visto un Arca. Tampoco había agua cerca para echarlo. Pero Dios le dijo: "Hazte un arca de madera de gofer." Entonces Noé empezó a hacerlo.

Aunque la gente estaba poniendo en ridículo a Noé y burlándose de él, Noé mantuvo su convicción, seguía con su predicación y con la construcción del arca. A la gente de aquel día, les pareció imposible que lloviera. Los incrédulos hoy dicen: "Oh, yo he escuchado aquel cuentito desde mi juventud." Pero, también, el día del Señor va a venir lo mismo como vino el diluvio.

Noé tuvo que cuidar a su familia, predicar y construir el arca. Tuvo que sembrar y cosechar para su familia. Su pregunta podría ser, "¿Cuánto tiempo debo dedicar cada día para construir esa arca?" El no sabía cuando iba a venir el diluvio pero sabía que él tenía que estar preparado cuando sucediera. Entonces él tenía que ordenar sus días cuidadosamente entre las obligaciones para su familia, la responsabilidad de la predicación, y la preparación del medio de salvación del diluvio. Nosotros tenemos que ser cuidadosos en el arreglo de nuestros días también. Sabemos que el día del juicio viene y nuestra preparación para esto es la cosa más importante en el mundo.

Noé Avisa del Juicio Venidero

El hombre fue creado para ser bueno y para que viviera dignamente. El hombre falló la prueba de obediencia y siguió por la corriente del pecado. Todo mal posible fue practicado por él. Dios nos dio instrucciones, guías, advertencias, pero el amor de lo malo continúa hasta que escuchamos los gritos "danos a Barrabás." El pecado camina tan rápidamente que no necesita mucho tiempo para andar de corazón a corazón. Es universal.

En el día de Noé todo el mundo se llenó de maldad. Todos iban por esta corriente excepto un hombre -–Noé. Noé tenía acerca de 500 años cuando escuchó el llamamiento de Dios: que construyera el arca. Su púlpito estaba en el lugar donde trabajaba. No lo estaba construyendo solamente para su familia, sino él predicaba y rogaba diariamente para que todos fueran salvos del diluvio. Hay una gran ola de indiferencia a las cosas de Dios hoy pero Él está rogando por arrepentimiento.

En este sentido, Noe no era un predicador con mucho éxito. De todas sus predicaciones, se salvaron solamente siete almas pero de estas siete, él salvó a todo el mundo. Antes del día del diluvio, Noé y su familia formaban la minoría por mucho; pero cuando vino la inundación, ellos fueron la mayoría.

Entonces el día final, Dios llamó a Noé y a su familia para entrar al arca. Noé eligió entrar cuando los otros escogieron quedarse afuera. De todas las bestias limpias, Noé tomó siete. De la inmundas, solamente dos, macho y hembra. Entonces en palabras impresivas pero sencillas, la Biblia describe la catástrofe horrible.

La Biblia no pinta flores ni escenas como escritores humanos. No vemos nada de la lucha hasta la muerte ni el llanto de desesperación. Solamente quedaba una impresión con mucha vivacidad: la destrucción total de todos de ellos buscando refugio en las montañas altas tratando de escapar las aguas. Los animales salvajes luchando con los hombres para ocupar los lugares más altos y las madres que trataron de salvar a sus hijos pequeños. Tal vez algunos estaban golpeando en los lados del arca pensando que Noé los dejaría entrar. Pero Dios había cerrado la puerta. Y las aguas se levantaron quince codos sobre la montaña más alta Por ciento cincuenta días la tierra fue un mar sin orillas. Solamente un barco estaba flotando, sin piloto humano sobre él. Pero Dios se acordó de Noé. Pues no se olvidó de él, ni por un momento.

 

CONCLUSIÓN

¿Era justo Dios en traer el diluvio que destruyó al hombre tan pecaminoso? La respuesta está en la historia del trato de Sus criaturas antes del evento. Él había dado instrucciones claras a Adán y Eva, sobre las consecuencias del pecado. Había advertido a Caín antes que matara a Abel. Había llamado a Enoc para que anduviere a su lado. Él hablaba con Noé y con todos Él caminaba frecuentemente, para que en Su presencia maravillosa, les pudiera ser muy atractiva Su justicia. Pero ahora Él dice que su Espíritu no esforzaría por el hombre para siempre. O sea, el Espíritu de Dios se esfuerza por el hombre mientras hay esperanza de salvarlo. Pero cuando el pecado separa el hombre de Dios, el Espíritu no queda más.

¡Qué juicio! El diluvio estaba purgando una generación corrupta y preparando una vía para una mejor. En cierto sentido, Dios lo hace de vez en cuando. Él hace dar vuelta al mundo y lo vacía de sus habitantes que pecan. El borra cada generación de la tierra del hombre y comienza con otra. Esto se cumple con la muerte.

El Arca Que Noé Construyó

El Tamaño Del Arca

Realmente 1.300 vagones de ferrocarril podrían haber estado dentro del arca. El tamaño por medio de todos los animales juntos sería alrededor del tamaño de los gatos motec. Entonces vemos que había mucho lugar en el arca para contener a todos los animales más había lugar para la comida. Los incrédulos dicen que Noé no pudo haber construido un arca tan grande como para llevar a todos los animales, pero según las dimensiones que Dios le dio, podría haberlo hecho fácilmente.

No había una medida definitiva del codo en los días antiguos. Más común fue el codo del brazo al punto del dedo. O sea, la distancia del codo al dedo. También había un codo de distancia de una "brazada". En el Egipto antiguo había dos medidas en diferentes épocas. Un codo era el largo de un niño recién nacido. El otro era el largo de rey de una cierta edad. El codo que estamos usando se llamaba el "gran codo: que es la distancia de una "brazada", o sea, 45 centímetros. Ese es el tamaño del codo que Dios le dio a Ezequiel.

Los Días de Noé – La Venida de Cristo

Comparación (Lean Mateo 24:37-44 y II Pedro 3:3-7)

Hay un perfecto paralelo entre el día de Noé y el nuestro. Lean de la carta las condiciones predominantes en el día de Noé y entonces las escrituras y estadísticas del nuestro.

"Los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor" (2da Timoteo 3:13).

Casándose y dándose en casamiento: Mateo 24:38

- Hace 70 años- un divorcio por cada 40 casamientos

- Hoy – Un divorcio por cada dos casamientos.

Aumentó la sabiduría – alrededor de 90% de todos los científicos viven ahora. Hay más universidades, escuelas, institutos, etc.

Como una trampa vendrá sobre todo lo que mora en la tierra – el diluvio les parecía imposible; el rapto nos parece increíble.

El juicio del diluvio no es nada en comparación con el último que viene pronto cuando los pequeños, los grandes. Los ancianos, el hombre antiguo y moderno van a estar delante de Dios. El evento próximo que ocurrirá será el Rapto de la Iglesia. ¿Está usted preparado si Él viniera esta noche?

 

 

Preparado Por

Prof. Rafael N. Polanco

Dir. De Educación